Join us for the best summer yet!

Responde que  NO… ¡y sabe porque! 
 

Kathy Fitzer, C.S., St. Louis, MO
Publicado (en inglés) Lunes, 08 de abril, 2013


Responde que No…¡ y entiende porque!

 Ideas Metafísicas Aplicables para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana
del 8 hasta el 14 de abril, 2013

Tema: ¿Son reales el pecado, la enfermedad y la muerte?
 
Preparado por Kathy Fitzer, C. S.
kathyfitzer@gmail.com            314-323-4083

                                   traducción libre de Patricio Kelly autorizada por Warren Huff


Como estudiantes de la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana, se nos recuerda dos veces al año considerar cuidadosamente la pregunta: "¿SON  reales el pecado, la enfermedad y la muerte?” En realidad somos desafiados por esta pregunta muchas veces cada día. Los sentidos físicos constantemente nos bombardean con el testimonio que diría que esta tríada del error es ciertamente real. Pero, el hecho es que NO lo es… y la lección de esta semana explica lógicamente porque la supuesta realidad del pecado, la enfermedad y la muerte es una imposibilidad a la luz de la totalidad, la omnipresencia de Dios, el bien. ¡Cantemos y alabemos al Señor por Su  presencia!
 
Texto Áureo y Lectura Alternada:
Observa lo que ocurre en la presencia de Dios: los enemigos retroceden; ellos caen y perecen; ¡y las montañas (las montañas de problemas con los cuales parece que a veces nos enfrentamos) se derriten! El Salmo 91 elabora sobre lo que esto significa para cualquiera que conscientemente mora (hace su hogar) en esta presencia. La Amplified Bible (una versión inglesa de la Biblia) traduce el primer verso de esta manera, y agrega una nota al pie: "El que mora en el lugar secreto del Altísimo permanecerá estable e inamovible bajo la sombra del Omnipotente [cuyo poder ningún enemigo puede resistir]. Nota al pie: Salmo 91:1 Las ricas promesas de todo este capítulo son dependientes de que uno satisfaga plenamente las condiciones de estos dos primeros versículos (ver Éxodo 15:26)."  Dios elimina el mal por Su misma naturaleza  de ser el bien siempre presente. Todo lo que tenemos que hacer es responder a esa invariable presencia,  recordando que vivimos en el reino de lo real, en la presencia del Todopoderoso, y amar el mantener el pensamiento alineado con su ley. Podemos soñar sueños locos algunas noches, pero nos despertamos para encontrar que ellos no tienen poder para movernos de nuestra residencia. ¡Tampoco ningún sueño del mal nos puede sacar del Reino!
 
Sección 1: En la presencia de Dios – EL BIEN – no puede haber ningún mal
En la lección de la semana pasada, se nos pidió elegir a quién vamos a servir. Ahora, somos invitados no sólo a servir a Dios, sino también a  hacerlo con alegría, ¡a venir a su presencia con regocijo! ¿Quién no querría hacer eso si realmente entendiese la bondad de Dios? (B-1) Dios es simplemente demasiado puramente bueno para incluso ver el mal. (B-2, CS-2) Es tan imposible para Dios conocer el mal como lo es para el día a conocer la noche, para la luz conocer la oscuridad. Es tan lógico que si Dios, el bien, está  siempre presente, el mal nunca está presente – no tiene lugar en la presencia de Dios. (CS-3) Por tanto oramos, con el salmista, para ser guiados por Dios en Su camino de bondad, exentos de la influencia del mal, y llenos de fuerza y ​​alegría. (B-3, B-4, y B-5) Para ser reales, las cosas tienen que tener una causa. Así que, ya que Dios es la única causa – la causa fundamental de todas las cosas reales – no puede haber un efecto opuesto en su naturaleza  de esa causa. Una vez más, la luz no causa la oscuridad, y el principio de las matemáticas no causa que 2 más 2 sea igual a 5. Un efecto sin una causa es simplemente un error. ¡Y tan pronto un error es corregido, cesa de ser! (CS-4) La Ciencia Cristiana presenta la verdad del ser. Como estudiantes de Ciencia Cristiana es nuestro privilegio comprender la totalidad de Dios, el bien, y la necesaria nada de todo mal. Se necesita vigilancia, determinación y coraje, ¡pero podemos hacerlo! Ya sea que se llamen pecado, enfermedad o muerte estos “errores de creencia” son destruidos por la Verdad. (CS-5) Por lo tanto, nuestro trabajo consiste en dejar de creer cada mentira ¡y contemplar la Verdad haciendo su trabajo!
 
