Enroll by January 31st for any summer program with a $100/wk deposit, and save $25/wk!

Ideas Metafísicas

 

¡Permanece en la palabra de Cristo Jesús y se libre!

 

Craig L. Ghislin, CS, Glen Ellyn (Bartlett), IL

Publicado el 25 de febrero, 2013

 

[¡Permanece en la palabra de Cristo Jesús y se libre!]


Ideas de Aplicación Metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana sobre:

 


“Cristo Jesús”
 

 

Para el 25 febrero-3 marzo, 2013
 

Preparado por Craig L. Ghislin, CS, Glen Ellyn (Bartlett), IL

 

craig.ghislincs @ icloud.com / (630) 830-8683

 

traducción libre de Patricio Kelly autorizada por Warren Huff

Si alguna vez me encuentro a mí mismo como caótico e impulsivamente diciendo algo así como: "Parece que estamos atrapados," mi esposa inmediatamente responde: "¡Nunca estás atrapado!" El Texto Áureo promete que la libertad de toda servidumbre -de malas relaciones humanas, de trabajos, de ubicaciones geográficas, de lazos financieros, de dilemas morales, del pecado, de la enfermedad-  se hace posible por medio de "la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús." La Lección de esta semana nos muestra cómo la aplicación de la ley divina, puede convertir esa promesa en realidad.

En la Lectura alternada, tenemos la curación del hombre en el estanque de Betesda. Él había estado luchando con una extenuante enfermedad física durante treinta y ocho años. Ciertamente él se sentía atrapado. Sin duda él sentía que era doblemente injusto, porque cada vez que pensaba que la curación era posible, algún otro se le adelantaba. Él estaba lleno de excusas, y uno tiene que preguntarse por qué se molestaba siquiera en permanecer allí, ya que no había tenido éxito durante tanto tiempo.

A veces podemos sentirnos de esa manera -que no importa lo que hagamos, nuestra curación simplemente no llega. Durante mucho tiempo he considerado esta historia como una alegoría para aquellos que están atrapados en los cinco sentidos (pórticos) del pensar material, a la espera de que alguien venga a agitar su pensamiento (el agua). El hombre cojo tipifica al individuo que quiere que alguna otra persona haga el trabajo por él (lo meta en el estanque). Sintiéndose como una víctima, les echa la culpa a otros por su falta de esfuerzo y éxito.

Al leer la historia esta vez, me di cuenta de que la palabra Betesda significa "casa de misericordia". Algunos comentaristas consideran que los pórticos fueron construidos como una cortesía a los enfermos para darles sombra contra los elementos, mientras esperaban que las aguas se movieran. Esa información podría indicar que los que están en el estanque representan a los que buscan la curación, pero se sienten atraídos por los métodos materiales debido a la sugerencia de que iban a encontrar misericordia en los sentidos -que serían acomodados en sus sufrimientos. Ellos podrían disfrutar la atención y el cuidado que recibiesen, pero los pórticos  (sentidos) no proporcionan la curación. Sólo el movimiento del pensamiento (el agua) puede sanar. Esa aparente comodidad en la materia puede adormecernos y llevarnos a la autocomplacencia, y eventualmente encadenarnos hasta el punto de que ni siquiera queremos  hacer el esfuerzo de cambiar nuestra forma de pensar. Así que Jesús ordena que dejemos de  buscar aún la comodidad temporaria de la misericordia en la materia, que tomemos nuestras camas, y volvamos a casa, -de vuelta  a la realidad de la verdadera salud y felicidad.

Después de esta curación, Jesús encuentra al hombre en el templo, que es donde debería haber estado -dando gracias a Dios. Pero Jesús le advierte de no dejar que el pecado se apodere de él y cause una recaída. Aquí, se nos advierte de no olvidar nuestra curación, o sea el cambio de pensamiento que la precipitó. Esto se relaciona con el mandato de "permanecer" en la palabra de Jesús si queremos ser libres. El teólogo Albert Barnes escribe: "Cuando un hombre ha sido restaurado de los efectos del pecado, él debe aprender a evitar la aparición misma del mal. Él debe rehuir el lugar de la tentación; él no debe mezclarse de nuevo con sus antiguos compañeros; él no debe tocar, ni manejar [el mal]” Al servir al pecado, nos convertimos en su  esclavo. Sólo cuando "permanecemos" en la Palabra encontraremos la verdadera libertad -intelectual, moral, espiritual y física.

