Early enrollment is open! Enroll by January 31st for any summer program with a $100/wk deposit, and save $25/wk!

¡Explore su capacidad innata para el liderazgo y el buen autogobierno!

Ideas de aplicación metafísica para la lección bíblica de Ciencia Cristiana

“Denuncia de la nigromancia antigua y moderna, alias mesmerismo e hipnotismo”

para el 28 de noviembre de 2021

por John & Lindsey Biggs, C.S de Maryland Heights, MO

541-418-1176 johnbiggscs@gmail.com

541-460-3515 biggs.lindsey@gmail.com

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

Introducción

La Lección Bíblica de esta semana tiene algunas ideas valiosas sobre el liderazgo, desde buenos líderes que toman malas decisiones morales, hasta líderes horribles que hacen que un país baje en una trayectoria descendente, hasta líderes excelentes como Cristo Jesús que sanan y salvan. Muestra la necesidad de vigilar lo que gobierna nuestro pensamiento; observando lo que gobierna nuestras acciones.

Las ideas de este artículo de Sentinel True Leadership ofrecen un gran complemento a la lección bíblica de esta semana. El autor escribe en parte:

“No se trata de imponer las propias ideas a otro, sino de tener la humildad de ser una transparencia para el propósito de Dios en una situación determinada. El deseo de hacer la voluntad de Dios, cualquiera que sea, abre el camino a resultados que bendicen a todos los involucrados y conducen a resultados verdaderamente justos y misericordiosos. Ese es el verdadero liderazgo”. (Christian Science Sentinel, 8 de octubre de 2018)

Texto Aureo

“… fortalécete en el Señor y en el poder de su fuerza …” (Efesios 6:10). Me encanta esto. Sé fuerte en la bondad; sé fuerte en coraje; sé fuerte en lo que Dios te dice que hagas. Sea fiel y proactivo. No depende de nuestra capacidad personal. Algunos de los mejores líderes de la Biblia eran personas que inicialmente no tenían habilidades sobresalientes o un historial perfecto. Nuestra capacidad para hacer brillar las cualidades y la naturaleza de Dios proviene de responder a lo que Dios nos pide que hagamos. En realidad, eso nos quita mucho peso y estrés, porque nos muestra que tenemos un pilar sobre el que apoyarnos, una fuerza poderosa que nos respalda.

La segunda parte muestra que luchamos no con personas – “de carne y hueso” – sino con el magnetismo animal o el anticristo que trata de desviarnos del camino. Veremos muchos ejemplos de esto en la lección de esta semana. En cuanto a los muchos reyes que gobernaron en Israel y Judá en el contexto bíblico, ¿cuántos hicieron “lo que era recto ante los ojos del Señor”? Sorprendentemente, no muchos. ¿Por qué es esto? Porque lucharon con “la maldad espiritual en los lugares altos”.

¿Cómo solucionamos esto? Mary Baker Eddy nos dice:

“Amados Científicos Cristianos, mantengan sus mentes tan llenas de Verdad y Amor, que el pecado, la enfermedad y la muerte no puedan entrar en ellos. Es evidente que no se puede añadir nada a la mente que ya está llena. No hay puerta por la que pueda entrar el mal, ni espacio para que el mal llene una mente llena de bondad. Los buenos pensamientos son una armadura impermeable; revestido con él, está completamente protegido de los ataques de error de todo tipo …

El pensador malvado es el hablador y hacedor orgulloso. El pensador recto mora bajo la sombra del Todopoderoso. Sus pensamientos solo pueden reflejar paz, buena voluntad hacia los hombres, salud y santidad”.

