Enroll by January 31st for any summer program with a $100/wk deposit, and save $25/wk!

¡Comparte el regalo de la Ciencia Cristiana!

Heather K. Libbe, CS

Publicado Lunes, 24 de junio 2013, Inglés

 

¡Hazlo tuyo y comparte el regalo de la Ciencia Cristiana, “la ley de Dios, el bien”!

  Ideas Metafísicas Aplicables para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana
del 24 al30 junio, 2013


Tema: Ciencia Cristiana

Preparado por : Heather K. Libbe, CS (heather.libbe @ gmail.com)

Traducción libre de Patricio Kelly autorizada por Warren Huff
 


 Si tú les preguntaras a diez personas diferentes que es la Ciencia Cristiana, probablemente obtendrías diez respuestas diferentes.
Preguntando a unos amigos de todo mi país y del mundo, recibí las siguientes respuestas:
• Un sistema en el que uno enfrenta en el pensamiento a la idea de que  pueda haber alguna separación de Dios, y la desmantela, lo cual resulta en la curación
• La ciencia de la ley divina, permitiendo a aquellos que la estudian repetir  los trabajos de curación realizados por Jesucristo y sus discípulos en la primitiva iglesia cristiana
• Una herramienta para aprender los que cosa, los porqués, los comos y  los donde para que podamos avanzar en nuestra comprensión de Dios, y saber donde encajamos, individual y colectivamente, en Su gran creación,
• La extensión del abrazo amoroso de Dios que es colocado en una ciencia divina que nosotros como Sus hijos podemos ver, entender y sentir
• Ser testigos de las leyes de Dios en acción, reconociendo que estas leyes están presentes y activas aquí y ahora; es una forma de vida, plena de alegría
• Un marco para interpretar el mundo, uno que utiliza como sus fundamentos, ideas tales como la Verdad, la Mente, el Espíritu, el Amor
• El despertar espiritual de la Verdad, permitiendo que la gente sea libre de las limitaciones por medio de la confianza en Dios
• Un sistema metafísico de curación basado en las enseñanzas de Cristo Jesús
• La Ciencia del Cristo, que nos enseña como  escuchar la Palabra, compartirla  con los demás y seguir el camino de Cristo Jesús, quien nos enseñó como sanar y amar unos a otros de la manera más significativa.
 
Recientemente, he disfrutado pensando en la Ciencia Cristiana más como una ciencia que como una religión – una Ciencia que, como las matemáticas, está disponible para ser estudiada y practicada por todos. En lugar de ver a los miembros de La Iglesia Madre como un exclusivo club de sanadores, yo he disfrutado descubriendo cómo cada uno de los miembros de la creación de Dios tiene igual acceso al poder sanador de la Verdad y puede aplicar y demostrar las leyes de Dios en su propia experiencia.


En Rudimentos de la Ciencia Divina, Mary Baker Eddy responde a la  pregunta: "¿Cómo definiría la Ciencia Cristiana?" Ella afirma: "Como la ley de Dios, la ley del bien, que interpreta y demuestra el Principio divino y la regla de la armonía universal." (Pg. 1) Para tener en cuenta: esta definición no especifica a un período determinado de tiempo o a un determinado grupo de personas.
La Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana de esta semana nos da la oportunidad de sumergirnos más profundamente con nuestra comprensión de la Ciencia Cristiana como la ley de Dios, el bien, e incluso podría darnos un pequeño empujón para dar nuevos pasos para hacerla nuestra, al seguir el camino de Cristo Jesús, regocijándonos en la levadura espiritual, sanando a los enfermos y pecadores, escuchando el "silbo apacible y delicado" (versión Reina Valera) [o “voz callada y suave” (versión King James)] y compartiendo el regalo de la Ciencia Cristiana con el mundo.
 

Texto Áureo
"… El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado." (Romanos 5:5)
¿No es maravilloso que el Espíritu Santo – la comunicación de Dios, los mensajes angélicos, el Consolador, el Cristo, la Verdad, el "silbo apacible y delicado" o “voz callada y suave”- simplemente nos es dado? No tenemos que hacer nada para ganarlo, ni emprender una gran búsqueda para encontrarlo. Más bien, "el don que Dios otorga, aquel Espíritu que Santo es.” (Himnario de la Ciencia Cristiana, Himno # 345) siempre está ahí para que nos volvamos a él. Y, ¡nadie está excluido de los mensajes angélicos de Dios!


