Join us for your best summer yet!

“¡Oye, Serpiente, no vamos a caer en tus mentiras!”
Ideas de Aplicación Metafísica para la Lección Bíblica de La Ciencia Cristiana, tema:

“Adán y el hombre caído”
del 31 de octubre al 6 de noviembre de 2022

por Christie C. Hanzlik, C.S. en Boulder, CO
ccern@mac.com – 720-331-9356 – christiecs.com (nuevo vídeo publicado)

Traducción libre por Rafael Ramírez y autorizado por Warren Huff


Los recientes informes de los medios de comunicación hacen parecer que la existencia misma de la verdad está en juego. Los políticos, los informes de noticias, los médicos, los nutricionistas y las publicaciones en las redes sociales parecen afirmar audaces mentiras sin ninguna repercusión. Afortunadamente para nosotros, la Lección Bíblica de esta semana trata de exponer y derribar las mentiras mediante la oración.

Tal como yo lo veo, esta Lección Bíblica nos recuerda que no debemos usar el “disfraz de Adán”. Estoy utilizando el término “disfraz de Adán” aquí para simbolizar la aceptación mental del mito de la creación de Adán y Eva, según el cual venimos del “polvo” y, por tanto, heredamos los defectos y pecados de la mortalidad. Un disfraz, aunque sea divertido para Halloween y necesario para las producciones de teatro musical, es también un engaño, una mentira sobre quién es alguien. El “disfraz de Adán” es una mentira que no queremos llevar. Y, como muchos disfraces de Halloween, éste viene con accesorios. Los accesorios del “disfraz de Adán” son la vergüenza, la culpa, la insuficiencia y el miedo. No queremos cargar con ellos.

La historia de Adán y Eva en el jardín es uno de los muchos mitos de la creación que sugieren que el hombre tuvo un punto de partida defectuoso y lleno de sufrimiento, y que el hombre está separado de la Mente infinita. Cuando aceptamos la creencia general del mundo sobre un punto de partida de la vida y aceptamos una visión de inicio y fin de nuestra existencia, estamos -en efecto- usando el “disfraz de Adán”. En realidad, nunca hubo un primer momento de la vida. Nunca hubo un momento en el universo en el que no hubiera vida y luego ‘de repente’, ahora hay vida. La vida no tiene principio.

El “disfraz de Adán” no es real, no podemos elegir realmente tener un punto de partida. No hay un punto de partida para la vida, al igual que no hay un punto de partida para el tiempo. La vida es eterna. Pero como gran parte del mundo acepta tácitamente alguna forma de historia de origen mortal de la vida, tenemos que rechazar el disfraz a diario. Rechazar el disfraz significa afirmar que somos coexistentes y eternos con la Vida divina, y da lugar a la libertad y a una visión de la bondad y el amor que no cesa de desarrollarse. Llevar el disfraz parece tener muchos efectos secundarios… sufrimiento, pena, desesperación, etc. No queremos llevar este metafórico “traje de Adán”… no sería cómodo. Para empezar, una hoja de parra no ofrece mucha protección contra el frío, y -al menos, aquí en Colorado- ya estamos viendo algunas temperaturas gélidas durante la noche. Pero además, los efectos secundarios de aceptar el mito de que la vida tiene un punto de partida nos sitúa en una trayectoria de declive y deterioro. En su lugar, podemos negarnos a llevar el disfraz, y así ser libres.


En el Texto áureo de la Lección Bíblica, un Jehová antropomórfico pregunta a Adán: “…¿Quién te dijo que estabas desnudo?”. (Génesis 3:11) La lectura de esta pregunta me llevó a preguntar: “¿Cuál es la diferencia entre las palabras “desnudo” y “desnudez”?” La mayoría de las veces, “desnudez ” significa sin ropa, y a menudo se utiliza en el contexto de pinturas y esculturas y se considera hermoso. La palabra “desnudo”, sin embargo, connota vergüenza, debilidad y fealdad. Mientras que la desnudez tiene una connotación de belleza, la desnudez suele implicar vulgaridad y vulnerabilidad. Cuando el antropomorfo Jehová le pregunta a Adán: “…¿Quién te dijo que estabas desnudo?” – es como si Jehová le preguntara a Adán cómo se enteró de la mortalidad, del mito de la existencia limitada, del sufrimiento y del dolor. “Desnudez” es un término utilizado en toda la Biblia en relación con la vergüenza. Lo contrario de la vergüenza, y la solución a esta falsa sensación de desnudez, es la valía. Cada uno de nosotros es digno de ser amado.


