Join us for the best summer yet!

La luz de Cristo brilla en nuestros corazones y mentes

Ideas de Aplicación Metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana, tema:

“Denuncia de la nigromancia antigua y moderna, alias mesmerismo e hipnotismo”

20-26 de noviembre de 2023

por John & Lindsey Biggs, C.S. de Maryland Heights, MO

541 418 1176 johnbiggscs@gmail.com

541 460 3515 biggs.lindsey@gmail.com

 

Traducción libre por Rafael Ramírez autorizada por Warren Huff


INTRODUCCIÓN

La Lección de esta semana pone de relieve la supremacía de la luz. La luz de Cristo, el poder sanador del Amor, brilla en nuestros corazones y mentes, venciendo las tinieblas del error. Cuanto más nos aferramos a la luz, cuanto más alineamos nuestros pensamientos con Dios, el bien, más alegría y armonía experimentamos. Veamos cómo podemos hacer brillar la luz de Dios y traer sanación al universo.


TEXTO ÁUREO

“Te amo, oh Jehová, fortaleza mía… Tú encenderás mi lámpara; Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas”. Salmo 18:1, 28

La luz es un tema importante en la Lección Bíblica de esta semana. Algunas palabras del diccionario de sinónimos para luz son: sin oscurecer, vívida, radiante, resplandeciente, ardiente, resplandeciente, clara, luminosa, brillante.

¿Qué son las tinieblas? Nuestra falta de comprensión, la confusión sobre lo que es real y verdadero. Lo contrario del pensamiento verdadero y claro que conduce a la curación.

Y esto es lo que hace Dios. Dios ilumina nuestras tinieblas -nuestra oscuridad o falta de comprensión- mostrándonos el camino de la vida y la luz.

“Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.” (1 Juan 1:5) Puesto que Dios es luz, no puede haber ninguna confusión sobre lo que es real y verdadero. Solo puede haber la conciencia científica y espiritual que tenía Jesús – donde él conocía la Verdad instantánea y claramente.

Cuando la realidad espiritual de las cosas viene a la “luz” – se hace real a nuestra conciencia – tenemos la iluminación, la comprensión y la iluminación que necesitamos, y experimentamos la paz y la seguridad que fluyen de eso.

Esto también nos muestra que esa es la voluntad de Dios para nosotros: ser iluminados con la Verdad y el Amor, como lo fue Jesús, y demostrar nuestras victorias.


LECTURA ALTERNADA

… mi Dios, en quien confiaré…” proclama el Salmo 91, versículo 2.

Esto significa tender la mano hacia Dios, agarrarse y sostenerse. Confiar en que Dios es nuestra roca nos da fuerza, estabilidad y firmeza: la capacidad de aceptar la Verdad con claridad y certeza. Confiar significa que no tenemos que depender de nuestra voluntad humana ni de nuestras mentes humanas. Podemos confiar y apoyarnos en la fuerza y el poder de Dios. La voluntad de Dios nos eleva a medida que la mente humana cede ante lo divino. Podemos confiar en que la Mente divina -una Mente que es pura y santa- nunca nos llevará por mal camino.

El Salmo 91 es una ley de protección. Nos muestra que de hecho estamos viviendo en el lugar secreto ahora mismo. Podemos confiar y saber que estamos “escondidos con Cristo en Dios” y que un ego o universo material nunca puede realmente vernos o conocernos. Nuestras identidades están a salvo y seguras en los brazos de Dios – en la conciencia de Dios donde no hay cizaña – solo trigo. Cuando descansamos en esta conciencia, encontramos nuestro verdadero yo – completo, seguro y sin miedo – y descansamos confiadamente en la libertad de Dios. Entonces, ya no somos tentados y el error que intentaba tentarnos desaparece.

Este Salmo también me recuerda el himno muy querido que dice:

“Tú eres el propósito de Dios, Su gran diseño. / Hermoso, intachable, Su hijo divino. / Manteniendo tu pensamiento en lo bueno y lo verdadero, / El Espíritu te formará de nuevo”.

(Himnario de la Ciencia Cristiana, No. 565:1)

El Espíritu te revelará tu ser íntegro, intacto y perfecto. Cuando nos convencemos de este hecho, la tentación desaparece. En una de las biografías de Mary Baker Eddy ella dice: “cuando el miedo desaparezca, la duda desaparece y tu trabajo está hecho.” – porque te das cuenta de que siempre fuiste y eres el hijo perfecto de Dios, siempre intacto, perfecto y entero. Véase la cita completa en la pág. 396 de Mary Baker Eddy: Christian Healer Amplified Edition.