Sección 1: La Liberación del Cristo viene directamente de Dios

La primera cita de esta semana indica que el poder sanador de Cristo no es un producto de la razón humana. Así como hoy buscamos la autenticidad, los discípulos y los primeros cristianos tenían la intención de establecer un mensaje auténtico. Ellos sentían que la luz de las enseñanzas sanadoras de Jesús era la misma luz que había desplazado a la oscuridad en los albores de la creación (B1). Una vez más, Barnes explica: "Ellas [las enseñanzas de Jesús] no había sido elaboradas por el razonamiento humano o por la ciencia, ni habían sido impartidas por la tradición. Ellas habían sido comunicadas directamente por la fuente de toda luz -el Dios verdadero- que había brillado en los corazones que antes eran ignorantes por el pecado."

Para que no pensemos que no estamos en tan mala forma, y ​​que si estamos relativamente saludables y felices en este momento, no tenemos mucho de lo cual "ser libres" de, tómate un momento para considerar un comentario más de Barnes.

"La mente [material] es por naturaleza ignorante y oscurecida… [Esta ignorancia] es a menudo  grandemente profundizada por el curso de la vida que la gente lleva, por su educación; o por su indulgencia en el pecado, y por sus planes de vida; y sobre todo por la indulgencia en las malas pasiones. La tendencia de un hombre, si es dejado a sí mismo, es sumergirse en una oscuridad más profunda e involucrar a su mente más completamente en la oscuridad de la medianoche moral”.

Los cristianos, por el contrario, están iluminados por Cristo y sus poderes de comprensión son enriquecidos y mejorados, cambiando así sus vidas. Ellos tienen visiones más claras. Creo que es seguro decir que el mundo está bastante "en la oscuridad de la medianoche moral." Nosotros como cristianos tenemos el gran don de la luz de Cristo, y nos corresponde usar esta luz para ayudarnos a nosotros mismos, y a otros, a salir de la oscuridad y de la esclavitud de todo temor,  enfermedad y pecado.

El profeta promete un nuevo orden, un libertador que llevará el sello de la autoridad divina (B2). Y si el principado –o gobierno- está "sobre su hombro" esto no significa que él lleva el peso de él como un Atlas, sino que se refiere a las insignias de rango que se usan en el hombro, en forma similar a los uniformes militares de hoy. Sin embargo, el reino divino no es un producto del poder militar. Refleja la justicia divina. Este nuevo reino es divino y eterno -no tiene fin- y se ha establecido no con sangre, sino por  propósito y juicio divinos.

La descripción de Isaías del siervo celestial (B3) tiene algunos puntos que hay que considerar. Estos atributos espirituales exhiben el tipo de misericordia que los sentidos ofrecen, pero no pueden entregar. En primer lugar, la "caña cascada" simboliza que aquellos que se sienten aplastados por las pruebas, no deben dudar en buscar refugio en Cristo. Martín Lutero escribió: "Él no desecha, ni aplasta, ni condena a los heridos en su conciencia, a aquellos que están aterrorizados en vista de sus pecados, a los débiles en la fe y en la práctica, sino que los cuida y  los valora, los hace íntegros, y cariñosamente los abraza.” En segundo lugar, el "pábilo que humeare” simboliza una mecha que está a punto de apagarse -la condición de uno que está tan descorazonado y débil, que está a punto de expirar. Pero el Cristo lo revive. En tercer lugar,  la acción "por medio de la verdad traerá justicia" está igualmente disponibles a todas las naciones, y no importa cuán oscuras sean las perspectivas, él nunca se desanime. Él mantendrá su misión hasta que toda la tierra haya visto su juicio. De la misma manera, nosotros tenemos la obligación de mantener nuestra misión hasta que se logre la libertad para el mundo entero.