Secciones 2 y 3: El arrepentimiento nos permite demostrar nuestra naturaleza sin pecado
¿Es real el pecado? No. ¿Nacemos al pecado? No. Pero, a veces, nosotros como Científicos Cristianos, podemos hablar demasiado "en lo absoluto"  simplemente negando la realidad del pecado. Ciertamente es importante entender que el hombre de Dios (hecho a imagen y semejanza de Dios) realmente no puede pecar, "porque es nacido de Dios." Pero, la Sra. Eddy continúa diciendo que "porque [el hombre] es espiritual y perfecto, tiene que  ser comprendido así en la Ciencia Cristiana."(B-6, CS-6) Y en la pág. 323 del libro de texto leemos: "Tenemos que recordar que la Verdad es demostrable cuando es comprendida, y que el bien no se comprende mientras no es demostrado." Por lo tanto, tenemos que demostrar la irrealidad del pecado (cualquier cosa que yerre el blanco de expresar la perfección de Dios; cualquier creencia de separación de Dios), no decir despreocupadamente  que nosotros no "creemos" en el pecado. El pecado es algo con lo cual tenemos que lidiar, y vencer, para poder expresar la "verdadera semejanza" de Dios. (CS-8) Y eso requiere arrepentimiento (pensar diferente o reconsiderar, según el original griego metanoeo.)
 
Tenemos la parábola de Jesús de lo que llamamos "el hijo pródigo", en la tercera sección. Esta historia puede ser considerada desde diferentes perspectivas… la del Padre, la del hijo más joven, la del hermano mayor, incluso la de los siervos. Tal vez la frase a la cual prestar especial atención esta semana es cuando se dice del hijo más joven, " volviendo en sí…". La traducción New International dice: "cuando retornó a pensar claramente…" En otras palabras, cuando se despertó y reconoció lo que estaba sucediendo… cuando reconoció sus caminos pecaminosos y determinó dejar de pecar. En ese momento, comenzó a pensar de manera diferente. Él tomó una decisión, y se dirigió de vuelta a su hogar. Se podría argumentar que fue motivado por las comodidades relativas que sabía que lo estaban esperando,  aún como siervo, en la casa de su padre. Pero, cuando él se fue de la casa, lo único en que podía pensar eran los placeres materiales que lo atraían. Ahora, al volver, tuvo que enfrentarse a la humillación de reconocer sus errores, pedir perdón por la falta de respeto que había mostrado a su padre, y estar satisfecho con la posición de siervo, simplemente para estar en el hogar. (B-8) El estudioso de la Biblia  Joachim Jeremias cree que "El arrepentimiento significa aprender a decir abba [papá] otra vez, poner toda la confianza de uno en el Padre celestial, volver a la casa del Padre y a los brazos del Padre." (New Interpreter´s Bible) Sin importar la naturaleza del pecado que nos ha enredado, sin importar cuánto tiempo hemos estado luchando con él, nosotros, también, podemos (en un momento) volver a nosotros mismos e iniciar el viaje de regreso al hogar. Y sabemos que como el padre de esta historia estaba esperando a su hijo, y salió corriendo a su encuentro, restableciéndolo en su plena filiación, así  nuestro Papá Dios está siempre dispuesto a perdonar a cada uno de nosotros y a permitirnos ver que nunca hemos perdido nuestra condición de hijo o hija  de Dios.

Esta relación nos permite actuar nuestro rol como Su expresión. Es la personalidad material lo que peca – la falsificación del hombre – la creencia de una identidad vuelta al revés y viviendo separada de Dios. (CS-11) Sin embargo, debido a que "Dios está en todas partes… nada fuera de Él está presente ni tiene poder."(CS-9)  Cristo, la Verdad, destruye el pecado (la creencia de separación de Dios) y despierta al hombre a su condición de Hijo. Así despertado, el hombre de Dios se vuelve espontáneamente de las limitaciones del pecado y llega a los infinitos recursos del Alma… ¡y a los  "goces más elevados" que satisfacen! (CS-15) Podemos saber esto para nosotros mismos. Y también hay que saber que el Cristo despierta a todos. ¡Confía tanto a tus seres queridos como a los extraños para que sean guiados a casa de su padre! ¡El pecado no gobierna!
 