Tenemos que recordar que toda tentación es mental y por eso el arroparnos en el Reino de los Cielos – en ese lugar secreto – nos mantiene sabiendo lo que realmente está pasando – que estamos seguros, completos y protegidos como ideas de Dios. Las sugestiones mentales agresivas no pueden encontrarnos en este estado perfecto y santo. La realidad perfecta de Dios está llena de las ricas, abundantes y espirituales ideas de Dios. El hombre posee una conciencia del bien y esta conciencia está fácilmente disponible para cada idea de Dios. Es nuestra identidad universal y permanente.

Disfrute de este relato convincente de un hombre que oró con el Salmo 91 y encontró protección inmediata:

Oración de rendición


SECCIÓN 1 – Reconocer el control total de Dios

Según el comentario interpretado sobre el Volumen Uno de la Biblia:

“…la piedad de Josafat y su poder militar son notables. De especial interés es su nombramiento de 5 príncipes laicos, 9 levitas y 2 sacerdotes para ir por las ciudades de Judá y enseñar al pueblo la ley de Dios.”

La Lente de investigación bíblica (Bible Lens Research) añade esto:

“Josafat, cuarto rey de Judá, gobernó durante 25 años. Considerado un monarca sabio y piadoso, inició un programa de instrucción en la ley en todo su reino y trabajó para limpiar el reino de la idolatría (ver 2 Crónicas 17:6-9).

“En este momento, la nación está bajo la amenaza de ejércitos invasores….. Al igual que Salomón y Asá antes que él (véase 2 Crónicas 6; 14:9-12), Josafat pide ayuda a Dios. Después de convocar un ayuno y una oración colectivos (2 Crónicas 20:3, 4) y de ofrecer su sentida petición, el enemigo es derrotado. El resto de su reinado transcurre en paz (2 Crónicas 20:22, 30)”.

Esta sección habla sobre cómo manejar el magnetismo animal y saber que no puede engañarnos o tentarnos para que nos olvidemos de Dios o de quiénes somos como imagen y semejanza de Dios.

El magnetismo animal es el señuelo que intenta apartar nuestros pensamientos de Cristo, la Verdad.

Cristo, la Verdad, es nuestro poder y nuestra protección. Manteniendo nuestros pensamientos totalmente en la Verdad, la Vida y el Amor vencemos al anticristo.

Cristo, la Verdad, es lo opuesto al a.m. [Inglés: animal magnetismEspañol: magnetismo animal) Cristo es la atracción hacia el bien. Cristo es la voz del bien. Cristo nos guía, nos conduce y nos impulsa con armonía, amor y paz. Cristo nos capacita para contrarrestar el error y traer la curación al universo. Cristo es la actividad de la Verdad y del Amor. Cristo destruye esa serpiente, revelando la supremacía de Dios, el bien, y restaurando la ley natural de la armonía.

Podemos fijarnos en el ejemplo de Josafat. Cuando se enfrentó a este desafío, ayunó y oró. Ayunó del sentido material y se dio cuenta de la total supremacía de Dios. Reconoció que Dios era el poder total y era capaz de gobernar la situación para la protección y liberación de todos. Cuando apeló a Dios, su enemigo fue vencido.

Cada uno de nosotros puede seguir este ejemplo de ayunar del sentido y deleitarse con el Alma, sin dejar que la mente mortal nos impida darnos cuenta del poder y la supremacía de Dios. Esto permitirá que nuestras mentes, cuerpos y los desafíos globales a los que nos enfrentamos queden bajo el completo control de Dios.


SECCIÓN 2 – José y el río de la vida

Dios estaba con José. Por muchos contratiempos que tuviera que afrontar, por muchas cosas que intentarán desviarle de su camino, siempre orientaba y reorientaba su rumbo hacia Dios. Nada podía desviarlo de su camino divino. Dios trabajaba con él y le hacía bendecir a muchos.

Creo que la analogía de un río puede ser útil en este caso.

Dios era como un río que fluía a través de él, y José siempre estaba ajustando su curso para volver a Dios.

Mary Baker Eddy define, RÍO como: “Conducto del pensamiento. Sereno y sin obstrucción, simboliza el curso de la Verdad; pero turbio, revuelto y precipitado, es un símbolo del error.” (Ciencia y Salud, pag. 593:17-21)

No importa qué rocas o escombros caigan en el camino, el agua en un río sigue avanzando eventualmente desgastando las rocas y escombros para despejar el camino. El agua siempre encuentra la manera de viajar desde su nacimiento hasta el océano.

Puede que haya muchos recodos y curvas en nuestro río, pero si dejamos que el “agua de la vida” nos guíe y fluya libremente a través de nosotros, sentiremos que Dios ajusta nuestro curso a la armonía y nos mantiene en la senda de Cristo.