Cristo es siempre el mismo. Dado que podemos depender de Cristo a través de todos los tiempos y todas las circunstancias, cambiar nuestra vida para adaptarse al molde de Cristo es una empresa muy confiable. (B4). Por último, la profecía de Jesús no es una fábula. Es más sólida y segura que cualquier otra cosa (B5). Hacemos bien en estar atentos a esta fuerte prueba. El testimonio de Pedro se vio reforzado por lo que él, Santiago y Juan vieron en la transfiguración. Nuestro testimonio se ve reforzado por la multitud de curaciones que hemos tenido, y presenciado. Navegamos en la oscuridad, con lámparas y linternas hasta el momento del día. La profecía de la verdad es como una luz que brilla en la oscuridad, hasta que el día amanezca, hasta que venga la plena realización de la libertad.

Nuestra exposición bíblica de esta sección es bastante completa. La Sra. Eddy comienza su libro de texto con la promesa: "Para aquellos que se apoyan en el infinito sostenedor, el día de hoy está lleno de bendiciones." Tal como Pedro describe al Cristo en términos de la luz que brilla en la oscuridad, ella evoca las imágenes de los pastores contemplando la luz que anuncia el nacimiento de Jesús (CS1). Jesús muestra el camino a todo el mundo (CS2). La Sra. Eddy reconoce que la idea de Cristo no es de fabricación humana, sino que es el producto directo de Dios, siendo Jesús es el tipo más elevado de la divinidad que nosotros podríamos entender (CS3). Él nos dio el verdadero sentido del Amor (CS4). La sección termina con el simple hecho de que "El Amor  es el libertador" (CS5). El resto de la Lección explora específicamente, algunas zonas más que piden la liberación hoy.

Sección 2: Cristo nos libera de los desastres "naturales"

Como se ha mencionado en anteriores Mets de CedarS, estos versículos de Mateo 4:23,24 que a menudo consideramos como no más que una introducción a la historia de la Lección, traen bastante más significado de lo que solemos darles. Ellos indican que ningún desorden crónico, temporal o agudo, enfermedad mental, o de cualquier otro tipo concebible, puede estar  más allá del toque sanador de Cristo. Las noticias del poder sanador del Cristo  precedían a Jesús dondequiera que iba. Su trabajo respaldaba sus palabras, y la posibilidad de la liberación de todo  mal es una buena noticia hoy, como lo fue entonces. Pero Jesús no se limitó a soltar las ligaduras de enfermedades físicas y mentales. Superó toda ley material y toda limitación,  guiando así en el camino hacia la verdadera libertad. De acuerdo con el libro A.T. Robertson´s Word Pictures of the New Testament, las multitudes que seguían a Jesús se habían excitado tanto que estaban a punto de iniciar una revolución contra Roma. Él escribe que los discípulos "estaban en grave peligro de ser arrastrados por los sucesos y de caer  descuidadamente en la concepción farisaica y derrotando así  toda la enseñanza y todo el entrenamiento de Jesús para con ellos." Para evitar esto, Jesús despidió a sus discípulos en una barca. Fuera de la tormenta de las emociones humanas, ellos se encontraron en una tormenta literal durante su viaje.

Pero las tormentas de cualquier tipo no podían anular el poder de Cristo. Robertson señala que el original griego de este relato indica que los discípulos estaban en verdadero peligro -remando como si estuvieran en una galera de esclavos, llegando al límite de su resistencia, y no avanzando a ninguna parte por sus esfuerzos. Entonces aparece Jesús caminando sobre las olas. Esto, más que los sorprendió. Una vez más, Robertson nos dice que el griego significa que, literalmente, gritaron, chillando de terror. Y Jesús les dice: "¡Tened ánimo; soy yo, no temáis!" No hace falta decir que estaban asombrados, aliviados; y la tormenta cesó.

