Thanks for a wonderful summer!

“Enciende, sintoniza y encuentra a Dios”

Ideas de aplicación metafísica para la lección bíblica de Ciencia Cristiana para:

“Alma y cuerpo”

17-23 de mayo de 2021

por Craig L. Ghislin, C.S. de Godfrey, IL

craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683; cel / texto (630) 234-3987

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

Hay una generación de lectores que tal vez recuerden el título de este Metafísico de una manera diferente. En 1967, Timothy Leary, un hombre apodado “el hombre más peligroso de Estados Unidos”, pronunció su eslogan: “Enciende, sintoniza y abandona”. Se convirtió en el tema de una contracultura durante una generación. En aquellos días, este mensaje estaba asociado con drogas ilícitas y una serie de otros comportamientos desagradables. Así que me sorprendió que se me ocurriera mientras oraba por la Lección. Comencé pensando en cómo el salmista refiriéndose a Dios como “mi fuerza y ​​mi canto” simbolizaba encender el sentido espiritual, sintonizarse con Dios y abandonar el pensamiento basado en lo material.

Me pareció conveniente alterar el final de Leary porque el resultado de ese proceso es encontrar nuestra conexión con Dios, y es mucho más fácil de usar. Hablando espiritualmente, cualquiera que piense espiritualmente es realmente parte de una contracultura. El mundo dice: “Así son las cosas. No hay forma de cambiarlo”. Pero las enseñanzas de los profetas, Cristo Jesús y Mary Baker Eddy, la Descubridora y Fundadora de la Ciencia Cristiana, se oponen directamente al testimonio de los sentidos y la ley material. En el Texto Áureo, el salmista llama a Dios su “fuerza y ​​canto”. Podemos unirnos a él para descubrir que sintonizarnos con Dios es verdaderamente música para nuestros oídos.

En la Lectura Alternada, el salmista pone toda su fe y confianza en Dios. Él busca en Dios protección, dirección, fuerza y ​​salvación. Cuenta las muchas veces que Dios lo ha salvado de aguas profundas y lo ha puesto a salvo. Confía en que cuando se encuentre en tinieblas, Dios iluminará su camino.

Como suele ser el caso, encuentro pistas sobre significados más profundos de los textos cuando leo “fuera del contexto”, por así decirlo, o simplemente fuera de las citas, para revelar el entorno en el que se escribieron las citas elegidas. Las citas de Isaías 2 son parte de una profecía de que todas las naciones encontrarán su salvación en el Señor y eventualmente se volverán a Él. El teólogo del siglo XIX Albert Barnes comenta sobre la influencia que tiene la palabra de Dios en los paganos, y encuentro que hay un paralelo con nuestro tiempo. El escribe:

“El mundo pagano se está volviendo cada vez peor, y si alguna vez llega a tener mejores puntos de vista, debe ser por una influencia “extranjera”; y esa influencia no saldrá de la filosofía o la ciencia, sino “de la iglesia”. Si la luz ha de extenderse alguna vez, ha de salir de Sion; y el mundo depende de “la iglesia” para cualquier conocimiento justo de Dios y del camino a la vida, La ‘ley ha de salir de Sión’; y la cuestión de si los millones de la familia humana deben aprender el camino al cielo, es sólo una cuestión de si la iglesia puede ser despertada para difundir la luz que ha surgido sobre ella”.

Aquellos cuyo objetivo es caminar en la luz del Señor tienen el encargo de ayudar a su prójimo a alcanzar esa luz. Los profetas llaman regularmente a Israel para que tome un camino contrario a las tendencias mundanas. En Isaías 58: 4, un versículo que no está en la Lección, proporciona contexto como preámbulo de los versículos 5, 6, 8 y 11: “[Los hechos son que] ayunas solo para contiendas y debates y para herir con los puños de la maldad . Ayunar como lo haces hoy no hará que tu voz se escuche en lo alto” (La Biblia Amplificada). En otras palabras, todos los métodos humanos de ayunar y acercarse a Dios son inútiles. ¡Sueltálos! El verdadero ayuno es “encender y sintonizar” con Dios, y emprender el trabajo que requiere una transformación profunda, rompiendo todo yugo de apego a los medios y métodos mundanos. “Entonces”, como la traduce La Biblia Amplificada, “brillará tu luz como la mañana, y tu curación, tu salvación (tu restauración y el poder de una nueva vida) brotará rápidamente; tu justicia (tu rectitud, tu relación correcta con Dios) irá delante de ti [conduciéndote a la paz y la prosperidad], y la gloria del Señor será tu retaguardia”.

