Join us for the best summer yet!

No hay un bien confiable en una visión dualista de la vida.
Ideas de Aplicación Metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana

“La Sustancia”
del 30 de agosto al domingo 12 de septiembre del 2021

por Kerry Jenkins, CS, of House Springs, MO
kerry.helen.jenkins@gmail.com • 314-406-0041

Traducción libre de Maria Luisa Heron autorizada por W Huff.

 

 INTRODUCCIÓN
Desde que el hombre ha estado pensando, escribiendo y creando arte, han habido preguntas en nuestro pensamiento sobre la sustancia de la realidad. Puede parecer que la Ciencia Cristiana tiene un enfoque inusual de este tema, pero muchas de las ideas que se han sustentado en la Ciencia Cristiana han existido durante milenios. Mary Baker Eddy estudió profundamente la vida de Cristo Jesús, así como las raíces de su vida que comenzaron en el Antiguo Testamento. Ella señala que el Cristo que estuvo presente en la vida de Jesús, fue una presencia eterna que vemos evidenciada en muchas de las historias del Antiguo Testamento. “Antes que Abraham fuera, yo soy”. dijo Cristo Jesús (Juan 8:58). Y al decir esto, Él acoge y habla de la idea del Cristo intemporal que estaba allí cuando Abraham dejó su tierra natal en obediencia a Dios. La obra cristiana de Jesús se fundó en la verdad de que la materia no es la sustancia que parece ser, que, de hecho, Dios, el Amor, no hizo la materia, ni enferma ni sana, y nos dejó para solucionar el desorden siendo más o menos de mentalidad espiritual. Significativamente, enseñó que la creación de Dios es buena, y demostró esta bondad al resucitar a multitudes de la enfermedad, el pecado e incluso la muerte. El pensamiento mortal está convencido de su realidad, sustancia, inteligencia y propia sensación. Ninguna palabra va a remover esta convicción. Estas notas metafísicas probablemente no convencerán a nadie de que la materia no tiene verdadera sustancia. Es sólo en nuestra propia demostración individual y diaria de este hecho que cedemos gradualmente nuestro obstinado sentido de la “sustancia” material a la gloriosa sustancia de la verdad espiritual.

 

Solo hay un hombre. Este es el hombre espiritual de sustancia, el hombre “santo” del que se habla en nuestro Texto Áureo / Levítico 19: 2 Ye, 19 2º tú (al 2º 🙂 esta semana. La sugerencia de que hay otro “hombre”, uno mortal, es un concepto efímero e insustancial del hombre nacido y desaparecido de la materia. ¿Qué hacemos con el hecho del ser espiritual, sustancial del hombre? Lo vivimos, lo buscamos a lo largo de nuestro día, desafiamos las sugerencias que nos llegan de que hay maldad. ¡Estas sugerencias no son infrecuentes! Pero en la medida de lo posible, tomamos la decisión de no “sembrar” nuestro “campo con mezcla de semillas”, es decir, mantenemos voluntariamente nuestro pensamiento lleno de la bondad y pureza de Dios. Considere por un momento que el mal no es sustancial. Le pedí a uno de mis hijos que nombrara algo malo que sucedió en sus vidas. Eligieron un momento hace aproximadamente un año, cuando un perro al que amábamos mucho atacó a nuestro otro perro y tuvimos que volver a casa. ¡Así que lo acompañé a través de esta experiencia que definitivamente nos pareció muy mala! En primer lugar, pudimos encontrar un buen hogar para ella en donde era una “única” perra, que era lo que necesitaba para sentirse segura y amada. En segundo lugar, se hizo espacio en nuestra casa para un perro más pequeño y más ingenuo el que amaba a nuestra otra perra, jugaba con ella y es vivaz y dulce con nuestra Nana, quien necesita ese tipo de compañía. ¡Puede acurrucarse fácilmente en su cama en su propio espacio! Y nuestro otro perro simplemente lo adora, ¡juegan juntos casi hasta un grado solo divertido para ellos! Entonces … ¿fue esa circunstancia realmente mala? ¿O nuestro pensamiento estuvo listo, para nuestro reconocimiento de la unidad del Amor y la bondad como presente y poderoso, abriendo a nuestras mascotas y a nosotros mismos, la totalidad de la bondad de Dios, la verdadera sustancia del bien para todos los involucrados? ¡Es algo para tener en cuenta! Pruebe este ejercicio con eventos en su propia vida en donde parecían expresarse como “malevolente” en ese momento. Me doy cuenta de que la elección de mi hijo puede parecer trivial, pero las verdades que están contenidas ciertamente se aplican a una aparente pérdida. Si no observas completamente el caso referido, podrías considerar que la crucifixión de Jesús ciertamente no pareció tener un “rayo de luz”, por así decirlo, en ese momento. Sin embargo, fue este mismo evento lo que provocó la resurrección y selló el triunfo de la verdad de que la vida en Dios es continua. Si miramos un evento en nuestra experiencia que simplemente no parece ser algo que pueda transformarse de esta manera, considere mirarlo a diario y pedirle al Amor que te revele cuál es la verdadera sustancia de tu experiencia. Ve si esto trae consigo a una respuesta. El mensaje de consuelo de Cristo al hombre todavía está aquí hoy. Podemos esperar escucharlo con claridad ya que Jesús, el representante más perfecto de Cristo, rompió todas las barreras a la comunicación del hombre con el Amor a través de su obra de predicación y sanación.

