Join us for the best summer yet!

SÉ TESTIGO DE LA PROVISIÓN DEL AMOR – AL DEJAR DE LADO TUS TERRIBLES CARGAS

Ideas metafísicas para la Lección Bíblica Trimestral de la Ciencia Cristiana sobre:

“Dios, preservador del hombre”
 

por Kerry Jenkins, CS de House Springs, MO

kerry.helen.jenkins@gmail.com  (314) 406-0041

traducción libre de P.Kelly autorizada por W.Huff

Estoy seguro de que ha habido un momento o dos en los que todos, (al menos brevemente), pensamos que maravilloso sería despertar por la mañana sin nada que hacer, sin responsabilidades, sin preocupaciones en el mundo. En este escenario, tendríamos todas nuestras necesidades satisfechas sin problemas ni preocupaciones – sin planificación de comidas, compras, cocina, sin preocupaciones sobre las finanzas, dónde vivir, qué carrera deberíamos seguir o a que escuela deberíamos ir, ni como nos vamos a jubilar. Podríamos salir por la puerta de casa directo a las pistas de esquí, o a las ruidosas olas del mar, con el cálido sol y la brisa refrescante. Bueno, la promesa de Amor no es exactamente esta imagen, pero esta Lección bíblica enseña que, de muchas maneras, podemos vivir una vida de libertad cuando depositamos todas nuestras preocupaciones/ansiedades en el Amor Divino.

“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará:” Sal. 55:22    (hasta 🙂 es nuestro Texto Áureo de esta semana. Cada sección nos da una nueva vista de cómo se puede hacer esto y qué curación resulta de este mandamiento. Es útil pensar en las cargas de una manera más amplia y no solo como nuestras tareas más desafiantes o desagradables, sino también como la preocupación con la que las imbuimos. ¡A veces la ansiedad acerca de nuestro trabajo es más molesta que el trabajo en sí!

Nuestra Lectura Alternada es una mezcla de pasajes de Salmos y Lucas (Sal. 121: 7, Lucas: 12: 24-32) y juntamente con la declaración del Salmista de que Dios nos guarda de todo mal, tenemos el mandato eterno de permanecer siempre regocijándonos en nuestro estado actual de abundancia e integridad o completitud.

Se nos enseña a no enfocarnos en cómo seremos vestidos, alimentados y provistos de agua, en esa famosa declaración de Jesús acerca de que Dios se encarga de cuidar hasta al cuervo “inmundo”, a la hierba y las flores, ¡y seguramente se ocupará del hombre! ¿Qué nos aportan nuestros miedos y preocupaciones a lo que necesitamos? En cambio, si vamos a pensar acerca de algo, debemos buscar “… el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas”. A esto le sigue la promesa de que “a [nuestro] Padre le ha placido [se ha alegrado en] dar[nos] el reino”. Sin duda, hay mucho bien y alegría dentro de este reino. No puedo responder por los hermosos destinos de vacaciones, pero en mi experiencia, el Reino de Dios refleja el tipo de alegría y maravilla que uno podría encontrar en una prístina montaña de esquí o en una apartada playa.

SECCIÓN 1: ESTAS HISTORIAS DE PRESERVACIÓN SON TAMBIÉN NUESTRAS HISTORIAS.

Para ser espiritualmente poderosas, las historias tales como son narradas en Nehemías (Neh. 9: 7,9,11, 12, 15, 21), deben ser nuestras propias historias. No, tal vez no hayamos cruzado un mar literal perseguidos por los ejércitos del faraón. Pero cada uno de nosotros tiene su propia historia de desierto – un lugar o un tiempo donde nos sentimos sin esperanza, separados del Amor y del cual hemos sido rescatados. Si crees que no tienes una de estas aventuras, no te preocupes, ¡la tendrás! Y allí mismo, en ese lugar y momento, con los ojos abiertos a la abundancia del Amor, encontremos la comida justo cuando la necesitamos, literal o metafóricamente. Encontraremos salud, seguridad y guía. Ciertamente vendrá, y se nos aparecerá visiblemente, como lo hizo con los Hijos de Israel.