Otro ministro inconformista, Matthew Henry (1662-1714), explica la importancia del llamado a abandonar las tendencias mundanas de pensamiento:

“Corren peligro los que se complacen con extraños a Dios; porque pronto aprendemos a seguir los caminos de las personas cuya compañía mantenemos. No es tener plata y oro, caballos y carros lo que desagrada a Dios, sino depender de ellos, como si no pudiéramos estar seguros, tranquilos y felices sin ellos, y no pudiéramos sino estar así con ellos. El pecado es una vergüenza para los más pobres y los más humildes. Y aunque las tierras llamadas cristianas no están llenas de ídolos, en el sentido literal, ¿no están llenas de riquezas idolatradas? ¿Y no están los hombres tan ocupados con sus ganancias e indulgencias, que el Señor, sus verdades y preceptos son olvidados o despreciados?”

Aquí vemos que encender y sintonizar con Dios trae resultados. Como la salida del sol, es inevitable e imparable. Cuando buscamos a Dios, nunca nos quedaremos sin inspiración o cualquier cosa necesaria. Sintonizando con Dios como nuestra Fuente, siempre estaremos satisfechos.

SECCIÓN 1: COMPRENDER LA RELACIÓN ENTRE DIOS Y EL HOMBRE

La sección 1 comienza con la oración hebrea, “Shemá Yisrael” —Oye, Israel. Si esa no es una llamada para sintonizarme, ¡no sé qué es!

La organización de todos los pasajes de la Biblia en esta sección me recuerda una canción de llamada y respuesta similar a algo que podríamos hacer en CedarS Camps. En Deuteronomio 6: 4, 5 (cita B1) tenemos el llamado a prestar atención, especificando que hay un solo Dios, y debemos amarlo con todo nuestro corazón, alma y fuerzas. Las siguientes citas trazan la trayectoria de nuestra respuesta. En Jeremías 32 (cita B2), tenemos la seguridad de Dios de nuestra relación ininterrumpida con él. Él es nuestro Dios y nosotros somos Su pueblo. Estamos en pacto o acuerdo mutuo con Dios. Tenemos todo el corazón y el alma de Dios y, a cambio, Él espera tener los nuestros.

Luego, en el Salmo 17: 1, 7, 8 (cita B3) hay una petición para que Dios responda a nuestras necesidades y cumpla Su parte del trato. Eso puede parecer extraño, rogarle a Dios que responda a nuestra petición cuando las Escrituras están llenas de las promesas de Dios. Sin embargo, al investigar más, encontramos que muchos versículos de la Biblia contienen peticiones. Finalmente, en el Salmo 84: 2, 11 (al 2º 🙂 (cita B4) hay una respuesta: un reconocimiento activo de que Dios ciertamente cumplirá Su papel. Entonces, Dios nos promete que nos protegerá y sostendrá, y le prometemos lealtad.

La relación adecuada entre Dios y el hombre se enfatiza en todo el libro de texto de la Ciencia Cristiana y se refleja en la relación del Alma y cuerpo. Primero, el hombre no tiene un alma propia separada. Dios es el único Alma (cita C1 — 330: 11-13). A continuación, se ve a Dios en el universo espiritual y en el hombre espiritual, así como el sol se ve en un rayo de luz, pero el rayo de luz no es el sol y el sol no está en el rayo. Sin embargo, el rayo, como emanación del sol, se origina en él y nunca se desconecta de él. Entonces, el hombre no existe sin Dios y siempre emana de él. (cita C2-300: 27-30; cita C3- 503: 28). Dios no está en el hombre; el hombre está en Dios. (cita C4-335: 16-18). De manera similar, el hombre no está en el cuerpo, el cuerpo es un concepto mental mantenido en la conciencia. “Toda causa es mental, no física” (CS5 -114: 23-29). Dios se refleja en la creación pero nunca está en ella. A través del estudio profundo y la encarnación de estas verdades, podemos soltar las cadenas que nos atan al pensamiento basado en lo material.

