Thank you for your loving support this Giving Tuesday!

¡Que la luz de Cristo brille en nuestros corazones y mentes!

Ideas de aplicaciones metafísicas para la lección bíblica de Ciencia Cristiana sobre

“LA REALIDAD”

del 19 al 25 de septiembre de 2022

por John y Lindsey Biggs, CS de Maryland Heights, MO 541 418 1176 johnbiggscs@gmail.com 541 460 3515 biggs.lindsey@gmail.com

Traducción libre por Lidya Sánchez autorizada por Warren Huff

INTRODUCCIÓN

La lección de esta semana tiene que ver con la luz: iluminación, libertad, frescura, comprensión espiritual. Dios nos da la capacidad de enfrentar desafíos difíciles y encontrar la victoria a través de la luz y el amor de Cristo. La luz es poder, es revelación. Nos ayuda a ver las cosas con claridad, a discernir la realidad espiritual para que no tengamos miedo. Muestra cuál es nuestra verdadera sustancia (hermosa y perfecta) y que Dios nos mantiene a salvo y seguros. “Esta comprensión no es intelectual, no es el resultado de logros académicos; es la realidad de todas las cosas sacadas a la luz.” (Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras, Mary Baker Eddy, p. 505)

¡Disfruta leyendo sobre la experiencia de alguien que hizo precisamente eso! (Atrapando la luz del Christian Science Sentinel)

Atrapando la luz por Melissa Foster

Atrapar luciérnagas era parte de la diversión del verano para mis hermanos y para mí. Con un frasco grande listo, corríamos toda la noche con una red, capturando suavemente a los insectos que brillaban intensamente. Inclinándonos, los veíamos parpadear en la oscuridad, hasta que era hora de dejarlos ir. Soy alguien a quien siempre le ha encantado perseguir la luz. Sin embargo, a pesar de lo geniales que son las luciérnagas, su brillo solo duró un “destello” durante esas noches de verano. Pero en mi Escuela Dominical de la Ciencia Cristiana, estaba descubriendo un nuevo tipo de luz que dura para siempre. Es la presencia radiante del amor de Dios, infinito y eterno como Él. Nunca puede parpadear o desaparecer. Brilla sobre toda Su creación, ahuyentando la oscuridad del miedo y la enfermedad y brindando consuelo y sanidad a cada uno de Sus hijos. Estaba aprendiendo a esperar la luz cuando oraba. Unos años más tarde, cuando era adolescente, tuve la oportunidad de hacer precisamente eso. Mi mamá, mi papá y yo habíamos estado orando con un practicista de la Ciencia Cristiana para sanar un problema persistente que me impedía disfrutar de la escuela, mis actividades y mis amigos. Quería sentirme mejor. Pero sobre todo quería sentir el consuelo sanador de Dios, el Amor divino.

Un día, después de orar por mi cuenta y escuchar a Dios, me levanté y entré en otra habitación. En un momento, la habitación se llenó de una luz brillante. ¡Nada como esto me había pasado antes! Sentí que estaba parada en la atmósfera pura del amor de Dios, en realidad justo dentro del reino de los cielos. Las alegres palabras vinieron a mí: “¡Aquí es donde realmente vivo!” Junto con esta percepción de completa seguridad vino el alivio total de que todos somos verdadera y completamente espirituales porque Dios es Espíritu. Y eso significaba que siempre debía incluir las cualidades de salud, fuerza y ​​plenitud. Ya no me consideraba una niña enferma. Sabía que era la idea amada de Dios, Su hija. En solo unas pocas semanas, ese problema persistente desapareció por completo y volví a mi estado normal y enérgico. En cuanto a la hermosa luz de las luciérnagas, verlas siempre será un deleite. Pero la luz sanadora que experimenté ese día es la más brillante y emocionante de todas para mí. Y es una luz que está ahí para que todos la descubramos. Melissa Foster

Esta semana podemos abrazar la luz de Cristo. Que brille en cada rincón de nuestra conciencia, extinguiendo toda oscuridad, y en cada rincón del globo. Nos encontraremos elevados, regenerados y libres. ¡Hagamos brillar la luz de Cristo juntos!