(Miscelánea, Mary Baker Eddy, p. 210)

Lectura Alternada

Estos pasajes de Jeremías 23 son una advertencia contra los falsos líderes o pastores que alejaron al pueblo de Israel y Judá de adorar a Dios. En los 30 años de ministerio de Jeremías, Dios le instruyó a dar mensajes de advertencia a la gente para instarlos a cambiar sus caminos. Leeremos un poco más sobre esto en la Sección 4 con Manasés. Estos pasajes de Jeremías luego cambian de tono de ser una acusación contra los pastores falsos a una promesa reconfortante de que Dios mismo los pastoreará y también nombrará verdaderos pastores, o verdaderos líderes, para guiarlos. Luego tenemos los versículos mesiánicos de la venida prometida de Cristo Jesús, a quien a menudo se le llama el Buen Pastor, quien nos proporciona un modelo a lo largo de todo el tiempo. Nos muestra las cualidades cristianas necesarias para vivir en armonía y paz unos con otros.

Cristo Jesús ofrece una visión completamente diferente del liderazgo. Su forma de liderazgo es un liderazgo basado en el servicio que incluye sacrificarse para probar la eternidad de la vida, arrodillarse y lavar los pies de sus discípulos, curar a personas de todos los ámbitos de la vida, predicar y alimentar a los pobres y transformar la vida de las personas de pecado a la valentía moral.

El modelo de liderazgo de Jesús incluye sentimientos como: “Yo no puedo hacer nada por mí mismo: como oigo, juzgo: y mi juicio es justo; porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre que me envió” (Juan 5:30). Ya sea que estemos en un papel de liderazgo importante o no, seguir el ejemplo de Jesús nos permite ser un líder y tener dominio sobre muchos aspectos de nuestra vida. Nos permite gobernar y controlar nuestro pensamiento de manera armoniosa, para encarnar el dominio y el autocontrol que Dios nos dio. Nos permite buscar no nuestra propia voluntad, sino la voluntad de Dios, que bendice nuestros hogares, familias e iglesias. Si tenemos un papel de liderazgo en una empresa, esto nos permite liderar con aplomo, gracia y humildad. Nos permite escuchar la Palabra divina para cada pensamiento y acción, y darse cuenta de la habilidad innata en cada empleado y colega para escuchar y responder al mensaje de Cristo.

Sección 1 – La totalidad de Dios, el Bien

Esta es una sección corta para presentar la supremacía y la totalidad de Dios. ¿Qué tiene esto que ver con el liderazgo? Nos ayuda a ver que Dios, el Bien, tiene que gobernar. Tenemos la autoridad para saberlo y declararlo. Saber esto nos permite ver a Dios manifestado en una variedad de formas. También nos permite llevar todo “pensamiento al cautiverio con Cristo”. (2 Cor 10: 5.) Este es el poder que ordenó a las olas que se detuvieran, restauró a la gente a la integridad y derribó la hipocresía religiosa en los templos.

La totalidad y unidad de Dios son dos puntos esenciales en la Ciencia Cristiana. Establece la totalidad de Dios, el Espíritu infinito, como el único poder y autoridad que gobierna nuestras vidas. También reconoce nuestra hermosa unidad con este Espíritu infinito, como la idea espiritual de Dios: que tenemos una identidad espiritual y una vida eterna. Reconoce que no hay otro poder o autoridad que no sea Dios, y que todo lo que parece ser así es una fase temporal de la nada que cae.

Mary Baker Eddy usa la lógica divina aquí: “Como Dios, el bien, está siempre presente, se deduce en la lógica divina que el mal, el supuesto contrario del bien, nunca está presente”. (cita C1, p. 72) Nuestras prácticas espirituales incorporan esta misma lógica divina mientras oramos y despertamos a la totalidad del Espíritu, cedemos a este poder gentil y permitimos que solo el bien gobierne y controle todos los aspectos de nuestras vidas y del mundo.

Sección 2 – Valiosas lecciones sobre liderazgo de Saúl

En estos reconfortantes pasajes de Jeremías, a menudo conocidos como oráculos de esperanza y restauración, tenemos este hermoso versículo: “Y me buscaréis y me encontraréis, cuando me buscaréis con todo vuestro corazón”. (cita B2, Jeremías 29:13)

A menudo me gusta pensar en este pasaje de Mary Baker Eddy como una declaración correlativa: “Dios es comprensible, conocido y aplicable a todas las necesidades humanas”.

