Enroll by January 31st for any summer program with a $100/wk deposit, and save $25/wk!

Construye tu casa sobre la Roca de Cristo, la Verdad.

Ideas de aplicación metafísica para la lección bíblica trimestral de la Ciencia Cristiana sobre

“La Verdad”

para el 18-24 de julio de 2022

por John y Lindsey Biggs, C.S. de Maryland Heights, MO

541 418 1176 johnbiggscs@gmail.com

541 460 3515 biggs.lindsey@gmail.com

 

Traducción libre por Rafael Ramirez y autorizada por Warren Huff


INTRODUCCIÓN

Esta lección ilustra hermosas formas en que Dios nos proporciona fuerza y refugio. Desde andar sobre el mar hasta sanar al siervo del centurión, leeremos todas las formas en que Cristo manda en cada situación, y está aquí hoy para proporcionar el mensaje de fe y comprensión espiritual que necesitamos para construir una casa fuerte y segura sobre el fundamento de la Vida, la Verdad y el Amor.

Texto áureo

... no hay Roca como nuestro Dios.* (I Samuel 2:2)

*Según la Nueva Traducción Viviente

¿Cuáles son algunas de las cualidades de una roca (tal vez un gran peñasco)? Fuerte, estable, segura, inamovible, inquebrantable. Estas son ciertamente cualidades que queremos encarnar. Y algo sobre lo que todos podemos construir. ¡Una casa, un negocio, una conciencia individual que se construye sobre la Roca puede mantenerse en pie!

“Por eso, todo el que oye estas palabras mías y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Bajó la lluvia, subieron los arroyos y soplaron los vientos y golpearon contra esa casa; sin embargo, no cayó, porque tenía sus cimientos en la roca.” (Mateo 7: 24-26 Según la Nueva Traducción Viviente)


Lectura alternada

Estas son algunas de las poderosas palabras que describen a Dios en el texto de la Lectura alternada:

Fuerte, fortaleza, libertador, escudo, torre alta, salvador, adarga, misericordioso, veraz, fiel, bueno, perfecto, algo en lo que se puede confiar.

Es lógico que si Dios es como una roca, ¡debe ser fuerte! Podemos confiar y depender de la fuerza espiritual y mental que viene de Dios, y no tenemos que apoyarnos necesariamente en nuestro propio entendimiento humano.

“… Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador” (II Sam 22:2)

Una roca: fuerte, estable, segura.

Una fortaleza: un lugar de defensa, seguridad y protección.

Un libertador: uno que rescata y preserva; uno que te guía, te salva y te revela como espiritual, entero y completo.

“Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste.” (II Sam 22:3)

Confiar significa: depender de; tener confianza en; depender de. (Diccionario Webster de 1828) Esto alivia nuestro estrés y preocupación cuando vemos que podemos confiar y tener fe en algo más grande, mejor y más alto que nosotros mismos. Es como dice el adagio “preocúpate menos, ora más”.

¿Por cuánto tiempo es buena la verdad de Dios? ¿Sólo por unos días? ¿Tal vez un mes o tal vez sólo fue buena el año pasado? No. La verdad de Dios es inmutable, inmortal. Nunca cambia. Dura para siempre.

“…su verdad por todas las generaciones.” (Salmos 100:5)

Puede disfrutar de la lectura de un artículo que proporciona un gran ejemplo de Dios como roca, fortaleza y libertador.  “La paz frente al terrorismo” por Brian Kissock.


SECCIÓN 1 – POSEES UN PODER SOBERANO

Dios es una luz que nos guía. Dios quiere que sintamos al Cristo – la ternura del Amor sanador de Dios que nos abraza, nos sostiene, nos restaura y nos muestra el camino.

“Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán; me conducirán a tu santo monte, y a tus moradas.” 4 | Salmos 43:3

Este Salmo, que es una oración de petición, muestra un gran ejemplo de un espíritu humilde y dispuesto; un deseo de escuchar y ceder a la Palabra de Dios.

La pureza es una cualidad cristiana esencial para construir un fundamento sólido. “… y la piedra angular de toda construcción espiritual es la pureza.” (5 | 241:23–27) No solemos pensar que vayan juntos algo como una roca (que es tan fuerte, estable y segura) y la pureza (que es tan ligera, suave y espiritual). Pero podemos construir sobre un corazón puro, con motivos puros, y encontrar una mayor estabilidad. Construir sobre lo que está libre de engaño; inocente y bueno.

