Thank you for your loving support this Giving Tuesday!

 Mientras  te Entregas a la Autoridad del Alma Celebra a Dios –

Llega a ser  el Amo de tu Cuerpo

Ideas de Aplicaciones Metafísicas para la Lección Bíblica Trimestral

De la Ciencia Cristiana sobre:

Alma  y Cuerpo

14 al 20 de noviembre de 2022

Por Kathy Fitzer de Lake St. Louis, MO

kathyfitzer@gmail.com

Traducción Libre de Elizabeth Wong autorizada por W. Huff


            INTRODUCCIÓN

 

Parece fácil en estos días caer en la trampa de creer que la calidad de nuestras vidas está determinada en gran medida por lo que nuestros cuerpos y/o nuestras mentes nos dicen sobre cómo nos sentimos. La creencia popular es que nuestra identidad está determinada por condiciones corporales, hereditarias y por cosas que hemos experimentado en el pasado. Es común pensar que nuestra identidad (nuestra alma, por así decirlo) está contenida en un cuerpo humano y definida por una personalidad humana. Pero, la Lección Bíblica de esta semana da un giro a esas creencias mortales y revela que – en efecto – nuestra identidad es la expresión o manifestación de la única, Alma, La que es Espíritu, Dios. Comprender esto nos permite ser amos en lugar de sirvientes –  “tomemos posesión” de nuestros  cuerpos y de nuestros  pensamientos, y gobernémoslos  con la autoridad que  nos ha dado a todos y a cada uno de nosotros nuestro Hacedor y nuestro Sostenedor – el infinito y Principio divino que es el Alma única y la fuente misma de nuestro ser. Aunque la Lección habla principalmente de un cuerpo material, se puede aplicar la misma lógica cuando  piensas en  el gobierno del cuerpo,  un cuerpo organizado o  cualquier otra tipo de cuerpo.


El Texto Áureo, de la Biblia Internacional de los Niños, dice: “Todo mi ser alaba al Señor”. Me agrada  el uso de la frase, “todo mi ser” en lugar de “mi alma”. (Salmo 34:2.) Pensar acerca de “Mi alma” como “todo mi ser” ayuda a eliminar cualquier sentido de las partes de nosotros como – nuestra parte mental, nuestra parte emocional, nuestra parte corporal. Nosotros somos precisamente un completo y grandioso ser –  cada uno con una expresión única, que tiene un lugar íntimo y único en toda la Vida. Sé que he dicho esto antes, pero… Me regocijo comparando la integridad e individualidad de cada uno de nosotros con la integridad e individualidad en cada número, nota, copo de nieve, rayo de sol y gota de agua. Cada uno tiene un lugar y una función que apoya al todo – al mismo tiempo que mantiene una identidad totalmente individual y esencial la que está totalmente respaldada por el principio que gobierna el todo.

A veces nos acosan  preguntas humanas  como “¿Cuál es mi propósito?”, “¿Por qué yo estoy aquí?”. El Texto Áureo responde a eso. Estamos aquí (nuestro propósito es) para glorificar al Señor. Eso no significa simplemente correr por ahí expresando cuán grande es Dios. Una definición de alabanza (del hebreo, hilal, así como en los diccionarios modernos, es “Celebrar”. ¿Cómo celebramos a Dios, o Al Alma, con todo nuestro ser? Para mí, es reconociendo que todo lo que somos y hacemos es el hermoso efecto de una  asombrosa y perfecta causa, el Alma de todo ser. Esta Alma también es sinónimo de Principio (confianza y orden), Amor (hermosura y generosidad), Espíritu (energía, voluntad y resistencia), Verdad (integridad y fidelidad), Mente (inteligencia y sabiduría), y Vida (vibración, constancia y certeza). ¡Celebrar que esas cualidades son inherentes a nosotros mismos y a los demás es una forma de alabar a Dios -! Dando a Dios la gloria!


La Lectura Alternada  hace referencia de correr en la “carrera” con la finalidad de obtener el “triunfo”. En los tiempos de Pablo, los atletas eran muy valorados. Para Pablo, las cualidades de un atleta eran importantes – la disciplina y el autocontrol  son necesarios para sobresalir. La Traducción Mundial al Inglés del Nuevo Testamento traduce los versículos 26 y 27 como, “No corro como si no supiera adónde voy. Y no peleo como un hombre que acaba de golpear el aire. Pero si controlo mi propio cuerpo muy bien. Hago que mi cuerpo me obedezca”. Tomados en sí mismos, estos sentimientos podrían interpretarse simplemente como la necesidad de tener control físico sobre nuestros cuerpos. Pero, a medida que continuaba estudiando la Lección de esta semana, se me hizo  evidente que no es la interpretación más Científica.

