Thank you for your loving support this Giving Tuesday!

“Ve la evidencia de la sustancia del Espíritu”

(En una sanación majestuosa)

Ideas de Aplicación Metafísica

para la Lección Bíblica Trimestral de la Ciencia Cristiana sobre

Sustancia

para el domingo 11 de septiembre de 2022

by Kerry Jenkins, CS, of House Springs, MO
kerry.helen.jenkins@gmail.com • 314-406-0041

Traducción libre de Maria Luisa Heron autorizada por W. Huff

¿La palabra “evidencia” en que te hace pensar cuando deseas ahondar en ella? Esta palabra evoca imágenes de algo que no se puede refutar, de lo que no se puede dudar. Si tenemos evidencias  de algo, tenemos pruebas. La prueba es algo que podemos “sin duda alguna”. No nos preocupamos tanto por el resultado del dictamen de un tribunal, si hay evidencias o pruebas claras de un delito o de inocencia. En consecuencia, es realmente interesante pensar en la evidencia de la forma. La vemos en nuestro Texto Áureo esta semana, y en el transcurso de nuestra Lección Bíblica sobre Sustancia. “Ahora bien, la fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven”. (Hebreos 11:1.) Sustancia también es una palabra similar. Claramente implica algo que es duradero, significativo, fundamental. Sin embargo, a partir de este pasaje en Hebreos inmediatamente se nos es presentada la “fe” significando esto lo  que es sustancial y que contiene evidencia, y que esta sustancia y evidencia son ambas “invisibles” o de naturaleza no material. La Biblia Amplificada traduce este versículo de esta manera: “Ahora bien, la fe es la certeza (evidencia especifica) de lo que se espera (garantizadas por Dios), y la convicción de lo que no se ve [la convicción de su realidad–la fe comprende como un hecho lo que no puede ser experimentado por los sentidos físicos]”.

Realmmente, me atrae leer libros para amteurs sobre física cuántica. Esta lección bíblica clama por evidencia física cuántica para algunos de los argumentos que se hacen sobre lo que constituye la sustancia. Han habido muchos experimentos en los últimos 113 años, y con estas pruebas, los científicos han estado tratando repetidamente de probar que la materia existe “allá afuera”, que el universo es un lugar objetivo que existe más allá de nuestra propia conciencia subjetiva. A primera vista, esta afirmación parece absurda. Por supuesto, hay un universo que existe más allá de nuestra experiencia personal o de nuestros sentidos. Pero por diferentes razones, simplemente este no es el caso. Nada de esto significa que no tenga sentido profundizar en las bellezas y aspectos fascinantes de nuestro planeta y universo.

Este tipo de estudios aluden a las glorias del Alma, la Inteligencia de la Mente, la energía y el orden de la Vida, etc. Entonces, sólo porque se ha demostrado una y otra vez que estas experiencias son subjetivas, no obstante compartidas, ¡no significa que no tengan valor! De hecho, debería inspirarnos a redoblar nuestros esfuerzos para valorar, amar y cuidar nuestro planeta porque esto mejorará nuestra comprensión y percepción espiritual de la infinita belleza y gracia que están presentes cada día para que las disfrutemos y nos familiarizemos.

Describiré brevemente, el más famoso de estos experimentos en más de 113 años. Implica el disparar partículas a través de dos rendijas y en una pantalla. Intentaré explicar esto de forma sencilla. Si solo estamos mirando fotones de luz (también se han hecho experimentos con electrones y se comportaron de la misma manera que las partículas de luz), podríamos esperar que estas partículas llegaran a la pantalla aproximadamente en un patrón que está detrás de las dos rendijas. cuando se dispara uno a la vez, como disparar pequeñas fuerzas a través de un agujero. Pero, cuando no medimos u “observamos” estos fotones a medida que pasan por las rendijas, terminan formando un patrón de ondas en la pantalla de atrás, sin aterrizar en absoluto de la manera esperada. Esto se puede explicar como fotones que se interfieren entre sí, de la misma manera que una onda que se genera al arrojar una piedra en un estanque seguida de las ondas de una segunda piedra, podría establecer un pequeño patrón de ondas. Pero si solo enviamos un fotón a la vez a través de las rendijas. ¿No tendrían que “elegir” por qué rendija atravesar y simplemente tocar la pantalla sin interferencias? Extrañamente, esto no sucede. Incluso con un solo fotón a la vez, existe este patrón ondulado, como si se hubiera partido por la mitad (lo que no puede hacer por sí solo) y estuviera interfiriendo consigo mismo. Los científicos describen este acto como el fotón comportándose como una “probabilidad”. Pero, si “observamos” cómo estos fotones atraviesan estas rendijas mediante el uso de un filtro de polaridad que obliga la direccion de estos fotones para elegir entre rendijas horizontales y verticales (según su orientación), obtenemos el patrón esperado de “imagenes” detrás de las rendijas, sin ondas.