La Lectura Alternada muestra cómo Isaías califica de “mentira” el mito de la mortalidad, y dice: “hemos puesto nuestro refugio en la mentira, y en la falsedad [el “disfraz de Adán”] nos esconderemos.” (Isaías 28:15) Pero luego Isaías nos recuerda que podemos quitarnos este falso disfraz, y escribe “Despierta, despierta, vístete de poder, oh Sion;… Sacúdete del polvo; levántate y siéntate, Jerusalén; suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sion.” (Isaías 52:1-2) La promesa que se nos hace al desprendernos de este falso mito es revelada por el profeta Joel: “Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado.” (Joel, 2:26, 27) En otras palabras, la profecía de Joel es que al rechazar el “traje de Adán”, nunca nos avergonzaremos, y sentiremos nuestra valía y la promesa de vida abundante.

En la mayoría de las Lecciones Bíblicas a lo largo del año, una palabra o concepto se repite como tema a lo largo de las secciones. En la Lección de esta semana, noto que hay 30 preguntas, e incluso el Texto áureo es una pregunta. (Como referencia, las Lecciones Bíblicas de las dos semanas anteriores y las dos semanas posteriores a la de esta semana incluyen entre 4 y 6 preguntas cada una). En conjunto, las preguntas a lo largo de la Lección Bíblica de esta semana sirven como recordatorio para cuestionar y rechazar las mentiras del mito de Adán y Eva y la serpiente astuta en todas sus formas. Al final de cada Sección de esta Lección Bíblica, incluiré una lista de preguntas que me llaman la atención. Creo que, en lugar de apresurarnos a dar respuestas rápidas y fáciles a estas preguntas retóricas, podemos reflexionar sobre ellas en profundidad y permitir que enciendan la curiosidad espiritual. Reflexionar sobre estas preguntas con humildad es una forma de oración.


SECCIÓN 1: SINO QUES

La Sección 1 de la Lección Bíblica contrasta dos visiones de la creación presentadas por los dos primeros capítulos del Génesis. (2 | 523:14) En el primer capítulo del Génesis, Dios dice: “Sea la luz, y [ya] era la luz”. Y leemos que el hombre está hecho a imagen y semejanza de la Verdad, la Vida y el Amor divinos… y que toda la creación -el desarrollo de lo que siempre ha sido conocido por la Mente divina- es “bueno”. (3 | Génesis 1:3, 26, 27, 31)

En Génesis 2 contradice el primer capítulo con una visión limitada y distorsionada de la creación, y comienza con la palabra “sino que”. Dice: “…sino que subió una niebla de la tierra y regó toda la faz de la tierra”. (4 | Génesis 2:6, 7) Esta niebla simbólica parece oscurecer la bondad y la armonía de la Mente infinita, nublar nuestro sentido de la vida sin principio, y causar pena y sufrimiento. Debemos ver a través del mito de la niebla. Los “sino ques” y la “niebla” de Génesis 2 no tienen fundamento porque no tienen un origen real. No hay “sino ques” que valgan, la vida no tiene principio.

El “sino que” del Génesis 2 es como cualquier sugerencia negativa que intenta interrumpir la alegría y la salud. Aquí hay ejemplos de un “sino que” de Génesis 2: “Estoy lleno de gratitud y amor, sino que me pongo de mal humor cuando no me salgo con la mía” o, “Me encanta el concepto de estudiar mi Lección Bíblica, sino que a veces me siento como si sólo estuviera cumpliendo con los deberes”. Las palabras que siguen al “sino que” son como la niebla del mito de Génesis 2 que trata de distorsionar la alegría y la salud. Podemos decir “no” al “sino que” de Génesis 2 y reclamar la libertad del mito de la neblina.

