We're welcoming back campers!

¡Alégrate de que estamos sujetos a las divinas autoridades que hay!

Ideas de aplicación metafisica de la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana sobre:

“Sustancia”

del 9 al 15 de marzo del 2020

por Craig L. Ghislin, CS Glen Ellyn, IL (Bartlett)

craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

¿Te sientes sano y a salvo? ¿Dirías que estás en tierra firme? ¿En qué se basa tu confianza? ¿Confías en la genética y el medio ambiente para una buena salud? ¿En un buen trabajo como fuente de suministro; en un vecindario seguro para protegerte del crimen? ¿En la fidelidad de un amigo o un ser querido para estar contigo en tiempos difíciles?

Por confiables que puedan parecer esos, o cualquier otra fuente humana, de hecho están sujetos a cambios. En la experiencia humana, el cambio es inevitable. Incluso aquello con lo que pensabas que podías contar no siempre perdura ni se desarrolla. Hay algunas personas que son optimistas e intentan ver lo bueno por todas partes, y quienes desconfían de todo y son escépticos y pesimistas. Ya sea que uno sea más pesimista, optimista o un punto intermedio, la sabiduría convencional diría que no hay garantías en la vida, y prácticamente cualquier cosa podría suceder. Por valiente que parezca, la incertidumbre de los acontecimientos alimenta una corriente de miedo.

Solo hay una protección verdaderamente confiable. Eso es Dios La cita final en esta Lección-Sermón nos llama a alegrarnos de que estamos sujetos a las autoridades divinas que hay (C31). Como tal, realmente podríamos creer en un tiempo que Isaías prevé en el Texto Aureo ya no se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento.

Si bien Isaías está hablando específicamente de conflictos armados, también podemos aplicar esta promesa a la batalla en una escala diferente, pero igual de amenazante. Estoy hablando de las batallas que ocurren en nuestras luchas con la tentación y el pecado, así como de las batallas microscópicas que parecen estar en el cuerpo cuando se esta combatiendo la enfermedad. Cualquier batalla entre el bien y el mal, la salud y la enfermedad, la vida y la muerte son ataques contra nuestro bienestar y la unidad con Dios.

Al leer la Lectura Alternada, ¿qué notas? Vemos que toda la creación está mirando a Dios para el cumplimiento de cada deseo. Existe la promesa de que eventualmente nuestros temores, penas y "dura servidumbre (esclavitud)" serán eliminados, y que ya no seremos oprimidos. Aquellos que parecen estar en el poder ahora serán destituidos. La tierra estará en reposo y cantará. Dios promete que su palabra es irrevocable, permanente y absoluta. Dios puede transformar cualquier forma de desolación en consuelo eterno.

Ahora, piensa profundamente y pregúntate: ¿dónde busco el cumplimiento de mis deseos? ¿De qué penas y temores anhelo ser liberado? ¿En qué áreas de mi vida siento que estoy sirviendo con dura servidumbre (esclavitud)? ¿En qué áreas de mi vida me siento oprimido? ¿Creo que hay un poder que puede romper la opresión en mi vida? ¿Es posible estar completamente en reposo y tranquilo hasta el punto en que me siento aliviado y eufórico lo suficiente como para cantar alabanzas?

Los llamados poderes de este mundo son muchos, y afirman tener la capacidad de dirigir nuestras vidas y determinar nuestra experiencia hasta el punto en que creemos que no hay nada que podamos hacer al respecto. Como ya habrás adivinado, la Biblia tiene una respuesta inmediata a nuestros sentimientos de impotencia y una corrección para aquellos que piensan que pueden sobrevivir por sí mismos.

Si bien todas las soluciones mundanas a los desafíos de la vida son variables, la ley de Dios y su palabra son fijas. Su mandato es ley, y permanecerá para siempre. Nada puede deshacer lo que Dios ordena.

¿Suena demasiado bueno para ser verdad? Para el sentido mortal si lo parece. Mientras estudias la Lección Sermón de esta semana, encontrarás varias ilustraciones que te ayudarán a colocar tu fe y tu comprensión en un terreno sólido.

