Thank you for another best summer yet!

Mira a Dios en medio de nosotros

Craig L. Ghislin, CS, Glen Ellyn (Bartlett), IL

Publicado el lunes 9 de setiembre, 2019

Mira a Dios en medio de nosotros

Ideas de aplicación metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana sobre

"Sustancia"

para el 9 al 15 de setiembre de 2019

por Craig L. Ghislin, CS Glen Ellyn, Illinois (Bartlett)

craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683

traducción libre de P.Kelly autorizada por W.Huff

¿Alguna vez te has tomado el tiempo necesario para contemplar la abundancia de ideas espirituales que te rodean? William Rathvon, uno de los trabajadores de la casa de Chestnut Hill de Mary Baker Eddy, registra su dicho: "Cada hoja sobre cada árbol declara perpetuamente que Dios es Amor" (Conocimos a Mary Baker Eddy, Edición Amplificada, Vol. 2, p. 541).

Ha habido varias veces en mi experiencia en las cuales, mientras observo mi entorno, me quedo sin palabras al darme cuenta de la sustancia espiritual detrás de todo lo que el ojo contempla.

Más recientemente, finalmente encaramos un parche rebelde en un matorral de frambuesas en nuestro patio. Según una investigación que hicimos, un parche de frambuesa que viene descuidado de tiempo atrás es usual que no dé frutos. Nos habíamos resignado al hecho de que nuestro trabajo actual solo rendiría frutos el próximo año.

Sin embargo, cuando comenzamos a elegir los bastones o cañas para que las frambuesas pudieran enredarse adecuadamente al crecer, nos sorprendió encontrar una gran cantidad de yemas productoras de fruta. Casi al instante, el parche se llenó con demasiadas abejas para poder contarlas, de diferentes variedades, que se movían de flor en flor. Tan pronto como la fruta en ciernes fue expuesta, las abejas parecían aparecer de la nada. Lo que era un enredado lío de plantas caídas fue de repente un ballet bellamente coreografiado que vibraba con crecimiento, vida y activa productividad.

No teníamos ni idea de que nuestro pequeño parche estaba produciendo algo, pero a medida que miramos más profundamente y expusimos la fruta en ciernes, se llenó de vida. Había más de lo que nuestros ojos podían ver a primera vista, pero cuanto más a fondo miramos, más reconocimos la abundancia de "Dios en medio" de nosotros.

A menudo miramos solo superficialmente, tanto a nuestras vidas como al mundo, y aceptamos lo que parece ser un desastre – así hicieron los hijos de Israel. Tenían a los profetas para recordarles a menudo que Dios estaba en medio de ellos, y nosotros tenemos las Escrituras, y nuestro libro de texto Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras, de Mary Baker Eddy, para recordarnos y enseñarnos cómo mirar más allá de lo que nosotros vemos, a la sustancia espiritual de las cosas. En el Texto Áureo, Sofonías declara que el poderoso Dios está en medio de nosotros. El teólogo del siglo XVIII John Gill (1697-1771) escribe sobre este breve versículo:

Cada palabra lleva algo muy alentador para la iglesia y el pueblo de Dios; y es un antídoto contra esos temores y desmayos a los que están sujetos; Cristo está en medio de ellos; al alcance de la mano para apoyarlos y aprovisionarlos, para ayudarlos y fortalecerlos, para protegerlos y defenderlos; no solo está cerca por su presencia esencial, que está en todas partes; y por su presencia providencial, que se ocupa de todas sus criaturas; pero además por su presencia amable, peculiar a su iglesia y pueblo; y que les da una alegría indescriptible, y es suficiente seguridad contra todos los temores y desmayos …

Si bien las palabras de Gill son muy reconfortantes y tranquilizadoras, debemos recordar que, como hemos dicho en "Mets" anteriores, desde un punto de vista puramente metafísico, Dios no llega a nuestra situación ni llena un espacio material con cosas buenas. En realidad, nosotros vivimos en el Espíritu, en Dios, porque Dios es todo. Es solo un sentido humano limitado de las cosas lo que hace parecer que estamos separados de Dios, y que Él viene a nosotros. Cuando nos damos cuenta de la totalidad de Dios, vemos la imposibilidad de estar separados de Él, y comenzamos a reconocer que la verdadera sustancia de todas las cosas está en Dios.