Secciones 4 y 5 – En la presencia del Amor, no puede haber enfermedad
¿Es real la enfermedad? No. ¿Podemos demostrar la irrealidad de la enfermedad, como lo hicieron Jesús y Mary Baker Eddy? ¡Por supuesto! ¿La clave? Mantener la residencia en el reino del Amor (B-10, Sal. 91), reconocer a Dios como un refugio siempre presente y una fortaleza para todos los que confían en Él (CS-22 y Sal. 46), ¡y oponerse vehementemente a cualquier cosa que no se corresponde a la ley de Dios del bien! (CS-21) La historia del hombre sanado en el estanque de Betesda es siempre inspiradora. El hecho declarado de que el hombre había estado enfermo durante 38 años indica que estaba tratando con lo que se creía que era una enfermedad incurable. Porque Jesús se dirigió a este hombre en particular, no lo sabemos. Ciertamente, él no vio ningún cuadro de enfermedad como difícil de sanar. (CS-18) Cuando Jesús le preguntó al hombre si quería ser sanado, el hombre se puso más bien a la  defensiva. De acuerdo con su perspectiva limitada, ¡no veía cómo podía ser sanado! Pero la expresión del Amor por parte de Jesús  era tan grande, que el hombre no podía dejar de responder al mandato de  Jesús – a su invitación a entrar en la presencia liberadora del Amor divino. Él se puso de pie. Tomó su cama. ¡Y se fue sano! Cristo, la Verdad, derrocó los   preconceptos de la mente mortal y la visión limitada. Jesús reconoció a todas las sugestiones de la enfermedad como ilegítimas e irreales… simplemente el resultado de la educación! (CS-19) La Sra. Eddy descubrió los principios (reglas) de la curación y probó que ellos eran tan eficaces en los tiempos modernos como en la época en que Jesús vivió. Ella "[restableció] la salud" en todo tipo de situaciones… ya sea que la enfermedad pareciera ser persistente e incurable (crónica) o más inmediatamente severa (aguda.) (CS-20) Decir simplemente que la enfermedad no nos puede tocar a nosotros no es suficiente. Tenemos que "acordar estar en desacuerdo" en cualquier momento en que la  sugerencia de la enfermedad viene al pensamiento. Al  oponernos agresivamente a la inhumanidad de la enfermedad y comprender  que toda enfermedad es totalmente irreal, podemos liberarnos a nosotros mismos y a los demás del temor, la amenaza, y los efecto de la así llamada enfermedad. ¿Por qué la enfermedad es irreal? Porque algo tan desagradable no puede existir en el Reino del Amor. Si la ignorancia de Dios "produce la aparente discordancia", entonces el remedio está en la comprensión de Dios. (CS-21) ¡Qué mejor manera de entender a alguien que llegar a conocerlo  íntimamente – viviendo con él! El Salmo 91 nos dice que a medida que hacemos a Dios, la Mente, nuestra residencia, ninguna plaga va a pasar por la puerta (de la conciencia.) (B-10, The Message) Vive con las cualidades que definen a Dios… intima con al menos una cualidad cada día… y responde a la fuerza liberadora del Amor. La enfermedad no es real – ¡no importa lo que se diga!
 
