Enroll by January 31st for any summer program with a $100/wk deposit, and save $25/wk!

Click here to print PDF version

BONUS Preludio de Acción de Gracias: Por una temporada navideña llena de Cristo para ti…
y para “todos aquellos en quienes reposan vuestros pensamientos también son por ello beneficiados”
(Mics. 210:9)
Ideas de Aplicación Metafísica para la lección bíblica de la Ciencia Cristiana, tema:

“ACCIÓN DE GRACIAS”
para el 24 de noviembre de 2022 (¡Y TODOS LOS DÍAS!)

compartido por Steve Creighton, CS,
stevecreightoncs@gmail.com – 805-729-2468

Traducción libre de Rafael Ramirez y autorizada por Warren Huff


¡Feliz Día de Acción de Gracias, querida familia y amigos de CedarS!

En muchas iglesias cristianas, hay dos días festivos especiales que incluyen servicios adicionales o únicos: la Navidad y la Pascua. Muchos feligreses sólo asisten en estas épocas del año, y se les conoce cariñosamente como “Chreasters”. En la fe de la Ciencia Cristiana, también hay dos servicios adicionales o únicos. El primero -el Servicio de Comunión- tiene lugar dos veces al año junto con la lección bíblica semanal sobre el Sacramento. El otro servicio es el de Acción de Gracias. ¡Qué alegría estar con cada uno de ustedes en este Día de Acción de Gracias! Tal vez conozca a alguien que sólo asiste a los servicios de la Ciencia Cristiana en Acción de Gracias. Tal vez usted no ha asistido a un servicio en semanas o meses y tiene hambre y sed de esta fiesta de la levadura espiritual.

¿De qué podrías tener hambre y sed? Si tuvieras que preparar una comida para amigos, familias e incluso desconocidos que quizá sólo compartan tu mesa una vez al año, ¿qué esfuerzo harías? ¿Cuánto tiempo, energía y oración dedicarías a preparar tu casa para partir el pan en esta ocasión especial? Tanto si eres el anfitrión como si eres el invitado, los preparativos se hacen. Del mismo modo, ¿qué tipo de preparativos se pueden hacer para apoyar este servicio y esta lección, este día de agradecimiento, de profunda y sincera gratitud? Considera la posibilidad de tomarte un momento para reflexionar sobre tu deseo de celebrar el Día de Acción de Gracias.
¿Cómo podrías preparar tu corazón para este servicio?
¿Qué bendiciones puedes esperar?
¿De qué curaciones tienes hambre y sed?


El Texto áureo de la NVI (New Internation Version) es de uno de los pasajes más conocidos de la Biblia: Salmos 23. Nos da una muestra de lo que está por venir “… mi copa se desborda”. Me encanta el uso del tiempo presente aquí. David no escribe “mi copa se desbordó” o “mi copa se desbordará”. Por el contrario, afirma que su copa se está desbordando actualmente. Está ocurriendo.

Entonces, asumamos que nuestras copas están desbordadas. Una pregunta importante a tener en cuenta, “bueno, ¿qué hay exactamente en mi copa?”. Y si efectivamente está rebosando, “¿qué estoy derramando o compartiendo con los demás?”. Esperamos y rezamos para que nuestra copa esté llena de bondad, pureza, paciencia, amor, bondad, salud, abundancia, gratitud, bendiciones, y la lista continúa.

¿Y si mi copa, en cambio, está llena de dudas, miedo, soledad, carencia, desánimo, impaciencia o discordia familiar? Gracias, Dios, por llenar mi copa. Porque Dios es la fuente de todo, podemos confiar y saber y comprender que, independientemente de los residuos que parezcan permanecer en nuestra copa, Dios está llenando nuestra copa con el Amor divino y todas sus bendiciones y bondades que lavan cualquier impureza.


La fiesta continúa con la Lectura Alternada de Malaquías y Lucas. El profeta Malaquías invita a los que no han honrado a Dios y a la casa de Dios a llenar el depósito de Dios. Para comprender la plenitud de las bendiciones de Dios, tenemos que honrar y adorar a Dios. Una simple metáfora que viene a la mente -no puedes poner comestibles frescos en un refrigerador que ya está lleno. Y a menos que utilices los alimentos que hay en la nevera para preparar comidas para ti y para otros, estos alimentos perduran y se echan a perder. Las bendiciones de Dios están destinadas a ser compartidas. En el evangelio de Lucas, leemos pasajes que son muy similares a la versión más leída del Sermón del Monte que se encuentra en Mateo 5:3, 6. “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.” En otras palabras, vaciad vuestras refrigeradores: compartid vuestra comida, compartid vuestras bendiciones, alimentaros a vosotros mismos y a los demás con las bendiciones de Dios, y vuestra nevera, o vuestra conciencia, estará llena del reino de Dios. “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.” Me imagino a un leopardo hambriento utilizando todas sus habilidades, instintos y dones para acabar con su presa cuando tiene hambre. Se despliega con agilidad, fuerza y concentración para asegurar que su vientre hambriento esté lleno.

