Join us for the best summer yet!

¡DEJE QUE LA LUZ DE CRISTO BRILLE HOY!

Ideas de aplicación metafísica para la lección bíblica de Ciencia Cristiana, para el tema:

“Ciencia Cristiana”

para el 26 de diciembre de 2021

por John & Lindsey Biggs, C.S de Maryland Heights, MO

541-418-1176 johnbiggscs@gmail.com

541-460-3515 biggs.lindsey@gmail.com

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

INTRODUCCIÓN

Es divertido pensar en todas las formas en que se describe la luz en la Biblia. ¡Por supuesto, la luz es un tema importante en la historia de Navidad y en otros capítulos de la Biblia! Desde los Magos guiados por una estrella, hasta los pastores que vieron a los ángeles que iluminaban el cielo, hasta proporcionar iluminación a María y José sobre el camino que deberían tomar, es maravilloso saber que la luz de Cristo brilla intensamente y nos guía. Está siempre presente para brillar en nuestros pensamientos, en nuestros corazones y en nuestras comunidades ahora y para siempre.

TEXTO AUREO

El Texto Áureo es: “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria del Señor ha nacido sobre ti”.  Isaías 60: 1

¡Tu luz ha llegado! Tiempo presente. La luz del Cristo te está guiando ahora mismo y está guiando a tu conciencia hacia la Verdad del ser. Está proporcionando iluminación, es un pensamiento de apertura al poder sanador y la presencia de Cristo, y es nuestro Mostrador del camino.

Algunas definiciones de luz son:

Algo que hace las cosas visibles o proporciona iluminación: (dictionary.com)

Iluminación de la mente; instrucción; conocimiento. (1828 Webster)

Brillante; claro; no negro ni oscuro; (1828 Webster)

Es divertido ver que los temas continúan a lo largo de las lecciones bíblicas semanales, ya que la lección de la semana pasada sobre “¿Evolucionó el universo, incluso el hombre mediante fuerza atómica?” también incluyó tantas referencias a la luz.

Al hablar de la luz espiritual, Mary Baker Eddy escribe esto sobre el primer día de la creación en el libro del Génesis:

“Esta luz no es del sol ni de llamas volcánicas, sino que es la revelación de la Verdad y de las ideas espirituales. Esto demuestra también que no existe lugar donde la luz de Dios no se vea, puesto que la Verdad, la Vida y el Amor llenan la inmensidad y están siempre presentes”.

(pág. 504: 9-14)

LECTURA ALTERNADA (LA)

Estos pasajes de Isaías (capítulos 42 y 11) a menudo se consideran versículos mesiánicos que se refieren a la venida de Cristo Jesús.

Estos pasajes hablan del espíritu que Jesús manifestó:

el espíritu del Señor reposará sobre él,

el espíritu de sabiduría y de inteligencia,

el espíritu de consejo y poder,

el espíritu de conocimiento y de temor [amor] del Señor; (todo Isaías 11: 2, LA)

Este espíritu que Jesús manifestó ciertamente lo capacitó para “juzgar al pobre [con justicia y equidad], y reprender con equidad por los mansos de la tierra” (Isa. 11: 4). Su misión consistía en edificar, alentar, y restaurar. Lo único que derribó fue cualquier cosa que ocultara, obstaculizara u oprimiera la luz de Cristo para que no brillara.

Dado que Cristo Jesús nos mostró que todos somos hijos e hijas de Dios, estos pasajes también pueden referirse a nosotros. ¿Qué tan bien se siente saber que Dios te toma de la mano (Isaías 42: 6)? ¿Y también, que Dios está guardando Su pacto contigo?

También podemos manifestar a Cristo y ayudar a llevar esa luz sanadora a quienes nos rodean.

Jesús dijo: “Que brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. (B18, Mateo 5:16) Esta luz es la luz de nuestra individualidad espiritual. ¡Son las hermosas cualidades que todos manifestamos!