Sección 1: La sustancia es eterna

Según el Diccionario de referencia del estudiante, la sustancia es lo que existe por sí misma; algo que no es imaginario, pero que realmente existe. La palabra "sustancia" proviene de el Latin-sustantia, que significa "ser o esencia", y de la sustancia, que significa "mantenerse firme". Si bien la mayoría consideraría que la materia, o lo que pueden percibir los sentidos, es sustancia, en la Ciencia Cristiana nos inclinamos hacia la idea de sustancia como esencia , o la idea y la naturaleza espiritual de una cosa. Las cosas materiales son cambiantes, la esencia o naturaleza espiritual de las cosas no lo es.

La mayoría de nosotros estaría de acuerdo en que hay muy pocas constantes en la experiencia humana. Al filósofo griego Heráclito se le atribuye haber dicho: "Lo único que es constante es el cambio". El autor de Eclesiastés no estaría de acuerdo: "Sé que, lo que Dios hace, será para siempre: no se le puede agregar nada, ni nada que se le puede quitar …" (B2). Dios es la fuente de todo lo que es bueno y eterno, incluidas las cualidades espirituales. Si bien es cierto que las normas de comportamiento humano cambian, las cualidades espirituales tienen una potencia que permanece constante. Pablo nos proporciona una lista parcial que comienza con amor (B1). Tenga en cuenta aquí que "amor" es un verbo. Es algo que hacemos. El resto de la lista nos da formas de hacerlo. La alegría, la paz, la paciencia, la gentileza, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza son formas de expresar y reflejar el amor.

Debido a que la naturaleza humana está más inclinada a ser egoísta que a dar, puede parecer una tensión vivir consistentemente estas cualidades, pero en su carta a los romanos, Pablo nos insta a transformarnos de un pensamiento material a una base sólida de espiritualidad (B3).

La Descubridora y Fundadora de la Ciencia Cristiana, Mary Baker Eddy, está totalmente de acuerdo. Ella entiende que la sustancia es solo lo real y lo eterno, "incapaz de discordia y decadencia" (C1). En la Ciencia Cristiana, la única sustancia verdadera de cualquier cosa es Dios (C2).

Mary Baker Eddy vio que el poder transformador del Espíritu era indispensable para causar un cambio inevitable del pensamiento basado materialmente, a una visión metafísica de todo. Esta visión ve a Dios como la causa de cada efecto (C3). Cita C4 es una de mis favoritos: "La metafísica resuelve las cosas en pensamientos y cambia los objetos de los sentidos por las ideas del Alma". Ella continúa explicando que las ideas del sentido espiritual son tan reales como los objetos materiales parecen ser. Pero aquí está la parte sorprendente: ¡las ideas espirituales nunca cambian! Son "buenas y eternas".

Sección 2: Fe

¿Cómo pueden considerarse los objetos espirituales más sustanciales que los materiales? Y, ¿Cómo sabemos que los objetos espirituales existen?

Bueno, para empezar, no lo resolveremos a través del razonamiento humano. El razonamiento intelectual puede ser muy complicado. Está lleno de variables y contingencias. Es como construir una casa en la arena, como Jesús explica en el Sermón del Monte (Mateo 7: 24-29). Si no es por medios intelectuales, ¿cómo lo entendemos? A través de la fe: "la certeza (sustancia) de las cosas que se esperan, la convicción (evidencia) de las cosas que no se ven" (B4). El expositor bíblico William Burkitt (1650-1703) observa esta fe como "una expectativa firme y segura de las cosas buenas que Dios ha prometido, dando las cosas buenas que esperaban, una sustancia real en nuestras mentes y almas … La razón y la naturaleza nunca las habrían conocido, si Dios en su palabra no los hubiera revelado primero ".

Esta fe es un ejemplo de pararse sobre el firme soporte de la roca, en lugar de resbalar y deslizarse sobre la arena suelta de innumerables contingencias intelectuales.

Como explica nuestro libro de texto, Ciencia y Salud con Llave de las Escrituras , la fe es el estado, "en el cual la evidencia espiritual, contradiciendo el testimonio del sentido material, comienza a aparecer …" (C5). El testimonio mortal puede ser sacudido, pero la comprensión espiritual se basa en la "roca divina". Cuanto más avancemos en la comprensión espiritual, el llamado conocimiento material disminuirá y, a través del sentido espiritual, percibiremos las cosas como idea en lugar de objeto.