SECCIÓN 2: ESTAMOS EN DIOS, NO ALREDEDOR

Nuevamente, observe el contexto de Job 5: 8, 9 (cita B5). Tenemos a Elifaz aconsejándole a Job lo que haría si estuviera en la posición de Job. Cualquiera que no esté familiarizado con la historia de Job, perdió todo lo que tenía, incluida su salud, en muy poco tiempo. Job está en tan malas condiciones que cuando tres de sus amigos vienen a consolarlo, ni siquiera lo reconocen. Menciono esto porque con mucha frecuencia leemos estos pasajes sin ser conscientes de su contexto. Acabamos de leer la cita con poca idea de su procedencia. A veces tendemos a acercarnos a la oración de una manera superficial similar. No es así con Job. Cuando Job pregunta: “¿Qué es el hombre?” (cita B6 — Job 7:17), no solo está meditando para pasar el tiempo. Está profundamente angustiado y realmente quiere saber la respuesta.

Los pasajes de Isaías ofrecen consuelo desde un sólido punto de vista espiritual que nos permite salirnos de la imagen de la angustia y encendernos y sintonizarnos con Dios. “Yo soy el Señor, y no hay otro, no hay Dios fuera de mí” (cita B7 — Isa. 45: 5). Isaías 43 versículos 6 y 7 tenemos una representación del llamado de Dios a todos sus hijos a sintonizarse con él independientemente de su condición. Se nos recuerda que Dios nos hizo; somos llamados por Su nombre y fuimos creados para Su gloria (cita B8). El salmista reconoce que la palabra de Dios es inmutable e ilumina nuestro camino a través de cada desafío (cita B9 — Salmo 119: 89, 105, 135, 159, 167, 174, 175).

Similar a la seria pregunta de Job, Mary Baker Eddy pregunta: “¿Qué son el cuerpo y el Alma?” La respuesta en Ciencia y salud comienza: “La identidad es el reflejo del Espíritu” (C6 477: 19-26). La identidad no significa nuestro carácter individual, sino con qué nos identificamos. Esto incluye una comprensión más clara de nuestra relación con Dios. Ciencia y Salud dice: “El hombre es la expresión del Alma”. Eso significa que aunque reflejamos a Dios, Dios nos expresa. Entonces Dios no es un concepto en nuestra mente, somos un concepto en Dios, la única Mente. Dado que Dios es Espíritu, como Su expresión, no estamos hechos de materia, ni de materia, ni tenemos nada que ver con la materia (C7 475: 6-10). La Mente divina que nos expresa nos mantiene y sostiene (cita C8 70:12). Un punto clave que se repite a lo largo del libro de texto es que “el Espíritu … no está en las formaciones del Espíritu” (C9 71: 5), y es “imposible que el Espíritu o el Alma infinitos estén en un cuerpo finito” (C10 309: 24-27). Existimos en Dios, no al revés. Así  como el sol no está en el rayo de luz, pero el rayo de luz emana del sol y no se puede separar de él, entonces Dios no está en el hombre, pero el hombre emana de Dios y no se puede separar de Él. Sintonizando esta premisa, podemos ver lo útil que es “Abandonar” la creencia errónea de que estamos separados de Dios. Todo este malentendido se deriva de la creencia de estar “absorto” en una supuesta “individualidad material” (C11 91:16).

Piense profundamente en su situación y vea dónde podría estar absorto: intrigado, inmerso, preocupado o fascinado por la materia o las teorías materiales. Para encendernos y sintonizarnos con Dios, definitivamente queremos abandonar cualquier “conocimiento erróneo obtenido de la materia, o mediante lo que se denomina los sentidos materiales”.