¿Recuerdas el consejo de la Lectura Alternada, de mantener nuestro pensamiento en el presente? Esto estaba implícito al contarnos que no pensamos en nuestro futuro con temor. Bueno, de manera similar, somos rescatados en tiempos de tribulación al rehusarnos a mirar más allá de nuestro suministro actual de seguridad, de salud, de provisión, etc. Al abrir nuestros ojos al “maná” que nos está cayendo diariamente del Amos encontramos que la provisión diaria es suficiente. Fue suficiente durante cuarenta años de viaje para los Hijos de Israel. Incluso en un momento presente que parezca doloroso, ahí mismo, podemos expresar la gratitud por lo que sabemos que ya se está derramando sobre nosotros, proveniente del Amor. Así encontramos, a través de esta gratitud, que las cosas que necesitamos, sean las que sean, comienzan a aparecer en formas tangibles que satisfacen nuestra necesidad humana.

Cuando mi esposo y yo llegamos a Alaska, recién salidos de la universidad y tal vez con solo unos pocos dólares a nuestro nombre, manejamos hasta Jone’s Road (o camino de Jone), un poco por capricho, ya que allí fue donde habíamos encontrado una vez un hombre, dueño de una carpintería. Él nos había sugerido que podría haber un lugar para vivir a lo largo de ese camino. Mientras conducíamos, vimos a un hombre caminando y le preguntamos por lugares para alquilar. Nos envió a Rich Hall, que tenía un patio de troncos al comienzo del camino y alquilaba pequeñas cabañas. Esto nos llevó a un acuerdo de que podríamos vivir sin pagar alquiler durante un año si le construíamos otra cabaña a un costado de este camino. Pudimos usar sus materiales de construcción y hacer precisamente eso. Para el otoño ya estábamos viviendo en esta cabaña que habíamos construido, que eventualmente se convirtió en un taller de carpintería para mi esposo cuando nos mudamos a otra acogedora cabaña de madera y libre de alquiler, que estaba a una milla del camino. Un lugar tras otro fue apareciendo a lo largo de nuestras vidas. No todos eran libres de alquiler, por supuesto, pero satisficieron nuestras necesidades justo donde estábamos en ese momento. Se encontraron en el momento justo donde estábamos. Desde una dimensión de catorce pies cuadrados de cabañas de troncos en Alaska, hasta una gran casa de troncos de cuarenta pies cuadrados y dos pisos.

En St. Louis, nuestros lugares de morar progresaron desde el sótano de un amigo, a un alquiler desocupado que ya estaba pagado y solo necesitaba que los moradores cuidaran del lugar, a un pequeño apartamento, a una casa casi abandonada en la ciudad, y así sucesivamente. Cada lugar apareció como una idea correcta para una idea correcta por el precio correcto cuando lo necesitamos. A veces no logramos ver estas provisiones tan claramente cuando estamos en medio de los problemas. Considera que los hijos de Israel experimentaron la apertura de las aguas en el Mar Rojo y, sin embargo, tuvieron miedo cuando parecía que se quedaban sin agua, y sin comida. Podemos tener la tentación de temer cuando el momento no parece “correcto” o “adecuado”. Pero aquí es donde tenemos que adoptar estas historias de la Biblia como nuestras. Reconocer que la provisión del Amor en los días de Moisés se extiende a nosotros hoy. No esperes momentos retrospectivos en el futuro para regocijarte en el cuidado del Amor.  ¡Regocíjate en el ahora mismo y observa aparecer la provisión divina!

 

SECCIÓN 2: LOS DESAFÍOS O PRUEBAS NOS HACEN MÁS FUERTES.

Si bien los tiempos de prueba ciertamente no son algo que buscamos, siempre son oportunidades para que crezcamos a un entendimiento más profundo de cómo el Amor nos cuida por completo. Cuando pienso en alguien que encarnó la característica de regocijarse en las pruebas, pienso en Pablo que escribió los versículos en la cita B7 de Romanos (8:16,31,35,37): “Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros? ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro o espada? Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.”