Aquí hay una lista de preguntas retóricas incluidas en la Sección 1:

– “…habiendo comenzado en el Espíritu, ¿os perfeccionáis ahora en la carne?” (3 | Génesis 1:3)
– “¿Crea Dios de Sí mismo, del Espíritu, a un hombre material?” (1 | 356:25–26)
– “El estándar de la perfección fue originalmente Dios y el hombre. ¿Ha rebajado Dios Su propio estándar, y ha caído el hombre?” (7 | 470:18)


SECCIÓN 2: DECIR “NO” A LA SERPIENTE QUE ENGAÑA

La historia de la Sección 2 de la Lección Bíblica continúa el tema del “sino que” en Génesis 2. Introduce la mitológica serpiente parlante, la serpiente furtiva que engaña a Adán y Eva, lo que resulta en su “caída”. Esta historia es un mito para explicar el origen del mal y el origen de nuestra separación de la bondad, de Dios. (8 | Génesis 3:1–5, 9–13) La serpiente furtiva representa a los “falsos profetas”, es decir, las falsas sugerencias de cualquier tipo que intentan engañarnos para que nos pongamos el “traje de Adán”. (6 | Mateo 24:11) La serpiente parlante metafórica intenta engañarnos para que pensemos que tenemos un punto de partida y que, por lo tanto, debemos sufrir la mortalidad y la decadencia. La serpiente tramposa intenta que nos pongamos el metafórico “traje de Adán” y que, por tanto, aceptemos la vergüenza, la culpa y la insuficiencia.

La Sección 2 repite la pregunta del Texto áureo, cuando el antropomorfo Jehová le pregunta a Adán: “…¿Quién te enseñó que estabas desnudo?…”. (Génesis 3:11) En otras palabras, ¿de dónde viene la sugerencia de que debemos avergonzarnos y sentirnos vulnerables al sufrimiento? La sugerencia viene de la metafórica serpiente parlante, el falso profeta, el hablador de serpientes. La sugerencia viene de un punto de vista nublado-erróneo-mítico-deformado. No tiene ninguna base. Es un error.

Mary Baker Eddy describe la escena con la serpiente parlante como “La engañosa primera mentira.” Ella escribe: “Aquí hay un intento de atribuir todos los errores humanos directa o indirectamente a Dios, o el bien, como si Él fuera el creador del mal. La alegoría muestra que la serpiente que habla profiere la primera mentira voluble, que engaña a la mujer y desmoraliza al hombre.” (9 | 533:9–14, (incluido el encabezamiento marginal)

Explica que la vergüenza -la falsa sensación de que somos indignos- proviene de la falsa creencia de que estamos separados de Dios. En otras palabras, la vergüenza proviene del mito de que somos pecadores. El pecado es la creencia errónea de que estamos separados del Amor divino, de la Verdad divina y que somos indignos del amor del Amor. Mary Baker Eddy explica que “La vergüenza, efecto del pecado” (10 | 532:16–4 encabezamiento marginal) Eliminamos la vergüenza cuando descubrimos nuestra inseparabilidad de la Verdad divina.

El propósito de la historia de Adán y Eva no es explicar cómo se hizo realidad el mal. No. El propósito de la historia de Adán y Eva es enseñarnos a “no creer jamás una mentira.” Para mí, éste es el tema central de esta Lección Bíblica, por lo que vale la pena repetirlo aquí: “El propósito de la alegoría hebrea, que representa el error como si asumiera un carácter divino, es el de enseñar a los mortales a no creer jamás una mentira.” (11 | 540:20–23)

Aquí están las preguntas planteadas en la Sección 2:

– ¿De dónde viene una serpiente que habla y miente para tentar a los hijos del Amor divino?” (8 | 529:20–21)

– ¿Es la Mente capaz de manifestar tanto el error como la verdad, tanto el mal como el bien, cuando Dios es Todo y Él es la Mente y no hay sino un único Dios, y por lo tanto una única Mente?”  (10 | 532:16–4)


SECCIÓN 3: LA VERDAD “PISOTEA” LA SERPIENTE FURTIVA

La Sección 3 nos dice cómo “pisotear” la serpiente: la sugerencia furtiva de limitación, carencia, vergüenza, miedo e indignidad. Tenga en cuenta que admiro a las serpientes por su belleza y utilidad. Mary Baker Eddy también lo hacía. Ella escribió: “La serpiente creada por Dios no es ni astuta ni venenosa, sino que es una idea sabia, encantadora en su destreza, pues las ideas del Amor están sujetas a la Mente que las forma, al poder que cambia a la serpiente en una vara.” (Ciencia y Salud, p. 515:6) La serpiente del Génesis 2 es una seductora construcción mitológica que no se basa en la realidad.