Lectura Alternada
Asimismo se nos ha dado la capacidad de reconocer el bien de Dios y ser agradecidos. Si bien puede ser fácil hacer comparaciones con otros, ya sea que estemos mirando bienes materiales, relaciones, niveles de educación, estatus socioeconómico, empleo, número de amigos en Facebook, moda, lugares visitados, oportunidades y experiencias o la mera apariencia física, necesitamos sólo comparar "lo espiritual a lo espiritual."


Leemos en Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras por Mary Baker Eddy, "Los efectos de la Ciencia Cristiana se ven menos de lo que se siente. Es la “voz callada y suave” (según la versión King James de la Biblia, la versión Reina Valera 1960 dice: "silbo apacible y delicado") de la Verdad expresándose. O bien nos estamos alejando de esta expresión, o la estamos escuchando y elevándonos. La disposición de llegar a ser como un niño y dejar lo viejo por lo nuevo, torna el pensamiento receptivo a la idea avanzada. La alegría de abandonar las falsas señales del camino y el regocijo de verlas desaparecer,  esta es la disposición que ayuda a acelerar la armonía final. La purificación del sentido y del yo es una prueba de progreso."(Pg. 323-4)


Una vez más, es uno de nuestros derechos divinos escuchar la “voz callada y suave” ["el silbo apacible y delicado"] de la Verdad" y ascender más alto en nuestra demostración. Por otra parte, a medida que trabajamos para purificar el sentido y el yo, no podemos dejar de avanzar en nuestra comprensión de la Ciencia del Cristo.


Sección 1: La Ciencia Cristiana, como el Espíritu Santo y la "ley natural de la armonía que vence la discordia"
Debido a que "la Ciencia divina deriva su sanción de la Biblia", (CS2) podemos mirar a las Escrituras para la inspiración y para la evidencia del poder sanador de la Verdad. De hecho, este poder de curación ha existido siempre – incluso antes de la época de Jesús– demostrando que el Espíritu Santo, la Ciencia divina, no puede ser limitado por el tiempo o el espacio.


Eliseo y su siervo tuvieron reacciones muy diferentes ante los ataques del ejército sirio. (B2) Mientras que el criado de Eliseo más bien entró en pánico al despertar y ver toda la caballería y carros de guerra que les rodeaban, Eliseo por el contrario contempló directamente a través del alarmante cuadro de peligro y se adhirió al cuidado protector de Dios. Debido a esto, él fue capaz de ayudar a su siervo a hacer lo mismo. El Salmos 34:7 dice: "El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende", lo cual simplemente nos anima a orar para que nuestros ojos sean abiertos para que podamos ser conscientes de la omnipotencia de Dios. Dice el Comentario Bíblico The Interpreter´sBible: "El problema con nosotros, no es que la ayuda de Dios no siempre está ahí, sino que no podemos ver los caballos y los carros de fuego." Como científicos cristianos, sabemos que Dios es una ayuda siempre presente.


Conociendo los problemas surgieron en la primera mitad de la vida de la Sra. Eddy –desde su primer marido falleciendo a los seis meses de su matrimonio hasta una gran variedad de problemas de salud, el ser expulsada una y otra vez de casa y teniendo a su hijo que le fue arrebatado,- es interesante que ella utiliza las palabras "Dios con su gracia me había estado preparando" para describir sus experiencias que la llevaron al descubrimiento de la Ciencia Cristiana. (CS4) Sin embargo ella, al igual que Eliseo, fue capaz de ver, a través de la discordia y del cuadro material aparentemente tan desalentador, lo que es real y verdadero.
 

Tal como Wendell Philips lo dice y es citado varias veces a través de otros escritos de la Sra. Eddy, "Uno del lado de Dios es mayoría." También he oído decir que uno del lado de Dios no sólo es mayoría, ¡sino que también es un monopolio! Qué maravilloso es ver cómo tanto Eliseo como la Sra. Eddy fueron capaces de darse cuenta de esto y de aplicar las "leyes divinas de la Vida, la Verdad y el Amor." (CS4) En lugar de sentir temor ante las probabilidades desfavorables que afrontaban, ¡ellos pudieron demostrar el poder sanador del Cristo, la Verdad!
 