SECCIÓN 3: ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN

Una de las teorías materiales más predominantes que actualmente preocupa a muchos de nuestros pensamientos es la alimentación y la nutrición. Si no tenemos cuidado, fácilmente podríamos quedarnos absortos en este aspecto de la creencia mortal. En el Salmo 89:15 (cita B10), leemos: “Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte, andará, oh Señor, a la luz de tu rostro”. Una cosa es escuchar (encender), pero saberlo (sintonizarnos) nos lleva un paso más allá. Un escocés contemporáneo de Mary Baker Eddy, Alexander MacLaren (1826-1910) aclara las palabras del salmista:

“… Caminar en la luz es simplemente tener la conciencia de la Presencia divina y la experiencia de la misericordia y la amistad divinas como un camino en el que transitamos el camino de nuestra vida, o una atmósfera a nuestro alrededor en la que todas nuestras actividades se realizan y en el cual permanecemos siempre atentos para mantenernos alejados del mal y el pecado”.

Mantener nuestro caminar en la luz es bastante desafiante considerando que prácticamente todos los medios de comunicación nos acribillan constantemente sobre algo relacionado con la nutrición y su efecto en nuestra salud y apariencia. ¿Cómo podemos saber qué vale la pena escuchar? Tenemos que ejercitar nuestro sentido espiritual y observar no solo lo que ponemos en nuestro estómago, sino también lo que ingerimos en nuestro pensamiento. El salmista se refiere a la multitud de fuentes que predicen nuestro destino, pero está encendido y sintonizado con la voz verdadera: la voz del Señor que nos bendice y nos sostiene (cita B11 — Salmos 3: 2-4, 5, 8). Isaías nos asegura que Dios conoce y nos alimenta exactamente con lo que necesitamos (cita B12  Isa. 40:11).

Nuestra práctica de elegir escuchar a Dios tiene lugar en la relativa privacidad de nuestras propias vidas, y ciertamente es contra cultural. Imagínese la valentía, la fe y la determinación que tomó Daniel y sus amigos para tomar una posición para rechazar la “comida del rey” mientras estaban bajo una cuidadosa observación. ¡Habla de tomar una posición contra cultural! (cita B13 — Dan. 1: 3, 5, 6, 8, 11-15).

La opinión de Mary Baker Eddy sobre esto es tan revolucionaria hoy como lo fue cuando escribió estas palabras en Ciencia y Salud: “En la Ciencia divina, el hombre es sostenido por Dios …” (C12 530: 5-6). Ya sea que busquemos la comida en busca de comodidad, salud, placer o cualquier otra cosa, la verdadera satisfacción se encuentra en el Alma (CS13 60: 28-1). Como sabe cualquiera que haya prestado atención a las creencias mundanas sobre la comida, varios alimentos caen en el favor y en desgracia de los nutricionistas. Lo que alguna vez se consideró beneficioso puede convertirse en un peligro de la noche a la mañana. La Ciencia Cristiana cubre todo el terreno asegurándonos que la comida no puede ayudarnos ni dañarnos (C14—388: 12-16, 22-24).

Si realmente queremos construir un “cuerpo mejor”, ¿nuestro objetivo debería ser conquistar nuestra fe en la materia? Piense en eso por un minuto. La mayoría de las personas están dispuestas a seguir cualquier número de dietas y programas de alimentación, o hacer ejercicio religioso durante años con pocos o ningún resultado. El libro de texto de la Ciencia Cristiana ofrece una solución sencilla: “Corrige la creencia material mediante la comprensión espiritual, y el Espíritu te formará de nuevo” (CS16—425: 24-27). Entonces, ¿por qué no intentar alejarse de las tendencias materiales, empezar a observar lo que piensa y empezar a sintonizar con Dios?

