Join us for the best summer yet!

Ideas de Aplicación Metafísica para la Lección Bíblica Trimestral de la Ciencia Cristiana sobre

“Cristo Jesús”
Para  Febrero 20-26, 2023

por John & Lindsey Biggs, C.S. de Maryland Heights, MO
541 418 1176 johnbiggscs@gmail.com
541 460 3515 biggs.lindsey@gmail.com

Traducción libre por Heidi Colmenero autorizada por Warren Huff


 INTRODUCCIÓN

¿Qué no puede hacer Cristo? Esta lección está llena de ejemplos maravillosos del poder de Dios para superar las limitaciones alimentando a las multitudes, restaurando la salud, proporcionando amor y compañía, y mucho más. Sumerjámonos en la Lección de esta semana y exploremos las enseñanzas eternas de Cristo Jesús.

Texto Aureo

“. . . os he llamado amigos,” (Juan 15:15)

Definición de Amigo:

“El que está unido a otro por afecto; el que abriga por otro sentimientos de estima, respeto y cariño, que le llevan a desear su compañía y a procurar promover su felicidad y prosperidad; opuesto a rival o enemigo”. (Diccionario Webster de 1828)

¿Qué hace un amigo? Un amigo quiere que tengas éxito, quiere que brilles con tu verdadero ser espiritual, quiere sólo lo mejor para ti. Cristo Jesús representó esta verdadera amistad con sus discípulos. Y el Cristo que animó a Jesús sigue hoy con nosotros. Una forma en que Mary Baker Eddy define a Cristo es de esta manera:

“El Cristo es la verdadera idea que proclama el bien, el divino mensaje de Dios a los hombres que habla a la consciencia humana.” (Ciencia y Salud, p. 332)

Este mensaje del Cristo siempre nos dice quién y qué somos en realidad. ¡Esta es la voz, el amigo, que queremos escuchar!

Esta voz contrarresta al adversario. “Un adversario es uno que se opone, niega, disputa, no uno que construye y sostiene la realidad y la Verdad”. (Ciencia y Salud, p. 580) Este es el malhechor. Los llamados “amigos” de Job. Los alborotadores en torno a Nehemías y su proyecto de construcción de muros.

Así que, ¡elijamos escuchar a nuestro verdadero amigo! La voz interior de Cristo que nos dice que todo es posible con Dios. Nos dice que somos amados, que somos capaces, que somos buenos, que somos dignos, íntegros, sanos. Nos dice que estamos a salvo, que nunca hemos abandonado el Reino de los Cielos. Nos dice que nuestra naturaleza es una con Dios y que no tenemos que temer. Nos dice que somos luz, alegría, capaces de irradiar armonía y paz a los demás. Nos permite elegir el bien.

Escuchemos la voz que nos habla de nuestra naturaleza espiritual y encontremos la curación.

Lectura Alternada

Me encanta esta llamada a la acción de Pablo sobre olvidar el pasado y seguir adelante:

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:13, 14)

El Bible Lens Research añade esto de un erudito:

“Pablo está tan concentrado en este logro que nada de su pasado puede desviar su atención”. (Christian Science Sentinel)

Nunca había pensado que esto fuera esencial para la práctica cristiana, como afirma Pablo aquí, pero ahora veo que sí lo es. Avanzar es dejar de rumiar el pasado. Estar presente es permitir que Dios te utilice como testigo activo y presente de Dios, del bien.

Sé que esto puede ser difícil. A veces, incluso toda una comunidad puede haberse visto afectada por una catástrofe. Pero Dios sigue aquí. El bien sigue adelante. Cristo sigue presente. Y podemos permitir que Dios nos utilice para ayudar a la gente a encontrar nuevas bendiciones, vitalidad y fecundidad.

El movimiento y la energía divina proceden de Dios, lo que nos permite ascender y salir de la escena material, y vivir en pleno acuerdo con Dios; dar nuestro pleno consentimiento a la novedad y la revitalización que vienen de Dios. No tenemos que hacerlo con nuestro propio esfuerzo humano. El resto de la lectura alternada nos asegura que es la voluntad de Dios la que actúa en nosotros y a través de nosotros, elevándonos; un impulso divino. Esa luz divina nos atrae naturalmente y nos ilumina, permitiéndonos ser nosotros mismos más luminosos y elevarnos más alto.