Pablo fue uno que cantó himnos de gratitud y alegría desde la prisión. Estos himnos fueron oraciones que lo liberaron del encarcelamiento, primero mentalmente, luego literalmente cuando un terremoto abrió las puertas de sus celdas y los liberó. “Cada desafío a nuestra fe en Dios nos hace más fuertes. Cuanto más difícil parezca la circunstancia material a ser vencida por el Espíritu, tanto más fuerte debiera ser nuestra fe y tanto más puro nuestro amor”. dice Mary Baker Eddy en la cita C7 (410:14).

 

Una vez más, los hechos de nuestro bienestar pueden no ser aparentes al sentido material. Pero a medida que elevamos nuestro pensamiento, por medio del sentido espiritual, para dar testimonio de la presencia del Amor, comenzaremos a ver esta evidencia incluso en medio de un desafío. Podemos ver el Amor expresado en el cuidado o la bondad de alguien. Podemos ver el Alma expresada en algo hermoso que vemos, oímos, sentimos. Podemos ver la Mente expresada en acciones inteligentes, o en un cuidado ordenado y reflexivo.

 

Las maneras en que podemos ver la presencia y la acción de Dios son infinitas y una vez que comenzamos a notarlo, comenzamos a ver cada vez más de esta presencia. Puede ser útil pensar en esto en términos de entrenamiento para una actividad atlética. El entrenamiento puede involucrar elementos de incomodidad, disciplina, esfuerzo y la voluntad de ignorar que estas cosas son difíciles, sabiendo que hay una hermosa meta por delante. De la misma manera, entrenarnos para buscar el bien y la verdad, implica disciplina, esfuerzo, incluso cierta voluntad de ignorar el malestar a favor de esforzarnos por ver ese bien que nos rodea. Pero al igual que el entrenamiento que nos prepara mental y físicamente para ese esfuerzo atlético, este esfuerzo espiritual nos fortalece y, en este caso, produce curación, ¡fortaleciéndonos para el próximo desafío que enfrentemos!

Nuevamente, nuestro bienestar de los hechos puede no ser obvio para el sentido material. Pero a medida que elevamos nuestro pensamiento, a través del sentido espiritual, para dar testimonio de la presencia del amor, comenzaremos a ver la evidencia de inmediato. Podemos ver el amor expresado en el cuidado o la bondad de alguien. Podemos ver, oír, sentir que se expresa algo hermoso en el Alma. Podemos ver la Mente expresada en acciones inteligentes, o cuidado ordenado y reflexivo.

 

SECCIÓN 3: ¡CONVIÉRTETE EN “MENOS MORTAL” (Y ENVEJECIDO), ¡BIENVENIDA LA “NOVEDAD DE VIDA”!

 

Me encanta esta idea de volverme “menos mortal”. Está extraído de la declaración de Mary Baker Eddy en la cita C14/425:15-18 “El hombre mortal será menos mortal cuando aprenda que la materia nunca sostuvo la existencia y que nunca puede destruir a Dios que es la Vida del hombre”. Esta sección destaca el hecho espiritual de que no tenemos que aceptar el envejecimiento como parte de la Vida. Todos estamos demostrando esto de diferentes maneras. Tal vez empecemos por aceptar puntos de vista nuevos cada día, sin importar cuán repetitivo parezca ser nuestro trabajo. Tal vez trabajemos para permanecer conscientes del atemporal ser presente, apreciando cada momento plenamente a medida que se desarrolla.

Nuestro objetivo al elevarnos a la “novedad de vida” cada día no es para que podamos vivir eternamente existencias mortales, sino para que podamos elevarnos de nuestro sentido de vivir sólo en un “paquete” mortal y material. La idea de crecer fuera de la mortalidad, en lugar de nacer en ella, se describe poéticamente en la cita B10/Sal. 92:13,14 Los que son “plantados en la casa Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán. Aún en la vejez fructificaran;” Aquí estamos “creciendo” en un ser espiritual, fructífero y productivo, contribuyendo en todo momento.

¿Recuerdas la interpretación de Mary Baker Eddy del Salmo 23 [pg 578] donde ella traduce “En la casa de Jehová moraré por largos días”, como “en la casa [la consciencia] del [Amor] moraré por largos días”? Podríamos colocar esa misma traducción espiritual en este pasaje y decir “Aquellos que están plantados en la [conciencia del Amor] florecerán en los atrios de nuestro Dios…” Esa conciencia está despierta al presente, y a la presencia del Amor en todas partes. ¿Dónde está la vejez y la decadencia en la conciencia del Amor/Dios?