(Miscelánea, p. 238: 21-22)

Me encanta la idea de que Dios quiera ser conocido. Dios nos está ayudando tiernamente y ayudándonos a conocer más acerca de Dios, despertando a nuestra unidad con Dios, a nuestra exención del pecado y la discordia, a la promesa de salud y salvación, y a nuestro valor y valor inherentes como hijas e hijos amados de Dios. Dios sabe que cuando conocemos la totalidad del bien de Dios, ese es el “golpe mortal” a las fases del pecado, la enfermedad y la muerte. ¡Ya no existen!

Avanzando con el ejemplo de liderazgo de Saúl. Saúl fue un líder muy reacio desde el principio. Cuando el profeta Samuel le dice a Saúl que él será el próximo rey, le dice a Samuel “pero yo solo soy de la tribu de Benjamín, la tribu más pequeña de Israel, y mi familia es la menos importante de todas las familias de esa ¡tribu! ¿Por qué me hablas así? (I Samuel 9:21 NTV) Estos sentimientos de insuficiencia e indignidad son algo con lo que muchos de nosotros nos identificamos. ¿Por qué me llama Dios? ¿Por qué Dios me pide que haga esto? ¿Cómo voy a tener éxito? El profeta le da a Samuel algunas señales para confirmar que lo que está diciendo es correcto y verdadero. Pero cuando Saul llega a casa, ni siquiera le cuenta a su familia sobre su ordenación. Cuando llega el día de la coronación y se llama a la tribu de Benjamín, no pueden encontrar a Saúl por ningún lado. ¡Se esconde entre el equipaje! Me gusta pensar en ese equipaje de manera metafórica: ¿en qué parte del equipaje podríamos escondernos? ¿Cuáles son las razones por las que podríamos estar repitiendo en nuestra cabeza las razones por las que no podemos ser líderes? No venimos de la familia adecuada, no sabemos lo suficiente, no tenemos suficiente dinero, no hablamos con elocuencia suficiente, etc.

Cada uno de nosotros tiene el poder de superar este “diálogo interno” negativo con un “diálogo interno real” sobre quiénes y qué somos realmente, y de que estamos hechos (todo Espíritu) y a quién pertenecemos (nuestro Padre-Madre en el cielo). Es el Cristo – “la verdadera idea que expresa el bien” (p. 332) que podemos escuchar en nuestra conciencia. Esto nos habla de nuestro valor, nuestra integridad, nuestros talentos espirituales, nuestra capacidad para triunfar y hacer brillar una luz para Dios. Esta es la voz que realmente nos conoce y nos dice lo que es espiritualmente verdadero sobre nosotros mismos. Entonces, sintonicemos esa voz con más frecuencia.

Siguiendo adelante con la historia de liderazgo de Saúl, Saúl tiene éxito inicial, pero su repetida desobediencia a las instrucciones del profeta Samuel y la ruptura subsecuente en su relación llevaron a la caída del liderazgo de Saúl. Samuel le dice a Saúl, “Jehová ha arrancado de ti el reino de Israel, y lo ha dado a un prójimo tuyo, que es mejor que tú” (1 Sam 15:28). Luego, Samuel unge en secreto a David para que sea el próximo rey de Israel. A medida que David obtiene más éxito, Saúl se enfurece y se aleja de las personas que más le importan a su alrededor: Jonatán, Samuel y David. También se siente alejado de Dios “que no se comunicará con él a través de los canales proféticos” normales “…” (The Old Testament, Stephen L. Harris, pag. 188)

La investigación de la Biblia de Christian Science Sentinel, tiene esto para compartir sobre el final de esta historia de Saúl:

“Aunque fue ungido rey por Samuel, Saúl ha ignorado repetidamente la guía del profeta y se le ha dicho que su reinado está condenado al fracaso (véanse 13: 5–14; 15:26). Ahora, en vísperas de la batalla con los filisteos, ya no puede escuchar los mensajes de Dios.