En los primeros versículos de la Lectura Alternada, el salmista reconoce a Dios como la única causa, y que toda la tierra está llena de las manifestaciones de Su presencia y Su gloria porque Dios es Todo-en- todo.

Los versículos de Hechos describen un evento en el día de Pentecostés, en el que el sonido de un viento fuerte y poderoso llenó el lugar donde estaban. Junto con el sonido, la Escritura dice, "fueron todos llenos del Espíritu Santo". Los discípulos comenzaron a hablar "según el Espíritu les daba que hablasen" y todos los escucharon en sus idiomas nativos.

Como con la mayoría de los eventos milagrosos en la Biblia, los comentaristas intentan analizar minuciosamente las descripciones para descubrir qué sucedió realmente. En este caso, señalan que si se tratara de una tempestad real que llenara el lugar, podría haberse considerado solo un extraño evento climático. Pero aquí no había viento real – solamente el sonido (estruendo) como de un viento. Esta circunstancia inusual dejó en claro que no se trataba simplemente de un fenómeno natural.

Este evento trascendió explicación lógica. Los discípulos tuvieron una visión colectiva de la verdadera sustancia de la realidad, y esto los impulsó a realizar muchas "maravillas y señales". Para el sentido humano, la demostración y el reconocimiento de la verdadera sustancia siempre parece una maravilla, porque desafía la explicación humana.

Esta experiencia también tuvo un efecto notable en los discípulos, y los sostuvo mientras continuaban predicando y sanando. De manera similar a cuando nuestro cuidado de las frambuesas trajo una gran cantidad de abejas al jardín, el iluminado punto de vista de los discípulos también trajo una gran cantidad de personas a su iglesia.

Sección 1: La Vida, la Verdad y el Amor son sustancia

Como con la mayoría de las lecciones bíblicas, comenzamos con un reconocimiento de la omnipotencia de Dios. El salmista reconoce la omni-presencia y el poder creativo de Dios (B1, B2). Isaías subraya que la creación no se forma a sí misma, ni se sostiene ni se mantiene a sí misma. La creación es espiritual, y es sostenida y mantenida por Dios (B3).

Juan Calvino (1509-1564) detecta una nota de reproche en las palabras de Isaías, "toda la tierra está llena de su gloria" (B4). Él escribió que los judíos sostenían que la gloria de Dios solo se veía entre ellos, y que deseaban "encerrarla dentro de su propio templo". Pero Isaías muestra que [la gloria de Dios] está muy lejos de estar confinada a límites tan estrechos pues llena toda la tierra”.

En la cita B5, el salmista le pregunta a Dios: “… ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti”. Albert Barnes (1798-1870) explica la inutilidad de mirar a las cosas del mundo para satisfacer nuestras necesidades. Solo Dios, la sustancia de todas las cosas, puede satisfacer todas las necesidades de nuestras naturalezas inmortales y desplegar todos los misterios de la vida. En otras palabras, si esperamos comprender la creación, no podemos hacerlo a través del sentido material. Tenemos que ejercitar el sentido espiritual y examinar el fundamento espiritual o la sustancia de todas las cosas.

El libro de Hebreos nos dice "…es… la fe la certeza (sustancia, en la versión King James) de aquello que se espera" (B6). Barnes nos dice que "sustancia" también puede traducirse como "seguridad o confianza … aquello que se coloca debajo" como base, fundamento o apoyo. Agrega que la palabra que traducimos como sustancia propiamente significa "realidad, sustancia y existencia, en contraste con lo que es irreal, imaginario o engañoso" [énfasis agregado].

La Descubridora de la Ciencia Cristiana define la sustancia como "aquello que es eterno e incapaz de manifestar discordia y decadencia" (C1). "Eterno" significa existir fuera del tiempo. La definición continúa: "La Verdad, la Vida y el Amor son sustancia … Dios, es la única sustancia verdadera". Entonces, sin Dios no hay sustancia, y todo lo que es sustancial es el producto de Dios. Todo lo creado refleja a Dios, y Dios solo puede ser visto en Su creación espiritual (C2).

Mary Baker Eddy dice que la materia no puede ser sustancial si el Espíritu es sustancial. Los objetos en sí mismos no tienen sustancia. La idea espiritual detrás de ellos, sí. La materia es lo opuesto a la sustancia que es, como Barnes la llamó, "irreal, imaginaria o engañosa". Mary Baker Eddy se refiere a la materia como lo que yerra, cambia y muere, lo mutable y mortal" (C4). La creación refleja la verdadera sustancia del Espíritu, y esta verdadera visión solo se puede ver cuando subordinamos el testimonio de los sentidos a los hechos de la Ciencia (C5).