TEXTO AUREO “. . . Dios es luz, y en él no hay oscuridad alguna”. (1 Juan 1:5) ¡Dios es luz! La luz es absolutamente necesaria. ¡Creo que todos podemos estar de acuerdo con eso! Sería bastante difícil hacer cualquier cosa sin luz. De la misma manera, la luz espiritual siempre es necesaria para traernos la inspiración y el discernimiento espiritual de la realidad perfecta, el universo perfecto que Dios creó. El estudio, la oración y la revelación abren nuestro pensamiento para percibir lo que Dios sabe y ve (como dice Génesis 1). Recibir esta luz espiritual elimina la oscuridad: la desilusión, el pensamiento no iluminado, la enfermedad, el pecado, el miedo, el sentirse separado de Dios, etc. ¡La luz lo extingue inmediatamente! ¿Qué no puede hacer Dios? ¿Tiene algún sentido limitar al Santo de Israel? Jesús no lo hizo. Estaba seguro de la realidad permanente y perfecta del Espíritu, y sanó y corrigió las situaciones a su alrededor instantáneamente. Nosotros también podemos deshacernos de nuestras limitaciones inscritas humanamente de lo que Dios puede hacer y encontrar la libertad.

LECTURA ALTERNADA ¡Me encanta el entusiasmo de los discípulos en estos pasajes! Puedes escucharlos decir con alegría “¡hemos visto y testificamos la Palabra de vida!” (I Juan 1:1–4) La vida incluye plenitud, vivacidad, eternidad, capacidad, movilidad, salud, diversión, energía, renovación y logros (consulte el “Póster de siete sinónimos” para conocer más cualidades excelentes). Los discípulos tienen la confianza y la convicción del privilegio de poder caminar con Jesús y ser testigos de sus maravillosas obras de sanidad. Sus dudas y temores se han extinguido al ser testigos presenciales de su resurrección y ascensión. Los siguientes 3 versículos de la Lectura Alternada tratan sobre el gozo que proviene de este entendimiento. Los discípulos tienen tan claro que su vida y sustancia están en y de Dios que no tienen miedo. Brillan sin esfuerzo y siguen los pasos de Jesús con valentía.

SECCIÓN 1 – DIOS ES LA REALIDAD DE NUESTRO SER

“Abre mis ojos, para que pueda contemplar las maravillas de tu ley”. (cita B1, Salmo 119:18) Esta es una oración maravillosa, una oración que reconoce a Dios como infinito y todo, y capaz de ver las cosas tan claramente. Queremos esa humildad para poder ver lo que Dios está viendo. Incluso reconocer que nuestro punto de vista no se alinea con el punto de vista de Dios es un gran primer paso humilde hacia la oración. Esta cita de Corintios reitera esto: “Porque ahora vemos a través de un espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara: ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido”. (cita B3, I Corintios 13:12) Esa es la oración y el deseo supremo, ¿no es así? Ver y conocer la forma en que Dios está viendo y conociendo. Sabré (con certeza/comprensión científica) y percibiré en la realidad divina la forma en que Dios me está viendo. “Reflejados cara a cara” como dice el Himno 467. Mary Baker Eddy nos da ayuda para saber orar: “…comenzar por considerar a Dios como el Principio divino de todo lo que realmente es”. (cita C1, 275:10–12) Cuando comenzamos con Dios, comenzamos con la perfección. Vemos que no estamos luchando por la perfección, sino que estamos siendo testigos de la perfección siempre presente de Dios. Esta es una base mucho mejor para comenzar y luego nuestras oraciones simplemente emanan desde este punto. Significa que somos ideas espirituales perfectas que constituyen la esencia de lo que somos. Este estándar de “Dios perfecto, hombre perfecto” es la base para destruir las mentiras y las limitaciones sobre la salud, el bienestar, las finanzas, etc. y revelar los hermosos hechos que Dios ya conoce y valora tanto. Podemos celebrar los hechos del ser que “La realidad es espiritual, armoniosa, inmutable, inmortal, divina, eterna. Nada que no sea espiritual puede ser real, armonioso o eterno”. (cita C2, 335:27–29) Entonces, recibimos el don de mirar más allá de las nubes de los sentidos hacia las alegrías del discernimiento espiritual. “La Mente Eterna es el Alfarero: La mano que modela es divina, Sus obras no pasan. El hombre es la obra más noble de Dios, Su belleza, poder y gracia, Inmortal; perfecto como su Mente Reflejado cara a cara”. (Himnario de la Ciencia Cristiana, No. 467:1)

