Join us for the best summer yet!

¡Date cuenta de la presencia y el poder de Dios y sé libre!
Ideas de aplicación metafísica para la lección bíblica de Ciencia Cristiana

“La Realidad”
para el 26 de septiembre de 2021

por John & Lindsey Biggs, C.S de Maryland Heights, MO
541418 1176 johnbiggscs@gmail.com<br /> 541460 3515 biggs.lindsey@gmail.com

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

INTRODUCCIÓN
La lección de esta semana contiene muchas ideas hermosas sobre cómo darse cuenta o despertar a la perfección de Dios. A medida que nos damos cuenta de quién es Dios, nos volvemos más conscientes de quiénes somos como Su imagen y semejanza infinita. Al ser testigos de Dios, expresamos muchas bendiciones espirituales, incluida la conciencia de la bondad y la libertad de Dios y nuestra relación permanente con Dios. Nos damos cuenta de que esta existencia material no tiene nada que ver con nuestra identidad real porque nuestra unidad con Dios revela quiénes somos como espirituales, puros, rectos, completos y libres. Nuestra comprensión de Dios nos da esta realidad radiante, curación y la capacidad de brillar y reflejar esta luz sobre todos. Nos sentimos profundamente asentados, contentos y felices con el Reino de los Cielos dentro y, por lo tanto, podemos hacer brillar esa luz con los demás. Entonces, ¡exploremos y admiremos a Dios, el Espíritu divino, juntos!

TEXTO AUREO . . . detente, quédate quieto y considera las maravillas de Dios. Job 37:14

Estarse quieto. Amo esa idea de quietud. Es en el “santuario tranquilo de aspiraciones sinceras, tenemos que negar el pecado y afirmar que Dios es Todo” (CyS, p. 15) donde nos damos cuenta de nuestra unidad con Dios y abrimos nuestro pensamiento de par en par a la influencia sanadora del Amor divino. El Amor Divino siempre está ahí en ese tranquilo santuario para ayudarnos a escuchar y sentir lo que necesitamos saber. Negamos cualquier egoísmo aparte de Dios y reconocemos la capacidad que Dios nos ha dado para conocer nuestra identidad como Dios nos hizo: amados, perfectos, envueltos y completamente libres.

Echa un vistazo a este artículo “Desarrollando el don sanador de la quietud” (aunque esta escrito en la época navideña, sus ideas se mantienen y son tan valiosas hoy en día). Nos ayuda a comprender el poder curativo de la quietud y su efecto curativo. Dice en parte, “Esto no necesariamente requiere detener nuestra actividad, pero ocurre cuando dejamos que Cristo calme nuestra agitación mental. Entonces, podemos encontrar una calma y una paz profundamente asentadas, incluso en medio de muchas cosas que suceden … A medida que cultivamos la conciencia de la presencia divina de Dios como siempre con nosotros, sentimos la quietud espiritual. Reconociendo la bondad y la paz de Dios obrando en nuestras vidas, podemos actuar desde el punto de vista de la quietud…”

LECTURA ALTERNADA
El Salmo 104 es realmente maravilloso, ¿Puedes escuchar al salmista asombrado por Dios? Claramente, está considerando profundamente la naturaleza de Dios. La inmensidad, la infinitud, el poder y la presencia de Dios se describen en estos versículos. Me recuerda los discursos divinos de los últimos capítulos de Job y, como dice Bible Lens Research, Génesis 1.

Las similitudes entre este salmo y el relato de la creación en Génesis 1 están marcadas. Algunas autoridades bíblicas perciben el modelo del Génesis en el salmo, desde el orden de los cielos hasta la seguridad de la bondad (véase el versiculo. 28). (Bible Lens Research, Christian Science Sentinel)

Me encanta la exégesis que Mary Baker Eddy escribió en el libro de Génesis, páginas 501-557, en la parte de la Llave de las Escrituras de nuestro libro de texto. Nos da una visión tan clara de la creación, una realidad espiritual, completa y distinta de la materia. Siempre me da una sensación de paz y gratitud cuando lo leo, una dulce seguridad de la perfección y el amor de Dios.

Al aprender más sobre la naturaleza de Dios, aprendemos más sobre nuestra naturaleza como imagen y semejanza de Dios. Cuando nuestro pensamiento se despierta a quién es Dios y quiénes somos como seres espirituales, ¡ocurre la curación! Obtener un sentido más claro de quién es Dios y de lo que Dios ya ha hecho nos libera de muchos sentimientos de presión o carga mientras cedemos al control completo y armonioso de Dios.