Una vez más, ¿de qué está hambrienta y sedienta tu barriga? No se trata sólo de relleno, puré de patatas y pastel de calabaza. ¿Qué nivel de concentración estás dispuesto a poner para asegurarte de que tu hambre sea saciada? Los versículos 30-36 de Lucas 6 se resumen maravillosamente en el versículo 36. La versión King James dice: “Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.” La Common English Bible dice así: “Dios es bondadoso con los ingratos y con personas malvadas.” Hoy es el día de ser bondadoso con toda la humanidad como lo es Dios. Dios no guarda rencor. Dios no lleva la cuenta de los pecados pasados. La luz de Dios brilla sobre todos sin reservas, incondicionalmente.


SECCIÓN 1 – EL UNIVERSO DE DIOS: PLENO Y COMPLETO

En Sofonías se nos dice que Dios está en medio de nosotros y es poderoso (1 | Sofonías 3:17). Puede ser más fácil pasar de largo por esa afirmación. En cambio, reflexiona sobre cómo sería tu día y cada momento si sintieras la fuerza de Dios en medio de ti en todo momento. Dios está presente y es poderoso. No hay nada demasiado grande para Dios, ni demasiado pequeño.

Hace años pude experimentar la fuerza de Dios. Mientras estaba en medio de una carrera en el concurso estatal de atletismo en la escuela secundaria, me sentí muy fatigado y me alejé de los corredores que iban en cabeza. En medio de la última curva, el mensaje del ángel de Dios me llegó con mucha fuerza: “No te he traído aquí para que seas mediocre”. No fue mi capacidad humana la que me impulsó hacia adelante. Fue la fuerza de Dios. En los últimos 100 metros, más o menos, pasé del 9º al 1º puesto. Me divertí dando gracias a Dios al final de la carrera. Me asombraba el poder de la presencia de Dios.

En la cita:  2 | 1 Crónicas 29:10–13, David comparte una bendición a toda la asamblea. Justo antes de la cita, David compromete sus riquezas para la construcción del templo de Dios. David sabe que “Las riquezas y la gloria” vienen de Dios. Para David, construir un templo para honrar a Dios es una forma natural de mostrar su expresión de agradecimiento y reverencia por la bondad de Dios. La promesa de David inspira a otros a dar también su tesoro al templo de Dios. Piensa en el impacto que puede tener cualquier regalo o expresión de agradecimiento. Una gota de gratitud puede tener un enorme efecto dominó. El ejemplo de David y la consiguiente expresión de agradecimiento me recuerdan el versículo “donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.” de Mateo 6:21. La copa de David está ciertamente rebosante de gratitud.

Los malos pensamientos o el pensamiento negativo pueden colarse rápidamente si no tenemos cuidado. Tratarían de convertir un momento hermoso, una experiencia o incluso el día entero en algo podrido con un solo pensamiento sugestivo. Sin embargo, si una flor puede hacer brillar “poder, inmortalidad y bondad” (3 | 518:17–21), todas las ideas espirituales pueden hacer lo mismo. Hace unos años, corrí una maratón. A falta de unos 13 kilómetros, mi cuerpo sintió ganas de parar. Habiendo corrido uno anteriormente, no me eran desconocidos estos síntomas, sin embargo, parecían más persistentes. Mis oraciones durante el momento me animaron a apartar la atención de mí misma y animar a los otros corredores. Con cada corredor que veía, me centraba en apoyarlos, dándoles palabras de ánimo. Al reconocer y ser testigo de su verdadero ser, pude ver el mismo bien en mí. Terminé el maratón con alegría y una sensación de libertad.

Como declaran las citas 4 y 5 de Ciencia y Salud, “Dios es Amor”. Mary Baker Eddy no dice que Dios sea a veces Amor, o que Dios se manifieste para Amar sólo ciertas ideas. Dios es Amor para todos sus hijos. Cuando me detengo y considero todas las infinitas bendiciones de Dios que están presentes y se mueven en mi vida, cualquier pensamiento de carencia, decepción o desánimo se desvanece.