SECCIÓN 2 – CELEBRAR Y AVANZAR, EN LUGAR DE CULPAR Y MIRAR ATRÁS

¿Con qué frecuencia miramos la situación que nos rodea y ni siquiera podemos imaginar un camino a seguir? La hermosa faceta de la luz de Cristo es que la oración, al admitir activamente la presencia de Dios y responder a su amor, nos muestra lo que realmente está sucediendo. Incluso el simple hecho de pedir ayuda es admitir que la ayuda está ahí. Pedir ayuda es mejor que simplemente ahogarse en el miedo del momento. Como hijos de Dios, nunca se nos pide que “lo hagamos solos”, porque nuestro Padre-Madre está siempre aquí, protegiendo y guiando. No se nos pide saber cómo va a funcionar todo; simplemente tenemos el derecho de aprovecharnos de la presencia eterna de Dios. La promesa que se encuentra en la página 596 de Ciencia y Salud es muy alentadora: “Aunque el camino sea oscuro en el sentido mortal, la Vida y el Amor divinos lo iluminan, destruyen la inquietud del pensamiento mortal, el temor a la muerte y la supuesta realidad del error. La Ciencia Cristiana, contradiciendo el sentido, hace al valle brotar y florecer como la rosa”. (cita C5, 596:23) El camino a menudo parece oscuro, como les sucedió a Agar e Ismael. Podría ser fácil decir que Ismael se buscó el problema al burlarse de Isaac. O podríamos decir que Agar se lo buscó ella misma al no mantener un mejor seguimiento de Ismael. O podríamos decir que Sarah estaba siendo innecesariamente dura y celosa. O podríamos decir que es culpa de Abraham por todo el asunto en primer lugar. Pero el único punto en común entre todos esos hallazgos de fallas es que ninguna de esas premisas tiene en cuenta la presencia eterna de Dios. Dios, el Padre-Madre de toda la realidad, nunca debe quedar fuera de Su propia creación. “Lo que está sucediendo ahora”, solo puede ser respondido verdaderamente en el amor de Dios. Esta semana, vea cómo puede volverse más sinceramente a la presencia de Dios, en lugar de a la aparente presencia de discordia, para ver qué está sucediendo y cómo puede mostrar cómo es el amor de Dios.

SECCIÓN 3 – LIBERACIÓN DE LA ANSIEDAD A TRAVÉS DE CRISTO

¡Qué promesa! Me encontrarás cuando me busques de todo corazón, dice Dios. (cita B6, Jeremías 29:13) Esa es la máxima satisfacción: saber que estamos sostenidos (¡ya! No solo cuando nuestras oraciones sean respondidas) en los brazos de nuestro Pastor, seguros y protegidos por toda la eternidad. ¡Qué regalo! Otra parte de este versículo de Jeremías es uno de mis favoritos. Compartiré parte de un Daily Lift que escribí que profundiza un poco más en este pasaje: “…’Porque yo sé los planes que tengo para vosotros’, declara el Señor, ‘planes para prosperaros y no para haceros daño, planes para daros esperanza y un futuro.’ (Jeremías 29:11 NVI) Una cosa que me encanta de este pasaje es que la palabra “prosperar” en realidad se traduce de la palabra hebrea “shalom”, que significa bienestar, bondad, prosperidad, bienestar completo, todo en una sola palabra. ¡Piensa en eso! La voluntad de Dios para cada uno de nosotros es bondad, prosperidad y bienestar continuo. Veo la “voluntad de Dios” como un verbo de acción: hacer cumplir la salud y la paz en nuestras vidas en cada “ahora” que es hoy, cada “ahora” que constituye nuestro futuro. Cada vez que seamos tentados a dudar o desesperarnos, podemos recordar y confiar en que el plan de Dios, momento a momento, día a día, es bondad, alegría, paz y bienestar. Esta es la voluntad de Dios para cada uno de nosotros y el poder que gobierna nuestras vidas. (extracto del podcast Daily Lift, 24 de octubre de 2019 “Cada ‘ahora’ conforma nuestro futuro”)