 

SECCIÓN 4: CÓMO LA DIVINIDAD SATISFACE LAS NECESIDADES DE LA HUMANIDAD.

En esta sección Jesús sana y luego alimenta a las multitudes. Él ilustra para nosotros la “relación científica entre Dios y el hombre” (cit. C16/206:17). Esta alimentación multitudinaria es seguida por este versículo de 2 Corintios (9:8,10) /cit. B16 “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra:”. Esta es una declaración tan hermosa sobre cómo es que nuestra suficiencia se vuelve clara para nosotros cuando “abundamos para toda buena obra”.

El Amor nos está proporcionando a nosotros abundancia, para que podamos pasar esa abundancia a los demás. Las bendiciones de la Divinidad se multiplican naturalmente a través de la ley del Amor. Siempre que una necesidad se satisface, se satisface por medio del Amor divino. Puede aparecer como una persona o como un cheque inesperado, pero su origen es divino. Obtenemos nuestras percepciones más correctas de Dios y el hombre cuando mantenemos nuestra conciencia alerta a la presencia del Amor aquí y ahora.

No estamos esperando que aparezca la abundancia, está aquí, rodeándonos en este mismo momento. Cuando sentimos esa carga de ansioso temor, siempre es miedo a lo que sucederá, no a lo que está sucediendo. Afirmar la presencia del Amor y quedarse quieto con ese malestar hasta que sea disuelto en el calor del Amor, abre siempre puertas que no hemos visto, caminos de bien que no conocíamos. ¡He aquí un dulce testimonio que ilustra estas ideas! https://sentinel.christianscience.com/web-originals/2009/loaves-fishes-and-cherry-tomatoes

 

SECCIÓN 5: MANTÉN TU POSICIÓN, ENCUENTRA LA PAZ.

Parecería que a veces tenemos que trabajar para mantenernos firmes cuando nos enfrentamos a un desafío que parece inflexible o especialmente agresivo. Es por eso que practicar para mantener nuestra conciencia presente en el Amor nos ayuda a estar listos, como un violín afinado, para mantener un enfoque pacífico (no ansioso) en cualquier momento dado.

El niño epiléptico que es llevado a Jesús después de que los discípulos no pudieron curarlo, es uno de esos casos aparentemente inflexibles. (cit. 20/ Mateo 17:14–20 ) Jesús señala la necesidad de la fe. Esta fe es de la variedad “semilla de mostaza”, pequeña pero poderosa. ¡De alguna manera es alentador saber que nuestra fe solo necesita ser tan pequeña!

Podemos aprender a reconocer los pensamientos de duda y miedo por lo que son, sugerencias agresivas de una supuesta mente fuera del Todo-Amor. ¿Hay algo fuera de Todo? ¡No! Podemos, sobre esa base, reclamar para nosotros mismos la libertad de la tiranía de la enfermedad o del daño. 

He tenido muchas oportunidades de mantener este tipo de paz frente a las lesiones. El otoño pasado, mi hijo mayor, Huck, se lesionó en el trabajo. Su mano quedó atrapada en las fauces de una enorme máquina. El hombre que operaba esa máquina amablemente lo dejó en una clínica para que lo atendieran, pero ellos me llamaron para que me encontrara con Huck allí. Estaba a más de una hora de mi casa, así que tuve mucho tiempo para orar por él y mantener firmes mis propios pensamientos en mi camino hacia allí. Las sensaciones familiares de duda y miedo me tentaron, pero habiendo experimentado anteriormente el poder y la presencia del Amor, me mantuve firme contra ese ataque. Sé que esas tentaciones no conducen a nada más que a más miedo y pánico, y – cómo contribuiría eso a la curación? En cambio, comencé a declarar en voz alta los hechos que conozco sobre Huck. Él es la idea de la Mente, trabajando en un empleo que bendice. El hombre con el que estaba trabajando también es una idea de la Mente y solo puede actuar con inteligencia y sabiduría (esto contradecía el testimonio del sentido material, pero elegí apegarme a los hechos espirituales). Sólo la Mente podría estar operando y la Mente sólo causa el bien. Yo estaba “[Manteniendo] las verdades de la Ciencia Cristiana…” (cit. C25/417:4+)