“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Todo lo puedo en Cristo que me fortalice. …Di Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:7, 13, 19)


SECCIÓN 1 – PREPARA EL CAMINO PARA CRISTO!

Juan el Bautista fue muy importante en preparar el camino para Jesús. ¿Te imaginas que Jesús llegara y empezara a predicar, sanar y enseñar sin que nadie le preparara el camino? No, era necesaria la preparación del pensamiento. Juan el Bautista fue esencial para ayudar a la gente a pensar de una manera nueva, transformar sus vidas y seguir a Dios. También tenía muy claro que estaba preparando el camino para la siguiente persona: el Mesías que los profetas habían estado anunciando y esperando durante años. Juan comprendía su papel y tenía un claro sentido de su propósito.

¿Qué pretendía lograr este bautismo? “Por medio del arrepentimiento, el bautismo spiritual y la regeneración, los mortales se despojan de sus creencias materiales y de su falsa individualidad.” (p. 242, cit. S7) Este paso era necesario para preparar el pensamiento de las personas para las nuevas ideas -la nueva visión del cielo- que Jesús les mostraría.

Mary Baker Eddy describe la misión de “Cristo Jesús” de la siguiente manera: “Su misión fue revelar la Ciencia del ser celestial, comprobar lo que Dios es y lo que Él hace por el hombre.” (26:12–14, 16, cit. S5)

“Celestial; perteneciente o relativo al cielo; que habita en el cielo; de ahí que la palabra transmita la idea de excelencia superior, deleite, pureza, etc.; que desciende del cielo;” (Diccionario Webster de 1828).

Así pues, la misión de Jesús era demostrar la Ciencia de un ser celestial (que todos incluimos como imagen y semejanza de Dios); demostrar lo que Dios es (que Dios es amor, bueno, Padre-Madre, etc.); y lo que Dios hace (protege, guía, cura, salva, etc.). Estos 3 puntos también son esenciales para nuestra comprensión y práctica de la sanación cristiana.

El término Cristo tiene una amplia gama de significados. Cuando hablo con los que son nuevos en la Ciencia Cristiana, a veces utilizo el término Espíritu Santo como sinónimo de Cristo: lo que Dios está haciendo se está llevando a cabo a través del Espíritu Santo o Cristo. Así, Cristo puede significar la actividad de Dios. ¡Todos queremos y podemos reflejar la actividad de Cristo cada día!

Mary Baker Eddy describió a Cristo como el poder divino que animaba a Jesús y que el encarnaba.

Dijo que era: “la santidad que lo animaba.” (SH p. 26, cit. S5)


SECCIÓN 2 – EL PODER SANADOR DEL CIELO

Cuántas veces leemos este primer pasaje sobre la presencia del reino de los cielos (Mateo 4:17, cit. B3) y lo interpretamos como: “¡Cuidado! ¡Viene la policía de Dios! ¡Actúa con naturalidad!” o algo así. Casi como decir que el cielo se aproxima y por tanto es mejor que te comportes bien. Pero, ¡eso no es lo que dice este pasaje! Jesús está diciendo que el cielo ESTÁ aquí; naturalmente, entonces, si se te dificulta verlo, arrepiéntete -vuélvete- obtén una nueva perspectiva. Esto me parece un hermoso eco de nuestro Texto Áureo: ¡somos amigos! La verdadera amistad es algo celestial.