Sección 3: La verdadera sustancia es consistente

Como se señaló anteriormente, la sustancia verdadera es incapaz de discordia y decadencia. Esto no es cierto para nada material, ya sea un objeto o un pensamiento. Las creencias materiales cambian constantemente, y los recursos materiales están sujetos a la decadencia y la discordia por igual. Santiago nos dice que cada regalo de Dios, sin embargo, no tiene "mudanza" ni "sombra de variación" (B5). El ministro moderno Mark Dunagan explica la alusión de Santiago como "variaciones estacionales, eclipses, fases de la luna, cielos nublados y las sombras cambiantes que se ven cada hora en el reloj de sol … [mientras que] el carácter y la naturaleza de Dios no cambian".

Vi un "infomercial" el otro día advirtiendo que la mayor parte del agua que bebemos, fuera de las botellas o del grifo, no es tan saludable como pensamos. El mensaje era claro de que no podíamos confiar en el agua sin importar la fuente. Más allá de ser un argumento de venta para un producto de purificación de agua, genera temor de que incluso cuando tratamos de hacer lo saludable bebiendo agua, sin saberlo, nos dañemos a nosotros mismos.

Los hijos de Israel necesitaban agua en su viaje de cuarenta años por el desierto. En ocasiones, el agua salió de una roca para abastecerlos. Pero una vez, después de buscar durante tres días, encontraron un pozo en el que el agua no era potable (B6). Después de orar por la dirección, Moisés fue llevado a un árbol "que cuando lo arrojó a las aguas, las aguas se hicieron dulces".

Esto tiene una aplicación práctica y simbólica para nosotros hoy. Podemos saber que nuestra salud, recursos y supervivencia están asegurados por el amor de Dios por nosotros. El Espíritu es la única sustancia verdadera y el espíritu es nuestra vida (C7). Además, ya sea hablando de recursos literales, o metafóricamente sobre ideas, en la Ciencia, Dios es bueno y Dios es todo, por lo tanto, todo lo que Dios hace es bueno. Como una fuente no puede enviar aguas dulces y amargas, Dios tampoco puede permitir tanto el bien como el mal (CS8). Eso significa que las buenas ideas son buenas de principio a fin. No hay nada malo o inconsistente en los dones de Dios.

Mary Baker Eddy es excelente para hacer su punto haciendo preguntas. Al observar la cita C9, ¿cómo podría alguien considerar lo "mutable y mortal" como sustancia en comparación con lo "inmutable e inmortal"? Bueno, alguien podría si fuera ignorante sobre Dios y las leyes de Dios. Nuestra líder dice que es la ignorancia lo que produce discordia, y "una correcta comprensión de Él [Dios] restaura la armonía" (CS10).

Nuestro libro de texto explica que en la Ciencia la creencia de que hay más de una ley en funcionamiento es clave para el problema. Si creemos que hay más de un Dios o algo distinto de Dios, nos encontramos con problemas. Las leyes de Dios son consistentes y finales. No tienen ningún elemento del mal en ellos. El pensamiento materialista cree en muchas mentes, y que cada una tiene su propia opinión. Esto también lleva a problemas (C11). Así como Moisés endulzó las aguas, podemos poner fin a la amargura en las relaciones humanas y en todos los ámbitos de la vida. Nuestro antídoto para la amargura es la Verdad y el Amor. Cuando ejercitamos el amor y mantenemos la verdad a través de la ayuda de Dios, la amargura y la falta de armonía se neutralizan (B12).

Sección 4: ¡Señor, ayúdame!

Ahora hemos estado considerando lo maravilloso que es que Dios, siendo todo y bueno, no tenga nada que ver con el mal, ni lo permite. Pero sabemos que, en la experiencia humana, a veces nos encontramos con situaciones que hacen todo lo posible para sacarnos de nuestra base y sacudirnos hasta el núcleo. Las antiguas preguntas surgen: “¿Dónde está Dios en todo esto? ¿Cómo podría Dios permitir esto?