Secciones 6 y 7 – No hay muerte en el camino de la vida
"Los mortales afirman que la muerte es inevitable…" (CS-23) Se cree que las personas mueren como consecuencia de accidentes, lesiones, enfermedades, o actos de violencia cada día. Pero, ¿eso lo hace así… quiere decir que no hay nada que se pueda hacer al respecto? Aprendemos de la Biblia, así como de la experiencia moderna, que la muerte puede ser vencida. Y tenemos que tener una mayor expectativa de que éste es el caso. ¿Es real la muerte? ¡No! En esta lección tenemos la historia de Eutico cayendo desde el tercer piso de un edificio de apartamentos en Troas, una ciudad en Macedonia, mientras escuchaba hablar a Pablo. Esta era la última noche de una estancia de siete días cuando Pablo se dirigía a Jerusalén, y luego a Roma. Pablo acababa de celebrar la Pascua en Filipos y ahora está partiendo el pan el domingo, la celebración del día de reposo cristiano, y "un monumento permanente a la resurrección del Señor." (New Interpreter´s Bible, NIB) Hay un significado en esto, cuando consideramos la resurrección de Eutico. Los cristianos se reunían para partir el pan para expresar su solidaridad espiritual. Se reunieron "para la oración comunitaria y para escuchar la enseñanza inspirada." Probablemente, "Pablo está dedicado a un estudio de la Biblia, interpretando las Escrituras para demostrar que el Jesús resucitado es el Mesías de Dios." (NIB) Necesitando salir a tiempo para estar en Jerusalén para Pentecostés, Pablo habló hasta altas horas de la noche. Un largo discurso en una habitación mal ventilada, muy tarde. No es de extrañar que el joven se quedara dormido, “cayó del tercer piso abajo y fue levantado muerto" Pablo fue a él, y en silencio se dirigió a la necesidad. Se limitó a afirmar lo que él sabía que era verdad… su vida estaba en él… Porque la Vida no puede ser extinguida. Aunque Eutico se quedó abajo, Pablo continuó su discusión, confiando en que todo estaba bien. Cuando se hizo de día y Pablo terminó, se fue, y el pueblo se consoló mucho al llevar a casa a Eutico, vivo. Incluso si Pablo se hubiera quedado y hablado una semana más, ¡nada podía aclarar más  su punto que ver la eficacia de lo que él estaba diciendo, en  forma de curación y resurrección! (B-17) Por lo tanto, ¿cómo podemos seguir este ejemplo? Comienza con lógica… Si la Vida es real, ¡la muerte no puede serlo! No importa qué tan real parece, hay que insistir en el hecho de que es una ilusión. Toda la vida mortal es una ilusión. ¡Somos inmortales! Empieza por ahí y quédate ahí. Se nos dice que "el gran logro" es "despojar el pensamiento de confianzas equivocadas y evidencias materiales, a fin de que las verdades espirituales del ser pueden aparecer." (CS-25) ¿Moramos en un cuerpo material que puede ser destruido? No. Moramos en la Mente… ¡y sólo podemos ser tocados por lo que la Mente sabe! (CS-26) La Mente no sabe de accidentes porque la perfección no puede conocer la imperfección. ¡Lógico! Por lo tanto, nos escapamos de los accidentes – o encontramos la libertad del efecto de un aparente accidente – apartándonos de las creencias aceptadas de causa  y efecto materiales, para "unirnos con la Mente" (morar en la Mente) y experimentar el control completo de la Mente sobre el cuerpo. (CS-27) La existencia no "depende de la materia." (CS-28) La materia es simplemente una creencia cambiante, ¡por lo que no puede sostener ninguna cosa! A medida que nosotros – pensamiento a pensamiento – reconocemos la omnipresencia de la Vida armoniosa, llegaremos a ver ¡que la muerte verdaderamente no es real! ¡No nos vamos a dejar engañar! Lo que llamamos el mundo físico no está separado del único reino, el reino del Espíritu, en el cual la Mente inmortal, gobernado todo, es suprema y es  "movimiento perpetuo". (Véase C & S 240:16 y 427, CS-28)
 