“En un esfuerzo por obtener acceso al profeta fallecido, Saúl viola la ley hebrea y su propio edicto contra la nigromancia (véase Levítico 19:31; 20: 6, 27; Deuteronomio 18: 10–12; I Samuel 28: 3). Acercándose en secreto a un espiritualista en En-dor (probablemente al norte del campamento de los filisteos en Sunem), solicita una sesión. Samuel aparece, pero solo para afirmar que los días de Saúl como rey están contados. Poco después, Saúl se quita la vida. (véase 1 Samuel 31: 1–4)”.

Entonces, incluso en las deficiencias de Saúl y su posterior caída, todavía aprendemos valiosas lecciones sobre liderazgo. Escuche siempre la guía de Dios y sea obediente a lo que Dios le dice que haga. Cuando tenga un sucesor, valore sus contribuciones y apóyelo en su nuevo rol de liderazgo. Anime a otros a tener éxito por el bien común y a ser lo suficientemente humildes como para aceptar una transición pacífica de poder.

Sección 3 – Sanando el pecado y encontrando una atracción duradera por el bien

Manasés reinó por más tiempo de todos los reyes de la monarquía davídica: 55 años (696-642 a. C.). Aunque tuvo un reinado tan largo, se considera que fue uno de los reyes más malvados en la historia de Judá: llevó a la nación por mal camino, anuló muchas de las reformas religiosas instituidas por su padre, el rey Ezequías, restableció el culto baalista, el culto astrológico, y sacrificio humano. Muchos israelitas creían que sus pecados condujeron a la destrucción de Judá / Israel y a la conquista de Jerusalén por Babilonia.

Es interesante notar que el libro de Reyes no incluye el relato del arrepentimiento de Manasés, por lo que los eruditos han cuestionado la autenticidad de esta adición en Crónicas. Aun así, podemos ver por qué el arrepentimiento es tan importante. Mary Baker Eddy escribe: “Solo aquellos que se arrepienten del pecado y abandonan lo irreal, pueden comprender plenamente la irrealidad del mal”. (p. 339: 17) Vaya, solo aquellos que se arrepienten del pecado pueden comprender completamente la irrealidad del mal. El abandono del pecado prueba que el pecado / el mal es la nada, no es placentero ni tentador. Muestra que todo lo que el pecado promete es en realidad una ilusión. Cuando reconocemos eso, naturalmente nos alejamos de él porque nos damos cuenta de que el amor de Dios es mucho mejor, mucho más satisfactorio y mucho más duradero.

Este papel de los profetas en este período es realmente llamar a la gente a su relación de pacto con Dios. Dios quiere una relación con la creación. Dios quiere ser el Padre-Madre amoroso que les proporciona todo lo que necesitan. El libro de Jeremías, por ejemplo, usa hermosas imágenes de Dios como pastoreo, maternidad y relación matrimonial entre Dios y la gente. El deseo siempre está ahí para traer la atención, el enfoque y la atracción hacia Dios, el Espíritu, que es realmente satisfactorio y sustentador porque Dios nos ama.

“No hay sino una sola atracción real, la del Espíritu. El hecho de que la aguja apunte al poste simboliza este poder que todo lo abarca, o sea la atracción de Dios, la Mente divina”.

(pág.102: 9)

Este podcast en JSH Online tiene ideas útiles: Sanando el pecado: por qué y cómo

Sección 4 – Reconocer lo que es correcto y defender lo que es correcto

Aquí hay un contexto útil de la Investigación sobre lentes bíblicos de Christian Science Sentinel:

“David acaba de enviar a su ejército a la batalla mientras se queda en Jerusalén (véase el vers. 1). Después de ver a la hermosa Betsabé, confirma que su esposo es uno de los soldados que ha enviado. Al parecer, sintiéndose libre de tener relaciones sexuales con ella en ausencia de Urías, obliga a Betsabé a ir a verlo. Luego, al enterarse de su embarazo, David agrava su fechoría al arreglar la muerte de Urías, llegando incluso a enviar estas instrucciones por la propia mano de Urías.