La Lectura Alternada concluye con este hermoso verso sobre un universo lleno de mansedumbre, humildad y ternura (sin ningún elemento carnal o material que nos impulse):

“Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; y el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos; y un niño los pastoreará”. (Isaías 11: 6)

SECCIÓN 1 – VIVIMOS EN LA LUZ DE DIOS

Es difícil no solo estar asombrado por la Navidad y esta historia navideña. ¡Qué ocasión tan trascendental! Acercarse a la Navidad con un espíritu de asombro e inspiración infantil es una manera maravillosa de celebrar que Cristo ha venido y nos muestra cuán bueno es Dios y cuánto nos ama.

Mary Baker Eddy escribe:

“Me encanta observar la Navidad en quietud, humildad, benevolencia, amor, dejando que la buena voluntad para con los hombres, el silencio elocuente, la oración y la alabanza expresen mi concepto del surgimiento de la Verdad”.

(Miscelánea, p. 262: 27)

Entonces, ya sea que estemos en una casa rodeados de gente, o si estemos en silencio “siendo uno” con Dios en Navidad, podemos dejar que ese elocuente silencio, la alabanza gozosa, la caridad y la buena voluntad hacia los demás llenen nuestro pensamiento. A medida que llenamos los cubos mentales y espirituales de otras personas (incluso si es solo a través de los pensamientos amorosos e inspiradores que reflejamos hacia ellos), también llenamos nuestros propios cubos.

La luz sagrada que irradia el amor desinteresado, la alabanza gozosa y la gratitud brilla intensamente cada vez que nos quedamos asombrados por la tierna y gentil primera Navidad y su resplandor silencioso de luz divina que anunció el invaluable regalo de Cristo a toda la humanidad. Nosotros podemos esforzarnos en cada momento para sentir ese santo aprecio por el mayor de todos los dones, y disfrutar de la alabanza, el asombro y el humilde silencio que proviene de hacerlo.

Recientemente, mientras oraba, estaba tratando de superar un sentimiento de agobio por una situación. El pensamiento vino “bueno, ¿qué es lo que amas de esto [inserta persona, lugar o cosa]”. ¡Qué idea tan genial y una excelente manera de comenzar a orar, comenzar con el Amor! Hacerlo era justo lo que necesitaba, ya que muchas de las cualidades que amo y valoro llegaron al pensamiento y una sensación espiritual de luz y amor apresurada llenó mi conciencia.

Este pasaje llegó al pensamiento: “La conciencia de la luz es como la ley eterna de Dios, que le revela a Él y a nada más” (No y Sí, p. 30:24).

Vaya, en ese momento me di cuenta de que; “Dios es luz, y en él no hay tinieblas” (1 Juan 1: 5) ¡eso significa que la conciencia de la luz es TODO! ¡Todo lo que sucede en cada momento! ¡Todo de lo que podemos ser conscientes como ideas de Luz! ¡Ya que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en Luz! Y esta luz es todo lo que Dios ve y conoce. La luz es todo lo que hay.

Entonces se me ocurrió este pasaje. “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos es dado, y el principado (dominio) sobre su hombro, y su nombre será llamado Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz”. Me di cuenta de que la Navidad tiene que ver con la luz (aunque la situación por la que estaba orando no tenía nada que ver con la Navidad). ¡Esta revelación sanadora me dio una sensación completamente nueva de paz, luz y Navidad al mismo tiempo! El mundo entero no está sobre nuestro hombro, ¡pero el gobierno del mundo entero está sobre el hombro de Dios! Entonces, nuestra oración es ser un testimonio del hecho de que Dios es y la creación de Dios sigue siendo la misma “ayer, hoy y por los siglos” (Hebreos 13: 8), ¡perfecta en su estado original!

“Él tiene el mundo entero en Sus manos” (CS Himno 492). Me sentí asombrado, agradecido y todavía aprecio ese tiempo en oración mientras reflexiono sobre ello.