El salmista ciertamente sabía que hay momentos en que el horror de una situación se siente abrumador. Ahora hay quienes, sin darse cuenta, invalidan tal terror al declarar fríamente que Dios no tiene "nada que ver con eso", y que en el Espíritu siempre estamos a salvo. Si bien esa declaración es cierta en un sentido espiritual absoluto, llegar a la plena realización de ese estado espiritual en medio del horror material parece una tarea imposible. También debemos recordar que tanto Cristo Jesús como nuestra Líder, Mary Baker Eddy, nos instruyen a "encontrarlos en el pensamiento que se encuentren" (corregirlos con apoyo amoroso) a aquellos a quienes intentamos ayudar, en lugar de hablarles fríamente de sus sentimientos.

Si bien es cierto que, en circunstancias extremas, la oración ha salvado a muchos y ha evitado daños y lesiones, también hay momentos en que, para muchas personas, la ayuda no parece venir. El salmista conocía muy bien el estrés de la violencia contra él. No se disculpó por clamar a Dios por ayuda. Reconoce que su miedo y su temblor son abrumadores, y ora para que puedan brotar alas y volar lejos a un lugar seguro (B7). Joseph Benson (1748-1821) escribe: “el salmista, que se vio en el peligro más extremo y sabía que su vida dependía de su escape inmediato, desea las alas rápidas de una paloma, que, con la mayor velocidad, él podría volar lejos de la destrucción que lo amenazaba". ¿Alguna vez has estado en una posición cuando el horror te abrumaba?

La historia de Amnón y Tamar es, sin rodeos, un relato de asalto sexual brutal (B8). Esta historia antigua podría haber sido sacada en los titulares de hoy. Observe aquí que el ataque en este caso no se evita. Amnón confunde el amor con la lujuria y hace planes para contaminar a su hermana. Después su lujuria se convierte en odio, y la echa. Naturalmente, ella está devastada. En caso de que alguien no esté familiarizado con la historia, aunque no esté en la Lección, el pecado de Amnón lo lleva a su propia muerte violenta. Pero eso no ayuda a Tamar.

Cuando algo tan terriblemente injusto y desagradable está sobre nosotros, ¿qué podemos hacer sino "clamar al Dios Altísimo"? (B9).

Otra historia de un ataque vicioso contra la inocencia es en Apocalipsis (B10), donde el gran dragón rojo acecha para devorar al hijo de la mujer vestida del sol. En este caso, el dragón es derribado y la mujer recibe alas de águila para que pueda volar a un lugar seguro. El dragón continúa el ataque lanzando una inundación para llevársela. Pero la tierra ayuda a la mujer y se traga la inundación.

Aquí tenemos dos historias con resultados bastante diferentes. La historia en Apocalipsis es alegórica, pero el significado es claro.

Mary Baker Eddy no intentó esquivar estos desafíos extremadamente difíciles. De la historia en Apocalipsis, ella nos dice que incluso las circunstancias más angustiosas pueden ser como hospedar "ángeles sin saberlo" (C13). Ella nos asegura que la idea de Cristo no puede ser silenciada, y que podemos esperar ayuda en todo momento de problemas (C14). La creencia humana que dice estar separada de Dios es una ficción. Si creemos en esa ficción, lo opuesto al hombre de Dios parece ser la norma, y el mal parece continuar sin control (CS15). Sin embargo, el mal no puede prosperar si Dios es real. Las acciones sucias de (la bestia y los falsos profetas) que son la lujuria y la hipocresía son finalmente asesinadas por la inocencia de la Verdad y el Amor (C16).