Echemos un vistazo a algunas de las cosas que hace Dios:

Dios está vestido de gloria y majestad

Dios está cubierto de luz como de vestidura (“en él no hay tinieblas en absoluto” 1 Juan 1: 5))

Fundó los cimientos (fuertes, estables, espirituales, seguros) de la tierra, para que no se mueva jamás.

Camina sobre el viento (dominio) y hace de la nube su carro (Dios es infinito, ¡grande, muy grande!)

Envía su espíritu: ¡somos creados! (¡Somos el efecto! Una relación indisoluble)

Los pensamientos de Dios hacia nosotros son muy profundos (buenos, santos y amorosos).

Reconocer a Dios como la Causa y a cada uno de nosotros como el efecto de Dios es una gran ayuda.

Dios es la Causa y nosotros somos el efecto de lo que Dios está viendo y haciendo.

Entonces, ¿cuál es nuestra respuesta? El Salmo 86 nos dice:

Da gracias al Señor

Canten alabanzas al nombre de Dios

Alégrate por las obras de Dios

¡Triunfa en la obra de Dios!

SECCIÓN 1 – EL ESPÍRITU ABRE SUS OJOS PARA DISCERNIR LA HERMOSA REALIDAD QUE DIOS HA CREADO
El Salmo 119 tiene dos hermosas peticiones de oración de Dios: Abre mis ojos… Hazme entender…

¡A veces necesitamos pedirle ayuda a Dios! Ayúdame a ver, Dios, ayúdame a entender que todo lo que has hecho es completo y perfecto. Cuando necesitamos pedirle ayuda a Dios, es genial pedirle a Dios que nos ayude a ver más claramente lo que Dios ya está viendo y sabiendo.

A menudo pienso en cómo Eliseo oró por su siervo, que su siervo pudiera entender el poder y la presencia de Dios allí mismo con ellos. “Te ruego, SEÑOR, que abras sus ojos para que vea. Y el SEÑOR abrió los ojos del joven; y él vio: y he aquí, el monte estaba lleno de caballos y carros de fuego alrededor de Eliseo”. (2 Reyes 6:17) ¡Qué oración tan hermosa y compasiva! Eliseo ya estaba viendo el poder de Dios y sabía que su siervo solo necesitaba un poco de ayuda para ver claramente, discernir espiritualmente, el amor de Dios que los rodeaba.

¿Qué abre nuestros ojos? ¿Qué nos hace percibir las santas ideas que están a la mano? El Espíritu Santo, el Cristo, la actividad del poder y la presencia de Dios. Pablo describe esto en 1 Corintios 2: “Porque ¿qué hombre sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así, nadie conoce las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Ahora bien, no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios; para que podamos CONOCER (con absoluta certeza) las cosas que gratuitamente nos han sido dadas por Dios”. (cita B2 / 1 ° Cor. 2: 1, 4, 11, 12)

¡Eso es gracia! Es la gracia de Dios que suple libremente nuestras necesidades sin pedir nada a cambio. Mary Baker Eddy define la gracia de Dios como “el efecto de Dios entendido“. (Panteismo, p. 10) Aunque este regalo de Dios se nos da gratuitamente a cada uno de nosotros (no tenemos que ganarlo), naturalmente queremos decir “gracias” por ello. ¡Queremos vivir agradecidos por ello! Estamos tan agradecidos por la bondad de Dios, que naturalmente queremos vivir nuestras vidas en servicio a Él. Es como una tarjeta de agradecimiento por la hermosa realidad que Dios nos ha dado.