“¿No es este el ayuno que yo he escogido, desatar las ligaduras de maldad, desatar las pesadas cargas, y dejar en libertad a los oprimidos, y romper todo yugo?” (cita B7, Isaías 58:6, 8–11) ¿No es este el ayuno que CRISTO ha elegido? No es necesario que lo hagas todo tú solo. Es Cristo quien suelta las ataduras, rompe los yugos y las pesadas cargas, y deja en libertad a los oprimidos. Cristo es a menudo sinónimo del Espíritu Santo: es la acción de la Vida, la Verdad y el Amor en nuestras vidas. Es el impulso de nuestras oraciones: trae la revelación sanadora. Es el Cristo en nosotros el que responde al tratamiento de la Ciencia Cristiana. Provoca esa respuesta curativa, como dos imanes que se juntan. Reconocemos al Cristo en el trato porque el Cristo en nosotros es nuestra verdadera identidad espiritual. Por lo tanto, es natural que el Cristo en nosotros responda a la bondad, la vivacidad, la niñez, la inspiración, la armonía, el gozo, la paz, el valor y la pureza. “Entonces resplandecerá tu luz como el alba, y tu salud brotará rápidamente:… Y Jehová te guiará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y ​​dará vigor a tus huesos, y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. (cita B7, Isaías 58:6, 8–11)

SECCIÓN 4 – VER VERDADERAMENTE

A menudo he luchado con la historia bíblica de la curación del ciego, que se relata en esta sección (cita B11, Marcos 8:22-25). Me he preguntado si Jesús no sanó completamente al hombre, o si había algo más que el hombre necesitaba aprender antes de poder ver, o lo que estaba pasando allí. Como siempre, la luz del Espíritu nos guía a cada uno de nosotros en nuestro estudio de la Lección bíblica, así que no digo que ESTA sea la forma en que debe entenderse, pero esto es lo que he estado disfrutando esta semana mientras estudio. A mí, estudiando esta historia recientemente, me parece tan tierna. Jesús le pregunta al hombre si puede ver algo, y el hombre dice que cree ver árboles caminando. ¡Este querido hombre no había visto gente antes! Y de repente, al verse confrontado con todas estas imágenes, puede que se haya sobresaltado y confundido. ¿No puedes ver a Jesús sonriendo con amor, extendiendo nuevamente sus manos y su amor, y asegurándole y consolando al hombre que todo estaba bien? Tocar a alguien de la manera correcta, de una manera sanadora, es incluirlo, mostrarle que es valioso, que es digno. ¿No podría haber estado Jesús asegurándole a este hombre que todo estaba bien, que podía ver y seguiría viendo, y que este hombre podía ser paciente consigo mismo a medida que avanzaba? La acción natural de la luz, permite la vista. No son los fotones materiales que ingresan a los globos oculares materiales lo que permite una visión verdadera. La luz de Dios, de la que se habla tan simple y poderosamente en Génesis 1:3 (“Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz”), es la acción de la certeza y la naturaleza maravillosa de la creación, capaz de apreciarse plenamente. La verdadera vista tiene que ver con la apreciación, ¿no es así? Vamos a los museos para apreciar la creatividad, disfrutamos de los eventos deportivos para apreciar la habilidad, visitamos a los amigos para apreciar y sentirnos apreciados. Somos capaces de apreciar de manera completa e impecable todo lo que Dios hizo, sin estar cegados por el sueño de lo que Él no hizo. Y a medida que aprendemos a abrir más los ojos cada día, podemos ser pacientes y tiernos con nosotros mismos y con los demás. El Amor siempre marca el camino.