A medida que trabajamos a lo largo de nuestros días para comprender la naturaleza sustancial y presente de la realidad espiritual, es útil que tengamos declaraciones como esta de Santiago en nuestra Lectura Alternada: “… tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”. Esto se refiere al hecho de que trabajamos pacientemente con nuestro concepto humano de las cosas. Debemos salir gradualmente de esta percepción material de la materia como todo lo que existe. Y podemos hacer esto solo a través de la práctica diaria y diligente. Aquí no existe un “esquivo espiritual”, ni declaraciones grandiosas de verdad espiritual que nos llevarán a la cima de esta montaña de comprensión y harán que la materia desaparezca repentinamente. Es nuestra disposición diaria para hacer este trabajo de buscar el poder y la presencia de Dios y reconocer que está Dios con nosotros aquí y ahora. Como dije en otro “met” en un momento, esto puede sonar arduo. Pero es mucho menos doloroso que tratar de hacer que la materia, y una vida de materialismo “funcione” de una manera consistentemente alegre, satisfactoria y pacífica. Nuestra lectura receptiva nos inspira para estar “en acción”, en lugar de  ser simplemente oidores de la palabra (la palabra de Dios). La amonestación de que “el hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”. también señala la naturaleza del pensamiento materialista y su incapacidad para proporcionar un estado mental estable, constantemente alegre y “en paz”. La imagen de las olas en el viento es una gran imagen para ilustrar cómo el pensamiento mortal, sin un ancla espiritual que sienta profundamente que Dios es Todo, puede ser “arrastrado” e influenciado por cada apariencia mortal del mal. Manteniendo nuestro pensamiento enfocado (al   “uno”) trae luz a toda nuestra conciencia y, por lo tanto, también a nuestros cuerpos. (Santiago 1: 4-8, 16,17,22-25; Mat 6:22)

 

Sección 1: La sustancia de la creación es la Palabra de Dios.
La Palabra de Dios es el Cristo, Verdad que sana y habla a la conciencia humana. De tal manera que podamos volvernos conscientes aquí y ahora de esta sustancial creación   espiritual. Mary Baker Eddy define la sustancia en la cita C&S 1 / 468: 17 como “… aquello que es eterno e incapaz de manifestar discordia y decadencia”. Podemos participar en esta creación en cuanto permanezcamos consientes de la presencia del Amor, incluso cuando las cosas parezcan atroces. Podemos decidir encontrar gratitud en cualquier circunstancia y esto puede ser una puerta de entrada a la sustancia de la bondad espiritual que está presente. Este tipo de sustancia no está generalmente visible al ojo humano, pero esto no le resta sustancialidad. Considere, por un momento, el amor de una madre por su hijo. Esto no es visible excepto a través de acciones amables, gentiles y amorosas. ¡Pero la mayor parte de este amor no es “visible” a los ojos! Sin embargo, ciertamente no es menos sustancial porque es una cualidad que se siente profundamente, en lugar de una cualidad físicamente “visible”.

 

Sección 2: Una visión mixta del hombre hace que “… tu plata se ha convertido en escorias” y “tu vino está mezclado con agua”.
Esto es de Isa 1:22 / B9. Todo lo que nos haría poderosos, encantadores, inteligentes, serviciales, si está arraigado en un sentido material del hombre, pierde su poder, belleza, etc. Esto sucede a través del proceso de muerte o porque la materia y una visión material del hombre se basan en la dualidad. La dualidad es la opinión de que existe tanto el bien como el mal y que el mal es tan real como el bien. Aquí está la cuestión, toda la información que obtenemos sobre el mal y su llamado poder, se obtiene de nuestros sentidos materiales. (C&S 7 / 301: 6-20). Perdemos nuestro reconocimiento de nosotros mismos como valorados, amados, puros, cuando asumimos la visión común del hombre como una mezcla de bien y mal. Esta es la sugerencia de la serpiente que tuerce nuestra conciencia, que nos confunde, nos engaña y nos deprime. Este punto de vista no se puede mezclar con el punto de vista verdadero y espiritual del hombre creado en B6 / Gen 1:27. Podemos suponer que cada vez que la confusión, la ansiedad o la vergüenza entran en el pensamiento, estamos entreteniendo un sentido dualista del hombre como tentado, vulnerable, separado de Dios. Este sentido de creación “diluido” no tiene valor. Encontramos nuestro valor en apreciar la verdadera visión espiritual del hombre y practicarla actuando de acuerdo con las virtudes divinas del valor, la mansedumbre, la pureza, la constancia, la fe, etc.