La promesa de Dios para mí y para todos sus hijos es permanente, constante, duradera. Sólo una perspectiva imperfecta trataría de afirmar lo contrario. Más adelante, en la cita 5 | 2:8–11, 22, 25, Mary Baker Eddy escribe: “¿Suplicaremos por más junto a la fuente abierta, que está vertiendo más de lo que aceptamos?”

¿Estoy centrado en lo bueno que está ocurriendo en mi experiencia, en el amor que se está expresando, en la abundancia que proviene de la fuente abierta de Dios; o, he sido engañado para centrarme en la carencia -falta de salud, falta de riqueza, falta de propósito, falta de alegría, falta de conexión- esencialmente cerrando los ojos a lo bueno que hay a mi alrededor? La materia siempre estará del lado de la carencia o la imperfección. La luz del Espíritu, de Dios, declara la plenitud y la perfección de su creación. La idea de Dios no necesita trabajar para conseguir más materia o mejor materia. La idea de Dios ya está completa, no le falta nada.


SECCIÓN 2-NO IMPORTA LO QUE PASE

Las promesas de Dios continúan en la sección 2. Pablo dice a los corintios en su segunda carta que “por amor a vosotros”. (4 | 2 Corintios 4:15 todas) Antes, en el capítulo 4, Pablo hace referencia a momentos en que las cosas se sienten incómodas, pero Dios está presente. En el Salmo 23, David escribe: “En lugares de delicados pastos me hará descansar”. (5 | Salmos 23:1–6) Hace unos años, un amigo mío compartió un vídeo en YouTube de Ray Vander Laan, estudioso de la Biblia, explicando cómo son los pastos verdes (vea el vídeo aquí: https://www.youtube.com/watch?v=2x8MwiTs0hM)

En el vídeo, Ray habla de la idea de que Dios nos da lo que necesitamos cada día. No nos pone en un campo de abundante alfalfa donde nunca tenemos que movernos, donde podemos tumbarnos en nuestro sofá y todo lo que necesitamos llega a nuestra puerta, como si fuera una entrega de Amazon. Así como a los hijos de Israel se les dio el maná diario en el desierto, a nosotros también se nos da exactamente lo que necesitamos en cada momento.

Una idea adicional que compartiré viene del versículo 5, “Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores”. Durante años, leí ese verso como si Dios me diera un descanso mientras lucho contra mis supuestos enemigos, que Él me proporcionara un respiro durante la batalla para que pudiera refrescarme y llenarme. En los últimos años, este versículo ha adquirido un significado diferente para mí. Ahora, creo que Dios está preparando una mesa para mí, para que pueda sentarme y partir el pan con mis “enemigos”, las personas con las que puedo estar en desacuerdo o con las que no me llevo bien.

Como se menciona en la Lectura alternada, debemos hacer el bien a nuestros enemigos. Esto incluye partir el pan juntos, amar a nuestros enemigos de pensamiento, palabra y obra. Hace un par de años, una pareja con la que tenía un contrato de alquiler rompió su parte del acuerdo y dejó de comunicarse. Después de meses de poco progreso, emprendí una acción legal. Pasaron los meses sin resolución. Recurrí a la Biblia y a los escritos de Mary Baker Eddy. Me llamó la atención lo que Jesús nos manda hacer con nuestros enemigos. Además, leí el libro de Henry Drummond “The Greatest Thing in the World” (La cosa más grande del mundo), escrito sobre I Corintios 13.

A través de la oración y la escucha profunda, fui guiado a abandonar la demanda legal y a acercarme a la pareja. Pudimos escucharnos mutuamente de forma amistosa y llegar a una solución. Aunque no se restauraron todas las posesiones materiales, confío profundamente en que Dios siempre actúa. Puedo dejar de lado el resultado humano sabiendo y comprendiendo que Dios gobierna mi vida y la de esta pareja. Después de todo, “Peregrino en la tierra, tu morada es el cielo; extranjero, eres el huésped de Dios.” (12 | 254:31) Esto es cierto para todos los hijos e hijas de Dios. A veces podemos sentirnos peregrinos, y otras, forasteros. Sea como sea, estamos en casa con Dios, somos bienvenidos a su mesa.