La lente de polaridad funciona como nuestra manera de “observar” los fotones a medida que pasan por estas rendijas. Si tienes la iniciativa de continuar buscando una mejor explicación con ilustraciones. Tienes aquí el enlace:

www.youtube.com/watch?v=A9tKncAdlHQ

es un video de 9 minutos que es claro y se vuelve desafiante y divertido al final. Hay muchos más aspectos que no puedo abordar en este espacio, pero que baste decir que las partículas se comportan en probabilidades onduladas e indecisas hasta que las observamos o las medimos. Se definen cuando nosotros (la mente mortal) los observamos. Entonces, lo que esto está diciendo es que el universo y la materia en él funcionan en base a nuestra observación consciente de esta materia; no toma forma real sin nuestro conocimiento consciente de ello. Por lo tanto, no hay un universo “objetivo”. Aquí es donde todo esto comienza a encajar con nuestra Lección Bíblica de esta semana.

LECTURA ALTERNADA

Nuestra Lectura Alternada (Heb. 11:3, 8-11, 24-26, 32, 33; 1 Juan 5:4) podría leerse de esta manera al principio: “Por la fe (a través de la sustancia o certeza de lo que se espera, la evidencia de lo invisible) entendemos que los mundos fueron hechos por Dios, de modo que las cosas que se ven (que parecen sólidas a nuestros sentidos materiales) no fueron hechas de cosas las cuales aparentan ser” (las cuales se conviertan en evidencia clara y sólida para los sentidos espirituales).

Luego pasa a mencionar a Abraham, quien aparece en nuestra Lección Bíblica, y a Moisés, así como a algunos otros que representan personajes bíblicos de gran fe. Todas fueron personas que finalmente abandonaron la búsqueda del éxito material, la comodidad o el bienestar. prestigio, para la búsqueda de la comprensión espiritual y la obediencia a la dirección divina. Todos los que se mencionan vieron algo más allá de lo que era aparente para los sentidos y siguieron radicalmente la guía de esta fuerza invisible. Nosotros también podemos encontrar esta confianza y paz al descubrir y seguir el invisible, pero sustancial, fuerza fiable y armoniosa para la sanación y para el bien que es Dios.

Mi esposo, Doug, experimentó un preciado ejemplo del asombroso poder de una fe comprensiva en la capacidad sanadora de Dios, y lo compartió en un podcast de Sentinel Watch de julio de 2022, “Un jueves al caerse un árbol quedé aplastado bajo él y estuve de regreso al trabajo el próximo miércoles”.

Puedes escucharlo en: https://sentinel.christianscience.com/sentinel-audio/sentinel-watch/crushed-by-a-tree-on-thursday-back-to-work-next-wednesday

SECCIÓN 1: “EL SER  ES SANTIDAD, ARMONÍA, INMORTALIDAD…” NO MATERIA, NO FÍSICO, NO FALTA DE.., NO TECNOLOGÍA, ETC.

Ciertamente, tendemos a pensar que el “ser” cotidiano involucra materia de alguna manera. Pero el verdadero ser consciente es más parecido a lo que estábamos leyendo en la Lección Bíblica de la semana pasada en la que se confirmó que el ser y la herencia del hombre, en verdad, son enteramente espiritual. La apariencia material que mayormente contemplamos es una falsificación. Como dije antes, si bien esto suena como algo así sin importancia en nuestra experiencia diaria, en realidad no lo es.

