Join us for the best summer yet!

¡Permite que el Espíritu Santo te mueva hoy!

Ideas de Aplicaciones Metafísicas para la Lección Bíblica Trimestral de la Ciencia Cristiana

“Cristo Jesús”

para el 27 de febrero de 2022

por John y Lindsey Biggs, CS de Maryland Heights, MO541 418 1176 johnbiggscs@gmail.com

541 460 3515 biggs.lindsey@gmail.com

Traduccion libre de Maria Luisa Heron autorizada por W. Huff

 

IntroducciónEn la Lección Bíblica de esta semana, discernimos acerca de la supremacía de Cristo, las obras de Cristo Jesús y el poder que viene de Dios a cada corazón receptivo que se esfuerza por seguir a Jesús. Es el Espíritu el que da testimonio de nuestra identidad espiritual y de la ilusión de la materia. Este sentido espiritual corrige y sana diversas situaciones dándonos una conciencia espiritual que nos libera de cualquier tendencia despótica de mentalidad materialista. El Cristo es el poder y el espíritu que viene a nosotros con nueva inspiración, movimiento y alegría que nos permite bendecir, sanar y seguir el ejemplo de Jesús

Texto Áureo “… estas señales seguirán a los que creen; En mi nombre echarán fuera demonios”; Marcos 16:17 ¿De dónde viene el poder en este texto? La palabra clave es creer. El Diccionario de 1828 (1828 Dictionary)  define creer como:La expectativa o el esperar con confianza; confiar…Tener una firme persuasión de cualquier cosa. En algunos casos, tener plena persuasión, acercándose a la certeza; creer en, es confiar, poner plena confianza en, descansar con fe. Mary Baker Eddy escribe:“Las palabras en hebreo y griego a menudo traducidas por creencia difieren algo en su significado del expresado por el verbo (en inglés) creer; tienen más el significado de fe, comprensión, confianza, constancia, firmeza. De ahí que las Escrituras en nuestra versión corriente a menudo aparentan aprobar y ratificar la creencia, cuando su propósito es recalcar la necesidad de comprender”. (Ciencia y Salud, p. 488 – énfasis añadido)

 

Lectura Alternada

“. . . Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret” (Hechos 10:38)

Dios hizo la unción. Jesús no hizo nada por su propia voluntad. Era el poder del Espíritu Santo en él. Este Espíritu era tan poderoso y estaba presente con él que emanaba a través de él espontáneamente permitiéndole hacer las buenas obras que bendecían y sanaban a otros. Tuvo éxito en todo lo que hizo. No hubo señuelos ni distracciones que apartaran su pensamiento de la constante realización de la presencia de Dios, el bien. Vivió y demostró que “el reino de Dios se ha acercado”.

Juan el Bautista expresó esta misma humildad. Él sabía que él no era el Mesías. Él estaba allí para preparar el camino – para ayudar a la gente a “arrepentirse” para que pudieran ser receptivos al mensaje de Cristo Jesús.

“Ninguna persona puede tomar el lugar individual de la Virgen María. Ninguna persona puede abarcar o desempeñar la misión individual de Jesús de Nazaret. Ninguna persona puede tomar el lugar de la autora de Ciencia y Salud, la Descubridora y Fundadora de la Ciencia Cristiana. Cada individuo debe llenar su propio nicho en el tiempo y en la eternidad”. (Retrospección e Introspección, Mary Baker Eddy, p. 70)

Cada uno de nosotros tiene una misión en seguir a Cristo Jesús. Podemos orar para cultivar esa relación similar con Dios, donde podemos escuchar y conocer la Palabra de Dios que nos permita ayudar y sanar

 

SECCION 1.- El ESPIRITU NOS LIBERA DE LAS IDEAS EN LAS FALSAS LEYES

“. . . cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y sujeto a la ley. Dios lo envió para que comprara la libertad de los que éramos esclavos de la ley, a fin de poder adoptarnos como sus propios hijos”. (cita B2/Gálatas 4:4,5 NTV)

 

Este pasaje de la Biblia tiene un tema similar a estos dos pasajes en Romanos:

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios” (Romanos 8:16)

“Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.” (Romanos 8:2)

El Espíritu está constantemente “haciendo intersecciones” por nosotros y dando testimonio de nuestra verdadera naturaleza espiritual como amadas y santas ideas de Dios. El Espíritu, o Cristo, nos está despertando constantemente de las leyes falsas. ¿Cuáles son algunas de las leyes falsas de las que Jesús vino a liberarnos?