Poco se sabe sobre Urías. Identificado como hitita, probablemente provenía de Anatolia (actual Turquía), donde el politeísmo era la regla. Pero debe haber abrazado la fe judía, tomando un nombre hebreo que significa “Yahweh es mi luz” y sirviendo como uno de los “valientes” de David (ver 23: 8-39)”.

Una cosa que encuentro tan fascinante de esta historia es que está en la Biblia. ¡Los escritores de estos libros de la Biblia eran muy diferentes de sus historiadores contemporáneos y de los que llevan registros de otras sociedades! Para los que leemos esto hoy, estamos (con razón) consternados por el comportamiento de David y hay mucho que aprender de su ejemplo (o más bien, no ejemplo). Pero en ese entonces, ¿qué rey NO actuó de esta manera? Si veía algo que le gustaba, lo tomaba. Ya sea que se lo llamara un mandato divino, una autoridad real o lo que sea, el liderazgo en ese entonces significaba que todo lo que querías, lo conseguías. Por lo tanto, que los escritores de la Biblia incluyan este relato como algo digno de mención, dice mucho sobre la expectativa de ser llevado a un nivel superior. Escribían desde el punto de vista de que Dios, el bien divino, es el Rey, Pastor y Gobernador de toda Su creación. Por lo tanto, la expectativa era que los líderes humanos (o cualquier persona en una posición de autoridad) NO tuvieran el mandato o el derecho de “hacer lo que quisieran”. Una posición de liderazgo es, en realidad, una posición de servidumbre a la comunidad de uno. Jesús demostró esto al lavar los pies de sus discípulos y al ordenarles que amen a los demás como él los amaba.

Un gerente en un lugar de trabajo está en condiciones de servir a su personal, asegurándose de que tenga lo necesario para cumplir con sus funciones. Un “cabeza de familia” sirve a su familia, garantizando su capacidad y seguridad. Un lector en una iglesia sirve a la congregación a través de su fiel transparencia a la luz de Dios a través de nuestro pastor. Un entrenador sirve a su equipo creando entornos que desafían y elevan su carácter e impulso. Cuando estos entornos no están siendo nutridos y apoyados por quienes están a cargo, es útil recordar que no solo se nos instruye para “… dominar [nuestras] propensiones …” sino también para admitir firmemente y observar cómo podemos “… refrenar el odio con bondad … vencer la lujuria con castidad, la venganza con amor y … vencer el engaño con honradez”. (cita C14, pág. 405). Esto no significa que nos quedemos de brazos cruzados cuando ocurre una injusticia; es un recordatorio de que en nuestros pasos activos por la justicia, podemos equiparnos con el verdadero poder y liderazgo que Dios nos da.

Sección 5 – ¿Qué hace la armadura?

Si vas a ponerte una armadura, ¡debes saber cómo y dónde ponértela! Este pasaje de Efesios (cita B13) es uno de los favoritos para que muchas clases de escuela dominical más jóvenes dibujen, coloreen y escriban sobre él. Vale la pena tenerlo en cuenta sin importar en qué clase de escuela dominical esté, o incluso cuánto tiempo hace que se graduó de la escuela dominical. Y también vale la pena considerarlo: ¿por qué te pones esta armadura? Ciertamente, la armadura te protege. Otra función de la armadura es ayudarlo a sentirse seguro al realizar la tarea que se le asignó. Por ejemplo, los jugadores de fútbol americano se sienten más seguros al hacer sus tacleadas y ejecutar sus bloqueos cuando su “armadura”, sus almohadillas y su casco, se ajustan y usan correctamente.

Sin embargo, una cosa que la armadura no hace es hacerte sentir de repente como si pudieras ganar la batalla (o el partido de fútbol o lo que sea) por ti mismo. La cita final de la Biblia (cita B14, Salmo 46) en esta sección es fundamental: DIOS está con nosotros. DIOS hace cesar las guerras. Quédese quieto, confíe en su quietud porque sabe que está a salvo con su armadura, pero quédese quieto y “sepa que yo soy Dios”. Seguimos, siempre, rindiéndonos a Dios y honrándolo.