Sección 2: Nosotros, como seguidores de Cristo que demuestran la Verdad
Debido a que Jesús fue capaz de curar todas las enfermedades y dolencias, no es de extrañar que fue seguido por "mucha gente." (B5) Sin embargo, podría parecer que "los obreros (nosotros) eran pocos” porque sólo tenía ochenta y dos estudiantes – los doce discípulos y otros setenta a quien designó para ir a las ciudades delante de él. (B7) A esas personas se les encomendó tanto sanar a los enfermos como a informar al pueblo que vivía en esas ciudades que el reino de Dios era una posibilidad presente. A estos obreros se les dio la misma autoridad sobre el pecado, la enfermedad, el malestar y la muerte que Jesús tenía, porque ellos creyeron  en sus obras.


Puede ser bastante tentador mirar alrededor y sentir que somos un grupo pequeño y que el movimiento de la Ciencia Cristiana está disminuyendo. No hay jerarquía en la curación y cada uno de nosotros juega un papel importante en “[sumergirse] a bajo la superficie material de las cosas" (CS8) para descubrir la realidad y dar testimonio de la actividad del Cristo. Entonces, ¿¡¿qué estamos esperando?!? ¿Por qué no dejar todo por Cristo y sanar el pecado, la enfermedad, el malestar y la muerte, puesto que "la época parece preparada para abordar este tema, para reflexionar un tanto sobre la supremacía del Espíritu, y al menos tocar el borde del manto de la Verdad"? (CS10)


Nótese, sin embargo, que sus seguidores no fueron haciendo su trabajo de mala gana. Más bien, "volvieron…con gozo" (B7) animados al ver la eficacia de la Ciencia del Cristo. ¿Encontramos que esta es también nuestra experiencia?
No importa cuántos miembros parece tener nuestra Iglesia, todos somos practicistas y podemos  demostrar el Amor divino cada día.


Sección 3: La Ciencia Cristiana, como la levadura espiritual
La siguiente estrofa del Himno # 58 es muy útil ya que estamos orando acerca de cómo ser seguidores de Cristo y como demostrar activamente las leyes de Dios, el bien:
"Hacia Ti hoy vamos, Padre,

Muy abierto el corazón, jubilosos,
expectantes, listos para Tu misión,
Anhelamos el llamado

de Tu voz obedecer; sólo Tú  eres

bueno y santo, nuestra Mente y nuestro ser.”


Al igual que Jesús, podemos movernos  a lo largo de nuestros días con el mismo sentido de la compasión que él tuvo cuando vio a la gente  “que eran como ovejas que no tenían pastor" (B9); podemos movernos con el corazón abierto, las manos dispuestas y los oídos entusiastas, a medida que trabajamos para conocer mejor a Dios, y celebrar su Totalidad. (CS12)


Por otra parte, en la reflexión sobre la Ciencia, la Teología y la Medicina como los "tres medidas de harina" (B10) o "tres modalidades del pensamiento mortal", podemos regocijarnos de que la Ciencia del Cristo está siempre en actividad, ayudando a fermentar "enteramente el pensamiento mortal”  a un entendimiento más elevado de la Ciencia, la Teología y la Medicina, que incluye las leyes de Dios, el bien. Cristo, la Verdad, está "siempre activo"  ayudándonos a salir del sueño de  Adán –el sueño de que somos materiales  y creados del polvo de la tierra, en lugar de ser hechos a imagen y semejanza de Dios. Como Científicos Cristianos, también podemos orar cada día por oportunidades de entender mejor a Dios y a nuestra unidad con Dios, lo cual  elimina la "aparente discordancia" que resulta de la ignorancia de Dios, el bien. (CS15)


Sección 4: La Ciencia Cristiana, como el Consolador
¿Cuántas veces pensamos en la declaración de Jesús que, "Yo soy el camino, la verdad y la vida" y consideramos que somos capaces de hacer mayores obras que las que hizo Jesús? (B11) Aunque esto puede parecer una afirmación bastante desalentadora, Jesús tenía plena confianza en sus seguidores, porque sabía que cosa es lo que realmente estaba produciendo el trabajo de curación. No era un Jesús personal. Era Dios.


La única cosa que se requiere de nosotros para sanar a los enfermos y pecadores tal como lo Cristo Jesús es que uno "ponga (nuestro) todo terrenal sobre el altar de la Ciencia divina y (beba) de la copa del Cristo ahora." (CS16) No tenemos que fabricar ningún tipo de habilidad o capacidad sanadora, ni pretender una por nuestra propia cuenta. Debido a que somos uno con Dios, es innatamente nuestra.