La Nueva Versión Internacional pone el pasaje de esta manera:

“De la misma manera nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. Lo que hemos recibido no es el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que comprendamos lo que Dios nos ha dado gratuitamente. Esto es lo que hablamos, no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con palabras enseñadas por el Espíritu, explicando las realidades espirituales con palabras enseñadas por el Espíritu”. (I Cor 2: 11-13)

“La realidad espiritual ES el hecho científico en todas las cosas”. (cita C1 / 207) La realidad espiritual es el hecho del tiempo presente y es la base de nuestras oraciones. La conciencia cede al despertar a este hecho espiritual. “El Espíritu y todas cosas que son espirituales son las reales y las eternas”. (C2, 289) es lo que nos hace seguros, cómodos, pacíficos, contentos y satisfechos. Mirando “profundamente en el realismo en lugar de aceptar solo el sentido externo de las cosas”. (cita C4 / 129) no nos confundiremos con los engañosos sentidos materiales que nos rodean. Este tipo de percepción es espiritual – el Espíritu nos lo revela a cada uno de nosotros – no se trata de lo que los sentidos materiales dicen acerca de algo. Mirar profundamente en la realidad espiritual revela la naturaleza espiritual de las cosas y sana. Es el papel y la habilidad que tenemos cada uno como metafísicos espirituales.

Mary Baker Eddy escribe que “el Espíritu imparte la comprensión que eleva la conciencia y conduce a toda la verdad”. (cita C3 / 505: 17) Así como ella fue sanada por el Espíritu que la despertó a su naturaleza como completamente espiritual, el Espíritu revela la verdad espiritual que necesitamos ver en cada momento. “Esta comprensión no es intelectual [afortunadamente, ¡no es el resultado de años de trabajo escolar!] … es la realidad de todas las cosas que salen a la luz”. (cita C3, continuación / 505: 28-30) La luz es iluminación, espontaneidad, libertad, claridad, discernimiento, percepción. ¡Eso significa que siempre incluye frescura y revelación! Se nos da gratuitamente a nosotros, y a todos, independientemente de su nivel educativo y situación económica, dondequiera que vayamos.

SECCIÓN 2 – AYUDA
Está bien necesitar ayuda. Está bien pedir ayuda. Cuando pide ayuda, no está legitimando el problema ni haciéndolo más real. Simplemente está admitiendo que necesita ayuda. Gracias a Dios que

a) la ayuda está a la mano, y

b) siempre puedes pedir ayuda, porque es un derecho que puedes admitir.

No hay vida sin Dios, así que asumir que podría haber momentos en los que NO necesitamos ayuda, cuando NO necesitamos a Dios, ¡es una suposición atrevida!

Es solo que, cuando pedimos ayuda, debemos estar dispuestos a escuchar la respuesta. A menudo, me encuentro repitiendo el problema una y otra vez, convenciéndome de lo terrible que es (¡y lo digo con suavidad! Porque todos sabemos que a veces las cosas parecen realmente difíciles). Pero ahí es donde tenemos derecho a reducir la velocidad, admitir que necesitamos ayuda y luego quedarnos quietos y escuchar. Pedir ayuda es una admisión implícita de que hay un ayudante cerca, ¿verdad? Entonces, regocijémonos en silencio en el hecho de que Dios está aquí y que Él puede mostrarnos el camino a seguir. Podemos hacer espacio en nuestros corazones para la presencia del Amor. Dado que “toda la realidad está en Dios y Su creación” (cita C6 / 472: 24-26) es en el Espíritu donde encontramos nuestras verdaderas respuestas.

Recientemente tuve una experiencia que me ayudó a obtener una comprensión más profunda de cómo pedir ayuda de manera efectiva. Puede leer un relato más completo en el artículo titulado “¿Qué es real?” (Edición del 26 de julio de 2021 de Christian Science Sentinel), pero en resumen, estaba teniendo problemas con el dolor de garganta y solo estaba tratando de hablar conmigo mismo a través de la curación. Esto no me pareció efectivo, y al hacer una pausa e ir directamente a Dios en busca de ayuda, recibí una respuesta clara e inspiradora que revitalizó por completo mi sentido de la oración y me trajo una curación completa. Dios es la única fuente de información verdadera, entendí que cualquier informe de los llamados sentidos materiales no es información en absoluto y no es una base digna para evaluar nuestra salud. Toda salud, toda realidad, se encuentra solo en Dios, el bien absoluto. Este es un estándar en el que podemos confiar.