¡Debemos acercarnos a este entendimiento paso a paso, y hay una gran alegría al hacerlo! Los videntes espirituales que se mencionaron en la Lectura Alternada de esta semana vivían todos al día, ¡incluso cometieron algunos errores bastante grandes de vez en cuando! Pero su deseo y misión de vida eventualmente se convirtió en la búsqueda y comprensión del ser divino. Lo realmente asombroso de todo esto es que todos estamos bien preparados para esta búsqueda.

Mientras que el pensamiento mortal argumentará por sí mismo (de qué otra manera tendrá “ser” si no argumenta por sí mismo), nosotros, siendo reflejos verdaderamente espirituales del Ser divino, naturalmente poseemos la comprensión, el discernimiento, la percepción y el punto de vista inspirado de nuestro Padre-Madre Dios. Job lo dice de esta manera en la cita B4 “El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida”. (Job 33:4) Este es nuestro origen, así que está en nuestra naturaleza ver desde ese punto de vista.

Mary Baker Eddy en el último cuarto del siglo XIX, vio que el hombre fue creado desde este punto de vista. Hizo afirmaciones como “La Vida ni está en la materia ni es de ella” y “La materia es un concepto humano”. (ambos de la cita C&S 3/469:1). Estas son afirmaciones que refuerzan nuestro experimento de la doble rendija que prueba que la materia no es más que lo que observa el pensamiento. Esta Lección, sin embargo, va un paso más allá y nos ayuda a ver que con sentido espiritual, podemos experimentar, aquí y ahora, el verdadero estado del Ser divino que nunca está limitado, tiene continuidad, forma, salud y verdadera sustancia espiritual.

SECCIÓN 2: LA FE AMPLÍA LAS FRONTERAS.

Esta sección contiene la historia de Abraham y Lot enfrentando el hacinamiento de su ganado. En cierto sentido, este es un desafío ambiental, ¿verdad? Me encanta la declaración anterior de Dios a Abraham (luego Abram: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré:” (cita B6/Gen. 12:1, 2), ¿Qué es esta “tierra”? ¿Es un lugar literal? ¿O tiene una aplicación contemporánea? Si es así, nos corresponde considerar qué representa esta “tierra”.

Más adelante en esta sección (Génesis 13:14) Dios le dice a Abraham: “Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente; porque toda la tierra que ves, para tila daré a tí…”. ¿Implica esto tal vez el suministro ilimitado de hogar, de suministro abundante, de pertenencia, tal vez incluso de comunidad, que proviene de confiar plenamente en lo divino para abrir nuestros ojos a la verdadera sustancia de la realidad espiritual?

¡Cómo podemos hoy abrir nuestros ojos, nuestros sentidos espirituales, a la promesa de que abunda el bien, la gracia, la inteligencia, la habilidad, etc., que es nuestra, “al norte, al sur, al este y al oeste”! Se necesita el tipo de fe que esta Lección está revelando para ver esta abundancia a través del velo de la materia limitada – fe que es sustancia, no confianza ciega.

Tal vez hoy se nos llame, como se le llamó a Abraham, a “salir” de la tierra donde todo se define por la acumulación o manipulación de la materia. Esta es una tierra familiar, una tierra que se describe en ese versículo anterior como “tu país” como perteneciente a nuestra familia y a nuestros padres. Se nos pide que dejemos lo que incluso puede parecernos cómodo y reconfortante. A través de este proceso de obediencia al fiel sentido espiritual, al discernimiento espiritual, somos conducidos a una “tierra” más amplia, más abundante, más gozosa, más pacífica y saludable, una tierra definida no por la materia, sino por la forma infinita, eterna bien y belleza.

 

Ciertamente, Abraham no experimenta ninguna pérdida al permitir con confianza que Lot escoja el terreno mejor regado para su ganado. A través de la fe de Abraham, se le permitió experimentar la sustancia del verdadero hogar y la familia, mientras que Lot, que eligió el camino obviamente materialmente próspero, se vio acorralado por la materialidad de esa “tierra”, lo que obstaculizó significativamente su experiencia. Esto reafirma la verdad que contradice el sentido material, nunca podemos ser privados del bien cuando somos espiritualmente generosos. En cambio, se nos otorga una visión más amplia del bien que es otorgado universalmente por lo Divino.