La serpiente astuta es intolerable y debe ser pisoteada. Mary Baker Eddy define la serpiente como: “Astucia; una mentira”. (14 | 594:1–2) Las sugerencias furtivas de la serpiente parecen deslizarse en el pensamiento en forma de una visión distorsionada, una visión limitada, una voz interior molesta que no es realmente nuestra voz, una opinión de otra visión limitada, una creencia mundial mesmérica, etc. Una vez expuesta -traída a la superficie- la Verdad pisotea la serpiente fácilmente. (10 | Salmos 91:13)

Según tengo entendido, la mitológica serpiente furtiva que aparece por primera vez en el Génesis 2 para engañar a Adán y Eva, serpentea por la Biblia hasta que el Apocalipsis la describe como un “gran dragón rojo” que es expulsado. La serpiente furtiva aparece en el Jardín del Edén, en el Éxodo cuando Moisés agarra la cola de la serpiente y ésta se convierte en un bastón, en Mateo cuando los saduceos y fariseos son descritos como una “cría de víboras”, en la forma del diablo que tienta a Cristo Jesús (ver sección 4), con la serpiente que muerde a Pablo (ver sección 5), y el gran dragón rojo en el Apocalipsis. En el Apocalipsis vemos cómo el gran dragón rojo, o “la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero” es expulsado, junto con todas sus formas de engaño, y encontramos la salvación (otra palabra para “salud”), y la fuerza y el reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo, nuestra conciencia de la presencia de Dios. (11 | Apocalipsis 12:1, 3, 9, 10)

Para mí, cada vez que venzo a la serpiente astuta -sugerencia falsa de vergüenza o insuficiencia o abatimiento- es una prueba de la verdad del Apocalipsis. No veo la inspiración del Apocalipsis como un acontecimiento único, o una promesa de salvación futura que ocurrirá en algún momento. El Apocalipsis es una promesa presente. La curación es la revelación; el Apocalipsis es la curación. El Apocalipsis describe la disponibilidad constante: de la Verdad para superar la falsa sugerencia de una mentira; de la Armonía para superar la discordia; del Amor para anular el odio; de la salud para anular la enfermedad; del Espíritu para corregir la apatía; del Alma para rectificar una falsa sensación de sordera. La revelación es ahora. Cada vislumbre de la Verdad es la Revelación. Cristo es nuestra conciencia de la Verdad, y es la Verdad-Cristo la que pisotea a la serpiente escurridiza, y aniquila al gran dragón rojo.

Como explica Mary Baker Eddy: “A través de todas las generaciones, tanto antes como después de la era cristiana, el Cristo, como la idea espiritual —el reflejo de Dios— ha venido con alguna medida de poder y gracia a todos los que estaban preparados para recibir el Cristo, la Verdad.” (12 | 333:16–21)

Cristo-Verdad es nuestra conciencia del poder de la Verdad para anular los errores y las mentiras. Es sólo el “supuesto poder” de la serpiente astuta que trataría de socavar la Verdad, pero la conciencia de la Verdad corrige esto instantáneamente. Como explica Mary Baker Eddy en su exégesis del Apocalipsis: “Esa falsa pretensión —esa vieja creencia, esa serpiente antigua cuyo nombre es diablo (el mal), que pretende que hay inteligencia en la materia, ya sea para beneficiar o para dañar a los hombres— es puro engaño, el dragón escarlata; y es echada fuera por el Cristo, la Verdad, la idea espiritual, y así se comprueba que es impotente.” (15 | 567:18–24)