Por lo tanto, tiene sentido que la pureza proporcione una base tan fuerte – para las naciones, las empresas y los individuos. Mientras que la deshonestidad, los motivos inferiores, la avaricia, la lujuria, etc. serían un fundamento que se desmorona. Jesús nos recuerda en las Bienaventuranzas que: Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios. (Mateo 5:8)

Mary Baker Eddy escribe:

“El hombre, hecho a Su semejanza, posee y refleja el señorío de Dios sobre toda la tierra.” (3 | 516:8–11)

Me encanta esta cita empoderadora de los escritos de Mary Baker Eddy que tiene un tema similar:

“Sabed, pues, que poseéis un poder soberano para pensar y actuar correctamente, y que nada puede despojaros de esta herencia ni traspasar el Amor”. (Púlpito y Prensa, p. 3:7-9)

¡Poder soberano! ¡Eso es fuerte y poderoso!

Parte de la definición de soberano es:

Supremo en poder; que posee un dominio supremo;

(Diccionario Webster de 1828)

El dominio supremo está detrás de ti imponiendo cada pensamiento y acción correctos; cada esfuerzo de curación. Llevando al cautiverio todo pensamiento a la obediencia de Cristo. Trayendo toda justicia y acción de acuerdo con la ley del bien de Dios.

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4:13)


SECCIÓN 2 – CONFIAR EN DIOS ES SEGURO

Cuando oramos: “Hágase tu voluntad”, no es una oración tímida. Es una oración tranquila y fiel, basada en la comprensión de que Dios es bueno. Aunque el panorama que se nos presenta no parezca bueno, podemos refugiarnos en la seguridad de que Dios es totalmente bueno y podemos dirigirnos a Él, y no a la situación, para ver lo que realmente ocurre. La cita 5 | Salmos 31:5, nos asegura que Dios nos ha redimido. Una de las definiciones de ‘redimido’, del resultado de la búsqueda del diccionario en inglés de Google proporcionado por Oxford Idiomas, es: “cumplir o llevar a cabo”. Dios ha cumplido su promesa y declaración de hacer al hombre a su imagen y semejanza (Génesis 1:26). Este cumplimiento está intacto y es eterno, y se ve de nuevo cada vez que oramos y sentimos la presencia de Dios.

En la historia bíblica que se relata en la cita 7 | 1 Reyes 17, es interesante que el pensamiento de la madre se dirija rápidamente hacia la culpa -parafraseando: ¿Has venido a mí para traer a memoria mis iniquidades, y para hacer morir a mi hijo?” Es importante cuestionar este sentido personal de las cosas siempre que surja. No hay legitimidad detrás de la discordia. El cumplimiento eterno de la promesa de Dios y de su creación significa que es a Él a quien debemos mirar, y no a nosotros mismos, ya sea para mal o para bien, para culpar o para acreditar.

Si hubiera una razón para la discordia, entonces la discordia tendría un lugar legítimo y estaríamos enfrentando la realidad mala con la realidad buena. Pero como la discordia es sólo una creencia en el resultado del caos -que no tiene cabida en el Principio armonioso, la realidad divina de la Vida-, podemos dirigirnos con seguridad y perseverancia al Principio divino para ver lo que realmente ocurre. Claro, si es necesario un cambio de carácter, ese desenvolvimiento es parte natural de sentir esa redención del amor de Dios. Pero siempre tenemos el derecho de cortar todas las supuestas razones de discordia y llegar directamente al corazón del asunto: La verdad es real, y la verdad es que el amor de Dios salva a toda su creación.


SECCIÓN 3 – GRANDE FUE SU FE

Al hablar de la curación del centurión, la “Investigación de la Lente Biblica dice lo siguiente:

“Como oficial romano, este soldado entiende la autoridad del Salvador en términos de su propio mando militar. (Su uso del título de Señor probablemente indica respeto más que conciencia de la condición mesiánica de Jesús). Este es el primer relato bíblico de Jesús reconociendo la fe, y de su curación de un gentil. …En los Evangelios aparecen otros ejemplos de fe, pero aquí el Maestro refrenda la confianza que no necesita contacto ni signo externo”. (Christian Science Sentinel)

Es interesante observar que en el relato de Lucas sobre esta curación, el centurión no acude a Jesús en persona.  “Como oyó hablar de Jesús, el centurión mandó a unos dirigentes de los judíos a pedirle que fuera a sanar a su siervo. Cuando llegaron ante Jesús, le rogaron con insistencia:

—Este hombre merece que le concedas lo que te pide: aprecia tanto a nuestra nación que nos ha construido una sinagoga.