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. En él estaba la vida; y la vida era la luz de los hombres”. (cita B1, Juan 1: 1,4)

Este es el fundamento de nuestro ser: la Palabra, la luz y la Vida. Esto es en lo que nos apoyamos. Al principio era la Palabra: ¡revelación, luz! Entonces, es natural y normal que entendamos y percibamos la Palabra de Dios. Esta Vida divina es liviana, no agobiada ni pesada, sino gozosa, espontánea, elevada, inspirada, vital, activa y gozosa. Dios se nos está revelando como Vida que es luz en cada momento y nos hace comprender nuestro ser espiritual y el universo espiritual. “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. (Juan 10:10)

SECCIÓN 2 – ¡SÉ GUIADO POR CRISTO A DISCERNIR TU NATURALEZA ESPIRITUAL!

Los lectores pueden disfrutar leyendo “Lo que la Navidad significa para mí” de Mary Baker Eddy en el libro Miscelánea p. 261 y “Navidad” en Escritos Miscelaneos, pág. 320. Es probable que estos artículos también estén disponibles como una colección en la Sala de Lectura de la Ciencia Cristiana local.

Mary Baker Eddy revela la identidad espiritual de Cristo y, por lo tanto, revela la naturaleza espiritual y eterna de cada uno de nosotros. En “Lo que la Navidad significa para mí”, escribe:

“Cristo es la Verdad y la Vida nacida de Dios, nacido del Espíritu y no de la materia. Jesús, el profeta galileo, nació de los pensamientos espirituales de la Virgen María sobre la vida y su manifestación. Dios crea al hombre perfecto y eterno a Su propia imagen. Por tanto, el hombre es imagen, idea o semejanza de la perfección, un ideal que no puede caer de su unidad inherente con el Amor divino, de su pureza inmaculada y perfección original ”. (“Lo que la Navidad significa para mí”, Miscelánea, p. 261)

¡Cada uno de nosotros fuimos hechos a semejanza de la perfección! ¡Vaya, ese es un pensamiento de humildad! Esta perfección espiritual se manifiesta en hermosas cualidades como la inteligencia, el equilibrio, la gracia, la paz, el perdón, la caridad, etc. Cada uno de nosotros tiene una identidad única y dulce que es sostenida por Dios. No tenemos que hacer mucho trabajo para llegar allí; ya estamos allí, morando para siempre en el seno de Dios (cita S2, p. 29), como los hombres y mujeres espirituales perfectos de la creación de Dios. Cada uno de nosotros es una idea preciosa de Dios. Nuestra identidad de Cristo es consolada, sostenida y mantenida por la naturaleza pura y perfecta de Dios.

Bible Lens Research del Christian Science Sentinel tiene esto para agregar sobre los dones que los magos le dieron a Jesús:

“La postración de los magos ante el niño Jesús fue un acto cultural que reconoció la superioridad social, y sus dones eran dignos de la realeza. Si bien se desconoce el valor real, los estudiosos suponen que la excelente calidad de los obsequios pudo haber contribuido a la estancia de la familia en Egipto. La tradición también ha visto los tres dones como símbolos que definen las características de Cristo Jesús: oro para un rey, incienso para un líder religioso y mirra para quien murió para salvar a otros. El oro se reconoce fácilmente como precioso hoy en día, pero el incienso y la mirra eran muy altamente apreciados en la antigüedad”.

Qué hermoso ser guiado por la luz de una estrella. Dios es como esa estrella: nuestra brújula y guía que nos lleva a contemplar la luz de Cristo de una manera completamente nueva.

Estas dos canciones navideñas tradicionales hacen eco de este pensamiento:

“¡Oh noche santa! Las estrellas brillan intensamente

Es la noche del nacimiento de nuestro querido Salvador.

Largo tiempo el mundo en pecado y error suspirando

‘Hasta que Él aparece y el alma sintió su valor ”

“¡Noche silenciosa Santa noche!

Todo está en calma y todo es brillante

Ronda a la Virgen, Madre y Niño

Santo niño tan tierno y suave

Dormir en la Paz celestial”

SECCIÓN 3 – DEJE A LA LUZ GUIAR SUS PASOS

Supongo que no debería sorprendernos que el gran Dragón Rojo tratara de obstaculizar y destruir el mensaje de Cristo a través de los celos, la ira y la intimidación de Herodes. Afortunadamente, Dios, el amoroso Padre-Madre de este santo niño, estaba allí para proteger y guiar a María y José.