SECCIÓN 3-CONFÍA TUS DESEOS A DIOS

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (7 | Filipenses 4:4, 6). Independientemente de lo que ocurra a tu alrededor, regocíjate en Dios: declara y da testimonio de la Verdad. El Salmo 62:8 nos anima a “derramad delante de él vuestro corazón” (8 | Salmos 62:8) Cuando derramas tu corazón a alguien -un amigo, un familiar o un extraño-, esta acción no incluye la contención.

Es difícil derramar sólo una parte de tu corazón. Hazlo todo. No te guardes nada con Dios. A menudo, en nuestros momentos de mayor honestidad y sinceridad, se produce la revelación y la curación; los mensajes de los ángeles de Dios llegan de forma productiva a todos, al igual que la luz se derrama a través de las hojas de un bosque iluminando a la vista el mejor camino y los siguientes pasos a dar.

En la cita: (9 | 1 Crónicas 4:10), Jabes vierte su oración pidiendo a Dios las siguientes cosas: La bendición de Dios, el engrandecimiento de su territorio (su ministerio o su capacidad para bendecir a otros por medio de Dios), que la mano de Dios permanezca con él, y que Dios lo guarde del mal -dolor, sufrimiento, tentación, apatía, estancamiento- para que estas cosas malas no interrumpan la buena obra de Jabes. Hay mucha sinceridad y entrega total por parte de Jabes. No incluye ninguna advertencia en su oración. Jabes no le dice a Dios cómo quiere que su territorio sea ampliado o cómo quiere ser protegido del mal. Toda voluntad humana es eliminada. El resultado: “Y le otorgó Dios lo que pidió.” Cuando aproveches tu próxima y siempre presente oportunidad de orar, ¿cómo podrías redactar tu propia oración a Dios? Cuando pedimos ayuda a Dios, ¿existe una sincera expectativa de que Dios responda a nuestras peticiones?

El siguiente pasaje de Malaquías repite lo que aparece en la lectura alternada y añade un par de versículos. De nuevo, Dios pide por medio de su profeta que “Traed todos los diezmos al alfolí.” (10 | Malaquías 3:10–12) El hombre debe demostrar su amor a Dios utilizando el bien que ya se le ha dado. No dejes que la mejor comida se desperdicie en tu refrigerador. Utilízala. Compártela. Sé agradecido por ello. Un lema que aprendí durante el tiempo que estuve corriendo en Principia fue: “El agujero por el que das es el agujero por el que recibes”. Cuando das de las bendiciones que tienes en tu refrigerador, haces espacio para más bendiciones frescas, más pan de cada día y más inspiración. Si realmente confío en Dios con mis deseos, no puedo al mismo tiempo creer que Dios va a dejar de satisfacer mis necesidades mañana, que de alguna manera sus bendiciones son limitadas o se han agotado. Ciencia y Salud promete “…paz a los corazones que luchan!”, “pronto auxilio en las tribulaciones”, dirección, la bendición de Dios. (13 | 45:17,  14 | 12:34, 15 | 254:10–12) ¡Sí! –¡Hay enormes beneficios tangibles (e intangibles) como resultado de nuestras oraciones! Confía en Dios de todo corazón con tus deseos.


SECCIÓN 4- SEGUIR A JESÚS

Para seguir a Jesús, debemos buscar sinceramente aprender acerca de su ministerio. Según el evangelio de Marcos, Jesús “salió Jesús y vio una gran multitud”, “y tuvo compasión de ellos”, “y comenzó a enseñarles muchas cosas.” De modo que: “…comieron todos, y se saciaron.” (12 | Marcos 6:34, 42, 56) Como resultado de la presencia de Jesús, ” y todos los que le tocaban quedaban sanos.” Jesús se dirigió constantemente a Dios, confiando en él. Después de entrar en su propio armario para orar, salió y se conectó con los miembros de su comunidad. Vio a la gente. Esta breve frase me recuerda el comentario de Mary Baker Eddy que comienza así: “Jesús contemplaba en la Ciencia al hombre perfecto, que a él se le hacía aparente donde el hombre mortal y pecador se hace aparente a los mortales.” (Ciencia y Salud pag. 476:32).