Sección 8: No hay escape de Dios, el Bien!
¿Son reales el pecado, la enfermedad y la muerte? ¡¡¡NO!!! ¿Por qué no? Porque nada malo puede existir en el bien. No pueden existir en la Verdad, la Vida, el Amor, y la Verdad, la Vida y el Amor son todo lo que realmente existe. "Yo soy Jehová (la Verdad, la Vida y el Amor), y ninguno más hay." (Ver Isa. 45 & Himno 444) Sin embargo, ¡¡¡parecen tan reales!!! Sí, pero justo donde esta tríada de error parece estar, ahí está la morada de Dios – ¡nuestra verdadera morada! En la conciencia de este hogar, nos encontramos con que Dios está con nosotros, enjugando nuestras lágrimas, como una madre o un padre enjugan las lágrimas de un niño aterrorizado de los monstruos irreales bajo su cama. Las falsas creencias llamadas pecado, enfermedad y muerte se verán  como "las primeras cosas " que han "pasado"  de la misma manera que los monstruos pasarán medida que el niño crezca, y la "tierra plana" desapareció con la llegada del pensamiento ilustrado. (B-19) Nosotros somos uno con Dios… "En él vivimos, y nos movemos y somos." (B-20) Dios nos conoce… conoce a cada uno de nosotros como Su idea individual… sostiene nuestra mano más firmemente de lo que un padre sostiene la mano de un niño pequeño… ¡y no podemos, ni por un momento, escapar a la eterna presencia de nuestro Padre-Madre Dios, el Bien! (B-18) No es suficiente declarar  despreocupadamente que el pecado, la enfermedad y la muerte son irreales. Tenemos la autoridad dada por Dios para conocer y entender que no son reales ¡y demostrar ese hecho! ¡Aleluya y amén!

 

Nota del Director del Campamento: Lo que arriba hemos compartido es la última de una larga serie de Ideas metafísicas Aplicables para la Lección Bíblica, aportada por diferentes Practicistas residentes del Campamento CedarS y ocasionalmente por otros metafísicos. Este documento es un intento de iniciar un estudio más profundo y de alentar a la aplicación de las ideas encontradas en la Lección, de la forma en que están impresas en el "Christian Science Quarterly" y disponibles en las Salas de Lectura de la Christian Science. Las mismas – hechas en un primer momento para que todos los participantes del Campamento CedarS sintieran la misma concentración e inspiración que tenían en el Campamento – en ningún momento pretenden ser algo cerrado, definitivo o concluyente, ni una forma de sustituto del estudio diario de la Lección. Estos pensamientos son una inspiración del momento y se ofrecen para brindar un poquito más de profundidad, de base sólida y de aplicabilidad a algunas de las ideas y pasajes ya estudiados.

Tú puedes inscribirse para que estas ideas de aplicaciones te sean enviadas por correo electrónico – el lunes de cada semana en Inglés, o los miércoles se puede obtener una traducción libre: en alemán, gracias a Helga y Manfred, o en español , gracias a un equipo de Ana, Erick, Claudia y Patricio. Una traducción francesa voluntaria por Denise Pascal o no se puede garantizar debido a sus apretadas agendas. La versión "oficial" de la traducción al portugués semanal está disponible para los Mets CedarS, gracias a los ayudantes de Orlando Trentini en Brasil. Ir a http://www.cedarscamps.org/ y haga clic en "Newsletters" para inscribirse en la versión portuguesa
Las referencias a las citas (B_ y CS_) de esta semana en las "Ideas Aplicables" son tomadas de la versión de la Biblia de King James y del libro de texto de la Christian Science: "Ciencia y Salud con clave de las escrituras". La Biblia y el Ciencia y Salud son el pastor de las Iglesias de Cristo Científico. La Lección Bíblica es el sermón leído en el Servicio de la Iglesia de la Christian Science, que se realiza en todo el mundo. La Lección habla individualmente a cada uno mediante el Cristo, proveyendo de entendimiento individual y las aplicaciones hechas a medida para cada persona. Nos alegra que leas esto que te compartimos y esperamos que encuentres útiles algunas de estas ideas en tu viaje espiritual diario, en tu profunda búsqueda en los libros y en tu inmediato contacto con tu Consolador y Pastor) La espiritualidad es tu estado innato, la que te conecta en todo momento con Dios (CSSS 258:30) El Cristo es el regalo de luz que Jesús nos hizo. Esta luz del Cristo, la luz de la comprensión espiritual, llega a nosotros y nos trae infinitas bendiciones. Entonces ¡diviértete desenvolviendo y amando la individualidad de tus regalos espirituales! Y luego, cualquiera sea el lugar donde te encuentres, ¡compártelos con todos como grandes bendiciones que inspiran Infinitamente!
¡Disfruta!
Warren Huff, Director del Campamento director@cedarscamps.org (636) 394-6162


 

 

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top