Podemos leer esta historia como alegoría que representa tiempos turbulentos en nuestra experiencia y muchos teólogos así lo hicieron a lo largo de los años. Pero, en la Ciencia Cristiana, no tenemos ninguna dificultad en suponer que esta historia puede ser leída literalmente (CS6). Porque vemos que realmente toda ley de la materia -todo factor limitante concebible dentro de la física- puede ser revocada por el poder liberador de Cristo. No estamos atados por las llamadas leyes de la naturaleza o de la física, más de lo que estamos atados por las leyes materiales de la salud. La Verdad nos libera de toda limitación. (CS7). La Ciencia Divina revela que las leyes limitantes de las ciencias naturales no son más que falsas leyes de la así llamada mente mortal (CS8). Estamos atados sólo por nuestros propios temores y puntos de vista limitados. No somos habitantes de cuerpos materiales en un universo material, gobernado por leyes materiales. ¡No! -Ese cuadro entero no es más que una construcción de la creencia mortal, y Cristo, la Verdad, nos libera de esas ataduras. Como señala nuestra Líder, Jesús dejó de lado las leyes materiales "desde el comienzo hasta el fin" (CS9). Mientras escribo esto, se habla de un asteroide que se aproxima a la Tierra más que nunca antes en los últimos tiempos. Se espera que pase muy cerca en términos astronómicos, y si tú estás leyendo esto, ya lo ha hecho. Pero, tan fascinante como es el mundo de la física, nosotros no estamos encadenados a consecuencias que parecen inevitables. Parece que cuanto más sabemos acerca de las leyes de la física, más peligro encontramos a la vuelta de cada esquina. No estamos a merced de los llamados fenómenos naturales ya se trate de volcanes, asteroides, o el desplazamiento de los polos magnéticos. Las fuerzas que nos gobiernan pertenecen al Principio divino (CS10). Como científicos cristianos, no podemos tomar estas amenazas a la ligera. Tenemos que afirmar nuestro dominio como lo hizo Jesús. La oración para superar las amenazas de desastres naturales, probablemente no está muy alta en nuestra lista de cosas por las cuales orar, pero Jesús y la Sra. Eddy tomaban estas cosas en serio. Vamos a hacer nuestra parte y hagamos brillar esa salvadora para el mundo entero.

Sección 3: El Cristo nos libera de limitación y carencia.

¿Cómo dirías tú que vas por la vida? ¿Te deleitas en ella? Sé que hay un montón de veces en las que estoy más inclinado a sentir más temor que deleite. Sin embargo, el salmista da a entender que si estamos abrazando la ley de Dios en nuestros corazones y tratando de hacer Su voluntad, estaremos en realidad llenos de alegría (B9). Estoy agradecido de que he encontrado que cuando yo estoy abrazando la ley de Dios en mi corazón, y viviéndola al máximo de mi capacidad, el deleite es en gran medida una buena descripción de mi punto de vista. También podríamos preguntarnos si vamos por la vida con un sentido de generosidad, o con un sentido de limitación. Parece que cuando contemplamos algún curso de acción, las primeras preguntas que vienen a la mente son: "¿Podemos pagarlo?" o "¿Tenemos lo suficiente?" Tendemos a pensar de una manera limitada y estamos siempre en busca de restricciones. El salmista vuelve a tomar un punto de vista diferente – "Y andaré en libertad" (B10). Barnes dice que la palabra hebrea para libertad significa "ancho, amplio, grande, espacioso." Él dice que la referencia implica carencia de límites, frenos, o restricciones, ya sea de las circunstancias externas o de las malas pasiones y deseos. ¿No sería genial moverse por la vida con total libertad?