Los versículos de Romanos, capítulo 12, ayudan a traer una luz más espiritual sobre el tema. Pablo pide a sus oyentes que por favor presenten sus cuerpos (es decir, ellos mismos o las personas completas) a Dios como un “Sacrificio”. Mientras que los judíos habían traído palomas o corderos para el sacrificio, ahora se nos pide que nos entreguemos a Dios – ser completamente obedientes a la voluntad de Dios – se nos dice que “no os conforméis a este mundo”. Para mí, eso significa estar alerta de que no estamos de acuerdo con teorías materiales, modas populares y modelos de pensamiento, sino “renovar vuestra mente para que podáis probar [lo que es, discernir] lo que  es bueno,  aceptable,  perfecto, y la voluntad de Dios.”

No es que todo en el “Mundo” sea malo. Pero, en todo lo que hacemos, nosotros debemos volvernos a Dios, a la Mente que es Amor, para escuchar los próximos   pasos que debemos dar. Yo tengo un mosaico que compré cuando  visitaba Israel y que muestra un pez nadando río arriba. Me sirve para tener presente de no hacer nada solo porque  los demás lo hacen. Estoy lejos de tener un historial perfecto, pero sé que es importante  llevar  en cada pensamiento, cada deseo y cada decisión al Amor, y luego seguir tanto como sea posible la dirección que nosotros recibimos.

El resto de la Lección nos ayuda a discernir cómo correr victoriosamente  en la carrera de la vida… cómo traer a nuestro completo ser (nuestros pensamientos y cuerpos) sujeto  a la voluntad de Dios –  y celebrar la ley del Bien que es Dios, que es Vida, que es Alma!


SECCIÓN 1: NUESTRA RELACIÓN DE PACTO CON DIOS — COEXISTE CON EL ALMA

Tenemos un pacto de afiliación (es decir, un acuerdo  de vínculo) con la ley suprema del Bien.  ¡Esto vale la pena  celebrarlo!! Santos series, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios (cita B2, Levítico 19:2). Dios vive con nosotros y nunca nos “despreciará”(rechazará). El trabajo de Dios es ser la Fuente, y nuestro trabajo es ser la expresión, permitiendo que la Fuente sea vista mientras resplandece  a través de nosotros (cit. B3, Levítico 26:11, 12). Isaías reitera que nuestra razón de ser es alabar a Dios (cit. B4, Isaías 43:10, 21). En este caso, la palabra hebrea de la que se traduce alabanza es teh-hil-law e implica adoración y acción de gracias a Dios. La relación del pacto con Dios nos enseña que a medida que amamos a Dios supremamente, podemos ver la presencia eterna de Dios y reconocer la “tierra prometida” que Dios ha preparado para nosotros. ¡Ese es un motivo de gratitud! Esta tierra prometida, por supuesto, no es un lugar físico, y la sustancia de nuestro ser no es una “forma material consciente”. Más bien, aprendamos en la Ciencia Cristiana que tenemos un “cuerpo sin sensaciones” y que Dios imparte y perpetúa “ Su propia individualidad, armonía e  inmortalidad… por medio de la Mente, no de la materia” (cit. S5, 280:25-30).