(ver Lucas 7:3-5)” (Historias de curación: Jesús y sus seguidores, p. 41)

“Jesús quería que los judíos supieran que no tenían que esperar al reino de Dios. Si tenían fe en Dios, podían experimentar el amor y la bondad del reino de Dios en ese mismo momento”. (Historias de curación: Jesús y sus seguidores, p. 43)

Cristo, la Verdad, es el poder curativo que llega a la mente y al cuerpo para salvarnos. Está con nosotros aquí, ahora y siempre. No se basa en un período de tiempo limitado ni en un seguimiento personal. Si lo fuera, ya no se construiría sobre la roca porque incluiría los elementos finitos. En cambio, es la “Palabra viva”, la Roca, sobre la que Jesús mismo edifico.

Jesús nos muestra cómo edificar nuestra conciencia sobre la roca. Es más que una mera fe ciega. Fue la percepción espiritual real de la Verdad lo que le llevó a él y a sus discípulos a experimentar el poder curativo que tuvieron. Mary Baker Eddy nos dice que podemos tener la misma fe, y mediante el estudio, la razón, la oración y la demostración, esa fe puede transformarse en la seguridad de la comprensión espiritual. Ella dice, en esencia, que el entendimiento espiritual no puede ser sacudido.

“Algunos pensamientos son mejores que otros. Una creencia en la Verdad es mejor que una creencia en el error, pero ningún testimonio mortal está fundado sobre la roca divina. El testimonio mortal puede ser sacudido. Hasta que la creencia se convierte en fe, y la fe se convierte en comprensión espiritual, el pensamiento humano tiene poca relación con lo real o divino.” (13 | 297:24)

“Creencia – – – > Fe – – > Entendimiento spiritual”

El Dr. Martin Luther King, Jr. dijo: “La fe es dar el primer paso aunque no veas toda la escalera”.

Eso debió sentir el Centurión. El pueblo judío dijo esto sobre el Centurión: “Este hombre merece que le concedas lo que te pide: aprecia tanto a nuestra nación que nos ha construido una sinagoga.” (Lucas 7:4-5 NVI) El centurión tenía fe en que Dios podía sanar a su siervo; y tenía fe en que Jesús debía ser un hombre de Dios para poder hacer obras tan maravillosas. Su fe era la percepción espiritual real de la Verdad, mostrando que Dios no hace acepción de personas como dice Pedro. “En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.” (Hechos 10:34)

En otra parte del texto, Mary Baker Eddy describe la fe de esta manera “La fe es más elevada y más espiritual que la creencia. Es un estado de crisálida del pensamiento humano, en el cual la evidencia espiritual, contradiciendo el testimonio del sentido material, empieza a aparecer, y la Verdad, lo siempre-presente, va siendo comprendida.” (Ciencia y Salud, p. 297)


SECCIÓN 4 – ¡NO SOLO HABLES DE ESO!

Conociendo los cimientos, puedes construir con seguridad. En el lugar donde vivíamos en Oregón, gran parte del suelo estaba formado por rocas procedentes de flujos de lava. Los sótanos no eran muy comunes, porque era inútil intentar excavar económicamente tan profundo en la roca. Teníamos una casa en la cima de una pequeña colina y, aunque palear la nieve en invierno era un gran ejercicio, era muy divertido sentir y conocer realmente la solidez de los cimientos de esta casa. Pero, evidentemente, lo que marcó la diferencia fue que la casa se construyera y se habitara realmente. Esos cimientos estaban ahí, pasara lo que pasara. Pero alguien se tomó la molestia de construir la casa, de aprovechar los cimientos rocosos existentes, y construyó la casa de acuerdo con la disposición del terreno. Casi se podría decir que una casa bien construida refleja la sustancia de aquello en lo que se basa.

Mirando las cosas desde un punto de vista espiritual y centrado en Dios, reconocemos que nuestro fundamento, la Roca sobre la que nos apoyamos, es la acción, el poder y la presencia de Cristo -representado prácticamente en Cristo Jesús, y presente para toda la eternidad como la acción y la luz de Dios.

Si estamos construyendo nuestras vidas sobre esta Roca, nuestras vidas tienen que mostrarlo. La cita bíblica 12 | Lucas 6, del Evangelio de Lucas, enumera muchas formas en que los seguidores de Jesús pueden mostrar su fidelidad. Algo que realmente aprecio de este pasaje es que no hay ningún margen de maniobra. No hay advertencias a: “Amad, pues, a vuestros enemigos,… Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso… No juzguéis…” Es algo maravilloso que las instrucciones del cristianismo y de la Ciencia Cristiana sean claras y sin opiniones personales. Cuando construimos sobre una roca, está claro dónde construir. ¡Podemos regocijarnos en gratitud por la claridad de esta instrucción! Y luego debemos seguirla, y construir nuestras vidas sobre esta roca.