Al leer esta sección, no pienses que el mal jamás quedará impune o que se espera que no te enojes por la injusticia. "La Verdad destruye el error, y aunque nunca veas el resultado final contra el error, recuerda que la Fundadora de la Ciencia Cristiana escribe por experiencia: "… Dios recompensará este error y castigará, más severamente de lo que tu podrías, al que se ha esforzado por dañarte".( Mis. 12: 5–8). Ella continúa diciendo: "Nunca devuelvas mal por mal …"

En la Ciencia Cristiana dominamos todas las tendencias malignas, incluso la nuestra. Conquistamos estos males con bondad (C17). Podemos estar seguros de que el pecado finalmente se destruirá a sí mismo. “El odio humano no tiene mandato ni reino. El Amor está entronizado” (CS18). Ese error es desentronizado (desenmascarado)! Ciencia y Salud nos asegura que el Amor ganará, y el error "desaparecerá en una quimicalización moral" (C19).

Una vez neutralicé el ácido sulfúrico de una batería agregando bicarbonato de sodio. La reacción resultante fue mucho más grande de lo que esperaba. De la misma manera que se descubre el mal y se vierte la Verdad y el Amor, puede haber un momento de perturbación, pero construido sobre la base de la verdadera sustancia, emergeremos a la victoria.

Sección 5: Triunfo sobre la discordia

Estas violentas erupciones y trastornos a veces parecen tomar forma en enfermedad. En el evangelio de Lucas hay un relato de un niño que sufrió ataques violentos. Los discípulos de Jesús fueron atrapados por la escena ante sus ojos y no pudieron curar al niño. Jesús expresó su decepción por la falta de fe de los discípulos y pidió que le trajeran al niño. Cuando venía, el niño fue sacudido por otro ataque. Jesús reprendió al espíritu inmundo y lo sanó (B12).

Jesús no se inmutó por las bravuconadas del mal. Luego envió a sus discípulos a probarse a sí mismos como sanadores. Sin duda habían aprendido de su ejemplo, y volvieron con alegría a contarle sus victorias (B13). Jesús dijo que veía a Satanás caer del cielo "como un rayo". El teólogo Albert Barnes (1798-1870) parafrasea las palabras de Jesús: “Veía a mis órdenes que los demonios partían inmediatamente, tan rápido como el relámpago. Les doy este poder, y ahora también, además de esto, el poder de pisar serpientes … "Después de esta orden, el Maestro los bendice diciéndoles que sus "nombres están escritos en el cielo".

En la Ciencia Cristiana, seguimos lo que Jesús enseñó, sabiendo que la verdadera vida, sustancia e inteligencia son espirituales y, por lo tanto, todos los errores se destruyen (CS20). La mente mortal finge gobernar el cuerpo, pero no es más que un mentiroso hablando consigo mismo y creyendo en su propia mentira. El cuerpo no puede hablar por sí mismo, y no tenemos motivos para creerlo (C21).

En la Ciencia, el bien nunca causa mal o crea una mente susceptible a creerlo. Toda actividad destructiva es una mentira (C22). Siguiendo la analogía de la caída del rayo del cielo, Mary Baker Eddy nos recuerda que la electricidad no tiene inteligencia, y tampoco transmite inteligencia (C23). Solo la Mente divina transmite pensamiento, y lo hace sin viajar a través de una creencia material de los nervios. El Cristo habla a la conciencia humana trayendo mensajes divinos y "disipando las ilusiones de los sentidos" (CS24). La cita C25 es una forma adecuada de concluir esto: "Que la discordancia, cualquiera sea su nombre y naturaleza, no se oiga más y que el sentido armonioso y verdadero de la Vida y del ser tomen posesión de la conciencia humana".

Sección 6: No ser engañado; Si estar al mando.

Jesús les dio a los discípulos poder y autoridad sobre el enemigo con el conocimiento de que nada podría dañarlos. Podríamos decir que los discípulos tenían autorización divina. Juan, uno de los discípulos más confiables de Jesús, dirige a los de todas las generaciones a "no creer a todo espíritu" (B14). John Calvin (1509-1564) explica su opinión de que, en el uso de San Juan, la palabra "espíritu" es casi un sustituto despectivo de lo real. En este caso, "espíritu" significa:

… el que se jacta de que está dotado con el don del Espíritu para desempeñar su oficio como profeta. Ya que no se le permitía a nadie hablar en su propio nombre, ni se le daba crédito a los oradores, pero en la medida en que eran los órganos del Espíritu Santo, para que los profetas pudieran tener más autoridad, Dios los honró con este nombre. , como si los hubiera separado de la humanidad en general.