Sección 2: ¿Dónde estás buscando tú la sustancia?

El problema es que tendemos a buscar sustancia en lugares donde no se puede encontrar. Jeremías advierte a la casa de Israel que no siga las costumbres de las naciones [paganas], ni que mire a los ídolos de su tiempo, buscando aquello que solo Dios puede proporcionar (B7). En aquellos días, los "naciones" eran aquellos que seguían la astrología como si fuera una ciencia. También eran muy supersticiosos sobre los eventos astronómicos. Si bien algunos se adhieren a la astrología hoy en día, ciertamente no se la considera una ciencia; y los eventos astronómicos generalmente no son considerados como presagios. Sin embargo, la comunidad científica de nuestro tiempo todavía está investigando las leyes de la materia como si la materia se gobernara a sí misma.

Los ídolos antiguos fueron creados por manos de hombres y no tenían poder para hacer nada. En esencia, las leyes de la materia no tienen más poder que los ídolos antiguos. Todavía son solo creencias de hombres. Cuando consideramos la industria de la salud y del fitnes físico, podemos ver que las creencias sobre lo que constituye la salud y cómo lograrla casi parecen cambiar con las estaciones del año. Tan pronto como una tendencia de dieta y ejercicio se vuelve popular, otra está justo detrás de ella, lista para ocupar su lugar.

Isaías promete que la verdadera sustancia se encuentra en la gloriosa ley de Dios, y que será revelada o manifestada para que todos la vean y comprendan (B8). El libro de Números nos asegura que "mi gloria llena toda la tierra" (B9). Nuevamente, esta es la confirmación de que la verdad del ser no es un secreto misterioso, ni está confinada a una secta en particular. Todos pueden verla y la verán, porque es la ley de todo el ser.

En la Ciencia Cristiana, la creación no se gobierna a sí misma. Se entiende que Dios es el único Creador, y el sustentador y mantenedor de todo lo que es hecho. Pero aquí, nuevamente, la creación de Dios no se puede encontrar en la materia, ni por medio de los sentidos materiales (C6). La creación de Dios es espiritual. Los esfuerzos para encontrar la vida y la verdad en la materia deben revertirse. Si queremos conocer el hecho espiritual, nuestro libro de texto nos dice que invirtamos "la fábula material, ya sea que la fábula esté a favor o en contra, ya sea que esté de acuerdo con [nuestras] ideas preconcebidas o sea completamente contraria a ellas" (C7).

Mary Baker Eddy denomina las creencias “de las naciones" de antaño, como "panteísmo" o sea la creencia "en la inteligencia en la materia" (C8). El panteísmo revierte la causa y el efecto, suponiendo que Dios, el Principio, la vida y la inteligencia están "en" la materia. Pero la materia no tiene nada que ver con la vida o la inteligencia. Dios, la Mente, es todo y produce todo. La Mente se expresa a sí misma en idea, y la materia no tiene nada que ver con eso. Si la materia fuera capaz de gobernarse a sí misma, todo estaría sujeto a discordia y descomposición. Pero con Dios, el Principio divino, gobernando, "todo es una grandiosa armonía" (C9).

Este es un elemento clave de la Ciencia Cristiana. Lo que se denomina materia es irreal, y la única sustancia reconocida en la Ciencia es el Espíritu, Dios (C10). La creencia de que la materia tiene sustancia es una "suposición falsa" y nada más. Todo lo que vemos es idea. Pero no es nuestra idea; es la idea de Dios. No hay realidad objetiva en la materia. En metafísica, las cosas se resuelven en pensamientos (C11).

Pero estos pensamientos no son imaginaciones efímeras. Son "perfectamente reales y tangibles para la conciencia espiritual", y al ser ideas espirituales, "son buenas y eternas".

En la metafísica, tal como se enseña en la Ciencia Cristiana y es entendida por ella, todo el paradigma cambia. “Toda [no alguna, sino TODA] sustancia, inteligencia, sabiduría, todo ser, toda inmortalidad, causa y todo efecto pertenecen a Dios” (C12). Es bueno tomarse un tiempo para reflexionar sobre el significado de esa declaración.