 

Sección 3: Dios es todo bien.
Esta sección corta y dulce se basa en Santiago y la ilustración de la fuente que no puede enviar agua dulce y salada desde la misma fuente. (Santiago 3: 11,12 / cita B12) ¡Esta imagen, junto con la imposibilidad de una higuera que produzca aceitunas, son fuertes para mantener en nuestro pensamiento cuando nos encontramos en circunstancias desafiantes! ¡Mary Baker Eddy nos dice que esta declaración “no ha de pasarse por alto”! (cita C&S 10 / 455: 28-30).

Está muy bien aceptar que Dios es todo bueno y que solo puede producir bien, pero puede ser un desafío muy diferente sentir honestamente que solo estamos experimentando el bien. Cuando no nos sentimos bien, o algo nos va mal, más allá de afirmar que Dios es todo lo que hay y produce solo el bien, ¿qué podemos hacer para demostrarlo realmente por nosotros mismos? Encuentro útil pensar en Dios / Amor / Vida / Verdad como la ley del Amor / Vida / Verdad, etc. Esta ley siempre está en operación.

Experimentamos los beneficios de las leyes de Dios cuando aceptamos la obediencia en nuestras acciones (demostración) en todo momento, lo mejor que podemos. No podemos elegir cuándo queremos obedecer, por ejemplo, la ley del Amor. Si decidimos, por ejemplo, que nos atrae el chisme de alguien, estamos negando la bondad total del Amor y aceptando que es divertido, emocionante o lo que sea, participar en esta atroz actividad. ¡El mismo hecho de habernos comprometido en él nos abre a ser víctima de lo mismo, a experimentar la creencia de que el Amor puede estar ausente para nosotros! Al aceptar que el Amor está ausente en ese momento de chismes, invitamos ese mismo sentido a nuestras propias vidas, en algún momento, a menos que corrijamos nuestro comportamiento y demostremos la totalidad del Amor.

 

Sección 4: ¡No es necesario esperar a que aparezca la sustancia del bien!
Me interesa esta historia de Jesús sanando al hombre junto al estanque de Betesda (Juan 5: 2-9) debido a su mensaje del “ahora” de la bondad de Dios. ¡Este hombre había esperado junto a esta piscina “mágica” una solución material a su condición durante 38 años! ¡Eso es un largo tiempo! Su concepción de Dios se limitó a la idea de que un ángel soplaría sobre las aguas del estanque y que solo la primera persona que entrara al estanque sería sanada por este ángel. En otras palabras, ¡el bien se limitaba a una determinada circunstancia material que nunca estaría disponible para él sin ayuda alguna!

Cuando ponemos nuestra esperanza y confiamos totalmente en una solución material, a menudo excluimos la bondad infinita de Dios. La bondad de Dios no se limita al tiempo, al lugar, a las circunstancias. No se limita a nuestra experiencia en la Ciencia Cristiana, nuestra época, nuestra riqueza. La sustancia infinita del bien de Dios está disponible para todos a través de nuestra acogida del bien espiritual, para el desarrollo de nuestro sentido espiritual de la bondad de Dios ya presente. Este proceso se describe en la cita C&S 12 como “Lo divino debe vencer a lo humano en cada punto”. Podemos trabajar en esto ahora mismo. No esperamos hasta algún momento más adelante en la vida cuando ya hayamos hecho las “cosas divertidas”. Nunca postergamos lo bueno. Pablo dice que es mejor “He aquí, ahora el tiempo aceptable; he aquí, ahora el día de salvación”. (2 Corintios 6: 2 he aquí / B14)

 

Sección 5: Quédate con la mente pura de Cristo.
Esta sección contiene la historia de los hijos de Sceva, que es judío y sumo sacerdote. Estos hijos piensan en alcanzar renombre imitando las obras de Pablo echando fuera demonios. No lo hacen por un entendimiento de Dios o un amor por Dios, sino por el motivo de ganar poder y fama. Salvo que, en este caso, el hombre al que se acercan para supuestamente “echar fuera espíritus malos”, termina identificándolos como unos estafadores, y los ataca, los vence y lesiona. Este es un gran ejemplo de la inclinación equivocada de buscar cualquier combinación de métodos de curación para enfrentar un desafío.