En estos días, las noticias están llenas de preocupación sobre la economía de las naciones y el mundo. Parece que hay una disparidad cada vez mayor entre aquellos que parecen que tienen y los que parecen no tener. La historia de la alimentación de los cinco mil (B11) tiene lecciones para los que están de ambos lados de la ecuación. A lo largo de los siglos los comentaristas han ido y venido en cuanto a lo que realmente sucedió – ¿acaso Jesús literalmente multiplicó los panes y los peces? O, ¿simplemente dio un ejemplo de generosidad después de lo cual, todos en la multitud compartieron con los demás? Ambos puntos de vista tienen algo que enseñarnos. La capacidad de Jesús para caminar sobre el agua igualmente apoya la posibilidad de que en realidad también se multiplicaron realmente los panes y los peces. La Sra. Eddy ciertamente lo vio de esa manera, y vamos a ver su punto de vista en breve. Pero incluso si sólo era la voluntad de Jesús para compartir lo que provocó al público a hacer lo mismo, eso demuestra que no importa lo poco que pensamos que podríamos tener, nuestra voluntad de dar a los demás sin miedo, desinteresada, tiene un efecto sanador, y nada podemos perder siendo magnánimos. En una edición anterior de las Ideas para su Aplicación de CedarS (ver "No se deje engañar por la Oscuridad" del lunes 26 de marzo de 2012) yo expliqué el concepto de "generosidad" como se tipifica en Enrique V de Shakespeare. Tal actitud de dar abundante tiene un efecto poderosamente sanador. Supera el miedo, y aporta un consuelo que limpia de duda y ansiedad. Y los que dan libremente siempre son bendecidos. También es digno de mención que a pesar de que Jesús tuvo acceso a una provisión infinita, no derrochó nada. Él  recogió los fragmentos para su uso futuro. De la misma manera, no debemos desperdiciar nuestra provisión, sino mostrar nuestro agradecimiento al distribuirla de manera adecuada.

Tal como hemos dicho, la Sra. Eddy vio la multiplicación de los panes y de los peces como una manifestación natural del poder divino (CS11). Los milagros, para ella, no eran anti-naturales, sino la evidencia que establece "la Ciencia de la ley inmutable de Dios" (CS12). Jesús nunca aceptó el cuadro material como si fuera la estricta realidad. El pensamiento material limitado y las leyes materiales niegan la capacidad del Espíritu para satisfacer toda necesidad. Pero a medida que "los mortales obtengan perspectivas más correctas de Dios y del hombre, innumerables objetos de la creación, que antes eran invisibles, se volverán visibles" (CS15). Esta es una idea fascinante. Esto no quiere decir que podemos gastar, o utilizar provisiones con temerario abandono, esperando que de alguna manera, la fuente continuará mágicamente fluyendo; pero si significa que si entendemos la fuente espiritual, y vemos las cosas como ideas en lugar de objetos, cosas que antes eran invisibles se harán realidad. Y tal como al calmarse la  tempestad, todo el mundo sobre el mar fue protegido, así en tiempos de necesidad evidente, cuando uno comprende que la fuente de provisión es el Espíritu, todo el mundo es bendecido también (CS16).

Sección 4: Cristo nos libera de las cadenas de la enfermedad

El mundo parece estar atado no sólo por las leyes de la naturaleza y por limitaciones, sino   también por las leyes de la salud, siendo la creencia general que somos seres humanos con una vulnerabilidad bastante predecible a la enfermedad. Las Escrituras prometen consuelo y la libertad de toda opresión (B12, B13). Barnes escribe: "La idea es, que ellos [los mensajes espirituales de consuelo] eran para disolver cada vínculo que injustamente ataba a sus semejantes." Sufrir a causa de la enfermedad, sin duda se siente como algo injusto por el que se enfrenta a estos desafíos. Como resultado, la gente tiende a preguntarse por qué están sufriendo, y busca una explicación o causa justificadora, tal como la paga por algún pecado o pensamiento incorrecto. A menudo, la gente está perdida para explicar por qué están enfermos. Algunos pueden pensar que la creencia de que la enfermedad es el resultado de un mal moral, no es más que un vestigio de una superstición religiosa tradicional – y no muy amable. En este caso, el campo de la medicina ofrece su versión de la misericordia, asegurando  al paciente que no es su culpa, y que la enfermedad es sólo un hecho anodino de la vida que no podemos evitar. Jesús ni buscó una causa de la enfermedad, ni la aceptó como un hecho inevitable. La vio como una "sentencia injusta" que reclamaba por la emancipación. En un esfuerzo para atraparlo en una violación doctrinal, los detractores de Jesús le preguntaron si era lícito sanar en el día de reposo (B14). Él respondió que si está permitido salvar una oveja que se había caído en un hoyo en día de reposo, ¿por qué no salvar un hombre de la enfermedad? Entonces él sanó al hombre ahí mismo.