Esa amistad se desarrolla en la introducción a las Bienaventuranzas, que vemos en la cita bíblica 4. Jesús está en una ladera cubierta de hierba, con sus amigos reunidos a su alrededor. ¿No te lo imaginas, tan feliz de estar con sus amigos, y derramando bendiciones? Recuerdo una curación muy especial (que comparto con permiso) que giró en torno a esta escena celestial. Yo estaba jugando Ultimate Frisbee con un grupo de campistas y consejeros de campamento, y uno de los consejeros cayó al suelo. Empecé a trotar hacia él, y mientras trotaba, me impactó esta escena. Recordé que Jesús y sus discípulos no eran personas estiradas que andaban por ahí con la nariz en alto; se trataba de hombres y mujeres jóvenes que habrían sido todos compañeros míos. Estos amigos estaban todos reunidos en una ladera cubierta de hierba… igual que nosotros estábamos todos reunidos en aquel campo de frisbee. Y en la alegría de ver a sus amigos reunidos y disfrutando del día -igual que nosotros disfrutábamos del día- Jesús estaba tan feliz que se desbordó con esas bendiciones y enseñanzas que hoy conocemos como el Sermón de la Montaña. La sacralidad de esa atmósfera natural y celestial era una atmósfera sanadora. Y yo vi que esa misma sacralidad estaba con nosotros en aquella hermosa tarde. En el cielo no hay miedo, dolor ni sufrimiento… y nosotros estábamos en el cielo. Todas esas ideas fluyeron en mis pensamientos mientras trotaba hacia el consejero -hacia mi amigo- y al llegar a él, levantó la vista, sonrió y dijo: “¡Estoy bien! Gracias por orar”. Más tarde me contó que a menudo había tenido problemas con la pierna y que le había preocupado que esta caída pudiera haberle dejado fuera de combate, pero que estaba muy contento por la inmediatez de la protección y curación que recibió.

Incluso cuando parece que no sentimos esa inmediatez, el cielo sigue aquí, y seguimos teniendo derecho de arrepentirnos -de mirar en otra dirección- y dejar que el poder del cielo y el amor que conlleva simplemente nos eleven.


SECCIÓN 3 – PROVISIÓN CELESTIAL

 La escena de la sacralidad del cielo y del pensamiento celestial continúa con el bello ejemplo de esta sección sobre la provisión dada gratuitamente. Esta conocida frase de Ciencia y Salud: “El Amor Divino siempre ha respondido y siempre responderá a toda necesidad humana” (494:10-11) nos asegura que toda necesidad humana es una necesidad del Amor divino. En esta escena bíblica, ilustrada en la cita bíblica 6, parecía que la comida y el descanso eran la necesidad… pero fíjate en la ternura con la que Jesús acogió a la gente para que se quedaran y encontraran allí mismo todo lo que necesitaban. “Tráiganlos a mí”, dijo con gracia, con la seguridad de que todo lo bueno estaba allí. Y no eran sólo palabras de aliento lo que ofrecía, sino la plenitud de la provisión, incluyendo comida y consuelo reales.

Las tiernas palabras de Jesús y su modelo completamente bueno y absoluto de acudir a Dios para cada necesidad, trajeron la verdadera libertad. La descripción que hace Mary Baker Eddy de esto es muy clara: “La divinidad del Cristo fue manifestada en la humanidad de Jesús”. (25:31, cita S14) En diferentes momentos, puede ser necesaria una palabra de verdad clara, casi cortante, que sacuda al paciente del mesmerismo del sentido material. Pero, esos momentos de rudeza deben ser inspirados individualmente en lugar de ser el enfoque normal. La verdadera ternura cristiana no es simplemente poner una bandita en el problema; es la expresión de la seguridad tranquila y fiel en la presencia y el poder de Dios para proporcionar todo lo que se necesita.


SECCIÓN 4 – PERMANECER FIELES, BASADOS EN NUESTRA COMPRENSIÓN DE DIOS

Mientras estudio la lección bíblica de esta semana, me sorprende el flujo narrativo. En la Sección 2, tuvimos el escenario – la presencia del cielo. En la Sección 3, tuvimos un ejemplo de cómo la naturaleza del cielo incluye toda provisión. Ahora, tenemos un ejemplo de cómo, incluso cuando el cielo parece completamente alejado, la verdad de la presencia de Cristo es lo que cuenta – sana el miedo y sana toda discordia.

El poder del Cielo no depende de nosotros. La presencia de Cristo no depende de nosotros. Es interesante cómo, tan pronto como Jesús escuchó la noticia de que supuestamente llegaba demasiado tarde (Marcos 5:35, cit. B9), dijo inmediatamente: “No temas, cree solamente.” (Marcos 5:36, cit. B9). (Marcos 5:36, cit. B9) No trató de convencerlos, sólo les hizo una invitación a pensar de otra manera – a pensar desde un punto de vista basado en la comprensión fiel, en lugar de pensar que tenían que pensar desde un punto de vista basado en el miedo y en la evidencia material de los sentidos. Se negó a colaborar con la inquietud del pensamiento popular, o a tenerle miedo, y se dirigió directamente a Dios para ver lo que realmente estaba ocurriendo. ¡La curación estaba ocurriendo!