SECCIÓN 3 – BUSQUE LA VERDADERA CAUSA Y ENCUENTRE LA SANACIÓN
Me encanta esta historia de la curación de la ceguera en el libro de Juan capítulo 9 porque realmente apunta a la pregunta “¿por qué?” A menudo nos quedamos atrapados preguntándonos por qué tenemos un problema, qué hice, o qué dije, o qué pensé que tenía este problema. ¿Por qué esta persona tiene esta desgracia o está sucediendo esto, cuando el hecho (espiritualmente hablando) es que no es así? En cambio, podemos comenzar con esta pregunta: ¿por qué esta situación no es cierta? Comenzar desde la perspectiva de Dios conduce a la curación. La respuesta siempre será porque soy el hijo bendito de Dios. Porque Dios me ama y nunca me abandona. Porque el Cristo está aquí y ahora, y está rompiendo todo hechizo de materialidad. Porque nunca pude escapar del alcance de Dios.

Jesús demostró que no había una causa para este problema: nadie había pensado en nada malo ni había hecho nada, y la materia ciertamente no tenía la capacidad de recrear u oscurecer la creación espiritual de Dios. Demostró la falacia de la vida y la inteligencia en la materia y demostró la naturaleza inherente del hombre como el reflejo de Dios como un todo y completo. Demostró Génesis 1 como la única “historia” de origen real.

“Al estar el hombre verdadero unido a su Hacedor por medio de la Ciencia, los mortales sólo necesitan apartarse del pecado y perder de vista el yo mortal para encontrar el Cristo, el hombre verdadero y su relación con Dios, y para reconocer la filiación divina”. (cita C15 / 316)

Bible Lens Research tiene esto que decir acerca de este relato bíblico:

“Al cuestionar la causa de la ceguera del hombre, los discípulos revelan su creencia en la doctrina teológica de la retribución, la enseñanza de que Dios castiga a los pecadores enviándoles desgracias o enfermedades. Jesús refuta este concepto en el versículo 3, abordando la ceguera espiritual de sus amigos antes de curar la ceguera física del hombre”.

Entonces, ¿dónde queremos mantener enfocado nuestro pensamiento antes, durante y después de una curación? Siempre en Dios, la única Fuente verdadera, el único verdadero “Por que”. Queremos perder de vista un yo material defectuoso para encontrar nuestra verdadera identidad en Cristo, siempre espiritual, viniendo directamente de Dios, como un niño perfecto y bendecido.

“Fijando su mirada en las realidades celestiales, se elevará a la conciencia espiritual del ser, tal como el pájaro que ha salido del huevo y prepara sus alas para un vuelo hacia el cielo”. (cita C17 / 261)

SECCIÓN 4 – TEORÍAS
Hay muchas teorías sobre la realidad. Una teoría es que cuando las cosas duran el tiempo suficiente, comienzan a “envejecer”, lo que significa que esencialmente se estropean. Pero esta “ley” no se aplica de manera uniforme: a los árboles les va bastante bien después de mucho tiempo (consulte el pino cono de cerdas de la Gran cuenca), mientras que las efímeras tienen una vida útil de 24 horas. No hay una delimitación rápida y precisa de lo que sucede en varios estados en el tiempo. Ni siquiera existe una comprensión sólida dentro de las ciencias físicas de por qué ocurre el envejecimiento, y mucho menos de todos los efectos negativos asociados con él. Entonces, ¿cómo lo llamamos cuando una ley no se aplica al 100% y no es confiable? Así es, ¡simplemente no es una ley! Por lo tanto, debe haber otra ley, otra forma de ver la vida y la realidad, que nos dé una comprensión más firme que simplemente chapotear entre el fango de las suposiciones mortales. Consulte el artículo Time Masters en la edición del 3 de agosto de 2009 de The Christian Science Sentinel con contribuciones de Laurance Doyle para obtener más información sobre este tema.

Me encanta la promesa de Pablo de que “te digo un misterio: no todos dormiremos; pero todos seremos transformados” (cita B13 / 1º Cor. 15:51). ¡Está bien que no entendamos todo! Pero entendemos algunas cosas, y dejamos que nuestra fe se base en el entendimiento de que Dios es realmente bueno, aquí, y es la Vida misma. Este entendimiento simplemente no deja lugar a la legitimidad de la muerte. Entonces, nuevamente, aunque no entendemos todo acerca de todo, tenemos todo el derecho de permitir que nuestro enfoque y tratamiento de nosotros mismos y de los demás se base en lo que SÍ sabemos y persistimos en volvernos a Dios para ver más completamente lo que esto significa. (En el caso de Pedro que resucitó a Tabita de entre los muertos en la cita B14, sabía que la vida era inmortal al ver a la hija de Jairo y al mismo Jesús resucitar de la muerte). Es importante que no fue el poder personal de Pedro lo que levanto a Tabita. La muerte es una ilusión, no hay un “momento adecuado para morir”, y Pedro estaba dispuesto a que le abrieran los ojos a la ley de la vida, en lugar de estar fascinado con la no ley de la materia.