Jesús no obedeció la opresión en ninguna forma – ni de las leyes materiales de la salud, ni de las limitaciones doctrinales (CS17). La Sra. Eddy dice simplemente, "Dios hizo libre al hombre" (CS18). ¡Wow! ¿Ejercitamos esa libertad? ¿O dejamos que las leyes de salud y las teorías dicten  nuestras vidas y perspectivas? Nuestra Líder nos dice que la ley de Dios anula toda ley material, y nuestra ignorancia de esto es la razón por la cual acordamos con la mentira. ¿Nos oponemos a la aparición de la enfermedad? Deberíamos. El libro de texto dice que hay que oponerse a ella en la misma medida en que nos oponemos al pecado (CS19). A menudo lamentamos que parece  ser más difícil sanar hoy en día de lo que solía. Tal vez, deberíamos examinar en qué grado nos oponemos al pecado. Si somos laxos en resistir al pecado, ¿por qué habríamos de sorprendernos de que a veces nos resulte difícil oponernos  a la enfermedad? El punto es que el pecado no sucede por sí mismo. Tenemos que dar nuestro consentimiento al él para que aparezca, y ​​la Sra. Eddy está dando a entender que no estamos bajo ninguna obligación de aceptar a la enfermedad más de lo que aceptamos al pecado. Más bien, debemos resistir valientemente el mal en todas sus formas.

La ley material es sorprendentemente arrogante. Establece cursos para la enfermedad, y nos imaginamos que estamos obligados a seguirlos. Pero no lo estamos. Jesús probó la falsedad de la así llamada autoridad material y médica y así deberíamos hacerlo nosotros (CS20). Mary Baker Eddy nos aconseja considerar la enfermedad como un forajido y desterrarla por completo (CS21). La enfermedad no tiene inteligencia, y no puede ser más astuta que nadie, y mucho menos pensar por sí misma. La enfermedad puede pretender ser apoyada por las leyes materiales de la salud, pero Jesús anuló todas las así llamadas leyes. Reclamemos nuestra libertad y rehusemos obediencia a cualquier cosa que no sea la ley del Espíritu (CS22).

Sección 5: El Cristo nos libera de la muerte

Pablo dice: "La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte" (B15). Barnes dice que esta "ley" significa "gobierno, comando o influencia." ¿Cuánto de nuestras vidas está influenciado por la "ley del pecado y de la muerte?" ¿Estamos  haciendo uso de nuestra libertad a la manera de Cristo? Cuando nos hemos liberado de la ley del pecado, estamos también libres de toda culpa, y tenemos el coraje y la autoridad para oponernos a  la ley de la muerte. Jesús, siendo él mismo libre del pecado, enfrentó con valentía y se opuso a todas las evidencias de muerte. En la historia de la procesión fúnebre de Naín (B16), no sólo hizo caso omiso de la creencia de que el hombre tiene que morir, y que la muerte es final, sino que, además, él tampoco tuvo en cuenta a todos los tabúes doctrinales al tocar el féretro, que los judíos  consideraban como impuro. Puesto que el joven era el hijo único de su madre viuda, ella  estaba rodeada por toda la gente de la ciudad – que sin duda estaban muy influenciados  por la aparente desesperanza de su situación. Con su único medio de apoyo ido, ella se enfrentaba a la indigencia. Jesús venció todos los obstáculos aparentes y produjo un cambio total de la situación, restaurando al hijo a la vida, y devolviendo además la esperanza a la viuda.