“Egipto era un lugar natural de refugio para la joven familia; su frontera estaba a solo ciento veinte kilómetros de Belén; allí se habían fundado varias colonias judías; y como provincia romana estaba más allá de la jurisdicción de Herodes … El traslado de la familia a Nazaret en el sur de Galilea se considera el cumplimiento de un oráculo no identificado: ‘Vino y habitó en una ciudad llamada Nazaret: para que se cumpliera lo dicho por los profetas, Será llamado Nazareno ‘(v. 23) ”. (Bible Lens Research, Christian Science Sentinel)

Si bien no sabemos cómo se sintieron María y José como padres, este artículo “Vuélvase a la crianza de los hijos del amor” tiene algunas ideas útiles sobre la crianza de los hijos y cómo permitir que el Amor divino nos críe.

[cita] “Cuando sentimos que el Amor divino nos ama, este amor se desborda hacia nuestros hijos … Hacer una pausa para volvernos al Amor nos ayuda a no vivir en reacción a nuestros hijos, ni a nadie más … Nos ayuda a dejar de intentar calmar la situación y dejar que Cristo, la verdadera idea de Dios, nos calme. Y como resultado, toda la situación se instala en la armonía del poder divino sobre todos … Volviéndonos a Dios, deteniéndonos en medio de las demandas diarias, o incluso la agitación, podemos apreciar la semejanza de nuestros hijos y de nosotros mismos y dejar que nos enseñe su belleza y maravilla “. [fin de la cita]

Una cosa que aprecio de esta historia es cómo María y José continúan volviéndose hacia Dios en su viaje con la voluntad de cambiar de rumbo cuando sea necesario. A pesar de que José escuchó el mensaje de un ángel de que era hora de regresar a Israel con el niño, no estaba seguro de si este era el mejor camino cuando se enteró de los eventos actuales (que Arquelao, el hijo de Herodes, reinaba ahora). Por lo tanto, estaba abierto y receptivo a obtener un sentido más claro de la guía de Dios. Recibió un nuevo mensaje de ángel que decía que fuera a la región de Galilea a la ciudad de Nazaret en lugar de pasar por Belén. Como resultado, fueron protegidos por segunda vez al evitar Belén.

La Biblia dice:

“Después de la muerte de Herodes, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre y vete a la tierra de Israel, porque los que estaban tratando de quitar la vida al niño han muerto.”

Entonces, se levantó, tomó al niño y a su madre y se fue a la tierra de Israel. Pero cuando se enteró de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí. Habiendo sido advertido en un sueño, se retiró al distrito de Galilea, y se fue a vivir a una ciudad llamada Nazaret”. (Mateo 2: 19-22 NVI)

A veces, cuando oramos pidiendo guía y dirección sobre algo, es posible que necesitemos mensajes de ángeles posteriores para obtener un mensaje realmente claro y preciso de lo que Dios nos está diciendo que hagamos. Me encanta la idea de estar continuamente sintonizado con Dios. Si Dios es como la estrella que nos guía, nuestro GPS continuo, entonces no solo escucharíamos la guía de Dios para el primer paso, sino que seguimos la luz de esa estrella hasta que nos lleve “hasta el final”. José, del mismo modo, confió en que Dios los llevaría hasta un lugar donde podrían construir un nuevo hogar y criar a Jesús de manera segura.

SECCIÓN 4 – “MOVERESE CON COMPASION”

Esta sección contiene uno de mis pasajes bíblicos favoritos. “Jesús salió y vio una gran multitud, tuvo compasión de ellos y sanó a sus enfermos”. (Mateo 14:14, cita B11) ¡Multitudes! ¡Sanó a multitudes! ¿Y cómo? ¿A través de un intenso esfuerzo personal, deambulando entre la multitud, buscando a todos los que necesitaban una mano? El registro bíblico dice con gracia que él “tuvo compasión”. La luz de Dios, la actividad de Cristo, que Jesús personificó, no busca las tinieblas para destruirlas. La luz brilla y la oscuridad desaparece… Ahora, esta luz no brilla a ciegas, ni hace discursos audaces, ni espera que las cosas malas desaparezcan. ¡Esta luz es la actividad del Amor divino! Al igual que un sueño nocturno nunca fue realmente real, pero solo al despertar descubrimos esto; así, la luz del Amor nos salva mostrándonos, a través de la acción del Amor, lo que ES real.