Jesús también oró para que Dios envíe otro Consolador, que la Sra. Eddy define como la Ciencia Cristiana. Este Consolador está aquí para siempre y está disponible para todos. El Himno # 412 nos invita a todos "levántate, cautivo, libre ya”, aunque no hay ningún tipo de fórmula para hacerlo. Más bien, Dios nos muestra a cada uno la forma de dejar de lado cualquier "falso sentido de vida, sustancia y mente." (CS17) En realidad, sólo hay una Vida, Sustancia y Mente y no estamos separados de ella.


Sección 5: Curar a los enfermos Y expulsar el pecado
Mediante nuestras oraciones, los enfermos son sanados. (CS19) Sin embargo, no sólo la enfermedad pierde su "realidad en la conciencia humana" a través de la operación del Principio divino. (CS18) También el pecado lo hace.


En respuesta a otra pregunta en Rudimentos de la Ciencia Divina, la Sra. Eddy dice: "El sanar las enfermedades físicas es la mínima parte de la Ciencia Cristiana. Es sólo la llamada de clarín al pensamiento y la acción, en la esfera  más alta de la bondad infinita. El propósito esencial de la Ciencia Cristiana es la curación del pecado… "(pág. 2)

 

¿Qué es el pecado?

En lugar de la comúnmente aceptada definición teológica de "mala conducta", históricamente, la palabra pecado viene de un término de arquería (tiro con arco) que significa "errar el blanco". La palabra hebrea chata'ah – utilizado casi 300 veces – es la palabra más frecuentemente traducida como pecado en el Antiguo Testamento y la palabra griega hamartia – utilizado casi 175 veces – es la palabra más frecuentemente traducida por pecado en el Nuevo Testamento. Ambas coinciden en el uso de un término de tiro con arco, aunque puede parecer que hay muchas maneras diferentes en que podemos errar el blanco.
 

En Retrospección e Introspección, leemos: "El pecado era, y es, la mendaz  suposición de que la vida, la sustancia y la inteligencia son materiales y  espirituales a la vez, y no obstante independientes de Dios." (Pg. 67) El pecado original se encuentra en el segundo relato de la creación, en el cual  Adán es creado materialmente del polvo, en lugar de ser creado espiritualmente a imagen y semejanza de Dios.


¿Cómo superar y sanar el pecado, entonces?


¡Abandonar  cualquier creencia en separación de Dios es definitivamente un gran comienzo! Esto incluye abandonar la idea de que existe un hombre con una mente, vida, inteligencia, espíritu, alma, amor o voluntad separadas; y abandonar todos los falsos dolores y placeres de los sentidos. La Sra. Eddy dice: "Acallar el yo, o sea elevarse por sobre la personalidad corpórea, es lo que reforma el pecador y destruye al pecado. En la proporción en que cesa el testimonio de los sentidos materiales personales, el pecado disminuye, hasta que la falsa pretensión llamada pecado se pierde finalmente por falta de testigo.” (Ret, pg 67)


Afortunadamente, como hemos aprendido en la lección de esta semana, es la Verdad lo destruye al error, -sólo lo que no es cierto. (CS22) Por lo tanto, nuestro trabajo entonces es ceder a la omnipotencia de la Verdad y a nuestra unidad con Cristo, la Verdad.

 

Sección 6: La Ciencia Cristiana, como el impersonal "silbo apacible y delicado" -o “voz callada y suave”
Considerarnos a nosotros mismos como "ciudadano (s) del mundo" viene acompañado con todo tipo de grandes privilegios que se extienden más allá de llegar a disfrutar de la "libertad gloriosa” que la Sra. Eddy describe. (CS26) Aún superior a ir más allá de la identificación de nosotros mismos con  nuestro país de nacimiento y nacionalidad, identificarnos como un hijo de Dios nos hace formar parte de una familia universal.


Juntos, llegamos a dar testimonio y a celebrar nuestros derechos divinos, que incluyen la libertad, la salud, la felicidad, la alegría, la pureza, la esperanza, la paz y el amor.
 

Pedro le declara a Cornelio que "Dios no hace acepción de personas." (B16) La traducción inglesa “The Good News Bible” traduce esto como: "Dios trata a todos de la misma forma. Todo el que le teme y practica la justicia le es grato, no importa a qué raza pertenece." No importa de dónde somos, con qué cultura estamos más familiarizados, qué idioma hablamos, cuales son  nuestros antecedentes o con quien estamos relacionados, “la voz callada y suave”, el "silbo apacible y delicado" – los abundantes mensajes angélicos de Dios – pueden ser oídos "…hasta los confines más remotos del globo." (CS25) De hecho, en todo y en cada momento tenemos una legión de ángeles que nos rodean, reconfortándonos, cuidándonos  y guiándonos no importa dónde estemos en el planeta; y no sólo estos ángeles nos hablan de la manera exacta que necesitamos escuchar, sino que también nos traen al lugar que Dios ha preparado para nosotros y nos protegen en el camino, tal como se expresa en Éxodo 23:20.