Sección 3: ¿De qué estás lleno?

Un aspecto significativo de la sustancia es que es real y presente – una plenitud – mientras que las creencias materiales son sombras vacías, insustanciales. La facultad que nos permite ver la diferencia es la sabiduría (B10). Proverbios nos dice que si amamos la sabiduría, heredaremos sustancia, y nuestros tesoros se llenarán. Aquí no estamos hablando de posesiones físicas – estamos hablando de las riquezas espirituales que nos llenan de gracia, paz, alegría, santidad y salud. Estas son riquezas que nunca pueden ser quitadas.

Una repetición de esas palabras alentadoras del Texto Áureo nos recuerda nuevamente el amor incondicional de Dios por nosotros (B11). Dios nos llena de todas las cosas buenas, incluida la alimentación y la salud perfecta (B12). Cuando pensamos en estar llenos de cosas buenas, concebimos una alimentación saludable. Debemos igualmente mantener nuestros corazones y mentes llenos de cosas sanas y saludables. Ingerir "pensamientos basura" no es mejor que ingerir basura para comer.

Al comentar sobre el hecho de que Jesús expulsó a los espíritus malignos de los poseídos, (B13) Adam Clarke (c1760-1832) informa que, según el historiador judío Josefo, los judíos eran particularmente susceptibles a las creencias mágicas. Siendo esto así, sus pensamientos estaban desguarnecidos, y por lo tanto eran susceptibles a los espíritus malignos que la magia incluía. En contexto, la cita de Efesios (B14) contrasta el estar lleno del Espíritu con el estar lleno de vino. Esto subraya la importancia de asimilar y estar lleno solo de pensamientos sanos, puros y edificantes, que proporcionan una alimentación saludable.

Jesús solo veía al hombre, como el verdadero reflejo de Dios. Él vació su pensamiento de perspectivas e imágenes mortales enfermizas, y se mantuvo lleno de la idea correcta de Dios perfecto y hombre perfecto (C14). Nuestro libro de texto nos dice que el falso sentido de la vida y la sustancia oculta la realidad de las cosas y “encubre la demostración científica” (C15). ¿Te ves a ti mismo como un mortal o como Jesús te vería? La visión mortal incluye el error, pero la visión espiritual es la que tiene sustancia.

Nuestro verdadero ser no puede ser contaminado por comida, polución o pensamientos corruptos. En realidad, tenemos solo la sustancia del bien (C16).

Como el falso sentido de sustancia oculta las posibilidades divinas, el ganar la “concepción verdadera del hombre y de Dios” revela nuestras capacidades completas (C17). Ciencia y Salud nos enseña que ni Dios ni la materia pueden estar enfermos, y que toda verdadera causalidad está en la Mente. A medida que nos aferramos a estos hechos con la “firme comprensión” de Dios, siempre obtendremos la victoria (C18).

Sección 4: Seguridad en el templo

El templo ha sido considerado por largo tiempo como un lugar de santuario y seguridad. Pero el templo es más que un lugar. Podemos encontrar seguridad donde sea que estemos viviendo de acuerdo con las leyes de Dios. (B15). El salmista sabe que cuando es desamparado y abandonado por toda ayuda mundana, Dios está atento a su necesidad y es capaz de salvarlo. En la cita B16, Zacarías declara que Dios está entre nosotros y está disponible para todos. Ezequiel habla del pacto de paz prometido por Dios, y que Su santuario estará con nosotros, y estará lleno de creyentes (B17). John Gill señala que este santuario no es “ningún templo material, sino su palabra y ordenanzas; en las cuales él otorgará su presencia espiritual con ellos, y que continuará hasta el fin del mundo“.

Jesús honró y entendió el significado espiritual del templo, y no dejó que las tradiciones hechas por el hombre restrinjan la demostración completa del amor de Dios. La historia de la curación del hombre con la mano seca (B19) es un buen ejemplo. [Puedes hacer clic en https://youtu.be/6CStngXPuWc para el monólogo {en inglés} de YouTube de Ken Cooper llamado “El hombre con la mano seca”. Te ayudará a recordar el ponerte en los relatos bíblicos de curación como si tu estuvieras allí. Siente la presencia del Cristo sanando en el ahora. También puede descargar versiones en PDF en la esquina superior derecha de la versión de la página web de CedarS .]