¿Cuál es nuestro papel en esto? A veces, cuando estoy sirviendo en los campamentos de verano de la Ciencia Cristiana, organizo discusiones informales sobre el tema de nutrir nuestras prácticas individuales de la Ciencia Cristiana. Me gusta preguntarle al grupo, “¿quién es el mejor sanador?” Recibo algunas miradas confusas, y luego la gente dice vacilante: “¿Jesús? ¿Mary Baker Eddy? Oh, espera, no, es Dios, ¿verdad? Ahora, realmente no estoy siendo justo; explico que es solo una pregunta capciosa, y pasaremos al final de la página 59 en el libro Escritos Misceláneos de Mary Baker Eddy. Dice: “Ese individuo es el mejor sanador, el que menos se afirma a sí mismo, y así se convierte en una transparencia para la Mente divina, que es el único médico; la Mente divina es el sanador científico”. Las transparencias confían en, ¡lo adivinaste! – ¡luz! Entonces, nuestro papel es ser una transparencia activa y dispuesta PARA la LUZ que siempre está presente. Esto es lo que Jesús estaba modelando, cuando fue “tuvo compasión”. ¿Ha leído el Himno 315 en el Himnario de la Ciencia Cristiana recientemente? Es una instrucción maravillosa y gentil sobre algunas vías en las que podemos practicar específica e intencionalmente ser movidos con compasión o tener compasión . ¡Veamos cómo todos podemos ser muy intencionales acerca de nuestro papel como transparencias para la luz sanadora de Cristo!

SECCIÓN 5 – LUZ SIEMPRE PRESENTE

Cuán maravilloso es que las obras, las enseñanzas y la promesa de Cristo Jesús no se limitaran únicamente a su tiempo. El Cristo es verdaderamente intemporal: siempre con Dios, siempre con la creación de Dios, incluido el hombre. ¡Tiene sentido que este Cristo eterno esté presente y sea prácticamente accesible para la creación de Dios! Es una hermosa promesa que hizo Jesús: “Yo he venido como luz al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas”. (cita B15, Juan 12:46)

La luz nos permite ver; la luz espiritual de Cristo nos permite ver realmente lo que Dios ha hecho y lo que Dios está haciendo. Mejor que cualquier diagnóstico de salud material, o cualquier proceso de pensamiento basado en la entrada de los sentidos materiales, la luz de Cristo nos muestra lo real y promete nuestra capacidad para comprometernos con lo real. Somos rescatados de la oscuridad, no como resultado de una batalla entre el bien y el mal, sino cuando el sol naciente disipa cualquier oscuridad de la tierra. Ahora, ese sol naciente, esa luz de nuestra estrella más cercana, siempre está presente, por lo que en realidad es solo nuestro propio sentido individual de las cosas lo que hace que parezca un sol naciente (como en el sistema solar, en este sentido espiritual de las cosas). Pero es bueno saber que esa luz perfecta está aquí, y nuestro papel de ser testigos y partícipes de esa luz está intacto.

Recientemente, perdí un cuchillo nuevo en el bosque mientras limpiaba algunos matorrales. Solo pude pasar unos minutos buscándolo, pero hice planes para volver a la mañana siguiente para buscarlo. Ahora, no estaba seguro de en qué área del bosque se había caído mi cuchillo, pero tenía la sensación clara de que me mostrarían el camino. Al día siguiente, salí y admití claramente que no estaba buscando desesperadamente un objeto perdido, sino que estaba honrando el poder de Dios para mostrarme lo que estaba haciendo. No había ningún sentimiento místico o de “suerte” al respecto; Estaba declarando mi gratitud por Dios, y caminé literalmente directamente hacia donde mi cuchillo estaba medio escondido debajo de las hojas. Me encantó esta experiencia porque me mostró que la luz no es algo que usamos para lograr armonía; La luz de Dios nos muestra la armonía que es realmente real y realmente presente. No importa cuál sea la discordia que estemos enfrentando, tenemos el derecho de admitir que nuestra luz, nuestro Consolador, ha resucitado y está presente, y que estamos a salvo en esa calidez y esa luz.