Cada vez que estudio el Apocalipsis, obtengo una nueva visión, y creo que el Apocalipsis contiene infinitas -sin fin e interminables- visiones. En lugar de frustrarme por no entender lo suficiente del Apocalipsis, me esfuerzo por utilizarlo para captar nuevos atisbos de Cristo, una conciencia del poder de la Verdad sobre la mentira. Creo que este tipo de estudio -siempre encontrando  nueva inspiración- es lo que Mary Baker Eddy modeló para nosotros en “El Apocalipsis”, que es el título del capítulo de su exégesis en el Apocalipsis al final de Ciencia y Salud. Por ejemplo, bajo un epígrafe llamado “Hiriendo la cabeza del pecado”, describió el papel de la “mujer” en el Apocalipsis, revela su inspiración sobre cómo entender la forma en que la mujer – “la idea espiritual del Amor”- hiere, o derriba, la “cabeza de la lujuria”, la creencia de que los cinco sentidos limitados nos dan una percepción precisa de la realidad. A continuación, compara la analogía de la mujer derribando la lujuria -el Amor derribando el falso sentido- con la parábola de la paja y el trigo. En la parábola, la paja y el trigo pueden parecer que crecen uno al lado del otro durante un tiempo, pero al final, la paja es expuesta como paja y fácilmente separada y destruida, al igual que las mentiras de la serpiente furtiva son expuestas como mentiras y fácilmente separadas y destruidas por la Verdad. (16 | 534:23–5)

Después de leer ese párrafo, podríamos preguntarnos: “¿Qué significa ‘herir la cabeza del pecado’?”. Buena pregunta. Voy a reflexionar sobre esta pregunta esta semana, y para el final de la semana, espero tener nuevas ideas.

Hablando de preguntas, aquí están las preguntas incluidas en la Sección 3:

– ¿Qué es este supuesto poder que se opone a Dios?” (13 | 224:31)
– ¿Cuándo despertará la humanidad a esta gran verdad en la Ciencia?” (17 | 430:12)


SECCIÓN 4: JESÚS MUESTRA EL CAMINO PARA VENCER A LA SERPIENTE ASTUTA

La Sección 4 incluye el relato de Cristo Jesús superando la tentación del diablo. El “diablo” es aquí un símbolo de la mitológica serpiente astuta. En este relato, la serpiente furtiva intenta tentar a Cristo Jesús de tres maneras distintas: 1) Tentándole a mostrar su poder convirtiendo las piedras en pan, 2) Tentándole a “arrojarse” del “pináculo del templo” para demostrar que es digno, y 3) Tentándole con la oferta de gobernar sobre los vastos reinos del mundo si sólo adora al diablo. Cristo Jesús niega al diablo -serpiente temible- tres veces, después de lo cual ” vinieron ángeles y le servían.” (14 | Mateo 4:1–11)

Mary Baker Eddy describe a los ángeles como “…representantes de Dios. Estos seres que se elevan nunca conducen hacia el yo, el pecado o [una visión limitada de la existencia], sino que guían hacia el Principio divino de todo bien, donde se reúne toda individualidad real, imagen o semejanza de Dios”. (18 | 299:12–16) Según entiendo, no sólo los ángeles – “la guía hacia el Principio divino de todo bien”- ministraron y atendieron las necesidades de Cristo Jesús después de que éste rechazara al diablo, sino que estos ángeles estuvieron con él todo el tiempo, permitiéndole negar al diablo, o serpiente astuta.

Comprender las artimañas del diablo, o serpiente astuta, nos ayuda a desenmascarar y rechazar sus mentiras. Nótese que cuando el diablo -serpiente astuta- intenta tentar a Cristo Jesús, trata de atraerlo haciendo referencia a una parte del Salmo 91: “A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra.” (14 | Mateo 4:1–11 es una cita directa del Salmo 91: 11-12) Pero el diablo-serpiente se queda corto al incluir la siguiente línea del Salmo 91. La siguiente línea del Salmo 91 dice: ” Sobre el león y el áspid pisarás [pequeña serpiente venenosa]; Hollarás al cachorro del león y al dragón. Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré. Esta cita abrió la sección anterior de la Lección Bíblica (10 | Salmos 91:13). Es notable que el diablo engañoso omitiera esta parte del Salmo 91 cuando está tratando de tentar a Cristo Jesús. Omitir una parte crucial de la verdad puede ser tan engañoso como una mentira. Muchos críticos de la Ciencia Cristiana hacen esto, citando erróneamente a Mary Baker Eddy o sacando frases del contexto. Podemos ser más astutos que este tipo de engaño si estamos atentos a la Verdad.