Ciencia y Salud confirma que el triunfo de Jesús sobre la muerte demostró un profundo desprecio por toda la ley material (CS23). La "ley" del pecado y de la muerte – su "gobierno, comando e influencia" que ata a los mortales, es el producto del consentimiento universal (CS24, 229:14). Es sólo una creencia habitual, erróneamente aceptada. La ley de la Mente inmortal manifestada a través de Cristo vacía todas estas creencias falsas. El Amor divino es capaz de liberar a los cautivos del pecado, la enfermedad y la muerte (CS25). Nuevamente, los mortales han inventado leyes y creen en ellas. Entonces ellos, o bien atribuyen esas falsedades a Dios, o dejan completamente a Dios de lado y declaran que la materia constituye sus propias leyes. Pero la comprensión de la Ciencia Cristiana, sacada a luz a través de la vida de Cristo Jesús, destruye toda ley material y nos libera de ellas (CS26). Si estamos completamente  percibiendo  “la verdadera idea de la Vida” vamos a perder nuestra fe en la muerte (CS27). Podemos creer esto y ponerlo en práctica. Incluso si nos enfrentamos  a situaciones que amenazan la vida, podemos aplicar nuestro entendimiento de "las realidades imperecederas del Espíritu", sabiendo que Dios es nuestra vida, y que no tenemos ninguna obligación en absoluto de acompañar el escenario mortal.

Sección 6: Tenemos que permanecer en la Palabra para ser libres

Jesús encontró al hombre restaurado del estanque en el templo, y le advirtió que no volviera a sus viejos modos de ser; y como Jesús prometió que el continuar o permanecer en su palabra es la clave de nuestra libertad, Santiago promete que si observamos  atentamente la ley de la libertad, y continuamos en lo que allí vemos, manteniendo constante obediencia a la misma, seremos bendecidos (B17). Ahora, recuerda que esto no significa una mirada casual cuando nos conviene, sino una atención consagrada y enfocada, como alguien que realmente se toma el tiempo para inclinarse y examinar algo de cerca. Nos debería absorber por completo. Es cierto que hemos recibido "preciosas y grandísimas promesas." No es una cosa insignificante que hayamos recibido el ejemplo de Jesús, y que nuestro privilegio sea abarcar y reflejar la naturaleza divina. Esta naturaleza nos permite escapar de la corrupción mundana, y caminar en la libertad plena de la realidad espiritual. Pero tenemos trabajo que hacer. Debemos ser diligentes, añadiendo una gracia sobre otra, ser valientes, sabios, capaces de refrenar los deseos mundanos, pacientes, con una continua sensación de la presencia de Dios, y vivir en consecuencia – activamente ayudando a los demás – siempre de un tierno humor. Estas cualidades de pensamiento darán sus frutos (B18). Entonces podemos estar “firmes en la libertad" que Cristo nos ha dado, para siempre libres de la esclavitud a toda ley material (B19).

Puede parecer que las demostraciones extraordinarias realizadas Jesús pertenecen a un tiempo  ya hace mucho pasado, pero ten por seguro, que el Principio divino está tan presente hoy como lo estaba hace siglos. La curación de la enfermedad, el pecado y la muerte, así como la curación de los problemas mundiales de desafíos ambientales y de escasez, todo es posible ahora mismo. La curación es tan natural como la luz ahuyentando la oscuridad (CS28). La Ciencia Cristiana es el mismo Principio que Jesús enseñó y practicó, y él prometió que las señales de curación "seguirán a los que creen" en todos los tiempos por venir (CS29). Sabemos que Jesús marcó el camino, y que su enseñanza es verdadera, en virtud del hecho de que cuando se aplica correctamente, tenemos los mismos resultados. La promesa de Jesús de libertad es "perpetua". Eso quiere decir, "que nunca cesa, continua para siempre, destinado a ser eterno…continuando sin interrupción; ininterrumpido… permanente, fijo… eterno".  "Permanecer" significa prácticamente lo mismo -" Seguir siendo… o perdurar indefinidamente, durar, perseverar, no cesar…" (Student´s Reference Dictionary). Tú y yo podemos ser libres, el mundo puede ser libre, y Cristo Jesús nos ha mostrado el camino a la libertad. Pero depende de nosotros permanecer en ese camino. Nuestra libertad depende de nuestra aceptación de nuestra comisión divina. La llamada a ti y a mí, y a todo el mundo permanece "¡aceptad la libertad "gloriosa de los hijos de Dios”, y sed libres!"(CS30). ¿Aceptas tú?
 