Debido a que nuestra identidad no depende de la materia, ¿es menos real o tangible? ¡Absolutamente no! Piensa en lo que significa que la identidad sea “el reflejo del Espíritu, el reflejo en formas múltiples y variadas del Principio viviente, el Amor” (cit. S3, 477:19-25). Considera nuevamente las cualidades que mencioné al hablar sobre el Texto Áureo. Me parece muy útil ampliar estos siete sinónimos (o nombres de Dios) basados ​​en la Biblia que Mary Baker Eddy da en el libro de texto de la Ciencia Cristiana. Recuerda, la reflexión conlleva la imagen exacta, como también la del pensamiento . Entonces, porque el Alma es la sustancia misma, la Vida y la inteligencia en cada uno de nosotros  está individualizada de tal manera que no hay dos exactamente iguales, cada uno es único y esencial para el todo. Cada uno de nosotros expresa cosas tales como la confianza y el orden del Principio, la hermosura y el desinterés del Amor, la inagotable energía y voluntad del Espíritu, la integridad y fidelidad de la Verdad, la inteligencia y sabiduría de la Mente, y la vitalidad, constancia y confianza de  la vida. ¡Puedes ampliar las cualidades! Estas no son cualidades que puedan obtenerse o quedar atrapadas en el alcance limitado de lo que llamamos materia. No son de unos ni de otros. Y, si reconocemos una de esas cualidades en ti mismo o en otro, puedes saber que todas las cualidades están presentes. Tuve una hermosa sanación de una condición física cuando me di cuenta de que debido a que incluí el amor del Amor y la alegría del Alma (lo cual  pude ver que hice), también incluí la solidez del Principio. La evidencia de esa solidez luego se hizo manifiesta en la apariencia externa de un cuerpo que ya no se quejaba.

Entonces, ampliemos nuestro concepto de Alma y cuerpo para ver a cada persona como la manifestación de todas las cualidades que incluye el Alma (la identidad del Espíritu). Eso no deja lugar para aceptar limitaciones de ningún tipo basadas en experiencias pasadas, de tallas, de leyes sanitarias, de igualdad, edad o cualquier otra imposición. Debido a que Dios es continuo en su existencia, el hombre (toda la humanidad) es continuo en su expresión  constante  en identidad y armonía. ¡Rehúsate a aceptar lo que es menos!


SECCIÓN 2: ESTARAUSENTE DEL CUERPO” Y “PRESENTE CON EL SEÑOR”

Si queremos progresar en cualquier área, es importante ser dedicados. No llegamos a ninguna parte cuando tiramos de dos extremos de una cuerda, o discutimos de un lado y luego del otro. Necesitamos preguntarnos a nosotros mismos frecuentemente si estamos prestando atención a la sabiduría que Jesús dirigió a través de parábolas a los fariseos, quienes eran amantes del dinero. Él les dijo: “No podéis servir a Dios y a las riquezas” (cit. B7, Lucas 16:13). Aunque Jesús estaba hablando específicamente que tratan a la riqueza como un dios, la misma idea se aplica a cualquier cosa que desvíe nuestra atención de Dios del mundo espiritual. Todo depende a donde mora el pensamiento. La riqueza puede ser un vehículo maravilloso para compartir el bien. Pero, si se convierte en el centro de atención y perdemos de vista a Dios como la fuente del bien, tenemos un problema. Las citas posteriores en esta sección  específicamente  se dirigen al hecho de prestar demasiada atención al cuerpo. Esta es  una idea comparable. Leemos en II Corintios, capítulo 5, que entretanto que  “estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor”. Se me ocurrió que hay una diferencia entre tratar a  nuestro cuerpo —alimentarlo, vestirlo, cuidarlo, que nos sirva— el identificarlo como nuestro hogar. Nosotros moramos en la Mente. La meta es “estar ausentes del cuerpo y  presentes al Señor” (cit. B10, II Corintios 5:6,8). De nuevo… donde está  el pensamiento enfocado? En eso es que debemos preocuparnos. ¿En qué piensas más durante el día – en  tu cuerpo y  en otras condiciones físicas, o cómo Dios está proveyendo nuestras  necesidades a cada uno de nosotros? Como leemos en Lucas, “cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz… así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso” (cita B8, Lucas 11:34, 36). Así como nuestro pensamiento está lleno de luz  y de la inspiración y  confianza en Dios, todo nuestro conocimiento está  iluminado.

Mary Baker Eddy deseaba “salvar [“A los lisiados,  los sordos,  los mudos,  los ciegos,  los enfermos,  los sensuales,  los pecadores”] de la esclavitud de sus propias creencias y de los sistemas educativos de los faraones, quienes hoy, como antaño, mantienen a los hijos de Israel en servidumbre” (cit. S9, 226:22-29). Nuestro cautiverio es diferente a la de los días de Moisés. Es mucho más delicado, pero  si es igualmente injusta. Dios nos sacará de este cautiverio, como  Él  sacó a los israelitas de Egipto, si  mentalmente  luchamos por nuestra libertad. Esta declaración es la llave  para nuestro triunfo, “Abrazas tu cuerpo en tu pensamiento, y debieras delinear en él  pensamientos de salud, no de  enfermedad” (cit. S12, 208:25). Debiéramos practicar haciendo eso. Vigila tu pensamiento y rehúsate a aceptar la mentira de la discordia. Un artista primero concibe una imagen en el pensamiento y luego ese pensamiento es transferido al lienzo. ¡Nosotros podemos pensar de nuestros cuerpos como nuestro lienzo y mantenerlo en el pensamiento con solo lo que queremos expresar! Para esto  necesitas estar vigilante y practicar, pues ¡Dios (Amor) nos permite pensar correctamente!