Obsérvese que las referencias al león -al igual que las referencias a las cobras, víboras, serpientes y dragones- son simbólicas. En la segunda sección, se describe al diablo como un león rugiente. Esta es la cita: ” Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”. (7 | 1 Pedro 5:8)

Los diversos simbolismos del diablo -sugerencias del mal- nos permiten estar alerta a las muchas formas que parecen adoptar estas sugerencias. La gente me ha preguntado si los Científicos Cristianos creen en el diablo. Buena pregunta. Mi opinión es que, aunque Mary Baker Eddy no enseñó sobre un demonio con apariencia de hombre y con un poder real, sí comprendió que las mentiras furtivas del desánimo, la duda, el miedo, la vergüenza y la incapacidad intentan colarse como la serpiente de Génesis 2 para robar nuestro dominio.

Mary Baker Eddy define: DIABLO. El mal; una mentira; el error; ni corporalidad ni mente; lo opuesto de la Verdad; una creencia en el pecado, la enfermedad y la muerte; magnetismo animal o hipnotismo; la lujuria de la carne, la cual dice: “Soy vida e inteligencia en la materia. Hay más de una mente, pues yo soy mente, una mente perversa, hecha por sí misma o creada por un dios tribal y puesta en lo opuesto de la mente, denominado materia, para de ahí reproducir un universo mortal, incluyendo el hombre, no según la imagen y semejanza del Espíritu, sino según su propia imagen.” (Ciencia y Salud, pág 584:17)

Estar alerta ante el diablo engañoso o la serpiente astuta puede parecer a veces confuso y abrumador. Pero no lo es. Es sencillo. La verdad siempre gana. La verdad corrige el error. Cristo -nuestra conciencia activa de la Verdad- siempre destruye las odiosas mentiras del diablo-serpiente. Todos podemos sintonizar con la simplicidad de Cristo, nuestra conciencia de la Verdad. Pablo estaba atento a la necesidad de sintonizar con Cristo. Como escribió en una carta a los corintios: “Temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.” (13 | 2 Corintios 11:3)

Cristo es nuestra protección contra las mentiras de la serpiente. Por lo tanto, debemos ser muy claros en nuestra comprensión de Cristo. Mary Baker Eddy ofrece esta definición de Cristo: “El Cristo es la verdadera idea que proclama el bien, el divino mensaje de Dios a los hombres que habla a la consciencia humana. El Cristo es incorpóreo, espiritual, sí, la imagen y semejanza divina, que disipa las ilusiones de los sentidos; el Camino, la Verdad y la Vida, que sana a los enfermos y echa fuera los males, que destruye el pecado, la enfermedad y la muerte.” (21 | 332:9–16) Para protegernos del mito de la niebla del diablo necesitamos sintonizar con la “simplicidad que hay en Cristo”.

Aquí hay un artículo sobre: “La simplicidad que hay en Cristo” por Ella W. Hoag:

https://sentinel.christianscience.com/shared/view/19alzxol3y4?s=copylink

Aquí hay un par de preguntas de la sección 4:

– …¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo? (12 | Lucas 9:25)
– “¿Estás morando en la creencia de que la mente está en la materia, y que el mal es mente, o estás en la fe viviente de que no hay y no puede haber sino un único Dios, y guardando Su mandamiento?” (22 | 307:33–5)


SECCIÓN 5: SACUDIR LA VÍBORA DEL POLVO

La Sección 5 incluye el relato de Pablo sacudiendo la víbora venenosa en el fuego y no sufriendo ningún efecto negativo de su mordedura. Qué ejemplo práctico de sacudir la serpiente-mentira, la mentira de que el hombre se origina en el polvo. Todos podemos hacerlo. Como dice Isaías: “Sacúdete del polvo”. (15 | Isaías 52:2) No necesitamos tolerar ni siquiera una partícula de polvo.

Pablo estaba atento al mito de Adán. Como dijo: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” (16 | 1 Corintios 15:22). Como explica Mary Baker Eddy: “Como en Adán [el error] todos mueren, también en Cristo [la Verdad] todos serán vivificados,” (29 | 545:32–33) En otras palabras, cuando aceptamos el mito de Adán de un principio de vida, también estamos aceptando un final de vida. Cuando nos alineamos con la verdad de Cristo de que tenemos una existencia sin principio, vivimos de verdad. La negativa de Pablo a aceptar el mito de Adán y su capacidad para deshacerse de la serpiente escurridiza le permitieron curar eficazmente, como demostró con el padre de Publio en la isla de Malta. (17 | Hechos 28:3–5, 7–9)