SECCIÓN 4: VER DESDE EL PUNTO DE LUZ

Si bien nos gustaría pensar que la mayoría de la gente nos desea lo mejor, hay quienes no les gusta más que regodearse de nuestros fracasos. Eso es por lo que Miqueas está orando: que sus enemigos no se regocijen por él (cita B14 — Miqueas 7: 7,8). Note que el profeta no dice que la luz vendrá después de la oscuridad, sino que Dios es la luz que le llega mientras está en la oscuridad. Se sintoniza con Dios justo donde está. Nuevamente, Jesús señala que la luz y las tinieblas no son condiciones externas sino que dependen de nuestro punto de vista (cita B15 — Lucas 11:34, 36). Si nuestro “ojo” o punto de vista está enfocado (o sintonizado), la luz nos llena. Pablo nos recuerda que nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo (cita B16 — I Cor. 6:19, 20). Eso no significa que el Espíritu Santo habita en nuestros cuerpos; significa que vivimos en el templo del Espíritu Santo. Eso es algo muy diferente. Eso es abandonar la creencia de vivir en un cuerpo y sintonizarnos con el hecho de que vivimos en el Espíritu.

Algunas veces sin embargo, esa creencia de vivir en un cuerpo nos pesa, hasta el punto en que nos sentimos en la oscuridad, como con la mujer que sufrió durante dieciocho años y ni siquiera pudo levantarse. Jesús la liberó de esa mentira, permitiéndole mantenerse erguida y fuerte (cita B18 — Lucas 13: 11-13).

El Maestro miró desde el punto de vista de la luz, no de la oscuridad. Su vista iluminada sacó a la luz todo lo que vio. Jesús contempló al hombre perfecto, no a un mortal enfermo o pecador (cita CS18-476: 32). No estaba tratando de convertir a un mortal enfermo o pecador en uno sano. Se sostenía firmemente de la luz y solo veía al hombre que Dios ve. Un cuerpo material no es un alojamiento temporal para nuestras almas. El cuerpo material es solo la evidencia objetiva de la creencia mortal.

La razón por la que somos tan limitados y susceptibles al pecado y la enfermedad es que creemos que vivimos en un cuerpo material (cita CS20-223: 3). Como remedio a esta imagen falsa, nuestro libro de texto nos da una variedad de direcciones:

“Mantén perpetuamente … que es la idea espiritual, el Espíritu Santo y el Cristo lo que te capacita para demostrar, con certeza científica, la regla de la curación …” (cita C21—496: 14).

“Mantén claramente en el pensamiento que el hombre es vástago de Dios, no del hombre; que el hombre es espiritual, no material; que el Alma es Espíritu, fuera de la materia, nunca en ella, nunca dando al cuerpo vida y sensación” (cita CS22-396: 29-33).

“Borra las imágenes del pensamiento mortal … Cuando se supone que el cuerpo dice:” Estoy enfermo”, nunca te declares culpable.

Contradice mentalmente todas las quejas del cuerpo y elévate a la verdadera conciencia de la Vida como Amor, como todo lo que es puro y lleva los frutos del Espíritu ”(C23-391: 3, 19-21, 30-33). .

Esos son bastante claros. Al llevar ese tipo de pensamiento a nuestra práctica, nos volveremos hacia la Verdad, sintonizaremos el Alma y abandonaremos el pensamiento material.

SECCIÓN 5: PUREZA, BAUTISMO

Entonces, ¿cómo nos mantenemos encendidos y sintonizados con la luz? Dejando todo lo que nos aleja de Dios. Manteniendo nuestras manos y nuestro corazón limpios y puros (cita B19 Sal. 24: 3, 4).

El salmista es el modelo de nuestro enfoque. Esperamos solo en Dios y ponemos todas nuestras expectativas en Él. Elevamos nuestra alma a Dios. Es decir, ganar esa mayor altura de unidad espiritual con Dios, que nos permite saber que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en Él, en el Alma, no en el cuerpo (cita B20 — Sal. 62: 5, 7; B21 — Sal. 25: 1). La historia de Lidia mencionada en Hechos 16: 9, 10, 13-15, (cita B22) es un buen ejemplo de alguien que respondió al mensaje de Pablo no solo escuchándolo, sino también aceptando la enseñanza y dando los pasos para conformar su vida a ella.