Si la gente fuera esclava de las leyes espirituales, ¡no habría necesidad de redención! Pero ¿de qué tipo de leyes eran esclavos? ¿Eran de esas leyes realmente ordenadas y sancionadas por Dios, el Principio divino? El Cristo viene hoy para liberarnos de tales leyes falsas.

“La así llamada ley de la mente mortal, conjetural y especulativa, es anulada por la ley de la Mente inmortal, y una ley falsa debe ser pisoteada”. (Ciencia y Salud, Mary Baker Eddy, p. 229)

¡Y aquí volvemos al tema de dónde viene nuestro poder, nuestro “empuje”!

“A través de todas las generaciones, tanto antes como después de la era cristiana, el Cristo, como la idea espiritual – el reflejo de Dios – ha venido con alguna medida de poder y gracia a todos los que estaban preparados para recibir el Cristo, la Verdad”. (cita C&S 4, SH p. 333)

¿Cómo podemos estar más “preparados para recibir a Cristo, la Verdad”? Teniendo la humildad del Maestro Cristiano que dijo: “No puedo hacer nada por mí mismo” (Juan 5:30). La humildad confía en que somos receptivos a Dios y podemos ser usados ​​por Dios. No es nuestro perfeccionismo o intelecto humano lo que sana, sino el poder del Espíritu que llega a la conciencia humana y rompe el sueño con el mensaje de Cristo del Reino de los Cielos a la mano y la realización del todo del Espíritu.

Este Espíritu es el Cristo quien nos despierta a nuestra verdadera identidad y naturaleza espiritual. Borra, restaura, eleva, transforma, renueva, bendice y libera. Revela el Reino de los Cielos en la tierra y el reinado real de armonía dentro de nosotros.

“La humildad es lente y prisma de la comprensión de la curación por la Mente; hay que tenerla a fin de comprender nuestro libro de texto; es indispensable para el desarrollo personal, e indica el plan de su Principio divino y regla para su práctica”. (Escritos Misceláneos1883–1896, Mary Baker Eddy, p. 356)

SECCIÓN 2 – EL PODER DE CRISTO SANA LA ENFERMEDAD MENTAL 

“Vivimos en el mundo, pero no luchamos de la misma manera que lucha el mundo. Luchamos con armas que son diferentes a las que usa el mundo. Nuestras armas tienen poder de Dios… Capturamos cada pensamiento y hacemos que se rinda y obedezca a Cristo”. (II Corintios. NCV)

 

Hay un gran libro llamado Stories of Healing en la Sala de Lectura de La Ciencia Cristiana que hace un gran trabajo al parafrasear esta sanación (y muchas otras sanaciones del Nuevo Testamento).

 

“Un sábado, cuando Jesús estaba enseñando, había un enfermo mental en la sinagoga. En aquellos días, la gente creía que seres invisibles llamados demonios o espíritus malignos podían enfermarlos. Así que la gente en la sinagoga pensó que este hombre tenía demonios en él… Jesús sabía que los demonios eran solo pensamientos malos o turbulentos. Y estaba seguro de que Dios, que es todo bueno y todopoderoso, podía destruir los pensamientos turbulentos… Jesús sabía que Dios siempre tiene el control y que los demonios, o los malos pensamientos, no tenían poder sobre Dios ni sobre este hombre”. (Testimonios de Sanación, p. 17)

 

El comentario de “Bible Lens” Sentinel de la Ciencia Cristiana agrega lo siguiente:

“Diablos o demonios (del griego, daimonion) era el término para los espíritus malignos que se creía que eran responsables de los males físicos y mentales. Destruirlos fue fundamental para el ministerio y la enseñanza de Jesús, y también confirió esta habilidad a sus discípulos…” (“Bible Lens”, Christian Science Sentinel)

 

Hay muchos testimonios maravillosos en JSH Online relacionados con la salud mental. Puedes encontrar una sección completa de ellos aquí. Se debe suscribir a JSH para leerlos, pero, si no se ha suscrito, puede buscar el artículo que desea leer en los volúmenes encuadernados en su Sala de Lectura en su área de residencia. Aquí hay un artículo que puede leer gratis aquí: The Oneness of Mind and Our Mental Health     La Unidad de la Mente y Nuestra Salud Mental

 

SECCIÓN 3 – ¡VIVIR LIBRE-DE-DISTRACCIONES!