 

SECCIÓN 3: UNA CRECIENTE COMPRENSIÓN DE LA SUSTANCIA ESPIRITUAL REVELA EL VERDADERO YO.

Cuando Abraham tenía 99 años Dios le dio un nuevo nombre. Abram significa “el Padre/Dios es exaltado”, Abraham, su nuevo nombre, el que significa “el Padre de muchas naciones”. Esta nueva identidad coincide con el sentido ampliado de la fe y la obediencia de Abraham a lo largo de sus 99 años. E incluso aquí hay razones para dudar, humanamente, ya que se le dice a Abraham que él y su esposa ahora concebirán un hijo a la edad de 99 y 90 años respectivamente. Sin embargo, aún vislumbra que Dios está hablando de un desarrollo espiritual, ilimitado por los viajes alrededor del sol.

Mary Baker Eddy nos dice en la cita C&S 14, que “… el pensamiento es dirigido hacia conductos nuevos y saludables…”. Estos conductos nos están conduciendo a la sustancia espiritual, “… y en direccion opuesta a la materialidad hacia el Principio (fuente) del universo, incluyendo el hombre armonioso”. (cit.C&S 14/276:19) Me agrada agregar la idea de Principio como fuente, una definición de diccionario de esa palabra. Si la fuente del universo es espiritual, entonces todo en él debe ser espiritual.

Nuestro desarrollo espiritual, del que se habla en la cita C&S 15 (66:11), no proviene de las esperanzas que ponemos en el éxito material o la prosperidad, sino que solo después de que las abandonamos, hemos hecho que nuestro pensamiento sea fértil para las cosas de sustancia espirituales. No podemos apresurar este proceso. Algo así como la parábola del hijo pródigo, que leímos en la Lección Bíblica de la semana pasada, a veces tenemos que experimentar los severos límites de la materialidad de primera mano para preparar nuestro pensamiento para comenzar a dejar ir su control sobre la materia.

Considera que desde hace más de un siglo, los científicos, a través de ese experimento de la doble rendija, han intentado sin éxito probar que la materia es algo objetivo, algo “allá afuera”. Esto se debe a que es difícil aceptar la idea de que es nuestro propia conciencia que influye en el comportamiento de la materia La ciencia (con “c minúscula”) necesita que la materia exista objetivamente para que sea un tema “legítimo” de estudio.

 

No estoy de acuerdo, por las razones ya establecidas: que las cosas de la ciencia, la naturaleza, el universo, etc., son dignas de estudio para ayudarnos a señalarnos las cosas del Espíritu. Me recuerda la declaración de Mary Baker Eddy en la página 195:19 de Science and Health: “Estudios académicos apropiados son esenciales. La observación, la inventiva, el estudio y el pensamiento original son expansivos y debieran promover el desarrollo de la mente mortal para que salga de sí misma, de todo lo que es mortal”. Este crecimiento “fuera de sí mismo” nos lleva naturalmente, como lo hizo Abraham, a un nuevo sentido de nuestra naturaleza espiritual.

 

SECCIÓN 4: LOS PUNTOS DE VISTA ESPIRITUALES HACEN LO “INVISIBLE” VISIBLE.

Isaac nació para lo imposible. Una mujer de 90 años no puede, por leyes mortales, concebir un hijo. Pero Sarah hace esto, y se puede argumentar en el contexto de la lección de esta semana que Isaac, siendo una idea infinita del Espíritu, simplemente fue “hecho visible” como explica Mary Baker Eddy “A medida que los mortales obtengan perspectivas más correctas de Dios y del hombre, innumerables objetos de la creación, que antes eran invisibles, se volverán visibles”. (cita C&S 21/264:13-20, 24)

Me agrada la sugerencia de que tenemos un “propósito santo” que Dios siempre está desplegando. “El Espíritu, Dios, reúne los pensamientos informes en sus conductos adecuados, y desarrolla estos pensamientos, tal como abre los pétalos de un propósito sagrado con el fin de que el propósito pueda aparecer”. (cita C&S 20/506:18).