Los fariseos y los escribas en el templo se aferraban tenazmente a la letra de la ley, pero no tenían sentido de la sustancia de la ley que traía la curación. Jesús desafió su dogmatismo y sanó a pesar de sus objeciones. El salmista subraya el beneficio de vivir en el templo en sentido figurado y literal (B20).

Llevando el punto del salmista un paso más allá, Ciencia y Salud define “Templo” como “cuerpo”, así como “la superestructura de la Verdad”; “el santuario del Amor “(C19). Y dado que se puede considerar que el fundamento es otro significado de la palabra sustancia, Mary Baker Eddy escribe: “Jesús estableció su iglesia y mantuvo su misión sobre el fundamento espiritual de la curación-Cristo” (C20). De esto trata la iglesia.

Mary Baker Eddy señala que la curación se perdió en la iglesia primitiva “alrededor de tres siglos después de la crucifixión” (C21). Esto coincide con el Concilio de Nicea convocado por el emperador Constantino. Fue en este concilio, destinado a solidificar la posición preeminente de Constantino, que el Credo de Nicea se convirtió en la doctrina ortodoxa del cristianismo. El Credo sostuvo que “Dios existe en Tres personas y Una Sustancia”, y “cuidadosamente definió y separó los cielos de la tierra” suprimiendo así cualquier reconocimiento de lo sagrado como algo en operación en el mundo – pues ello podría amenazar el papel del emperador. (Ver: Testament de John Romer p. 215).

Para Mary Baker Eddy, el poder político no era tan amenazante para el estado de gracia del individuo, como podría serlo la falta de espiritualidad en la iglesia. Ella señala que desde un punto de vista religioso, las verdaderas enseñanzas de Jesús simplemente exigían más de lo que los ancianos de la iglesia estaban dispuestos a seguir. Para ella, la sustancia de la devoción no estaba en un credo, sino en la práctica del poder sanador del Amor divino (C22).

Su iglesia está construida sobre la base del Amor. Demostrar el poder sanador es la única forma de unirse verdaderamente con esta iglesia (C23). En la cita C24, ella nos da un resumen de lo que se necesita para lograr estas demostraciones. En su explicación, ella usa la misma palabra que Barnes usa en su definición de sustancia, citada en la Sección 1 anterior. Nos atenemos a la verdad “en contraposición al error de que la vida, la sustancia o la inteligencia puedan estar en la materia”. La sustancia, por su propia definición, se opone a la mentira de que la materia tiene alguna realidad. Nuestra Líder nos dice que aleguemos con una “honesta convicción” y una “clara percepción” de la certeza de la Ciencia divina. Ella dice que si nuestra fidelidad es “sólo la mitad de la verdad de [nuestro] alegato, [nosotros sanaremos] a los enfermos”.

Sección 5: Firmes con Dios en medio nuestro

Clarke describe a “aquel que oye y vence” como uno “que continúa firme en la fe y sin corrupción en su vida; que fielmente confiesa a Jesús, y no bebe las doctrinas de los impíos, ni tampoco se deja llevar por el error de los impíos …” A tal persona se le dará acceso al árbol de la vida (B21). Observa cuán estrechamente la descripción de Clarke sigue esas cualidades mencionadas por Mary Baker Eddy en la cita C24 — que el sanador debe apegarse a la verdad, declarar con convicción honesta y ser fiel, viviendo de acuerdo con sus palabras.

El mensaje bíblico de que todo está hecho por Dios (B22) y que todo le pertenece a Él es continuo a lo largo de las Escrituras. Sofonías nos dice que cuando Dios está entre nosotros – cuando vemos que nosotros moramos en Él – el enemigo es expulsado y el mal es barrido (B23).

El salmista inicia el tema cuando habla de la Ciudad de Dios, el lugar sagrado que no será conmovido porque “Dios está en medio de ella” (B24). Barnes nos dice: “La “idea” aquí es simplemente que Jerusalén estaría tranquila y serena en medio de todas las agitaciones externas en el mundo – calma como una corriente que suavemente fluye. Las corrientes – los canales – los cursos de agua de ese río que fluyen alrededor de cada vivienda y a lo largo de cada jardín, esparcirían felicidad y belleza en todas partes”. Esta es una clara indicación de que el apuntalamiento o sustancia de este lugar sagrado es Dios.