No dividas tu atención. Cada día trae tantas distracciones: teléfonos que suenan, patrones climáticos cambiantes, anuncios y personas que intentan llamar su atención… y eso sin mencionar las cosas que realmente queremos hacer, como pasar tiempo con nuestras familias, nuestras carreras y con Dios. ¿Cómo podemos asegurarnos de que no estamos dividiendo mal nuestro tiempo libre–distorsionando lo que debería ser una buena actividad – con distracciones innecesarias?

En lugar de tratar de determinar tiempo para Dios y luego distribuir tiempo para esto o aquello – de seguro, tiempo para el entretenimiento – existe una manera de sentir un sentido real de unificar todas esas actividades nuestras. ¿Cuándo es nuestro tiempo, NO tiempo con Dios? Por lo tanto, ¿no debería estar esa seguridad de la presencia de Dios – y por consiguiente Su presencia – y ser un hecho siempre presente para con nosotros? Saber que siempre estamos con Dios no debe hacernos caminar de puntillas, o pensar que necesitamos hacer esto o aquello para merecer Su amor. En cambio, nos libera, mostrándonos las infinitas formas en que Dios nos ama y la infinita capacidad que tenemos para ver y sentir Su amor.

Escribí un artículo sobre esto, llamado “¿Tirado en muchas direcciones? Deja que Dios moldee cada momento”. Lo encuentras en el” Sentinel” de La Ciencia Cristiana Junio del 2020. Puede leerlo o escucharlo aquí. ( here)

Creo que esta parte habla bien de lo que quiero decir considerando de esta sección:

“En lugar de pensar que la devoción a Dios era solo una actividad entre muchas, vi que la devoción al Amor divino, al bien puro mismo, era la única actividad verdadera que abarcaba todo lo demás. Sí, incluso lavar los platos era una vía para vivir esa oración: algún bien diario que hacer, siempre para Dios. Comprometerme con este propósito de unificar completamente cada actividad bajo el paraguas de amar y servir a Dios me rescató del agotamiento de sentir que tenía demasiados sombreros que usar. Me ofreció el perfecto sombrero para todas las ocasiones: el reconocimiento de que todo lo real, todo lo que tiene valor, se trata realmente de Dios y para Dios”.

¡Regocíjate por la oportunidad de cada día al sentir una visión más profunda y nueva de tu unidad con Dios!

 

SECCIÓN 4 – RENOVADAS VISTAS CADA DÍA

Es posible que haya escuchado el dicho: “La familiaridad engendra sobre entendimiento”. ¡Debemos cuidarnos de la tentación de dar por sentadas las cosas o la conducta de las personas! Si ya pensamos que sabemos lo que alguien va a decir, o si nuestras expectativas de alguien colorean completamente nuestra visión de ellos, es posible que nos perdamos de los nuevos conocimientos que tienen para compartir o las nuevas ideas que pueden inspirar. De manera similar, en nuestro estudio de nuestro Pastor y de los otros escritos de Mary Baker Eddy, podría ser tentador pasar por alto ciertos pasajes, o tentador simplemente “expresar sin pensar” ciertos de los pasajes a las personas cuando estén necesitando ayuda.

Pero Dios, la Vida, se expresa en vivacidad, frescura, buenas nuevas, miradas que se despliegan cada día. El himno 218 canta sobre esto. El primer verso dice:

Vida que todo renovó: la tierra, el hombre y su pensar; de Tu rocío en el frescor mis pies a Ti dichoso van.

(Himnario de la Ciencia Cristiana, Núm. 218:1)

Las vistas frescas están innatamente unidas con la sanación. Siempre tenemos derecho a un corazón receptivo, a una disposición dar servicio. ¡Realmente no podemos ser privados de nuestro derecho natural a querer comprometernos con la verdad! Y este derecho es algo que podemos practicar todos los días. Cuando alguien está hablando, escucha de verdad, no solo las palabras que está diciendo, sino también lo que la Mente divina está revelando en su transparencia natural por Amor. Cuando alguien se te acerque, ora en lugar de reaccionar.