SECCIÓN 3: RECONOCE LA AUTORIDAD DEL ESPÍRITU, ALMA

En esta sección tenemos la maravillosa curación del siervo del centurión, que Jesús atribuye a  la comprensión del centurión de la verdadera autoridad. El centurión comprendió que la autoridad con la que el daba órdenes provenía del poder que le otorgaban los que estaban por encima de él. Y, de alguna manera, él comprendió que con la autoridad que hablaba Jesús provenía de un poder superior al suyo. Esta comprensión lo llevó a una  absoluta Fe para que su sirviente respondiera a la Palabra sanadora que Jesús pronunció (cit. B13, Lucas 7:2,3,6-10). La autoridad que nosotros tenemos para hablar a la discordia proviene directamente de Dios, y del Espíritu. La sanidad viene cuando nosotros aplicamos y cedemos a esta autoridad.  Como dice Mary Baker Eddy: “Al igual que el gran Ejemplo, el sanador debiera hablar a la enfermedad como  quien tiene autoridad sobre ella, dejando que el Alma domine las falsas evidencias de los sentidos corporales e imponga sus reivindicaciones  sobre la mortalidad y la enfermedad” (cita S15). , 395:6-10). Esta es la primera de tres citas (una en cada de las Secciones 3, 4 y 5) que provienen de las páginas 390-395 de nuestro libro de texto. A veces son referidas como las “páginas de lucha”. Ellas están llenas de direcciones específicas acerca de cómo pensar, razonar y hablar cuando nos enfrentamos a sugerencias de desarmonía. Lo importante es que tratemos  de  recordar que cuando se refieran a estas directivas o sugerencias, no las sigan  a ellas con el sentido humano, … Si no, como una oportunidad para  ejercitar con dominio la autoridad que Dios nos ha otorgado por el ¡Espíritu! El Alma es la que nos guía de estas falsas creencias. Nosotros somos capaces de tener sanaciones cuando el pensamiento es alineado con el Alma.

He encontrado que la cita S18 es alentadora y, a veces, desalentadora. Dice “toma conciencia por un solo momento de que la Vida y la inteligencia son puramente espirituales –  ni está en ni de la materia –  y el cuerpo entonces no emitirá quejas” (cit. S18, 14:12-18). A veces  yo pienso  que estoy siendo consciente de esta pura espiritualidad, pero nada parece cambiar. Es en esos momentos que me doy cuenta de que si fuera realmente consciente de que todas las cosas son puramente espirituales, yo no debería estar revisando lo que la materia me dice! Esto puede ser complicado. Pero, es por eso que encuentro  esencial seguir el ejemplo de Jesús que  simplemente quedarnos con la visión de Dios de que el  hombre es completo y perfecto. Él nunca estuvo en la ocupación de “arreglar” y nosotros no podemos hacerlo tampoco.

Hablemos con la autoridad que nos da el Alma – TODO está gobernado por el Espíritu. La comprensión “de que el Ego es la Mente… hace  el cuerpo  armonioso; hace de los nervios, los huesos, el cerebro, etc., siervos, en lugar de amos” (cit. S17, 216:11-18). Otra vez… ¡esta comprensión viene cuando nosotros abrimos nuestros corazones y permitimos que se llenen  de los Pensamientos de Dios, asegurándonos  la supremacía y  la autoridad del Espíritu,  Alma!


SECCIÓN 4: ALÉJATE  DE LAS “REGLAS” MORTALES — BUSCA EL REINO DE DIOS

 En estos tiempos escuchamos mucho acerca del cuerpo esto y del cuerpo aquello. Tal parece haber muchas  “reglas” con respecto a la dieta, el ejercicio, la moda y la atención médica necesaria. La tendencia de quienes parecen tener abundantes recursos puede ser una obsesión en  seguir todas esas “reglas”. Para aquellos que parecen carecer de suficientes recursos, la preocupación puede ser más acerca de tener suficiente comida y ropa en cualquier forma. Y, sin embargo, Jesús instruyó a sus seguidores a “No os afanéis por lo que habéis de comer, beber o vestir. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Continuó diciendo: “Porque los gentiles buscan todas  estas cosas; pero vuestro Padre  celestial  sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (cita B6, Mateo 6:25, 32, 33, Traducción de la Palabra de Dios).