A todo lo largo del camino hasta llegar a la visión de Juan en Apocalipsis, vemos la verdadera sustancia de las cosas reveladas al mirar más allá de los sentidos materiales a la realidad espiritual de todo ser (B25). La importancia del “agua de vida, resplandeciente como cristal” (B26) es que esta corriente pura está libre de toda hipocresía, siendo real, cordial y sincera. Los comentaristas señalan que, a diferencia del Jardín del Edén, que tenía un árbol de la Vida, en esta ciudad santa, el árbol está creciendo en todas partes – a orillas del río y en todas las calles. Además, el árbol da fruto no solo anualmente, sino perpetuamente cada mes, y su fruto sanador está disponible para todas las naciones.

Nuestro libro de texto subraya que la sustancia, el Alma o el Espíritu es "inmutable y eterna" (C26). Se nos recuerda una vez más que esta visión espiritual no es obtenible mediante la materia (C27). Los sentidos materiales invierten todo – llamando a la sustancia espiritual algo intangible, y a la materia como sustancia.

Esta creencia se desvanece en presencia de la comprensión espiritual (C28). El Espíritu, siendo la sustancia de toda realidad, sostiene todo lo que es real (C29). Toda comprensión, belleza, perfección, gloria, inmortalidad, dicha, vida y sustancia pertenecen a Dios (C30). A medida que ejercitamos nuestro sentido espiritual para ver a través de las irreales, imaginarias y engañosas imágenes del sentido material, veremos a Dios en medio de nosotros. Sabiendo que vivimos en Dios, el Espíritu, veremos la verdadera sustancia en todas partes, y nuestras vidas estarán llenas de cosas buenas.

________________________________________

El Boletín Metafísico semanal de CedarS se proporciona sin cargo a los 1,200 campistas y al personal bendecido cada verano en CedarS, así como a los ex alumnos de CedarS, familias y amigos que lo han solicitado. Las ideas de la aplicación Met no pretenden reemplazar tu investigación y estudio individual, sino que se proporcionan principalmente para ayudar a los campistas y al personal de CedarS (así como a sus amigos) a ver y demostrar diariamente el gran valor de estudiar y aplicar las Lecciones Bíblicas de la Ciencia Cristiana durante todo el año, ¡no solo en el campamento!

¡Gracias, queridos amigos que ya han provisto a las necesidades que hemos hecho conocer -así como a los que todavía quieren a hacer una gran diferencia en lo que va de 2019 con el trabajo vital, de divulgación y bendiciones de CedarS!

Entonces, si ha sido bendecido al recibir esta inspiración semanalmente y no has dado últimamente, o estas en condiciones de poder dar más, todavía tenemos muchas necesidades, grandes y pequeñas, que puede ayudar a satisfacer haciendo clic en https: //www.cedarscamps.org/give/.

¡Los obsequios actuales y planeados son una gran prueba de su AMOR en curso hecho visible y son muy apreciados! No solo cubren los costos de ejecutar este servicio, sino que también brindan becas de asistencia muy necesarias y programas esenciales y soporte de operaciones.

¡Regístrate para dar lo que puedas de forma MENSUAL para apoyar ese trabajo que cambia la vida en CedarS! [ Puedes comenzar en cualquier cantidad y ajustar mensualmente como lo desees en: www.cedarscamps.org/giving] Todos tus regalos se suman a las grandes bendiciones en la vida de los estudiantes de la Escuela Dominical de hoy (los trabajadores alegres de mañana en nuestra iglesia centrada en Cristo)!

Con sincera y siempre nueva gratitud y amor,

Warren, Gay, Holly y tu familia CedarS

También puede comunicarse con un miembro de la familia fundadora casi en cualquier momento por

TELÉFONO, ahora al 417-532-6699.

o ENVÍA POR CORREO a nuestra oficina para dirigir tu apoyo deducible de impuestos a nuestra organización 501-C-3.

(Nuestro número de identificación federal sin fines de lucro es # 44-0663883):

The CedarS Camps

19772 Sugar Drive

Lebanon, MO 65536

TAMBIÉN PUEDES INSCRIBIRTE para recibir correos electrónicos semanales del personal anterior de CedarS sobre posibles formas de compartir las aplicaciones de la Lección Bíblica con las clases de escuela dominical más antiguas y más jóvenes haciendo clic en el botón "Suscribirse ahora" (abajo a la izquierda) en http: // www. cedarscamps.org/meta

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top