SECCIÓN 5 – MIRANDO FIRMEMENTE A DIOS

Al leer esta sección, me llama la atención el toque de atención que supone mirar a Dios. El Salmo (15 | Salmos 56:3) dice: “En el día que temo, yo en ti confío.” No, haré grandes planes sobre qué hacer si tengo miedo. No, cuando tenga miedo trataré de razonar humanamente para no tenerlo. La sencillez infantil de, cuando tenga miedo – cuando no sepa qué hacer – miraré al Amor. La historia bíblica de Jesús caminando sobre las aguas (17 | Mateo 14) ofrece un claro ejemplo de este tipo de fe activa. Atrapados en la tormenta, los discípulos no sabían qué hacer… y Cristo Jesús, que representaba el Camino de la salvación -literalmente la seguridad- para todos, estaba allí mismo. ¿Su orden? “¡Yo soy, no temáis!”

Hace un tiempo, nos dieron un perro que necesitaba mucha ayuda. Yo conocía un método de adiestramiento de perros, desarrollado por un científico cristiano, llamado “Los perros merecen el diálogo” (ver “¡Buen perro!” del Christian Science Sentinel) e invertimos en aprender a utilizar este método y ayudar a este querido perro. El punto básico del método era que los perros son buenos y están deseosos de hacer lo que se supone que deben hacer… pero con demasiada frecuencia, no saben qué hacer. Por ejemplo, para un perro tiene mucho sentido perseguir una ardilla, pero no sabe cuándo y dónde es aceptable y cuándo y dónde no. Este método de adiestramiento de perros implicaba un trabajo consistente, todo orientado a mostrar al perro que, independientemente de lo que ocurriera, tenía que mirarme para saber qué hacer. Cualquier cosa que quisiera averiguar, tenía que mirarme a mí. Yo era su “traductor”, el que entendía lo que ocurría en el mundo, y su único trabajo era mirarme para ver lo que tenía que hacer. Este hermoso perro pasó de ser un desastre malcriado y ansioso a ser un perro tranquilo y radiante. Los vecinos comentaban su cambio con frecuencia; una señora me dijo que veía que su espíritu era finalmente libre. Sin el estrés de pensar que tenía que buscar en todas partes para encontrar instrucciones y claridad, fue capaz de relajarse en sí mismo.

Del mismo modo, encontramos nuestra paz y nuestra dirección más claramente cuando miramos directamente a Dios. Dios, el Amor divino, es la sustancia y la fuente de toda la realidad. No hay nada que averiguar, aparte de lo que Dios sabe y ha otorgado. Pase lo que pase, podemos aprender a amar y a mirar a Dios con inmediatez y devoción.


SECCIÓN 6 – UNA FAMILIA

No somos extraños los unos a los otros. Al construir fiel y persistentemente sobre la Roca que se nos ha dado, encontramos alegría en la construcción con nuestros hermanos y hermanas. En la casa espiritual de Dios, no encontramos ninguna razón para el odio o el miedo o para la desunión y la lucha. Dios conoce a cada uno de sus hijos, y es mirando a Dios como descubrimos la verdad sobre todos los que nos rodean. Es una alegría estar en casa, en la Roca, unos con otros.

Me gustaría terminar con un conmovedor poema de Godfrey John, CSB, publicado en su libro Cinco estaciones. Para mí, habla de este sentido de desarrollo de la naturaleza familiar del hombre, que se encuentra en el hogar de Dios, que veo que se desprende de la Lección Bíblica de esta semana y que se recoge en esta última sección. Espero que lo disfruten.

Salmo

Será como si en todas partes la tormenta hubiera cesado de repente.

Estaremos frente a frente, mi enemigo. Me mirarás sin una palabra.

Me mirarás como si mi cara nunca hubiera sido privado de la luz.

Será como si volviéramos a empezar. Agachados un poco, llegaremos

nos acercaremos a un suspiro del otro. Cantaremos. Pero nuestras

voces vendrán como si estuvieran lejos, derramándose en un solo sentido.

De los desiertos que nos rodean, sacaremos un torrente de canciones.

En esa hora bendita, en el Harlem del corazón, nos acercaremos

por primera vez. La alabanza y la acción de gracias brotarán

y la acción de gracias brotarán; el palo en la mano brotará; y, sí, las lenguas

por todas partes florecerán en misericordia.

Entonces el verano de la alegría del hombre no tendrá fin…

Oh, mi enemigo, mi hermano…

entonces el mundo girará en torno a nuestro amor

y todos los colores correrán juntos sin daño.

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top