 

Y, en el otro lado de la ecuación, si sientes que tú y tu bien no están siendo apreciados, si su propósito parece estar atenuado, qué maravilloso es recordar que tu propósito es independiente de cualquier persona o circunstancia externa. ¡Dios te ha ordenado y llamado y equipado para ser Su imagen y semejanza! Ni por un segundo has dejado Su guía. Mary Baker Eddy nos inspira a tener esta perspectiva: “La bondad nunca deja de recibir su recompensa, porque la bondad hace que la vida sea una bendición. Como parte activa del único estupendo todo, la bondad identifica al hombre con el bien universal. Que cada miembro de esta iglesia pueda así elevarse por encima de la tan repetida pregunta: ¿Qué soy yo? a la respuesta científica: Yo soy capaz de impartir verdad, salud y felicidad, y ésta es mi roca de salvación y la razón de mi existencia”.

(La Primera Iglesia de Cristo, Científico y Miscelánea, p. 165)

¡Me encanta resplandecer y me encanta observar cómo resplandecen otras personas!

 

SECCIÓN 5 – BUSCANDO LA FUENTE CORRECTA

La cita Bíblica 12 es uno de mis pasajes favoritos: “tuvo compasión de ellas…” (Mateo 9:36). Esta compasión, esta acción del Amor divino, debe recordarse como el lente a través del cual Jesús siempre actuó y sanó. A través de la acción del Amor divino, al que podemos servir a través de nuestro consentimiento voluntario para “[contemplar] en la Ciencia al hombre perfecto…” (C&S 476:32), podemos permanecer sin perturbación alguna por los informes aterradores, dolorosos o apáticos de lo material, de los llamados sentidos. Como aclara Mary Baker Eddy en los pasajes de Ciencia y Salud de esta sección, la mera creencia no cura; es entender, y avanzar con fe firme basada en esa comprensión, lo que nos permite ver más claramente la acción de Dios, ver lo que Él ya ha hecho. Dios nunca hizo a una persona discapacitada física o mentalmente. Entonces, con compasión (en lugar de simplemente tratar de convencer a alguien de que se solucione un problema), podemos persistir en mirar a Dios para ver lo que ha hecho.

 

Recientemente, comencé a sentir mucho dolor en mi cuerpo. Me sorprendí a mí mismo empezando a preguntarme y a tener miedo de lo que estaba pasando, así que dejé de pensar y comencé a orar el Padrenuestro.

 

Cuando llegué a la línea, “Hágase tu voluntad”, me di cuenta de que era una ayuda maravillosa. Si se hace la voluntad de Dios, entonces no hay otra influencia o mensajero al que deba acudir para ver lo que está sucediendo. Me di cuenta de que esto significaba que los sentidos materiales simplemente no podían informar con precisión sobre mi estado. Y, si se hace la voluntad de Dios, mi estado debe estar realmente incluido y protegido en esa voluntad. Decidí no dejar que la sensación material informara mi trabajo de oración, y más bien comenzar desde la perspectiva de que la voluntad de Dios, de hecho, ya se ha hecho.

 

Esta renovada devoción a Dios reemplazó por completo el miedo que había estado sintiendo y me dio una dirección clara y directa para mirar. Pensé con genuino interés desde ese punto de partida, que se haga la voluntad de Dios. Mi oración también fue informada con el sentido espiritual de Mary Baker Eddy de esa línea: “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra, Dios es omnipotente, supremo”. Me di cuenta de que mi derecho a conocer y sentir la omnipotencia de Dios era un derecho que no me podían quitar. No estaba apelando a la ley de Dios para que por favor cesara el dolor; Estaba honrando la ley de Dios al buscar solo en ella mi estatus.