Si estamos trabajando para comprender que Dios es el todo y el único bien, solo nos hará retroceder el mezclar ese viaje con otras ideas que se basan en el supuesto poder de la materia para resolver nuestros problemas. Hay un excelente artículo de Nathan Talbot llamado “La potencia y el poder de la curación de la Ciencia Cristiana”. Aquí hay un enlace: https://journal.christianscience.com/shared/view/1oxhyd9jcy4?s=e  Este artículo señala los desafíos en general que argumentan en contra del poder de curación de la Ciencia Cristiana, y cómo podemos estar alertas a ellos y, por lo tanto, vencerlos. La Ciencia Cristiana no es un “sistema alternativo de atención médica”. Es el poder sanador divino de Cristo disponible para nosotros hoy como lo estaba cuando Jesús lo demostró hace más de 2000 años. La verdadera naturaleza sustancial de este sistema de curación se muestra en su poder continuo hoy. Es crucial notar, sin embargo, que no está en el Amor, en el Amor del todo bueno y del todo amoroso, conocer nuestros esfuerzos para abrirnos camino espiritualmente.

El Amor no hace un seguimiento de los métodos que elegimos en nuestra hora de necesidad humana. Siempre podemos estar seguros de que somos amados, cuidados y siempre hijo o hija del Amor, incluso cuando nos veamos impulsados ​​en un momento u otro a encontrar una solución para el dolor en algo que no sea un medio espiritual. ¡Dios no es una personalidad antropomórfica que lleva un registro de nuestras decisiones humanas y nos juzga como “buenos” o “malos”! Podemos estar seguros de que el Amor nos sostiene de la mano en cada paso del camino mientras nos esforzamos por seguir adelante.

 

Sección 6: La sustancia de nuestro amor por Dios se manifiesta en nuestra demostración de Amor.
Me parece significativa que se nos diga en la primera cita de la Biblia en esta sección que la sabiduría es tan obvia que “clama”, exhorta. (Proverbios 8: 1) Y, aparentemente, el entendimiento habla en voz alta, o “emite su voz”. ¡Nunca he visto este pasaje de esta manera! Esta es la sabiduría que es espiritualmente sustancial, que aparece en toda la Biblia y aún hoy. Es claro para nosotros y nos habla en nuestro entendimiento actual.

Mary Baker Eddy señala que “Jesús trazó el el sendero para los demás. Él develó el Cristo, la idea espiritual del Amor divino”. (cita C&S 25). Esto significa que no nos dejó en la oscuridad, sin un camino claro frente a nosotros, ¡sino que trazó el camino que debemos seguir! No dejó nada oculto, pero nos dio instrucciones claras mediante las cuales podemos experimentar la sustancia del poder sanador y la presencia de Cristo.

Es una señal segura de que estamos aceptando un sentido de dualidad, del bien y del mal, cuando nos encontramos sentados en la confusión. El Amor es la virtud primaria y sustancial en nuestra demostración de esta Ciencia del Amor. Esta clara demostración de Amor se ilustra poéticamente en el sermón de Pablo sobre el Amor en 1 Corintios 13 y se incluye, en parte, en la cita B19. Las virtudes en este sermón de fe, esperanza y, principalmente, amor, son cualidades sustanciales y eternas que nos mantienen practicando la obediencia a los Dos Grandes Mandamientos que Mary Baker Eddy menciona en la cita C&S 28. (467: 3-13) Nuestra obediencia a estas leyes y la voluntad de seguir el camino iluminado para nosotros, nos trae la única “verdadera felicidad” mencionada en la cita C&S 29 (337: 7-10).

Sección 7: La sustancia espiritual es la única sustancia
Realmente estamos al servicio de Dios o de la materia. Somos más libres, gozosos, ilimitados y saludables cuando servimos a Dios. La esclavitud a la materia es enredada, confusa, infeliz. Cada traducción alternativa de Mateo 6:24 que busqué, traducía la última parte como: “No podéis servir a Dios y a las riquezas”. Me interesó la traducción directa de mammon como “dinero”. Siempre lo había pensado de manera más general, como materia.

Si queremos experimentar una felicidad sustancial y duradera, no la encontraremos en ningún tipo de materia. No hay seguridad, alegría o verdadera libertad con el dinero. No podemos considerar nuestra seguridad y felicidad como una combinación de factores espirituales y materiales, como tampoco podemos considerar a nuestra salud. ¡No hay alegría o seguridad sustancial en un enfoque dualista de nuestro bienestar financiero, que en este, se enfoque nuestra salud!

La bondad de Dios es en abundancia para cada uno de nosotros. Nuestra conciencia de nuestro bienestar como residiendo en una sustancia espiritual nos da toda la estabilidad que necesitamos. Es lo contrario de lo que se afirma en nuestra Lectura Alternada: “El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”. Podemos ser “únicos”, llenos de la luz que se irradia de Cristo–hoy y siempre.

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top