Solía ​​pensar que estaba orando para poder curarme por mi cuenta. Solía ​​pensar que mis oraciones y práctica de la Ciencia Cristiana tenían el objetivo final de que yo pudiera curarme inmediatamente por mí mismo. Ahora bien, no sé de dónde saqué esa idea – ciertamente no me la enseñaron en la instrucción de la clase o en los escritos de Mary Baker Eddy o en la Biblia – pero creo que había asimilado esta idea, tan frecuente en la civilización occidental, de centrarse en el individuo, en el poder y la capacidad de la persona: individualismo rudo. Se supone que debemos asumir la propiedad personal y estar orgullosos de nuestros logros (carrera, éxito, etc.) y de las cosas que faltan en nuestras vidas que se supone que debemos ignorar o tratar de encubrir. Entonces, en la curación, comencé a pensar que Dios era un recurso súper útil para mí, y seguiría orando para escuchar cosas de Dios para poder seguir aprendiendo más y, finalmente, seguro que sería un rápido, sanador individual! Y ni siquiera estaba concentrado o interesado en la fama o en conseguir que más personas me llamaran; Solo pensé que Dios era de gran ayuda y estaba realmente agradecido, y pronto estaría bien por mi cuenta.

Sin embargo, hubo un período de tiempo en el que me relacioné con frecuencia con estudiantes universitarios (había hecho la transición de la práctica pública de la Ciencia Cristiana y estaba trabajando en una universidad residencial para Científicos Cristianos) y estos estudiantes universitarios simplemente no estaban interesados ​​en nada de lo que yo personalmente tenía que decir! Me di cuenta de que me había acostumbrado a que la gente estuviera de acuerdo conmigo, pensando que yo era bastante genial, porque era un joven practicista tatuado y no estaba acostumbrada a que la gente me respondiera. Sin embargo, como estaba descubriendo ahora, cuando te pones a ti mismo en primer lugar, por delante de Dios, eso no tiene ningún fundamento. Todo puede derrumbarse porque su sentido de sí mismo se basa completamente en opiniones cambiantes. Sin embargo, algo interesante siguió sucediendo: en mis conversaciones con los estudiantes, cada vez que ponía mis propias historias personales y expectativas en un segundo plano y dejaba que Dios brillara en mi comportamiento y mis palabras con humildad, los estudiantes escuchaban. Ahora, no sentí orgullo por esto – no me sentí mejor conmigo mismo porque ellos escucharon – porque sabía que estaban escuchando a Dios, conmigo. ¡Rápidamente descubrí que esta era una forma mucho mejor de conducir mi vida!

Bueno, un año en ese papel fue suficiente para mí y estaba muy agradecido de poder servir nuevamente en mi llamado como practicista de la Ciencia Cristiana. Pero esa lección realmente se me quedó grabada: nunca más podría pensar que estaba tratando de hacer cosas sin Dios. Dios no es solo, una gran ayuda, ¿verdad? ¡Dios es la única vida que tendremos! Ahora, he aprendido que buscar a Dios primero, mantener su justicia en primer lugar en el pensamiento (como Jesús instruyó), es la única manera satisfactoria, la única manera en absoluto, de ser quienes realmente estamos hechos para ser.