SECCIÓN 3 – ¿Qué ocurre realmente aquí?

Hoy, al leer esta sección y esta conocida historia de Juan 9, me llama la atención el pasaje discreto que nuestra Lección utiliza para introducir la historia. La cita bíblica 11 de Lucas dice: “Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea.” (Lucas 4:14). Hay ahí un sentido de intencionalidad, que sin duda caracterizó todo el ministerio de Jesús, y que sirve de contrapunto realmente nítido al pensamiento errante que trata de definir el encuentro de Jesús con el hombre de Juan (12 | Juan 9:1–3, 5–7).

Los discípulos se preguntan: “¿De dónde viene este problema?” La idea central de esa pregunta -de dónde viene el mal, por qué sucede esto, qué está pasando aquí- no es desconocida para cualquiera que haya considerado realmente la dicotomía entre la promesa del cristianismo -la omnipotencia de Dios- y la evidencia presentada por los sentidos materiales. Si tenemos que tener en cuenta esas pruebas en nuestro enfoque científico, nos vamos a encontrar con un enigma bastante insoluble, porque la Totalidad del Espíritu simplemente no permite algo no espiritual, es decir, la materia o un informe material.

“Volviendo” -y quedándose! – en el poder del Espíritu”, Jesús sabía que no tenía que explorar ni incluir el informe del sentido material en sus premisas y conclusiones. (11 | Lucas 4:14) Dios, bueno, no conoce el mal; ¿por qué deberíamos insistir en que NOSOTROS, Sus amados hijos, necesitamos conocer el mal? Ahora bien, esto puede parecer desconcertante a veces; en efecto, ¿no necesita Dios saber lo que está mal para poder ayudarnos? Pero de nuevo, la respuesta es permanecer con la totalidad del Espíritu, ver lo que el Espíritu está haciendo aquí – esto reemplaza la mentira discordante, apareciendo a nuestro sentido, con una visión más clara de la verdad, resultando en sanación.

Escribí un artículo sobre este tipo de ideas para el Christian Science Sentinel; puede que te guste: La verdad sobre nuestra situación (Edición del 3 de julio de 2023)


SECCIÓN 4 – La luz de Dios ilumina cada uno de nuestros caminos

Esta es una sección que realmente me habla de la naturaleza individualizada de toda la creación de Dios. Mientras consideraba qué escribir aquí, lo primero que se me ocurrió fue considerar todas las cosas que podrían considerarse obras de las tinieblas, y luego cómo manejarlas como hijos de la luz. Pero a medida que intentaba escribir esa lista -lo que esencialmente se estaba convirtiendo en una lista de instrucciones- fui sintiendo cada vez más que eso no era lo que se necesitaba en este momento. Así que hice una pausa, borré la lista y volví a escuchar. Y me di cuenta de lo maravilloso que es que la Palabra viva de Dios nos hable directamente.

¿Qué significa para ti ser engañado? ¿Es simplemente que una persona te mienta? O tal vez ser engañado, es ese estado de ser donde pensamos que no podemos “probar lo que es aceptable a Dios…” (14 | Efesios 5:6, 8, 10, 11)

¡NOSOTROS somos lo que es “aceptable” para Dios!  ¡Somos la obra de Dios! La oscuridad no es nuestro estado; el mensaje del Evangelio de Jesús nos ha mostrado de hecho el Camino, caminando en la luz. ¿Cómo eres TÚ la luz de Dios? No es egoísta, ni excesivamente personal, considerarlo.

¿Cómo has visto, conocido y “manejado la Palabra de vida”? (15 | 1 Juan 1:1, 3, 5)

Lo que a ti te parezca tinieblas tentadoras, a la luz del Amor se te demuestra que es una interpretación errónea de la Vida. No se nos puede impedir legítimamente nuestro derecho a caminar como hijos de la luz. ¿Qué te dice esto?

Disfruta y responde a tu propia resonancia con estas ideas. Eres sensible a Dios – la instrucción dada en esta sección, sobre no ser engañado y sobre apoyarse y declarar la tangibilidad de la Palabra de Dios, es capaz de provocar una respuesta natural y sanadora en ti. La Palabra de Dios está viva, es vibrante y nunca se oculta en la oscuridad. Podemos celebrar esto y magnificar a Dios en nuestras vidas, declarando Su presencia y mostrándola con nuestras acciones y pensamientos.


SECCIÓN 5 – El rostro de un ángel, coherente y fiel

¿Por qué le ocurren cosas malas a la gente buena? Se trata de una pregunta muy cercana en temática a una pregunta subyacente en la Sección 3 de la Lección Bíblica de esta semana, cuando los discípulos preguntan a Jesús esencialmente: “¿Por qué es ciego este hombre?” Ambas preguntas presuponen la legitimidad y la existencia de la discordia en primer lugar. Y una vez que algo existe, obviamente debe haber una causa o razón para ello.