Deja de preocuparte por la opinión del mundo o por las circunstancias humanas limitadas y limitantes, y ve primeramente  el reino de Dios, esto toma mucha humildad y disciplina. Pero la Ciencia Cristiana nos enseña  no preocuparse porque Dios cuida de nosotros y también nos hace dueños de nuestros cuerpos, dueños de todo nuestro ser, permitiéndonos “controlar  [nuestra-situación] con la Verdad” (cit. S19, 228:20). Entonces, ¿qué es esa Verdad? El hecho es que hay  una sola Mente suprema que gobierna todas las cosas.

La misma Mente que hace que las flores crezcan y florezcan y que permite que los animales jóvenes sepan instintivamente lo que necesitan hacer para sobrevivir es la misma Mente que cuida de nosotros. El problema sucede cuando permitimos que las concepciones mortales limitadas “interfieran con el gobierno de Dios al imponer las leyes de los conceptos humanos erróneos” (cit. S20, 62:20). Esos conceptos incluyen  tanto a la carencia como al exceso y toda clase de reglas limitantes.

Nosotros podemos decidir qué aceptar y qué rechazar de los conceptos humanos que nos acosan constantemente (cit. S21, 392:21). Necesitamos rechazar o aceptar las – llamadas leyes limitantes, que nos sugieren y definen  nuestra economía, salud  corporal, salud mental o del tipo que sea. Nosotros debemos  ir encima de nuestras vidas humanas tomando lo que es correcto  en ese momento. Pero nunca he escuchado un mejor consejo como el que   se encuentra en la página 261 de Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras de Mary Baker Eddy: “Mantén tu pensamiento firmemente en lo perdurable, lo bueno y lo verdadero, y los traerás a tu experiencia en la proporción en que ocupen tus pensamientos.” (cit. S22, 261:2).

Rehúsa ser desalentado. Debemos rechazar que el apetito, la apatía o la pereza nos gobierne, también debemos rechazar lo que dice los “medios de comunicación” y los “especialistas” que nos atemorizan o nos paralizan. “El hombre es armonioso cuando es gobernado por el Alma” (cit. S23, 273:18). Y, cada uno de nosotros y el mundo entero está verdaderamente gobernado por el Alma, por la expresión individualizada, equilibrada, armoniosa, hermosa, graciosa, abundante del Espíritu infinito, donde nunca falta nada o está fuera de orden.


SECCIÓN 5: LA MENTE ES EL AMO

Me encantó pensar mucho en la historia del hombre en Listra que había estado lisiado toda su vida y, sin embargo, respondió a la orden de Pablo saltando inmediatamente a su comando. El hombre no se levantó vacilante y probó su nueva libertad. ¡¡Él fue por ella!! Se nos dice que Pablo percibió que el hombre tenía “Fe para ser sanado” (cita B21, Hechos 14:8-10). Esta fue probablemente la primera vez que este hombre escuchó acerca de Dios (y Cristo) del que Pablo hablaba. El área era una área pagana y Zeus era adorado en el templo. Pero, el hombre inmediatamente abrazó el mensaje de libertad.

Esta rápida curación de una cojera de por vida es una bella demostración de la verdad en las palabras que se encuentran en Hebreos, “La palabra de Dios es viva y eficaz…” (cit. B19, Hebreos 4:12). Lo que me llamó la atención es como sin ninguna reserva el hombre aceptó el mensaje que había escuchado y cuán confidente siguió  el mandato de “estar de pie”. A veces creo que existe la tentación de debatir contra nosotros mismos y nuestro bienestar. Nos quedamos hipnotizados por la apariencia física o por las teorías económicas o de salud que nos atacan. He encontrado la necesidad de poner una postura firme y responder a todas esas sugerencias  directamente con “No temeré. Que puede hacerme el hombre?”  (cita B17, Salmo 56:4). ¡No temeré, ni respetaré, lo que un cuerpo material o las opiniones humanas puedan hacerme!