Sección 7: La Ciencia Cristiana, como un regalo
"Gracias a Dios por su don inefable." (B19) Debido a que hemos recibido el gran regalo de la Ciencia Cristiana y de todas las bendiciones que ella trae, ¿por qué no compartirlo con otros? Como se dice en el Sermón de la Montaña, no tenemos por qué ocultar nuestra gran luz bajo el almud.


Hoy en día, tal como la señora Eddy predijo, estamos viendo evidencia tangible de que "la ética y la templanza han recibido un impulso, la salud ha sido restablecida y la longevidad aumentada”, (CS28), lo cual sólo puede ayudar a alentarnos a medida que avanzamos. Y, el don del Espíritu Santo también nos permite continuar nuestro trabajo de curación con simultánea  alegría y confianza.


"en el campo que verdea,

Mira el grano germinar;

mira ahora, ya blanquea,

Tiempo es de cosechar " -Himno # 97
________________________________________
 

Nota del Director del Campamento: Lo que arriba hemos compartido es la última de una larga serie de Ideas metafísicas Aplicables para la Lección Bíblica, aportada por diferentes Practicistas residentes del Campamento CedarS y ocasionalmente por otros metafísicos. Este documento es un intento de iniciar un estudio más profundo y de alentar a la aplicación de las ideas encontradas en la Lección, de la forma en que están impresas en el "Christian Science Quarterly" y disponibles en las Salas de Lectura de la Christian Science. Las mismas – hechas en un primer momento para que todos los participantes del Campamento CedarS sintieran la misma concentración e inspiración que tenían en el Campamento – en ningún momento pretenden ser algo cerrado, definitivo o concluyente, ni una forma de sustituto del estudio diario de la Lección. Estos pensamientos son una inspiración del momento y se ofrecen para brindar un poquito más de profundidad, de base sólida y de aplicabilidad a algunas de las ideas y pasajes ya estudiados.

Tú puedes inscribirse para que estas ideas de aplicaciones te sean enviadas por correo electrónico – el lunes de cada semana en inglés, o los miércoles se puede obtener una traducción libre: en alemán, gracias a Helga y Manfred, o en español, gracias a un equipo de Ana, Erick, Claudia y Patricio. Una traducción francesa voluntaria por Denise Pascal o no se puede garantizar debido a sus apretadas agendas. La versión "oficial" de la traducción al portugués semanal está disponible para los Mets CedarS, gracias a los ayudantes de Orlando Trentini en Brasil. Ir a http://www.cedarscamps.org/ y haga clic en "Newsletters" para inscribirse en la versión portuguesa
Las referencias a las citas (B_ y CS_) de esta semana en las "Ideas Aplicables" son tomadas de la versión de la Biblia de King James y del libro de texto de la Christian Science: "Ciencia y Salud con clave de las escrituras". La Biblia y el Ciencia y Salud son el pastor de las Iglesias de Cristo Científico. La Lección Bíblica es el sermón leído en el Servicio de la Iglesia de la Christian Science, que se realiza en todo el mundo. La Lección habla individualmente a cada uno mediante el Cristo, proveyendo de entendimiento individual y las aplicaciones hechas a medida para cada persona. Nos alegra que leas esto que te compartimos y esperamos que encuentres útiles algunas de estas ideas en tu viaje espiritual diario, en tu profunda búsqueda en los libros y en tu inmediato contacto con tu Consolador y Pastor) La espiritualidad es tu estado innato, la que te conecta en todo momento con Dios (CSSS 258:30) El Cristo es el regalo de luz que Jesús nos hizo. Esta luz del Cristo, la luz de la comprensión espiritual, llega a nosotros y nos trae infinitas bendiciones. Entonces ¡diviértete desenvolviendo y amando la individualidad de tus regalos espirituales! Y luego, cualquiera sea el lugar donde te encuentres, ¡compártelos con todos como grandes bendiciones que inspiran Infinitamente!
¡Disfruta!
Warren Huff, Director del Campamento director@cedarscamps.org (636) 394-6162

 

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top