Volveré sobre las ideas anteriores, pero ahora quiero hablar específicamente de Esteban. Mientras analizaba la historia de esta sección y las descripciones de la experiencia de Esteban, no dejaban de llamarme la atención los adjetivos que se decían de él. “Esteban, lleno de gracia y de poder,… todos los que estaban sentados en el concilio,…. todos los que estaban sentados en el concilio.” y, por supuesto, su acto de perdón. (18 | Hechos 6:8, 9, 13, 15) Esta es una historia de promesas, insinuadas a lo largo de la historia, y más explícitamente declaradas en las citas que rodean la historia en nuestra lección. Promesa, fe y coherencia. Son cualidades esenciales relacionadas con la luz, ¿verdad? Si estás en el desierto, en la oscuridad, y ves una luz delante, puede que no seas capaz de ver mucho alrededor de la luz, pero sabes que esa luz promete calor y seguridad. Puedes actuar con fe en esas promesas -promesas que se sustentan en la comprensión que tienes de lo que viene junto con la luz- y caminas, tal vez lentamente, pero con constancia y firmeza hacia esa luz.

Ahora bien, no se trata de ignorar el mal. Abrí mi consideración de esta sección con esas preguntas sobre la naturaleza o legitimidad del mal. No ignoramos el mal: ignorar algo nunca lo ha curado. Pero hay una diferencia entre ignorar y elegir libremente con qué nos comprometemos. Si alguien me ofrece una tarta de arándanos o una pizza, voy a elegir la pizza. No es que ignore la tarta, es que prefiero la pizza y, con mi libre elección del almuerzo, me comprometo con ella. Estoy tan interesado en la pizza que no tengo tiempo, ganas u oportunidad de dedicarme a algo que me aleje de la pizza.

Aquí no se nos pide que ignoremos el mal; se nos invita a comprometernos con la totalidad de Dios -cuya conciencia llenaba todo el rostro y las acciones de Esteban- y a dejar que esta insistencia en la totalidad de Dios, el bien, nos mueva.

No hay respuestas, fáciles o difíciles, en cuanto a por qué suceden las cosas malas. Mary Baker Eddy escribe en Ciencia y Salud: “La existencia mortal es un enigma. Cada día es un misterio. El testimonio de los sentidos corporales no puede informarnos qué es lo real y qué es lo ilusorio, pero las revelaciones de la Ciencia Cristiana abren la cerradura de los tesoros de la Verdad.” (SH 70:1-5) La naturaleza misteriosa de esta afirmación de la existencia mortal no tiene por qué hacer que nos echemos las manos a la cabeza consternados. Sólo significa que no debemos buscar respuestas en ella, ni incorporar sus informes a nuestras conclusiones.
No tenemos por qué encontrar todas las respuestas nosotros mismos. Eso es lo que hacen los ángeles: nos muestran lo que Dios está haciendo aquí. Pero podemos hacer uso de nuestro derecho a elegir hacia dónde miramos, y a tener el rostro tan fijo en Dios que nosotros también brillemos como los ángeles, mostrando lo que es estar completamente pendientes de Dios y seguros de nuestra capacidad para sentir su cuidado seguro, amoroso y orientador.


SECCIÓN 6 – Magnificar el bien

Somos hijos de la luz. Somos hijos del día. No somos del mal; no somos de las tinieblas. No hay nada en nosotros que pueda responder a las tinieblas. Así que es natural que dirijamos nuestros pensamientos hacia la luz; es natural que aceptemos la luz, que vivamos la luz y magnifiquemos la luz. Somos naturalmente buenos. Libres, felices y santos es nuestro estado natural y normal. Magnificar el bien nos ayudará a mantener continuamente nuestros pensamientos en el bien. Esto es importante porque cuanto más bien magnificamos, más bien multiplicamos.

No dejes que el magnetismo animal arruine tu luz. Mantente vigilante, alerta, despierto, y traerás el bien “y lo experimetaréis en la medida en que ocupen vuestros pensamientos”. (Ciencia y Salud, pag. 261:4)

“Velemos, trabajemos y oremos para que esta sal no pierda su salinidad, y esta luz no esté escondida, sino que irradie y resplandezca hacia la gloria del mediodía.” (32 | 367:17)

Entonces podremos marcar el comienzo del Reino de los Cielos -la bondad siempre presente de Dios- como una realidad constante y continua en la Tierra.

¡Que tengas una bendecida semana!

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top