SECCIÓN 5 – DEJANDO QUE DIOS NOS LLAME, DEJANDO QUE DIOS GUIE EL CAMINO

Muchos lectores de la Biblia están familiarizados con la historia de la conversión de Pablo, de Saulo a Pablo. Sin embargo, como dice la gente, “la familiaridad engendra desprecio”, por lo que es bueno no solo pasar por alto las historias familiares y, en cambio, permitirnos realmente sumergirnos para obtener una nueva visión. Entonces, mientras estoy releyendo esta historia, algo que me llama la atención es la descripción de Pablo de lo que escuchó como su misión de parte de Jesús: “…Me he aparecido a ti con este propósito, para ponerte por ministro y testigo tanto de estas cosas que has visto, como de aquellas en las cuales me apareceré a ti…” Pablo simplemente fue llamado a compartir lo que había visto, y a seguir dando testimonio de cómo experimentó la presencia de Cristo. Fue llamado a compartir lo que vio a través de la luz de Dios. Crucialmente, no fue llamado a tratar desesperadamente de convencer a la gente del evangelio o preocuparse por cuántas personas se comprometían con él. Fue llamado a compartir el evangelio: la presencia del cielo y todas las implicaciones de ello. ¡Este es un modelo útil para nosotros! Es bueno tener claro lo que realmente estamos llamados a hacer. Entonces estamos protegidos bajo el amparo de la obediencia, y somos capaces de tener claro cada paso siguiente. A veces nos sentimos agobiados por un montón de cosas que hacer, o por la cantidad de pasos que hay que dar antes de poder lograr algo. No deberíamos dejar de confiar de plano en nuestro poder, porque eso a menudo huele a obstinación, pero es bueno examinar cuidadosamente estas cargas y ver si, tal vez, estamos haciendo cosas o pensando que estamos atrapados en cosas en las que simplemente no necesitamos hacer o participar. La mente mortal siempre da una visión muy limitada de lo que se necesita y como podemos participar; la luz de Dios y la acción de su Cristo nos muestran los amplios pastos de su gloria. A menudo me ha encantado la amable lección implícita en esta reflexión de alguien que había experimentado la sanación a través del estudio de Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras. Este relato se encuentra en el capítulo Los Frutos: “Al leer el libro de texto aprendí que Dios nos ha dado fuerza para hacer todo lo que tenemos que hacer, y para saber cuales son las cosas que no tenemos que hacer (la envidia, la contienda, la emulación, vanagloriarse, etc.) que dejan a su paso cansancio y discordia”. (SH p. 683:18) Qué maravilloso. ¡Dios nos HA dado fuerza para hacer todo lo que se necesita! Asegurémonos de no estar haciendo algo o pensando en algo a lo que en realidad no estamos llamados. En la obediencia activa encontraremos todo lo que necesitamos.

SECCIÓN 6 – DIOS, TOTALMENTE BUENO

No hay ‘algo más’. Está Dios, y está Su expresión: para siempre uno con Dios, como Causa y efecto. No hay un velo detrás del cual Dios se esconde: la Palabra de Dios, Su luz, eternamente presente, nos muestra lo que Él ha hecho. Me encanta la pureza que está implícita en el pasaje bíblico final: “Este es, pues, el mensaje que hemos oído de él, y declaramos a vosotros, que Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.” (cita B16, I Juan 1:5) A principios de este verano, estaba luchando con una enfermedad desafiante y dolorosa. Estaba progresando un poco, pero recuerdo haber pensado por alguna razón en este sentido: “Vaya, realmente voy a aprender algo importante al pasar por esto”. Después de un par de días de tratar realmente de averiguar qué necesitaba aprender de esta experiencia, para poder seguir adelante y mejorar, de repente me di cuenta de que este no era realmente el enfoque correcto. Por supuesto, siempre aprendemos cuando nos valemos de la presencia de Dios, la Mente divina, pero no es que aprendamos DEL problema. El aprendizaje, el desarrollo de nuestro sentido de las cosas, es siempre la impartición de Dios, la actividad de la luz de Cristo, mostrándonos lo que Dios está haciendo. Pero Dios no envía el mal o la discordia para enseñar una lección. El sentido material no nos enseña acerca de las realidades del universo. Entonces, en realidad fui libre al dejar de pensar que necesitaba aprender algo debido a una experiencia difícil, y simplemente estar completamente presente, aquí mismo, con la presencia de Dios. En otras palabras, no era que necesitaba aprender más, antes de que Dios estuviera allí. Podría disfrutar de mi oportunidad de mirar a Dios, no a un problema, para aprender más. Esto trajo una sensación de frescura y armonía a mis oraciones, y pronto experimenté una completa armonía. Dios no usa la discordia o el mal para mostrarnos cuán mejor es con Él. Dios es Todo, y bueno es todo lo que Dios es. La infinitud de Dios no permite nada más que Su naturaleza. No necesitamos preocuparnos por tratar de entender todo acerca de Dios. Pero podemos amar cada oportunidad de apreciar Su presencia y mirarlo a Él y solo a Él. Él te ama tanto y te da la capacidad siempre presente y completa de sentir Su amor.

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top