Cada uno de nosotros tiene acceso a la luz sanadora de Cristo. Como instruyó Mary Baker Eddy, “Echa fuera toda clase de males. “Predicad el evangelio a toda criatura”. Declara la verdad a toda forma de error. Tumores, úlceras, tubérculos, inflamaciones, dolores, coyunturas deformadas, son sombras-sueños estando despierto, imágenes oscuras del pensamiento mortal, que huyen ante la luz de la Verdad.” (28 | 418:27)

Aquí hay un par de preguntas de la Sección 5:

– “¿No hay permiso divino para conquistar toda clase de discordancia con la armonía, con la Verdad y el Amor?” (24 | 394:27)

– ” Antes de decidir que el cuerpo, la materia, sufre un desarreglo, uno debiera preguntar: “¿Quién eres tú, para que alterques con el Espíritu? ¿Puede la materia hablar por sí misma, o es de ella que mana la vida?” (27 | 180:32–7)


SECCIÓN 6: LA VERDAD NOS HACE LIBRES

La Sección 6 se abre con la pregunta retórica de 1ª de Tesalonicenses: “Porque, “¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe?” (18 | 1 Tesalonicenses 2:19, 20) Tal como yo lo entiendo, el autor nos está incitando a encontrar la alegría, la esperanza y la victoria genuinas al sintonizar con Cristo-Verdad. Cristo Jesús, quien entendió a Cristo con mayor claridad, enseñó el camino de la Verdad y nos mostró la manera de ver a través de las mentiras de la serpiente furtiva. Cristo-Verdad pisotea a la serpiente, derribando y silenciando para siempre la falsa sugerencia del mito de Adán de que tenemos un punto de partida en el polvo.

Somos libres de la niebla-mentira y del polvo-mentira en la medida en que nos sintonizamos con Cristo-Verdad. Como anunció Cristo Jesús, “… y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (19 | Juan 8:32)

A lo largo de esta Lección Bíblica hay preguntas que nos impulsan a rechazar el mito de la creación en Génesis 2. En la Sección, 6 encontramos la pregunta de Mary Baker Eddy para nosotros: ” Querido lector: ¿cuál cuadro-mente o pensamiento exteriorizado será real para ti, el material [el limitado y distorsionado] o el espiritual [el ilimitado y claro]? No puedes tener ambos. Estás manifestando tu propio ideal.” (30 | 360:13–16)

Esta pregunta es como preguntar si queremos llevar el traje de Adán junto con sus accesorios: la vergüenza, la culpa, la incapacidad y el miedo. En realidad, no podemos elegir la realidad. La realidad es la realidad y la Verdad es la verdad. Incluso si nos pusiéramos el disfraz de Adán, sólo sería un disfraz, una mentira. No es la verdad de nuestro ser. Ningún disfraz, por muy convincente que sea, puede cambiar la verdad de nuestro ser. Y ninguna mentira, por muy convincente que sea, puede hacer que la verdad no sea cierta.

La creencia humana limitada puede parecer que nos cierra a la Verdad. Pero Cristo -nuestra conciencia de la Verdad- está siempre presente, y no podemos existir fuera de la Verdad. Es axiomático que no hay verdad fuera de la Verdad. Como afirma Mary Baker Eddy: “Por medio del discernimiento del opuesto espiritual de la materialidad, o sea, el camino mediante el Cristo, la Verdad, el hombre reabrirá con la llave de la Ciencia divina las puertas del Paraíso que las creencias humanas han cerrado, y él mismo encontrará que no ha caído, que es recto, puro y libre, que no necesita consultar almanaques sobre las probabilidades de su vida o del tiempo, que no necesita estudiar cerebrología para saber hasta qué punto es hombre.” (31 | 171:4)

La verdad nos libera. A través de Cristo -nuestra conciencia de la Verdad y el Amor- desenmascaramos las mentiras de la serpiente y vemos a través de la niebla-mito del traje de Adán. Podemos encontrar nuestra libertad de la vergüenza, la culpa, la insuficiencia y el miedo. Podemos encontrar la libertad de las mentiras. Como proclama Mary Baker Eddy: “Ciudadanos del mundo, ¡aceptad la “libertad gloriosa de los hijos de Dios”, y sed libres!” (32 | 227:24–25) y cita de Romanos 8:20-22: “Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora”.

 

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top