Hay abundantes declaraciones excelentes en esta  sección de Ciencia y Salud. Que nos dice que la razón por la cual  lidiamos con capacidades limitadas es porque creemos que vivimos en un cuerpo en lugar que en el Alma, “En la materia no en el Espíritu” (cit. S24, 223:3). También se nos dice que debemos abordar cada desafío como un maestro, en lugar de encogernos por el miedo o la negligencia, deberíamos  cuidar nuestro pensamiento, en vez de prestar atención a lo que sucede con nuestro cuerpo o cualquier circunstancia humana (cit. S25, 419:16 -20).

Se nos alienta a “toma posesión del [nuestro] cuerpo y gobierna sus sentimientos y acciones. “Levántate con la fuerza del Espíritu para resistir todo lo que no es bueno”. Si nos detenemos allí, puede parecer que tenemos que seguir adelante y de alguna manera deliberada controlar cómo nuestro cuerpo está sintiendo. Para mí, esa es la creencia de la mente (m minúscula) sobre la materia. Pero, el párrafo que continúa dice: “Dios ha hecho al hombre capaz de esto, y nada puede invalidar(es decir, destruir) la capacidad y el poder divinamente concedidos al hombre” (cit. S28, 393:4).

 

Nuestro trabajo, nuestro privilegio, es escoger cómo pensar sobre las cosas y responder a la dirección de la Mente como el hombre de Listra respondió cuando Pablo dió la orden de ponerse de pie. A medida que actuamos con certeza, confiando en el sentido espiritual más que en el sentido material, demostraremos el dominio que Dios nos ha dado sobre todas las creencias materiales.


SECCIÓN 6: CELEBRA LA VICTORIA — ADMITE SER LA SEMEJANZA DE DIOS

 Ha habido mucho en esta lección sobre el dominio de los sentidos corporales. Para mí eso significa comprender que un cuerpo material y las circunstancias materiales no están en control. Y, a menudo tengo que recordarme a mí mismo que cuando decimos cuerpo material, etc., no estamos hablando de algo real, sino de lo que parece ser – la visión falsa. Entonces… si la visión falsa no tiene poder para controlarnos, y se nos ha dado la autoridad para dominar este sentido falso, ¿qué es lo que esta en control? ¡La Biblia está llena de promesas de la victoria del bien sobre el mal y llena de alabanza y celebración de ese hecho!

La Biblia Amplificada traduce la última cita de la Biblia en la lección de esta semana de I Tesalonicenses: “Fiel es el que os llama [a Sí mismo para vuestra salvación], el cual También  lo hará [Él cumplirá Su llamado haciendo santos, cuidándolos, y protegiéndolos como Suyos] (cit. B24, I Tesalonicenses 5:24). ¡¡¡Dios es el hacedor!!! Mary Baker Eddy lo expresa en esta forma: “La Mente divina es el Alma del hombre, y da al hombre dominio sobre todas las cosas” (cita S29, 307:25-26). Una vez más, encuentro útil pensar en Alma como identidad. Entonces, Mente (y tu puedes sustituir cualquiera de los sinónimos aquí ) es la identidad del hombre –  de cada uno de nosotros.

Entonces, la pregunta es, ¿cómo vemos y experimentamos esta identidad, la mejor versión de nuestro “ser completo” (Texto Dorado, Salmo 34:2, Versión Internacional para Niños)? “Admitir para uno mismo  que “el hombre es la propia semejanza de Dios”. Nos han dicho esto “Libera  al hombre  para dominar la idea infinita” (cit. S31, 90:24-25). No tenemos que cambiar nada. No tenemos que arreglar una materia dañada, una relación rota, un gobierno destruido o una economía destrozada. ¡Solo tenemos que admitir que Dios, la Mente, es la que  gobierna,  rehúsa a aceptar por un momento cualquier otra sugerencia! Nuestro trabajo es mantenernos enfocados en lo bueno (“El reino inescrutable de la Mente”.) No se deje engañar por la visión limitada, sino “Actuar como  poseyendo  todo  poder derivado de  Aquel en quien tenemos nuestro ser” (cita S30, 264:7). Ese no es que  debemos “Fingir que no pasa nada”. ¡Es tomar una posición por la bondad del Alma – de nuestro “entero ser”! ¡Todo está bien! ¡¡Admítelo!! ¡¡Y celebremos a Dios y Su autoridad como realidad!!

 

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top