 

Oré de esta manera comprometida durante varias horas, y cuando me fui a la cama, todo el dolor había desaparecido por completo. Estaba tan feliz, ciertamente estaba feliz de sentirme normal nuevamente, pero mi verdadera alegría provino del hecho de que había aprendido más sobre lo que Mary Baker Eddy estaba hablando cuando instruye a sus lectores que, “Su trabajo está hecho, y solo tenemos que valernos del gobierno de Dios para recibir su bendición, que nos permite trabajar en nuestra propia salvación”. (Ciencia y Salud con Llave de las Escrituras, 3:9)

 

Buscar la evidencia de los sentidos materiales, o tratar de orar desde un punto de vista que solo incluye el propio conocimiento personal, no es la manera de encontrar mejores perspectivas de lo que Dios está haciendo. Nos encanta decir la verdad y quedarnos con la verdad, ¡pero no podemos quedarnos con lo que sabemos personalmente! Nos encanta ser humildes y dejar que nuestra comprensión de Dios sostenga nuestra fe en Él y nuestra voluntad de aprender algo nuevo, para obtener una nueva visión de Su amada creación. Y esta nueva visión trae sanación.

 

SECCIÓN 6 – ¡VÍVELO!

Mientras estudio las Lecciones Bíblicas de la Ciencia Cristiana semanales, siempre me gusta considerar el flujo narrativo, no solo el tema, sino cómo la estructura de la Lección ilustra, transmite y fomenta el compromiso actual con ese tema. ¡Me ha sorprendido cómo esta sección de la Lección bíblica de esta semana se siente como una conclusión muy conmovedora! ¡No es una especie de recapitulación, “la historia ha terminado” en absoluto! Después de leer esta lección, la campana resonante que suena en mi pensamiento es: “¿Qué sigue?” Y lo que sigue es que vivamos esto. No solo para reflexionar desapasionadamente sobre los hechos de la carrera de Cristo Jesús, o descansar en pensamientos tranquilos sobre lo que hizo y enseñó. ¡Me siento conmovida! Como dijo Mary Baker Eddy en las citas 30 y 31 de Ciencia y Salud: “El cristianismo, tal como Jesús lo enseñó … era la demostración del Amor divino echando fuera el error y sanando a los enfermos, no meramente en el nombre de Cristo, o la Verdad, sino en demostración de verdad ….” y “Es posible – sí, es el deber y el privilegio de todo niño, hombre y mujer –  seguir en cierto grado el ejemplo del Maestro mediante la demostración de la Verdad y la Vida, de la salud y la santidad”. (énfasis en negrita añadido)

 

Se nos han dado algunas instrucciones muy útiles sobre lo que significa sanar, resucitar a los muertos y predicar el evangelio. Encuentro estos pasajes especialmente útiles: “El orden del Señor significa esto, que debemos adoptar el espíritu del ministerio del Salvador, y mantenernos en una actitud espiritual tal que atraigamos a la humanidad hacia nosotros. … La Mente demuestra omnipresencia y omnipotencia, pero la Mente gira sobre un eje espiritual, y su poder se despliega y su presencia se siente en la quietud eterna y Amor inamovible.” (Retrospección e Introspección p. 88-89)

 

Debemos negarnos a ser atraídos por los temores mundanos o las burlas de que el poder de Cristo ya no está presente o es ineficaz. Las verdades de la Ciencia Cristiana, de la ley de Dios, no se limitan a una iglesia o denominación, sino que son los hechos de ser para toda la realidad, incluidos todos los hombres, mujeres y niños. No importa la situación, no importa la nacionalidad o los antecedentes, el poder de Cristo es capaz de reprender, restaurar, transformar. Podemos dar testimonio de esto y ver la actividad de Cristo aquí mismo

Cerca de la conclusión de un sermón de Pascua, registrado en Escritos Misceláneos Mary Baker Eddy nos instruye y nos exhorta a todos: “¿Qué pareciera interponerse como una piedra entre nosotros y la mañana de la resurrección? Es la creencia de que hay mente en la materia. Solo podemos llegar a la resurrección espiritual cuando abandonamos la antigua conciencia del Alma está en los sentidos. … Tenemos que despojarnos de la conciencia material, y entonces podremos percibir la Verdad, y decir con María, “¡Raboni!” – ¡Maestro!” (Escritos Misceláneos 1883–1896, 179:19–23, 28)

Podemos dejar la vieja y falsa conciencia y elevarnos a la conciencia de la presencia de Cristo, siguiendo fielmente las enseñanzas de Jesús e iluminando el camino a seguir en honor a Dios y amor por el hombre.

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top