La actividad de Dios, Su Cristo, nos muestra quiénes somos y qué es real. Nuestro papel es simplemente admitir esto y conducirnos desde ese punto de vista. Y lo maravilloso, como explica la cita bíblica 17, es que este mayor sentido de lo que es la conciencia real y más profunda de la luz de Dios, ¡nos permite bendecir a otros también! Podemos brillar más claramente cuando sabemos que la fuente de toda luz verdadera es Dios, el bien perfecto.

SECCIÓN 6 – MIRAR HACIA LA LUZ

Si queremos ver, debemos mirar hacia la luz. No vemos por nuestro propio poder, o porque sabemos más que otra persona, o por cualquier motivo además de la presencia de luz. Si hay luz, entonces vemos. Las citas bíblicas 18 y 20 son pasajes muy interesantes y conmovedores; para mí, resaltan la unión eterna de Dios y el hombre, Padre-Madre e hijo, sol y luz. Somos la luz del mundo, en la medida en que seguimos lo que Cristo Jesús enseñó y demostró. En otras palabras, estamos capacitados para aprovechar la verdad – que somos expresiones de la luz de Dios y no podemos ser definidos ni limitados por la oscuridad – en la proporción en que cedemos y seguimos al ‘que vence’ (cita bíblica 20, Apocalipsis). 2:26) En el Evangelio de Juan, escuchamos a Jesús consolando a sus discípulos: “Estas cosas les he dicho para que en mí tengas paz. En el mundo tendréis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Juan 16:33) Cristo, la Palabra y Luz literal de Dios, es lo que vence al mundo. La cita B20 de esta Lección Bíblica no está alentando algún tipo de prueba de voluntad, para ver quién obtiene la medalla de oro, o “la estrella de la mañana”, por vencer el mal; más bien, se nos recuerda que debemos rendirnos cada vez con más amor a la ley de Dios, la Ciencia del cristianismo, para ver cómo ya somos los hijos amados de Dios, Sus preciosas ciudades”… asentadas sobre una colina”, capaces de ayudar y sanar. (Ver cita B18, Mat. 5:14 y cita C26. 367: 17.)

Las instrucciones de Mary Baker Eddy en las citas finales de esta lección (C27– C28, páginas 367, 495 y 329) son tan atemporales, efectivas y relevantes. Estas no son cosas por las que gritarnos a nosotros mismos, o para sostenernos amenazadoramente por alguien más. Estos son recordatorios de nuestro derecho sagrado a ser quienes fuimos hechos para ser, y de nuestro derecho a persistir en buscar aquello que nos instruirá y sanará en nuestra “aventura divina” para que seamos las mejores versiones de nosotros mismos como semejanza de Dios. (ver Miscelánea 158: 9-10).

El himno 592 resume cómo todo lo que somos y lo que hacemos es radiantemente bendecido y empoderado por la luz prestada de Dios:

“Todos somos hijos de Dios, expresiones de una sola Mente,

Viviendo en el resplandor del Espíritu todo divino.

Cada corazón y nación está respondiendo al llamado

para una verdadera salvación, saber que Dios es todo.

Caminamos, oramos, cantamos a la luz de Dios.

Caminamos, oramos, cantamos a la luz de Dios ”.

(Himnario de la Ciencia Cristiana, No. 592)

Eres muy amado, y esta maravillosa Ciencia del cristianismo siempre te sostiene, protege y muestra quién eres: perfecto a los ojos del amor. ¡Gracias por su trabajo para su comunidad y por su amor a Dios!

¡Disfruta caminando a la luz de Dios! – ¡Y que tengas tu Navidad más feliz hasta ahora!

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top