A Pablo no le agradaron las protestas de la muchacha (B16). Porque ella no estaba hablando bajo la autoridad del Espíritu Santo, sino bajo la influencia de "el padre de la mentira". William Burkitt observa: "el padre de la mentira a veces dice la verdad, sin embargo, nunca por el bien de la verdad, sino por su propia ventaja: aquí lo que el diablo dijo era verdad, pero era para fines diabólicos …"

El espíritu falso cedió porque era un impostor sin fundamento, sin sustancia. A veces también nos encontramos con impostores, que en todos los aspectos parecen decir la verdad, pero debemos "probarlos" para determinar su veracidad. "Probar" los espíritus, no es creerlos ni consentirlos, sino discernir la verdad sobre ellos. ¿Puedes pensar en algún momento de tu vida en que un impostor te haya engañado?

Ciencia y Salud nos dice que "la Verdad es el remedio de Dios para el error de toda clase" (C26). La Ciencia destruye solo lo que es falso, por lo que nunca debemos temer poner a prueba nada. Nuestra mentalidad espiritual nos equipa para discernir la diferencia entre un impostor y uno que es verdadero. No debemos preocuparnos por mucho tiempo, aunque ese error nos engañará, porque el error no puede evadir la ley de Dios (C27).

La cita C28 nos da una palabra de aliento. "Comandas la situación si entiendes que la existencia mortal es un estado de engaño propio y no la verdad del ser". Esto es significativo porque el error es incapaz de engañarnos. Solo puede engañarse a sí mismo. La Verdad barre las mentiras, las telarañas de la ilusión mortal. Piénsalo. ¿Puedes pensar en una situación en la que algo te pareció tan real en un minuto y cuando se supo la verdad, desapareció casi instantáneamente?

Las creencias humanas comienzan a desaparecer incluso si se ve que la parte más pequeña de su historia es falsa. Tómese su tiempo para leer la cita C29. Es una descripción perfecta de la diferencia entre una mentira insustancial y la sustancia de la verdad.

Sección 7: Estamos sujetos solo a Dios

Entonces, preguntamos nuevamente: ¿Te sientes seguro? ¿Confías en Dios? ¿O es en los hombres, el mundo y el pensamiento basado materialmente? Las Escrituras subrayan que el Señor es el único poder (B17). La única manera de pararse en tierra firme y declarar honestamente que hemos encontrado la verdadera sustancia, es reconocer a Dios como el único poder y la única realidad.

Nuestro libro de texto refuerza nuestra convicción de que el Espíritu es la sustancia única, el Dios infinito, invisible e indivisible, no una multitud de teorías vacilantes, sino una roca sólida y eterna de la Verdad (CS30). La cita final en la Lección de esta semana (C31) tiene el tono del grito de batalla de un luchador por la libertad. Nos pide que estemos en el terreno sólido de la verdadera sustancia sin reconocer que ningún otro poder pueda hacernos daño. No tenemos miedo; no estamos impresionados; No nos dejamos engañar. Nos "alegramos de que estamos sujetos [solo] a las divinas autoridades que hay. Tal es la Ciencia verdadera del ser".

¿CONOCES A ALGUIEN QUE SERÍA BENDECIDO AL RECIBIR CORREOS ELECTRÓNICOS SEMANALES DE INSPIRACIÓN? O, ¿A QUIÉN LE GUSTARÍA TENER UNA ELEVACIÓN DE POR VIDA DE ASISTIR A UNO DE LOS MUCHOS PROGRAMAS de CedarS DISEÑADOS PARA ADULTOS, ASÍ COMO PARA LOS NIÑOS ? Si es así, ¿ podría considerar presentarlos a nosotros y nosotros a ellos? Y, PARA HACERLO SABER QUE LA FINANCIACIÓN SUFICIENTE ESTARÁ DISPONIBLE ¡GRACIAS A LOS REGALOS DE PRIMAVERA ANTICIPADOS AL FONDO DE CAMPAÑA DE CEDROS Y AL Fondo del Campamento!

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Welcome back, campers! Spaces are still available.

CedarS Camps

Back
to top