 

 

 [Las ideas arriba indicadas para su aplicación son de un practicista de la Ciencia Cristiana, quien se ha desempeñado como practicista residente en Cedars Camps. Ellas se ofrecen principalmente para ayudar a los campistas de CedarS y al personal (así como sus amigos) para que vean y demuestren el gran valor diario de estudio y aplicación de las Lecciones Bíblicas durante todo el año, ¡y no sólo en el campamento!

 [ Tú puedes inscribirte para que te envíe  por correo electrónico gratuito – el lunes de cada semana en Inglés, o los miércoles se puede obtener una traducción libre: en alemán, gracias a Helga y Manfred, o en español, gracias a un equipo de Ana, Erick, Claudia y Patricio. Una traducción francesa voluntaria por Denise o Pascal no se puede garantizar debido a sus apretadas agendas. La versión "oficial" de la traducción al portugués también está disponible Puedes suscribirte para recibir correos electrónicos en www.cedarscamps.org.

 

Warren Huff, director del CedarS Director y Editor de estas notas con añadidos entre corchetes y en cursiva.
 

Nota del Director del Campamento: Lo que arriba hemos compartido es la última de una larga serie de Ideas metafísicas Aplicables para la Lección Bíblica, aportada por diferentes Practicistas residentes del Campamento CedarS y ocasionalmente por otros metafísicos. Este documento es un intento de iniciar un estudio más profundo y de alentar a la aplicación de las ideas encontradas en la Lección, de la forma en que están impresas en el “Christian Science Quarterly” y disponibles en las Salas de Lectura de la Christian Science. Las mismas – hechas en un primer momento para que todos los participantes del CampamentoCedarS sintieran la misma concentración e inspiración que tenían en el Campamento – en ningún momento pretenden ser algo cerrado, definitivo o concluyente, ni una forma de sustituto del estudio diario de la Lección. Estos pensamientos son una inspiración del momento y se ofrecen para brindar un poquito más de profundidad, de base sólida y de aplicabilidad a algunas de las ideas y pasajes ya estudiados.

Las referencias a las citas (B_ y CS_) de esta semana en las “Ideas Aplicables” son tomadas de la versión de la Biblia de King James y del libro de texto de la Christian Science: “Ciencia y Salud con clave de las escrituras”. La Biblia y el Ciencia y Salud son el pastor de las Iglesias de Cristo Científico. La Lección Bíblica es el sermón leído en el Servicio de la Iglesia de la Christian Science, que se realiza en todo el mundo. La Lección habla individualmente a cada uno mediante el Cristo, proveyendo de entendimiento individual y las aplicaciones hechas a medida para cada persona. Nos alegra que leas esto que te compartimos y esperamos que encuentres útiles algunas de estas ideas en tu viaje espiritual diario, en tu profunda búsqueda en los libros y en tu inmediato contacto con tu Consolador y Pastor) La espiritualidad es tu estado innato, la que te conecta en todo momento con Dios (CS 258:31) El Cristo es el regalo de luz que Jesús nos hizo. Esta luz del Cristo, la luz de la comprensión espiritual, llega a nosotros y nos trae infinitas bendiciones. Entonces ¡diviértete desenvolviendo y amando la individualidad de tus regalos espirituales! Y luego, cualquiera sea el lugar donde te encuentres, ¡compártelos con todos como grandes bendiciones que inspiran infinitamente!

¡DISFRUTA!

 

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top