Para empezar, tenemos que estar presentes en nuestra comunidad y trabajar para ver a cada miembro a través de los ojos de Dios, como ideas perfectas y espirituales. De nuevo, en Ciencia y Salud, la Sra. Eddy escribe: “Si queremos abrir las puertas de su prisión a los enfermos, tenemos primero que aprender a vendar a los quebrantados de corazón.” (366:30-32). Cuando me encuentro con un enemigo -o con alguien que parece tener su pensamiento lleno de conflictos, o con alguien que está luchando, o con alguien que ha hecho algún mal-, a menudo es difícil comenzar con la compasión. Cuando soy capaz de hacerlo, se establece una conexión. No estoy aceptando ninguna creencia de pecado para mí o para este individuo. En su lugar, hago lo posible por ver al “hombre perfecto”.

Cuando me siento visto y comprendido por los demás, es más probable que pida ayuda. Entonces, Jesús enseña para que cada idea se llene. Es esta recepción de la Palabra de Dios, del Cristo, la que llena cada idea de Dios, restaurando su alma, haciéndola completa. Como alienta Mary Baker Eddy a cada uno de nosotros: “Todos, tarde o temprano, tienen que plantarse en el Cristo, la idea verdadera de Dios.” (21 | 54:1–9) Por un lado, ¿por qué no querríamos experimentar más pronto las bendiciones de Dios? Bueno, a veces para mí, es mi apego a las viejas creencias lo que argumentaría que estoy muy cómodo donde estoy, que no estoy listo para renunciar a mi amor por los sentidos físicos. Y sin embargo, en otra parte la Sra. Eddy escribe: “… es el deber y el privilegio de todo niño, hombre y mujer— seguir, en cierto grado, el ejemplo del Maestro mediante la demostración de la Verdad y la Vida, de la salud y la santidad.” (24 | 37:23–26) Esto no sólo es posible, sino que es nuestro deber y privilegio hacerlo. ¿De qué manera elegirás hoy seguir el ejemplo de Jesucristo?


SECCIÓN 5 – “HAZ EL BIEN Y NO TEMAS”.

Me encanta cómo la sección 5 comienza con la promesa de que Dios siempre nos hace triunfar en Cristo (14 | 2 Corintios 2:14). Ya sea que estés al principio, a la mitad o al final de trabajar en un desafío, considera dar gracias a Dios confiando y entendiendo que la victoria está prometida. La batalla ya se ha librado. La verdad ya ha ganado, ha sido probada. En Lucas, Jesús nos recuerda ” Dad, y se os dará” (15 | Lucas 6:38).

Casi puedo oír a Jesús diciendo: “dad, dad y dad un poco más. No tengáis miedo. No temáis la carencia”. Hay un principio de la metafísica divina, de la vida, que dice que cuando uno es capaz de dar sin tener miedo, su vida permanece (y siempre ha estado) llena de las bendiciones de Dios. Si “nosotros sin cesar damos gracias a Dios” (16 | 1 Tesalonicenses 2:13), estamos reconociendo y demostrando que nuestra fuente, Dios, es de hecho infinita. Las bendiciones de Dios nunca se agotarán.

Tal vez hoy sean unos “…simple buscadores… sedientos en el desierto… aguardan expectantes descanso y refrigerio.” Tal vez hoy estés en condiciones de “Darles un vaso de agua fría en nombre de Cristo” (26 | 570:13–17, 22–23). De cualquier manera, estás en la posición correcta para bendecir y ser bendecido. Tienes que practicar. ¿Estás en condiciones de recibir hoy ese vaso de agua fría? ¿Lo estás buscando? ¿Estás en posición de dar ese vaso de agua fría? Entonces debe haber alguien que tenga sed y necesite tu agua fría. Todas estas son partes de las infinitas bendiciones de Dios.

Ruth Huff, la fundadora de CedarS Camps, compartió conmigo y con el personal una pequeña frase que le resultó útil en su práctica a lo largo de los años: “Haz lo correcto y no temas”. Por lo que recuerdo, Ruth explicó que estas palabras estaban en una placa favorita que Mary Baker Eddy exhibía de forma destacada cuando se trasladaba de casa en casa. Para mí, el pasaje de Ciencia y Salud que dice: “Dales un vaso de agua fría en nombre de Cristo, y jamás temas las consecuencias.” es una reminiscencia de esta frase. Haz el bien (da) y no temas (no temas, sé valiente). Dejemos que este espíritu de dar gracias en todo lo que hagamos a lo largo de las próximas semanas, nos mueva e inspire con libertad y alegría para hacer de estas fiestas las más llenas de Cristo para nosotros y para “…todos aquellos en quienes reposan vuestros pensamientos” (Miscelanea,  pág 210:11).

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top