Mary Baker Eddy también señala esa “evidencia” nuevamente donde nos dice que “la vida y la bienaventuranza espirituales son las únicas evidencias por medio de las cuales podemos reconocer la existencia verdadera y sentir la paz inefable que viene de un amor espiritual que lo absorbe todo”. (cita C&S 21/264:13-20, 24) A medida que estamos totalmente absortos en la vida espiritual y la bienaventuranza, estamos demostrando, dando verdadera evidencia a la sustancia de la presencia siempre poderosa de Dios aquí y ahora. Esto hace que lo que podría parecer invisible al sentido material, sea visible y sentido en esa “paz indescriptible”.

Hablando espiritualmente, estamos siendo espiritualmente conscientes de la realidad, dando a la presencia de Dios definición y forma, a través de nuestras acciones,. Esto no es del todo diferente a la forma que se les da a esas partículas cuando se observan atravesando la lente polarizadora en nuestro experimento de doble rendija. Nuestra propia observación consciente y reconocimiento de la actividad de Dios a nuestro alrededor hace que esa actividad sea mucho más clara y nos da una gratitud y una alegría aún más profundas.

 

SECCIÓN 5: LA ADORACIÓN SUSTANCIAL REFLEJA Y DEMUESTRA EL AMOR DIVINO.

Ninguna Lección Bíblica estaría completa sin aquella sacudida de Jesús al pensamiento farisaico. Este pensamiento representa el enfoque del pensamiento humano en lugar del al del espíritu del Amor. En esta sección esto toma la forma de Jesús sanando a la mujer que estuvo encorvada por 18 años. Esta curación fue cuestionada por los fariseos por contradecir la ley judaica en la que se prohibía trabajar los sábados, dias de reposo. Jesús defiende su acción y la compara con la forma en que incluso los fariseos expresan compasión por su ganado al darles de beber los sabados,  ¿por qué no hacerlo por una “hija de Abraham”? Jesús probó en esta sanación y en tantas otras que la sustancia del ser del hombre no está contenida en los huesos, la sangre, el cerebro, etc. No “arregló” su columna deteriorada, sino que vio que su sustancia era espiritual y sin limitación material de enfermedad, herencia o accidente. También probó que la sustancia de la verdadera devoción a Dios debe venir a través de la demostración. (cita C&S 22/241:13-14, 19). Una vez más, ella revela su comprensión increíblemente inspirada del universo mucho antes de que se hiciera cualquier experimento de doble rendija al decir: “La conciencia construye un cuerpo mejor cuando se ha la fe en la materia se ha vencido. Corregid la creencia material con la comprensión espiritual, y el Espíritu os formará de nuevo. ” (cita C&S 25/425:23-26). ¡Observe que la conciencia construye este cuerpo! ¿No se refleja esto en nuestro experimento de lanzamiento de partículas observado?

 

SECCIÓN 6: VE LA SUSTANCIA ESPIRITUAL AQUÍ Y AHORA.

La fe que vimos demostrar a Abraham es una que también tenemos dentro. No es la que esté plagada de dudas y temores humanos, sino una basado en la práctica diaria y la demostración del poder y la presencia de Dios. Está viva y visible hoy y eternamente. Jesús señala esto cuando les dice a los fariseos: “Antes que Abraham fuese, yo soy”. (cita B18/Juan 8:58 En verdad). Esta gran declaración niega la sustancia del tiempo.

Si queremos ver la sustancia, la evidencia de la realidad espiritual, solo  “… subordinemos el falso testimonio de los sentidos corporales a las realidades de la Ciencia, [y] veremos esta semejanza y reflejo verdadero en todas partes”. Ni siquiera tenemos que “destruir” el falso testimonio, sino sólo “subordinarlo”, o darle menos crédito que los hechos de la Ciencia. Hacer esto saca a la luz la sustancia del bien en cada lugar que miramos. Llevar la luz de nuestra conciencia a todo lo que hacemos le dará a nuestra vida una sustancia espiritual definida. Podremos discernir lo real y lo eterno. Esto le da a nuestro ser  para que presente mayor paz, alegría y verdadero propósito.

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top