Sección 6 – Sanación debido al gobierno de Dios

Si bien hubo otros curanderos en Israel durante el tiempo de Jesús, hicieron su trabajo más sobre una base de poder personal y sin ningún grado de certeza. Una fuente describe que, en ese momento, “… la creencia en lo milagroso estaba muy extendida en la antigüedad”. Ahora bien, la obra de Jesús era ciertamente muy conocida en el país y sus alrededores, por lo que para el noble de la historia de esta sección enviar a buscar a Jesús no fue algo misterioso. Pidió específicamente que Jesús bajara, que viniera personalmente y sanara a su hijo; esto nos dice que quizás el noble creía que el poder de curar era, como los otros curanderos locales, un poder personal o algún tipo de magia. Casi se puede escuchar la exasperación de Jesús con esta creencia: “Si no veis señales y prodigios, no creeréis”. Sin embargo, esto no era una prueba para el hombre y su familia; Jesús no le estaba pidiendo que “probara” nada antes de ayudarlos. Tranquilamente le aseguró al hombre que su hijo vivía. La curación de Jesús no fue un poder personal o magia en absoluto; como dijo en otra parte del Evangelio de Juan “… No hago nada por mí mismo; pero como mi Padre me enseñó, estas cosas hablo”. (Juan 8:28) Sus obras fueron demostraciones de la forma en que Dios obra, de la forma en que funcionan las cosas en el cielo. En otras palabras, las curaciones de Jesús demostraron la naturaleza, el poder y la ley presentes del reino de los cielos: el reino de Dios.

Ahora, “Ciencia Cristiana” es, entre otras cosas, el título que Mary Baker Eddy le dio a su descubrimiento de que lo que Jesús enseñó todavía estaba activo y presente hoy y a lo largo de todos los tiempos. Ciencia y Salud (C24) ilustra este punto sobre la presencia y permanencia de la naturaleza del Cielo. La curación ocurrió durante el ministerio de Jesús debido a lo que podríamos llamar la “revelación” del cielo; El reino de Dios, con todo Su gobierno y amor, TODAVÍA está presente hoy, por lo que la curación todavía ocurre. Es muy reconfortante saber que la curación no ocurre de acuerdo con el propio poder personal o en proporción a él. La curación es la revelación de lo que Dios ya ha hecho, y la Ciencia Cristiana explica, ilustra y nos señala los efectos perfectos y la naturaleza de la supremacía de Dios. Mary Baker Eddy nos instruye en Ciencia y Salud que “Dios sanará a los enfermos a través del hombre, siempre que el hombre esté gobernado por Dios”. (495: 1–2) El liderazgo perfecto y supremo de Dios, Su gobierno infinito, es la característica principal de la curación.

Sección 7 – Un gobierno, una vida, un Dios

Una de las cosas más reconfortantes acerca de la unidad de Dios es que no tenemos que esparcirnos, preguntándonos dónde buscar nuestra satisfacción, salvación, salud y dirección. No importa dónde estemos o dónde nos sintamos como si estuviéramos (perdidos, heridos, apáticos, asustados o incluso orgullosos o simplemente pensando que estamos patinando bien) qué bueno es saber que siempre podemos mirar a Dios. Dios se mantiene a Sí mismo – Él no existe simplemente por nuestra creencia – así que no importa lo que esté sucediendo o lo que estemos cuestionando o reconsiderando, Dios, el Amor divino, está aquí. ¡El reino de los cielos no es una democracia! El amor es el supremo, el pastor, gobernador y fuente de todo. Es interesante pensar en Dios como “el gobernador entre las naciones” (cita B19, Salmo 22:28); tal vez pensemos en un gobernador humano tratando de promulgar leyes y luego enviando representantes para hacer cumplir Sus leyes. ¡Pero esta no es la forma en que funciona el Amor, el principio del universo!

Piense, más bien, en el principio de la palanca: no es difícil asegurarse de que cada eje proporcione puntos de inflexión para cada viga. El principio de la palanca significa que las palancas funcionan, punto. ¡Todavía no es una analogía perfecta, pero es una ilustración mucho más cercana de cómo opera el Principio divino! El Amor es; por tanto, la realidad es el efecto de ese Ser vibrante. Si algo no es representativo del orden y la salud del Amor, entonces eso no es legítimo. Toda la realidad sigue al Rey, al Pastor, al Amor perfecto. ¡Es nuestra alegría seguir consciente e intencionalmente el llamado del Amor y mostrar cómo es el Amor! Es para lo que fuimos hechos.

¡Que tengas una feliz semana!

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top