SECCIÓN 5 – PROMESAS
Esta sección tiene una hermosa combinación de promesas y pasos de acción: cosas que Dios nos promete y cosas que podemos prometer hacer. Podemos regocijarnos siempre, alabar a Dios sin cesar (ver la cita de la Biblia 15 / 1º de Tesalonicenses 5:16, 19, 21). A veces esto es difícil; de hecho, la mayoría de las veces cuando necesitamos ayuda, las cosas a menudo parecen tan difíciles que no podemos alabar a Dios. ¡Gracias a Dios que Dios no nos está calificando ni juzgando si lo alabamos lo suficientemente bien o no! Las “obras maravillosas que [Él] ha hecho” (cita B17 / Sal. 40: 5, 16) están establecidas para siempre y siempre nos incluyen en sus efectos beneficiosos. ¡Tú mismo eres una de las cosas maravillosas que ha hecho el Espíritu! La gracia y la paz de Dios siempre son dadas a nosotros, y a medida que aprendamos más y rompamos cada vez más los límites de las llamadas leyes materiales de la realidad, veremos visiones cada vez más completas de la naturaleza de Dios. Entonces, cuando sea difícil alabar a Dios, dé un suspiro de alivio porque Él lo ama de todos modos, y déjese estar quieto, negándose a ser atrapado en la tormenta del momento, y permítase considerar la naturaleza de la Totalidad. Haz espacio en tu corazón para el hecho de que el Amor está aquí y que eres divinamente capaz de admitir ese hecho. No hay nada real aparte de Dios y la expresión de Dios; Tiene sentido, entonces, que es al volvernos a Él que encontraremos lo que realmente está sucediendo en nuestras vidas.

SECCIÓN 6 – BENDICIÓN
Esta sección se siente como una gran bendición, una gran manta para envolvernos, una manera maravillosa de recordar los hechos fundamentales, que Dios está aquí, que nos ama, que hizo que todo su trabajo fuera bueno y que somos capaces de despertar con suavidad a estos hechos. El poder es todo de Dios; nos alegra orientarnos desde Su perspectiva y admitir que toda la realidad se encuentra en los ojos del Espíritu y en los brazos del Amor. Todas las obras de Dios lo alaban, lo representan fielmente, dice la Biblia (cita B20 / Sal. 145: 9-11); la metafísica nos muestra la creación de Dios bajo esta luz verdadera (ver la cita de Ciencia y Salud C30 / 269: 14-20). Lo real, es real; no es abstracto, no está en algún lugar lejano donde algún día lo encontraremos. Lo real ya está aquí, ahora, y somos parte de ello. Todo lo real está eternamente aquí, y el amor de Dios nos permite estar atentos a ello.

Me gustaría cerrar este encuentro compartiendo un hermoso poema que me habla sobre el maravilloso despertar y la frescura que acompaña a cada nueva visión de la realidad. Se titula ‘De Practicista a Paciente’, de Godfrey John (edición de mayo de 1976 del Christian Science Journal):

“Escucha, estoy tan feliz por esta primavera, este aliento de el Bien, este florecer de cosas brillantes a través de ti

“como la tierra da su capullo, y como lo que se siembra en el jardín

lo hace brotar…”

La fragancia de Dios sopla de sus pensamientos sembrados a lo largo de tus días.

Pero espera, hay algo más. El árbol viejo vuelve a brotar: tira las hojas viejas—!

Tu vida sigue igual de exuberante, fresca, fuerte y libre.

Te lo digo, estoy tan feliz por esta primavera …

Este florecimiento de nuevas ideas y visiones de la realidad ocurre todos los días, y tu estás incluido para siempre en este dulce cielo”.

¡Que tengas una feliz semana!

American Camp Association

MAIN OFFICE
(November - May)
410 Sovereign Court #8
Ballwin, MO 63011
(636) 394-6162

CAMP OFFICE
(Memorial Day Weekend - October)
19772 Sugar Dr.
Lebanon, MO 65536
(417) 532-6699

Support our mission!

CedarS Camps

Back
to top