Ese persistente mensaje crístico, “No temas, sólo cree”, todavía resuena hoy para todos nosotros. Siempre podemos poner nuestro peso y atención en lo que entendemos, y dejar que nuestra fe florezca a partir de ese entendimiento. Si sabemos que Dios es bueno, entonces en fidelidad, incluso cuando las cosas a nuestro alrededor están mal, podemos seguir mirando a Dios y a su bondad eterna y dejar que Él defina lo que realmente está sucediendo. No podemos perdernos lo que Dios está haciendo aquí, la luz de Cristo nos muestra esa realidad celestial y trae sanación.

SECCIÓN 5 – PAZ ESPIRITUAL QUE FLUYE DE DIOS


Me resulta útil apreciar la distinción entre los términos universo, tierra y mundo.

Mary Baker Eddy tiene muchos pasajes útiles relacionados con el universo en sus escritos.

He aquí dos de ellos:

“En la Ciencia divina, el universe, incluyendo el hombre, es spiritual, armonioso y eterno.” (Ciencia y Salud, p. 114)

“El universo refleja y expresa la sustancia divina o Mente: por tanto Dios es visto solo en el universo spiritual y en el hombre spiritual, así como el sol es visto en el rayo de luz que emana de él. (Ciencia y Salud, p. 300:28–31)

A menudo me gusta rezar para ver el universo espiritualmente, en su perfecto orden y manifestación. Este es el universo, o tierra, de Génesis 1 que está en perfecta armonía. ¡Este es el ideal que nos esforzamos por demostrar, por lo que es una visión espiritual importante de tener en cuenta!

El término mundo puede utilizarse en sentido negativo o positivo. En este pasaje del libro de Juan (cit. B12), el término mundo se utiliza en sentido negativo. Cuando la palabra mundo se usa en sentido negativo, me gusta pensar que es sinónimo de la mente carnal, que es enemiga de Dios.

A Jesús no le importaba mucho si le caía bien o no a la gente. No buscaba la popularidad. Tenía tan clara su misión y su propósito que “las dulces lisonjas del mundo o toda ansiedad en cuanto a su desaprobación” no iban a disuadirle. (Mensaje 1902, p. 17:35)

Por eso esta afirmación puede ser tan alentadora:

“Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborreció antes que a vosotros”. (Juan 15:18, cit. B12)

Nos mostró que no se trata de ser querido humanamente. Se trata de ser amado por Dios. Estaba tan seguro de su autoestima que sabía que el amor de Dios por él no iba a cambiar en función del número de seguidores que tuviera (parece una buena lección para las redes sociales). Sabía que era hijo de Dios. Tenía la hermosa afirmación (un “pulgar hacia arriba” divino) de Dios: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”. (Mateo 3:17, cit. B2)

Jesús nos mostró que es este tipo de seguridad el que nos da la paz espiritual. “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da”. (Juan 14:27, cit. B13)


SECTIÓN 6 – SIGUIENDO A JESÚS CON CONFIANZA Y VALOR

 Esta Lección es tan hermosa porque nos da el aliento necesario para seguir a Dios. Se nos asegura que Jesús ama a sus seguidores, lo que nos incluye a nosotros; se nos llama sus amigos; se nos asegura que Cristo, el poder del Espíritu Santo, sigue con nosotros hoy; y se nos asegura que el amor de Dios es real y está dispuesto a satisfacer cada necesidad humana.

Entonces, armados y acorazados con este amor, se nos anima a salir y predicar el Evangelio a toda criatura, a sanar y a bendecir. Para llevar a cabo la salvación “como en el cielo, así también en la tierra”.  (Ciencia y Salud, p. 17)

De la interpretación espiritual del Padre Nuestro, tal como se da en el libro de texto de la Ciencia Cristiana:

Venga tu reino.

Tu reino ha venido; Tú estás siempre presente.

 Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Capacítanos para saber que – como en el cielo, así también en la tierra – Dios es omnipotente, supremo

(Ciencia y Salud, p. 16)

 

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top