La autora de Ciencia y Salud no se disculpó por la cantidad de trabajo que se necesita para hacer nuestra esta perspectiva espiritual. Ella reconoce que el camino espiritual es contrario a la cultura material y que el mundo no vería su valor. “El olvido de uno mismo, la pureza, el afecto, la práctica no la profesión, la comprensión no la creencia”: todos estos son pasos que nos llevan más lejos en nuestro viaje (CS24-15: 25-31). Debemos esforzarnos: “esforzarnos con fervor” (cita CS25—241: 25). Así como no podemos ver el sol a través de una ventana sucia, no veremos la luz a través de una conciencia nublada por la suciedad del pensamiento de base material. Necesitamos permitir que el Espíritu lave nuestras impurezas (CS26—35: 20-26).

Una de las quejas que se hacen a menudo sobre la búsqueda de la espiritualidad es que la espiritualidad es restrictiva y nos obliga a sacrificar la diversión. Esta presunción se basa en la creencia de que la única felicidad que podemos tener proviene de los sentidos materiales. La verdadera felicidad va más allá de eso. Y no olvidemos que la alegría es una cualidad del Alma. A medida que nos sintonizamos con la verdadera espiritualidad, las corrientes de la verdad eliminan naturalmente las falsas imposiciones de la creencia material. Si realmente estamos sintonizados con Dios, abandonar las creencias materiales es casi sin esfuerzo (C27 99: 23). Sintonizar con el altruismo, la nobleza y la pureza trae alegría y satisfacción de forma natural. Cuanto más sintonizados estemos con Dios, más felices seremos. En lugar de ser restrictivo, nuestro libro de texto nos dice “Hay libertad moral en el Alma” (C28 58: 8-12). Todo lo que ofrece el mundo es temporal y poco confiable. Es como intentar sintonizar una señal que cambia constantemente. Deje eso y vuélvase a Dios, “el inmutable y eterno” (cita CS29 120: 4).

SECCIÓN 6: LUZ Y SALVACIÓN

Una vez más, veamos el contexto del Salmo 27. La afirmación de David de que el Señor es su luz es prácticamente la misma que Miqueas reconoce que el Señor será una luz en sus tinieblas. David está completamente sintonizado con Dios. Hace mucho que dejó de tener miedo a sus enemigos. Su único deseo es morar en la casa del Señor.

John Gill (1697-1771) explica el trasfondo del sincero deseo de David de sintonizar con Dios. David no quiere nada más que servir a Dios: “algo que muchos descuidan y que es un cansancio para otros, pero que el salmista prefirió a todo lo demás”. David no anhelaba vengarse de sus enemigos, la seguridad de su trono, la riqueza, el placer o la ampliación de su imperio. El solo deseaba buscar diligentemente a el Señor en Su templo. Una vez más, no se trataba de un interés casual, sino de una empresa seria a la que se dedicó con seriedad. Algo en lo que no pensamos a menudo es que a David se le negó la tarea de construir el templo, sin embargo, apreciaba la idea. A lo largo de sus pruebas y tribulaciones, David se mantuvo sintonizado con el Señor y mantuvo su gozo (cita B25 — Sal. 35: 9). Sabía dónde buscar y a quién acudir en busca de consuelo, luz y salvación. Para asegurarse, tomó algunos desvíos, como todos hacemos, pero aterrizó en el lugar correcto.

Esta lección bíblica muestra con bastante claridad la tarea que tenemos ante nosotros. ¿Qué estamos esperando? Pablo dijo: “Ahora es el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación ”(cita C31—93: 7). Nuestro libro de texto nos dice que nos regocijemos de que estamos sometidos a las divinas “autoridades…que hay”. Curiosamente, la reunión en la que se pronunció por primera vez el lema “Enciéndete, sintonízate y abandona” se llamó “El ser humano”. Al emprender el trabajo de encender, sintonizar y abandonar espiritualmente la materia para encontrar a Dios, notamos que nuestro libro de texto nos lleva a “la verdadera Ciencia del [ser]. (cita C32-249: 10, 16, 33). Dios y el hombre juntos en el ser es todo lo que hay. La sección 2 tenía la declaración simple “El hombre es la expresión del Alma”. La lección termina con “El hombre es el reflejo del Alma”. Ese eres tú ahora mismo. ¿Estás sintonizado?

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top