Cuando finalmente llegué a la clínica, Huck me estaba esperando tranquilamente en el vestíbulo. Me dijo que la hinchazón había bajado considerablemente, pero la mano, cuando la vi, todavía tenía al menos tres veces su tamaño normal. Las enfermeras le habían tomado radiografías y él estaba esperando saber qué tratamiento necesitaba. La doctora, cuando salió, explicó que las radiografías no mostraban roturas, pero que ella no creía que esto fuera posible, con la cantidad de daño en su mano, y estaba segura de que las radiografías no podían ser exactas.

Lo vendaron suavemente y le dieron un cabestrillo y nos dijeron que programáramos una cita con un cirujano ortopédico. Hicimos esto, pero tampoco encontró ninguna rotura. Le dijo a Huck que tenía unos sorprendentemente “fuertes huesos” y nos envió a casa sin más tratamiento. Lo que parecía alarmante y parecía muy doloroso, estaba funcionando bastante bien en una semana. Fue a trabajar al día siguiente. ¡Ni siquiera tuvo un descanso muy largo de su práctica de violín! Mantenernos firmes con lo que sabemos que es espiritualmente verdadero siempre trae la luz del Amor a la situación y mantiene nuestro pensamiento en paz.

SECCIÓN 6: NUESTRAS TAREAS SON HECHAS A LA MEDIDA DE NOSOTROS.

Me divertí mucho mirando este pasaje sobre cargas y yugos cuando revisé el Christian Science Bible Lens para la lección bíblica de esta semana.

https://quarterly.christianscience.com/lesson/download/sunday-12-june-2022/lens/2109766003.pdf?newtab=trueTe dejo un enlace por si quieres comprobarlo.

Explica que un yugo de buey se hacía a la medida para adaptarse al buey específico para que no lo rozara o lo “lastimara”. Esto tiene sentido, pero no lo había pensado antes. También arroja una hermosa luz sobre la declaración de Jesús: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. (Mat. 11: 1, 15, 28-30/cita B22)

Bible Lens también explica que “fácil” significa, en este caso, “bien ajustado”, y que lo que Jesús nos está diciendo aquí es algo así como “La vida que os doy no es una carga para lastimarlos; tu tarea está hecha a la medida de ti.” Esto no significa que cualquier trabajo que tengamos hoy sea necesariamente el trabajo para el que estamos preparados para siempre. Pero cualquiera que sea la tarea a la que nos enfrentamos actualmente, en este momento presente, no puede “irritarnos”, herirnos o molestarnos. Estamos capacitados para enfrentar ese desafío por el Amor.

Al venir a Cristo, al servir a Cristo, al servir al Amor, encontramos que nuestra energía se renueva a sí misma. Cuando estamos haciendo un trabajo que está orientado hacia nosotros mismos o que no está dentro del alcance de la tarea que Cristo nos presenta para que hagamos, podemos encontrar ese sentimiento de “roce”, o resentimiento, en lugar de gozo y refrigerio. Trabaja por amor a Dios. Ese trabajo es autosuficiente y siempre nos bendecirá a nosotros y a quienes nos rodean.

 

SECCIÓN 7: APOYÁNDOSE HUMILDEMENTE EN DIOS, NUESTRAS NECESIDADES SON SATISFECHAS.

Este es nuestro breve resumen de todas las ideas en nuestra lección de esta semana. Dios “nos colma de beneficios”, no de cargas. Siempre podemos volver el pensamiento cargado hacia el Amor y hacia la presencia de Cristo, y encontrar paz, salud, alegría, libertad. Se necesita humildad para apoyarse en Dios/el Amor y no en un falso sentido de uno mismo. Pero la última declaración, que es la primera declaración en Ciencia y Salud, lo dice todo: “Para aquellos que se apoyan en el infinito sostenedor, el día hoy está lleno de bendiciones”. El Amor nos está sosteniendo, guiando, sanando, protegiendo, y podemos ser testigos de esto cuando nos mantenemos conscientes de la presencia del Amor en este momento, ahora mismo.

 

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top